24 feb. 2011

Blame it on the alcohol

No sé la de veces que habré repetido lo mismo, pero adoro Glee, no lo puedo evitar. Y da la sensación de que cada vez que dices eso más gente te mira raro, porque "la serie antes igual molaba, pero cada vez se les va más la olla, y drama, y no drama, y bla bla bla". Y, hombre, no voy a negar que tiene sus altibajos, y que estos incluyen momentos bastante malos, aunque también otros que a mí al menos me encantan. Pero lo cierto es que yo la llevo viendo así prácticamente desde el principio, como una serie completamente loca, donde meten todo lo que se les ocurre sobre la marcha, y unas veces funciona y otras no tanto, pero forma parte del encanto de la serie. Y en parte creo que es lo que la hace especial para mí. Me suena que fue MacGuffin la que definió Glee como una serie hiperactiva, y lo cierto es que no creo que haya mejor manera de definirla.
Una vez te subes al carro sabiendo esto (y no solo sabiéndolo, sino aceptándolo, leches xD), es probable que disfrutes más de la serie. Porque, como digo, para mí ya forma parte del encanto de la serie, eso de que sea tan sumamente loca, y de que quiera hacerlo todo a la vez, y de que personajes y guionistas cambien de ideas como quien se cambia de camisa.


Y así es como esta temporada, lo mismo que nos ha dado drama, nos ha dado un episodio tan divertido como el de esta semana. Porque no sé los demás, pero yo casi no pude parar de reír en todo el capítulo.

Resulta que los chavales del McKinley, influenciados por gentecilla como Ke-DOLLAR SIGN-ha (grande! xD) van por la vida (y por el instituto) alcoholizados perdidos. Lo que lleva a que al director se le ocurra hacer una semana de estas de concienciación sobre el alcohol (en mi colegio cuando les daba por hacer algo así se acababa llamando "semana del alcohol", lo que hacía que básicamente te entraran ganas de beber. Básicamente lo mismo que con este capítulo. Y si es haciendo body shots con Brittany, mejor que mejor :P), en lo que quiere que participen los chavales del Glee Club.
Y lo hacen, sí, pero completamente perjudicados.

Porque los padres de Rachel la han dejado sola en casa, y Puck y Finn (cada uno a su manera) la convencen para que dé una fiesta en su casa. Que empieza con todo controladito, pero en la que enseguida todo se desmadra (y se vuelve mucho más divertido). Ya sé que los chicos del Glee Club deberían haber aprendido la lección en este capítulo, pero ando frita por que vuelvan a emborracharse. Rachel borracha es grande, y Santana (bueno, Santana siempre es una diosa. Y Rachel también, leches). Y Blaine ya ni te cuento.

Además, si sirve para meter versiones de canciones ochenteras que molen tanto como esta, bienvenido sea:


Esa canción, por cierto, es la razón por la que Blaine se cuestiona su sexualidad, después de que le guste un poco demasiado un beso con Rachel mientras jugaban a la botella (porque sí, todos sabemos que la única razón de esta trama del capítulo es que si las canciones que canta Lea Michele venden, y las que canta Darren Criss ni te cuento, un dueto de ambos tiene que ser la releche :P).
En cualquier caso, y aunque todo fuera una excusa para sacar a estos dos cantando (y que los vuelvan a sacar cantando juntos, coñe, que tampoco es necesario que Blaine sea bi para eso xD), tengo que decir que me gusta más el Blaine que estamos viendo últimamente, que mira que adoro a Darren Criss, pero el Blaine perfecto, repelente y que lo sabía absolutamente todo me sacaba un poco de quicio. Ahora, y especialmente después de la que organizó en San Valentín (alguien me hace eso a mí y me lo cargo), paradójicamente me gusta más el personaje. Y ya de paso me gusta que se hayan dejado de tanto drama con Kurt y se parezca un poco más al Kurt del principio, tan abrazable y collejeable al mismo tiempo (¿que la bisexualidad no existe? Anda que... Lo que, por cierto, me recuerda una entrada que llevo teniendo en mente desde hace un montón de tiempo. A ver si me pongo a ello).

El resto del episodio, aunque no lo comente, también me pareció muy divertido. Así que no sé si molaré menos por decir que me lo sigo pasando pipa con Glee, pero me da igual. Porque a mí me sigue pareciendo muy grande. Y fun y pin.

¡Saludos!

PD: "I just had a relationship with a guy who turned out to be gay. That is songwriting gold!" Por si aún quedaba gente que pensara que Rachel Berry no era una Diosa con derecho a una o dos legiones de varios millones de fans.
PD2: Después de lo intensa que lleva siendo toda la temporada de The Good Wife, el episodio de esta semana ha venido estupendamente para respirar un poco (lo que no quiere decir que no fuera muy bueno también). Y tengo que decirlo: Eli me pareció monérrimo.

7 comentarios:

LiPooh dijo...

Don't worry, no eres un bicho raro por disfrutar de Glee. Y si lo eres, yo también porque yo me lo sigo pasando bomba!!!

A mí este capítulo también me ha encantado. Ha sido muy grande.

¡Por favor, más duetos entre Rachel y Blaine! Y que se emborrachen cuando ganen los Nacionales!!! xDDD

Saludicos.

Mina Harker dijo...

LiPooh, pues nada, seamos bichos raros xD. Si total, mientras nos lo pasemos bien... Ellos se lo pierden xD.
Blaine y Rachel necesitan cantar más duetos, eso es así. Supongo que los veremos cantar más veces juntos, que para algo son las gallinas de los huevos de oro oficiales de la serie xD.

martinyfelix dijo...

En serio, ahora que la he dejado, ¿me salís con estas?

Yorch dijo...

Pues a mí también me gustó. Ya era hora!! Ya la veo por puro entretenimiento y no le pido nada más. Santana cada vez es más genial y Kurt cada vez más odioso, no puedo con él.
Ke$ha ya nunca se llamará más así en mi mente ^^

Un telespectador más dijo...

A mi me ha gustado mucho, parece que está en racha en estos ultimos 3 o así...y para que lo diga yo que soy muy crítico con Glee...

Yo quiero más tramas locas, más desfase como el de este capitulo, y que a Rachel se le siga yendo tanto la olla ques como más nos mola (estoy enamorada hasta las trancs de Finn, pero lo daré todo por transformar a un gay si es posible xD)

Saludos!

Alyer dijo...

solo te puedo decir que siempre concuerdo con lo que escribes, SIEMPRE!. que adoro a darren criss, que lo sigo pasando muy bien con glee a pesar de lo que puedan escribir los otros blogs de series y que quiero a jesse devuelta. y como parece que nuestros gustos son parecidos te quería pedir tu opinión, estoy buscando una serie nueva para empezar, y tengo en la lista a buffy, supernatural y madmen, se que son distintas, pero por cual me recomendarías empezar?. eso, saludos.

Mina Harker dijo...

Martinyfelix, hombre, la serie sigue siendo igual de deslavazada que antes, pero yo es que me lo paso pipa con estas cosas. El episodio me pareció divertidísimo.

Yorch, a Ke$ha ya le han cambiado el nombre definitivamente xD. Así mola mucho más.

Telespectador, las tramas locas son las mejores, porque son las más divertidas (y además pegan más con la serie). Rachel es genial, a mí con cada capítulo y con cada ida de olla me gusta más.

Alyer, si es que ya podrían traer a Jesse de vuelta. Y si me lo traen cantando One Song Glory, de Rent (que así les pega con el personaje y tienen algo parecido a una trama para traerlo de vuelta xD), ya seré la persona más feliz del mundo.
De las que has dicho, Mad Men es muy diferente a las otras dos; mucho más pausada y para verla atendiendo a todos los detalles. Muy recomendable, pero hay que tener en cuenta eso. Supernatural y Buffy son un poco más parecidas en cuanto a estilo, aunque yo me quedo de cabeza con Buffy, que para algo es una de mis series favoritas ;).