28 de feb. de 2011

We go home with an army

Cada vez que sale algo nuevo sobre Game of Thrones a mí me alegran el día. Y la cosa es que este último mes he estado bastante desconectada del tema (que una tiene obligaciones y todo, leches xD), así que no sé si se habría dicho algo sobre que iba a salir una versión extendida del teaser ayer por la noche. El caso es que yo no tenía ni idea, y cuando me lo he encontrado esta mañana no podría haber sido más feliz.


De lo visto hasta ahora, tengo que decir que hay una cosa con la que estoy muy contenta, y es algo en lo que sé que hay mucha gente que no estará de acuerdo conmigo. Me gusta muchísimo la estética que le han dado a la serie. El universo de Martin en los libros es todo color, mucho color. Blasones, banderas y demás son de colores chillones. La guardia de Renly es La Guardia Arcoiris, y Jaime va por la vida con una armadura dorada. Y son solo algunos de los ejemplos. En los libros es así, y en ningún momento me chirrió demasiado al leerlos, pero no soy capaz de imaginarme una sola manera de trasladar todo eso tal cual a la pantalla y que no quede un poco ridículo.

Así, en las imágenes que hemos visto hasta ahora, todo esto se suaviza, se oscurece, se hace más realista. Es un mundo muchísimo más sobrio que el que nos presentan los libros, y no puedo decir que no me alegre. Me parece un acierto tremendo. Porque es algo que encaja mucho más con los personajes y las tramas que todo el colorido que habrían tenido que llevar a la pantalla de hacer un calco, palabra por palabra, descripción por descripción, de los libros.

En definitiva, hay cosas que funcionan de una manera en un libro, y de otra muy distinta cuando ese libro se transforma en una serie o una película y tenemos que verlo en una pantalla. Son lenguajes diferentes, maneras distintas de contarlo. Esto en concreto me parece un ejemplo muy claro de ello. Y me alegro una barbaridad de que lo hayan hecho así.

¡Saludos!

PD: Si ya me pongo a pegar saltos cada vez que sale cualquier cosilla sobre la serie, el día que se emita el primer capítulo ni me quiero imaginar cómo voy a estar.
PD2: Mira que Renly casi ni sale, pero me da que lo que sale de él va a convencer aún menos a todos los que se quejaban de la elección del actor.

26 de feb. de 2011

Top 24

Evidentemente, a partir de aquí spoilers a punta pala hasta el Top 24 de American Idol

Y yo que pensaba no dedicarle este año entradas a Idol. Ilusa de mí. Con lo que a mí me gusta comentar estas cosas, tiempo me ha faltado para empezar. Porque el año pasado me suena a mí que no empecé a comentar nada hasta las actuaciones del... ¿Top 22? Pero el caso es que ya tenemos el Top 24 de esta edición y muero por comentar. Evidentemente, a estas alturas aún nos queda mucho programa por delante, así que me reservo el derecho a cambiar de opinión sin previo aviso. Pero unas cuantas primeras impresiones me han dejado. Así que allá van, primero las chicas y luego los chicos:

Ashthon Jones: A mí me gustó mucho en la Group Round, que estaba con la loca de Ashley, y me suena que después cantó And I'm Telling You I'm Not Going, y tampoco estuvo nada mal.

Haley Reinhart: A esta sí que no la compro. Me saca de quicio que deje todas las canciones completamente irreconocibles de tanto adorno que les mete. Me parece muy bien que sepa hacer cosas raras con la voz, pero entre tanta cosa rara no estaría de más que cantara de vez en cuando. Personalmente, le habría cedido su puesto a Hollie Cavanagh.

Julie Zorrilla: ¡¡Diosa!! Reconozco que nada más que por sus vestidos ya la habría metido de cabeza en el Top 24, eso sin necesidad de que cantara ni nada. Pero vamos, que encima no me parece que cante mal, así que...

Karen Rodriguez: También conocida como la concursante patrocinada por Myspace. La verdad es que no las tengo todas conmigo, tendré que esperar a oírla cantar algo más.

Kendra Chantelle: Su Georgia on my Mind (qué raro xD) la verdad es que ni fu ni fa, pero sí que me gustó mucho cuando cantó Blackbird con Paul.


Lauren Alaina: Y llegamos a la favorita de tito Nigel (Nigel, Nigel, Nigel, ¿algo que compartir con la clase? No sé, ¿algún plan de dominación mundial en el que chiquillas rubias pelín hiperactivas llamadas Lauren tengan un papel clave? Ahora, la Lauren ganadora de SYTYCD me gusta bastante más que esta (al menos de momento xD)), porque si algo está claro es que lo de este hombre la sutileza precisamente no es. Y que por eso hemos tenido prácticamente monográficos sobre la gran Lauren Alaina, su vida, obra y milagros, varios "And she's only 15 (16)!" e incluso un intento bastante surrealista de crear incertidumbre y hacer como si no fuera a pasar al Top 24 (claro que sí, porque nosotros nos lo creímos). Y yo tengo que decir que todo eso me saca bastante de quicio (no lo puedo evitar, y además necesito llevarle la contraria a mi amigo Nigel, eso es así xD), y que junto al hecho de que la chiquilla parezca tener una obsesión pelín creepy con Steven Tyler (teniendo en cuenta que tiene edad para ser su abuelo, la actuación en la Group Round, por ejemplo, fue pelín malrollera), hace que no esté precisamente entre mis favoritas. Eso y que, aunque tampoco me parezca que cante horrorosamente mal, pues entusiasmarme como que tampoco.

Naima Adedapo: A mí esta chica me gustó mucho en su audición, y lo sigue haciendo. Igual, eso sí, más por lo que es ella en sí, su imagen y el conjunto que forma con su voz, que por su voz única y exclusivamente.

Pia Toscano: Con Pia tengo un problema, y es que no me gusta nada ese vibrato que le sale, aunque me gustó más en Las Vegas que en la Group Round.

Rachel Zevita: De esta chica aún tengo que escuchar mucho más para hacerme una idea más clara, pero con lo que he visto me gusta mucho. La veo diferente.

Tatynisa Wilson: La verdad es que Tatynisa me ha pasado totalmente desapercibida hasta ahora. Creo que lo único que recuerdo de ella es el lío que se armó con la letra de I Hope you Dance, e incluso entonces quedó en segundo plano gracias a Scotty "Nuts of Wonder" McCreery.


Thia Megia: Si Julie se merecía entrar nada más que por sus vestidos, esta se merece entrar nada más que por su nombre. Y la chica (que yo no puedo dejar de ver como una especie de Punky Brewster, por la ropa que suele llevar) ha tenido momentos mejores y momentos peores, pero en principio no veo que sobre.

Brett Loewenstern: Brett fue el último en entrar, y cuando entró por delante de Colton me partieron un poco el corazón. No porque no se merezca entrar (que yo creo que no sobra para nada), sino porque Colton también se lo merecía (especialmente teniendo en cuenta que Jovany entró (arg!)), tanto por voz como por ese pelo que lleva (que es un poco como los vestidos de Julie y el nombre de Thia Megia), y quizá si me hubieran hecho elegir entre esos tres (a Jacee es que directamente ni lo habría pasado de la Group Round) habría elegido a Colton, aunque me hubiera dolido por Brett. En cualquier caso, a mí el pelirrojo me gusta, me cae simpático, y me resulta bastante curioso, porque es un poco como un personaje que podría haber salido de Glee. Ahora, por favor, que alguien le diga que no está preparado para cantar sus propias canciones aún. La última canción que cantó estaba más o menos al mismo nivel que la canción de Rachel Berry sobre su cinta de pelo xD.


Casey Abrams: Fan, fan, fan, muy fan de este chico. Es que amo a este chaval, me parece TAN genial desde los castings. No entiendo cómo alguien puede ver esto y no hacerse fan al instante. No es solo que adore su forma de cantar, es que además me parece tan mono...

Clint Jun Gamboa: Ni fu ni fa, pero admito que me da un poco de lástima ver cómo lo han puesto con el tema de echar a Jacee del grupo. Y no sé si es porque a mí Jacee no me gustaba un pelo, o si porque les faltó ponerlo acariciando a un gato mientras se reía de forma maligna al editar el vídeo.

Jacob Lusk: Que si para algo ha servido es para demostrar que Randy debería hacer bien su papel, es decir, quedarse quieto y con la boca cerrada, porque como se ponga a dar consejos la lía parda. ¿No fue y le dijo que no se guardase nada en cada actuación? Si precisamente lo que debería hacer es lo contrario. Porque no niego que llame la atención, y tampoco voy a decir que tenga mala voz, pero es que mete tanta cosa, tanto truco, tanto tanto tanto que me pasa un poco lo que con Haley, pero multiplicado por 100. Tanto barroquismo no me convence, y menos cuando me da la sensación de que un día de estos tienen que llamar a un exorcista.

James Durbin: No compro. Y me da igual lo trágica que sea su historia, y lo bien que sepa gritar. El muchacho parece no entender que NO es Adam Lambert. Y es que lo que lo diferencia (o una de las cosas que lo diferencia) de Adam Lambert (y, ya que estamos, también de Siobhan, que también está a años luz de este muchacho) es que los otros dos saben cantar. Este igual sabe, pero de momento lo único que le he escuchado ha sido pegar gritos, muchas veces sin venir a cuento. Pues eso, no gracias.

Jordan Dorsey: Me han dicho que este muchacho es muy humilde, ¿no? xD Neh, la verdad es que en cuanto a voz tengo que escuchar más para decidirme, pero su momento de ponerse a hacer audiciones a los demás tuvo su gracia (aunque lo quiera a 200 km de mí por lo menos xD).

Jovany Barreto: No me gusta. Nada. Pero nada de nada. Ni su voz, ni él, ni nada. Y además me indigna que él siga aquí y Colton no. He dicho.


Paul McDonald: Hello, stranger... Sorpresón que me llevé con él, porque ni sabía de su existencia hasta esta semana, y en cuanto lo escuché me enamoró completamente. No solo cantó una de mis canciones favoritas de los Beatles, es que todo lo que sacaron de él me encantó.

Robbie Rosen: Admito que por edad y estilo tiene todas las papeletas para acabar cansándome pronto, pero de momento no le pongo ninguna pega.

Scotty McCreery: Dejando a un lado el momento "Nuts of Wonder" (que aún me río cuando me acuerdo xD), y aunque versatilidad precisamente no le veo, de momento le doy el visto bueno. Con la voz que tiene, si se aprovecha bien, pueden salir cosas bastante interesantes.

Stefano Langone: Digamos que, si no estuviera Jovany, al que le quitaría el puesto para dárselo a Colton sería a él. Nada, que no me convence.

Tim Halperin: Pasapalabra. Es curioso, porque de este sí que me acordaba de cuando los castings, pero aún no tengo una idea demasiado clara de él.

Otra cosa que tenía que comentar es lo del J.Lo-Drama. Personalmente, yo me la creo, aunque también creo que se exageró demasiado y que lo de ella no fue para tanto, sino que tuvo más que ver cómo editaron el programa. El caso es que yo, que llevo diciendo desde su primera actuación en Hollywood que Chris Medina se tendría que haber ido a su casa, acabé con un nudo en la garganta cuando le dijeron que no entraba. Así que me creo perfectamente que ella, que fue la que se lo tuvo que decir, lo pasara mal.

¡Saludos!

PD: Mira que normalmente no trago a Ryan Seacrest, pero ha ganado un montón de puntos imitando a Scotty McCreery xD.

Edito: Con la tontería se me había olvidado una de las chicas (más o menos con eso uno puede hacerse una idea de lo mucho que me ha calado la muchacha xD): Lauren Turner. Y ojo, que no es tampoco que no me gustara, es que aún la tengo en la lista de desconocidísimas.

24 de feb. de 2011

Blame it on the alcohol

No sé la de veces que habré repetido lo mismo, pero adoro Glee, no lo puedo evitar. Y da la sensación de que cada vez que dices eso más gente te mira raro, porque "la serie antes igual molaba, pero cada vez se les va más la olla, y drama, y no drama, y bla bla bla". Y, hombre, no voy a negar que tiene sus altibajos, y que estos incluyen momentos bastante malos, aunque también otros que a mí al menos me encantan. Pero lo cierto es que yo la llevo viendo así prácticamente desde el principio, como una serie completamente loca, donde meten todo lo que se les ocurre sobre la marcha, y unas veces funciona y otras no tanto, pero forma parte del encanto de la serie. Y en parte creo que es lo que la hace especial para mí. Me suena que fue MacGuffin la que definió Glee como una serie hiperactiva, y lo cierto es que no creo que haya mejor manera de definirla.
Una vez te subes al carro sabiendo esto (y no solo sabiéndolo, sino aceptándolo, leches xD), es probable que disfrutes más de la serie. Porque, como digo, para mí ya forma parte del encanto de la serie, eso de que sea tan sumamente loca, y de que quiera hacerlo todo a la vez, y de que personajes y guionistas cambien de ideas como quien se cambia de camisa.


Y así es como esta temporada, lo mismo que nos ha dado drama, nos ha dado un episodio tan divertido como el de esta semana. Porque no sé los demás, pero yo casi no pude parar de reír en todo el capítulo.

Resulta que los chavales del McKinley, influenciados por gentecilla como Ke-DOLLAR SIGN-ha (grande! xD) van por la vida (y por el instituto) alcoholizados perdidos. Lo que lleva a que al director se le ocurra hacer una semana de estas de concienciación sobre el alcohol (en mi colegio cuando les daba por hacer algo así se acababa llamando "semana del alcohol", lo que hacía que básicamente te entraran ganas de beber. Básicamente lo mismo que con este capítulo. Y si es haciendo body shots con Brittany, mejor que mejor :P), en lo que quiere que participen los chavales del Glee Club.
Y lo hacen, sí, pero completamente perjudicados.

Porque los padres de Rachel la han dejado sola en casa, y Puck y Finn (cada uno a su manera) la convencen para que dé una fiesta en su casa. Que empieza con todo controladito, pero en la que enseguida todo se desmadra (y se vuelve mucho más divertido). Ya sé que los chicos del Glee Club deberían haber aprendido la lección en este capítulo, pero ando frita por que vuelvan a emborracharse. Rachel borracha es grande, y Santana (bueno, Santana siempre es una diosa. Y Rachel también, leches). Y Blaine ya ni te cuento.

Además, si sirve para meter versiones de canciones ochenteras que molen tanto como esta, bienvenido sea:


Esa canción, por cierto, es la razón por la que Blaine se cuestiona su sexualidad, después de que le guste un poco demasiado un beso con Rachel mientras jugaban a la botella (porque sí, todos sabemos que la única razón de esta trama del capítulo es que si las canciones que canta Lea Michele venden, y las que canta Darren Criss ni te cuento, un dueto de ambos tiene que ser la releche :P).
En cualquier caso, y aunque todo fuera una excusa para sacar a estos dos cantando (y que los vuelvan a sacar cantando juntos, coñe, que tampoco es necesario que Blaine sea bi para eso xD), tengo que decir que me gusta más el Blaine que estamos viendo últimamente, que mira que adoro a Darren Criss, pero el Blaine perfecto, repelente y que lo sabía absolutamente todo me sacaba un poco de quicio. Ahora, y especialmente después de la que organizó en San Valentín (alguien me hace eso a mí y me lo cargo), paradójicamente me gusta más el personaje. Y ya de paso me gusta que se hayan dejado de tanto drama con Kurt y se parezca un poco más al Kurt del principio, tan abrazable y collejeable al mismo tiempo (¿que la bisexualidad no existe? Anda que... Lo que, por cierto, me recuerda una entrada que llevo teniendo en mente desde hace un montón de tiempo. A ver si me pongo a ello).

El resto del episodio, aunque no lo comente, también me pareció muy divertido. Así que no sé si molaré menos por decir que me lo sigo pasando pipa con Glee, pero me da igual. Porque a mí me sigue pareciendo muy grande. Y fun y pin.

¡Saludos!

PD: "I just had a relationship with a guy who turned out to be gay. That is songwriting gold!" Por si aún quedaba gente que pensara que Rachel Berry no era una Diosa con derecho a una o dos legiones de varios millones de fans.
PD2: Después de lo intensa que lleva siendo toda la temporada de The Good Wife, el episodio de esta semana ha venido estupendamente para respirar un poco (lo que no quiere decir que no fuera muy bueno también). Y tengo que decirlo: Eli me pareció monérrimo.

23 de feb. de 2011

Back!

Un mes y pico sin pasarme por aquí, y ya tenía yo miedo de que esto hubiera acumulado tanto polvo como mi habitación pilas de apuntes (y de ropa tirada por todas partes, y de papeles (que no son apuntes) y de más papeles xD). Pero bueno, se acabaron los exámenes (sí, hoy he acabado los exámenes. Creo que en alguna parte alguien debe de estar empezando ya casi los exámenes de junio. Por lo menos), y eso significa que vuelvo a tener algo más de tiempo. O de ganas de escribir, porque estas semanas lo último que me apetecía hacer era ponerme a escribir después de dejarme las neuronas en intentar entender grafiquitas.

El caso es que este mes no he estado por aquí, pero eso no significa que me haya puesto seria, me haya centrado y me haya dejado de series (ja!), porque de hecho creo que ahora mismo llevo más series al día que las que llevaba antes de navidades.
Y ya de paso he ido acumulando entradas pendientes en mi cabeza, por si acaso antes tenía pocas.

Por ejemplo, el regreso de Big Love (para su última temporada) se está mereciendo una entrada pero ya (claro que ya tenía una entrada pendiente desde el verano). La trama política que introdujeron la temporada pasada no me convenció entonces y sigue sin hacerlo, pero esta temporada me está enamorando el desarrollo de los personajes y esa sensación que te deja cada capítulo de que van a acabar todos como el rosario de la aurora.

Otra que ha vuelto por todo lo alto ha sido Southland, que no solo nos está dando una temporada magnífica, sino que ha tenido dos momentos que entran en mi lista de lo más sobrecogedor que he visto en una pantalla.

Otras pocas han empezado (y alguna hasta casi terminado) sus primeras temporadas. Episodes me ha dejado muy buenas impresiones, y los Gallagher de Chicago también me han ganado (solo por adelantar tres temporadas la entrada de Micky (aunque sea con otro apellido y parezca menos cortico-inocentón) y convertir a Carl en un psicópata se merece que la siga viendo aunque aún no haya tantísimas diferencias con la original (aunque alguna sí, especialmente en el tono de la serie. Lo que en realidad me está haciendo darme cuenta, con el paso de los capítulos, de que igual sí que son bastante más diferentes de lo que parece)). Con Outcasts no sé muy bien qué es lo que voy a hacer, y lo mismo puedo decir de Mr. Sunshine. Aunque de momento sigo con ambas. Y con Traffic Light.

Y, por supuesto... ha vuelto American Idol. Y yo no tenía muy claro si esta vez iba a seguir con los recaps, como la edición pasada, porque la cosa es que me quitaban bastante tiempo. Peeeero una es débil, y a estas alturas ya sé que va a tener su entrada semanal sí o sí. Aunque sea simplemente porque ahora que puedo dedicarme a echarle la culpa de las cosas en general a mi querido amigo Nigel, voy a ser incapaz de no escribir sobre el programa. Y esta edición además promete, si juzgamos por lo que hemos visto hasta ahora y cruzamos los dedos para que no haya una masacre como la del año pasado para cuando se elija a los finalistas.

El caso, que he vuelto. Y con muchas ganas de escribir entradas como una loca.

¡Saludos!

PD: Oh, se me olvidaba decir que otra de las que ha vuelto ha sido, por supuesto, Skins. Con una generación que de momento me ha enamorado completamente.
PD2: Y he decidido abandonar The Big Bang Theory. Mi tiempo me ha llevado, que yo los abandonos de series me los tomo con calma y doy mil oportunidades, pero se acabó. Y en la cuerda floja tengo a Modern Family, que vaya semanas más flojas lleva.