4 ene. 2008

Empezando el año

Pues eso, como quien no quiere la cosa, he tenido que cambiar el calendario y dejar atrás el 2007. Lo que, si soy sincera, es una putada, porque ahora me tiraré hasta septiembre escribiendo 2007 en exámenes y demás documentos que necesiten fecha. Si es que no me pueden hacer estas cosas. Tengo muy buena memoria, pero soy un verdadero desastre para hacerme a la idea de que hoy no es ayer. Y con los años, lo mismo. De días mejor no hablo... Con decir que puedo decir perfectamente la fecha de cumpleaños de la mayoría de la gente que conozco y aún así soy incapaz de felicitar a nadie cuando corresponde... porque no sé qué día es. Tiene tela la cosa. Al menos, lo que tiene de bueno esto es que, para mí, el cambio es mínimo, o algo así. Quiero decir, ¿qué es lo que diferencia a un año de otro? Aparte del numerito que ponga en el calendario, claro está. Al fin y al cabo, esa diferencia no es mayor que la que hay entre un día y el anterior, así que, ¿para qué preocuparse?
Por eso mismo, me voy a ahorrar la típica-tópica entrada de principios de año en la que escribes todos esos buenos propósitos a abandonar en las próximas semanas (meses, si somos muy optimistas). ¿Por qué? Pues porque mis objetivos siguen siendo los mismos que el día 31 a las 23:59, y mi intención de cumplirlos, la misma. Porque son los mismos (aunque haya alguno más añadido, y otros tantos puedan ir desapareciendo) que hace un mes o dos. Y no, no pienso ponerlos aquí, al menos no de momento. He dicho que no iba a poner aquí la típica entrada, y no lo voy a hacer. Si acaso, más adelante, dentro de unos meses, hago una pequeña lista o algo parecido.
Sin embargo, lo que sí puedo hacer es desear a todo el mundo no ya un buen año, que estamos en las mismas, sino simplemente que solo haya rachas de buena suerte durante el tiempo que ese 2008 siga escrito en el calendario. A algunos, simplemente por compensar con lo que llevan hasta ahora, ya les toca, de todos modos.
Y eso, de momento no diré más... Salvo que tengo que aprovechar lo que me queda de vacaciones y que os aconsejo que, si tenéis la suerte de tener algunos días libres todavía, hagáis lo mismo.

¡Saludos!

2 comentarios:

Javo dijo...

Desde luego que tienes razón, los propósitos no se van a cumplir solo porque se hagan justo cuando la tierra da la vuelta alrededor del sol... Es más, hay promesas que no se llegan a cumplir ni aunque sea el sol el que de vueltas alrededor de la tierra. De todos modos,eso sí, si que podemos desear muchas rachas de buena suerte a partir de ahora... que como tú bien dices, ya nos tocan. Dew

Narquelië dijo...

Creo que el usar esa fecha tiene algo simbólico como la típica frase de "año nuevo vida nueva", esta claro que el cambio de año no va a dar ninguna energía mágica que ayude a cumplir las cosas propuestas pero a muchos les sirve para marcar un punto de inflexión dentro de sus vidas (igual que ese día podría ser otro, pero el año nuevo parece que queda más bonico XD)

Besicos