24/2/2008

Sweeney Todd

<< There's a hole in the world like a great black pit
And the vermin of the world inhabit it
And it's morals aren't worth what a pig could spit
And it goes by the name of London...>>


Ayer fui (por fin) a ver Sweeney Todd. Llevaba bastante tiempo queriendo verla. De hecho, como buena seguidora de Burton que soy, llevaba esperando verla desde bastante antes de que mucha gentecilla supiera nada de ella. Luego, claro, la mitad de esta gentecilla la vio antes que yo, para variar :P.

El caso es que me lo pasé muy bien. Me encantó la película, y eso que por lo general a los musicales voy con miedo. Es muy Burton, eso sí. Peeero, eso significa que no me ha decepcionado. Me esperaba Burton y me encontré con un musical muy Burton XD.

Los personajes por lo general me encantaron, excepto en un caso que ya comentaré después :P. Sweeney se hace adorable y todo, sangre y locuras incluidas, y es que Johnny Depp es lo que tiene. Mortales las caras que pone en la playa. Si por algo digo yo que adoro a este hombre. Amén de que el personaje le iba que ni pintado. Y que no canta mal.

Helena Bonham Carter genial también. Su personaje es de los mejores de la película, surrealista a más no poder. Y la tía demuestra que valer vale.

Añadiría también a Alan Rickman entre los destacables, ya que, aunque se mantiene en un papel bastante "habitual", no está nada mal. Eso sí, mortal lo de escuchar a varias personas soltar, asombradísimas, en medio de la peli "¡Andaaaa! ¡Snapeee!" (cosa que no decían nada de Timothy Spall xD).

Eso sí, quítenme de en medio al panoli xD. El Anthony de las narices, qué pesado el pobre. Que sí, que yo entiendo que el muchacho esté obsesionadico y tal peroooo... era verlo salir (y encima cortar cualquier escena interesante xDDD) y soltar "Anda, ya vuelve el pesao este" xD. Hubo momentos en los que pegaba que de repente le cayese una maceta en la cabeza. Habría tenido su gracia. Peeero, ahora en serio... ¿qué sería de la película sin el singermornings de turno y su "I feel you, Johaaaanna" xD.

Las canciones... No sé, no es que destaquen tantísimo, pero por lo general me han gustado. Las que canta Helena Bonham Carter eran graciosísimas. Y destacaría algunas pocas, entre ellas, Epiphany, en la que Depp se sale xD.

Ya digo, a mí me encantó. Me divertí un montón viéndola, y eso se agradece.

PD: Eso sí, al final, por supuesto, acabé saliendo del cine cantando el "I feel you, Johanna" u.u'...
PD2: Y moló mucho mi regalo XD. Dos peluchines, O'Donnell (un gato, of course) y Om (¿algún kevin en la sala? :P). Y una tarjeta muy molona en un sobre con mensajes xD. Se os va :P...

¡Saludos!

23/2/2008

El Reto!

Actualizo después de varios siglos (en verdad algo más de una semana, pero ya se sabe que yo nunca exagero... siempre doy datos exactos, concretos y totalmente objetivos), que como siempre, demuestro que la constancia no es precisamente lo mío. Se ve que cuando la repartieron, yo estaba viendo alguna serie, o leyendo, o jugando a algo xD, porque creo que no me tocó ni un poquito.

El caso es que va siendo hora de actualizar, aunque sea solo para decir que sigo viva, que mi ordenador también (de hecho, me he tirado casi toda la semana en Asshai xD) y que en general no hay muchos cambios y todo sigue igual. Bueno, casi, desde el martes voy a la cárcel si me da por matar a alguien. ¡Malditas leyes! :P

Y como tampoco tengo mucho que decir, porque aquí sigue todo igual, con sus pequeñas variantes sin más importancia, comentaré que ayer subieron por fin (coñe, por fin, digo... Si el plazo con prórroga incluida acababa el ¿miércoles? ¿jueves? Es que me gusta quejarme XD) los relatos del Reto.

Por supuesto, dado que la paciencia solo es una de mis virtudes cuando me da la gana, y ayer no me apetecía que lo fuese, eché mano de los relatos enseguida. Y además, como también puedo llegar a ser bastante burra cuando quiero, me ventilé los 21 relatos. Una pasada, la verdad. Una calidad increible. La verdad es que mi relato se queda en nada comparado con los de los demás XD. Peeeero, no, no me voy a quejar, eh, que mi relato también me gusta, hombre. Pero es que los demás molan muchísimo. Así que me costó la vida misma decidirme y pensar a qué cinco les iba a dar punticos. Pero lo elegí. Y voté. Todo en solo unas horicas... y ¡no fui la única! Así que no vale llamarme bruta XD.

En fin, a ver quién gana, porque esta edición va a estar reñida de la leche.

PD: A ver si esta tarde veo por fin Sweeney Todd :P...

¡Saludos!

14/2/2008

Once more with feeling... behind the scenes

Llevaba ya una temporada sin poner nada relacionado con Buffy. Y, sin Buffy o relacionados, yo no soy yo. O soy menos yo, lo que equivale a decir que no soy yo :P.
El caso, que me ha dado por curiosear un ratillo por YouTube y me he encontrado con este vídeo. Y me ha parecido curioso, así que aquí lo dejo ^^.



Diox, me encanta Emma Caulfield. Esa tía mola. La verdad es que la canción tenía que ser complicada de narices para cantarla coordinada XD. Y repito, la tía mola un montón.
Margaery... que diga, Michelle Trachtenberg, sale monísima, como siempre. Ya digo, una Margaery perfecta xD. Otro puntito para la muchacha. Me cae bien.
Y Anthony Stewart Head, además de cantar de puta madre, me encanta. En este episodio hay un momento videoclip (en el "What can't we face") en el que le sobra carisma por todas partes. Nah, este tío también mola :P.
Y Amber Benson también.

PD: Me sé las canciones de este episodio de memoria, ¿qué pasa?
PD2: Acabé con el primero de Anita Blake... Mola.

¡Saludos!

13/2/2008

Príncipe de Nada

Como dije, ayer terminé las 60 páginas que me quedaban de El pensamiento de las mil caras. Es decir, que he acabado con la trilogía. No, yo no fui de las ilusas que se metían en otra saga inconclusa sin saberlo muy bien. Iba con las cosas claras desde el principio. Creo que soy un poco masoca (y, si digo que además he empezado a leer Anita Blake en español, lo que quiere decir, editada por Gigamesh (que se salva porque me encantan sus ediciones :P), quitamos mejor el “un poco”). El caso es que sé perfectamente que la idea es que Príncipe de Nada no acabe ahí, sino que tengamos otros cuatro libros, agrupados de dos en dos por lo que cuentan, de aquí a unos años. Y aún así me los leí. Y sin miedo. ¡Vivan las series inconclusas! (¿o acaso no leo Canción, y yo tan feliz esperando Dance?)

Pues bien, supongo que ahora toca dar mi opinión, que tenía ganas de comentar estos libros.

En general, me han encantado. No son para todos los gustos, y prueba de ello es que mi padre lleve tres semanas sin conseguir pasar de las 70 primeras páginas de En el principio fue la oscuridad. Bakker tiene un estilo muy suyo. Condensado y algo lento. No es lectura fácil, de esas que se hacen por echar el rato. Ni mucho menos. Pero es un estilo que tiene muchísima calidad. Complejo y denso. Pero muy grande. Me encanta el estilo de este hombre.

El caso es que en realidad no he metido tanto tiempo en esta serie. Podría decirse que fueron cuatro semanas, contando con un paréntesis de algo menos de dos, gracias a mis simpáticos ojos, que les dio por volver a hacer de las suyas. Por tanto, nos quedan dos semanas y pico. Dos semanas y pico, con clases de por medio (y exámenes) para estos libros, creedme si digo que es poco tiempo. Pero, por ejemplo, El pensamiento de las mil caras me lo ventilé en tres tardes. Así me va. Dicen que leer a Bakker de forma demasiado condensada no es bueno para la salud mental. Tal vez tengan razón. Aunque tampoco es que se fuera a notar la diferencia, o eso me han dicho. Con lo cuerda que estoy yo. Y las pocas cosas de bicho raro que suelto al día.

Y si volvemos al tema, que me siento un poco como Holden Caulfield, tanto irme por las ramas, diré lo que pensaba decir en un principio. Quien vea que lo publica Timun Mas, y que lleva el sello “fantasía” bien grande y con letras luminosas, tal vez piense algo que no se corresponde en absoluto con la realidad. Y al menos ayudan las portadas, que no son en absoluto estilo “dragonada”, de esas que tanto gustan. Aunque no sé yo de qué dragones iban a hablar aquí. Pero cosas más raras se han visto. El caso es que eso de que sea fantasía puede hacer dos cosas. La primera es que cualquier crío de la edad de mi hermano y fanático a las dragonadas (no es malo, y se cura. Muchos hemos pasado por esa época y ahora opinamos que Jon es arquetípico :P) piense que es otro libro tipo DragonLance que devorar. Y se equivocaría, y acabaría decepcionado. Porque Príncipe de Nada tiene calidad literaria. Y mucha. La segunda opción es que el lector que se considera a sí mismo serio, pase olímpicamente de algo que lleva esa palabrita que empieza con f (¿Fantasía? No, gracias, a mí es que los dragones y los elfos en mallas me producen escalofríos (y a mí también, conste :P)). Tranquilos, ni hay dragones ni hay elfos en mallas. Y entonces se pierde algo que puede interesarle. O puede no hacerlo.

En lo que nos cuenta, no me voy a meter. No me gusta contar de qué tratan los libros cuando los recomiendo. Igual que nunca resumo una película si puedo evitarlo. Solo diré que da mucho que pensar, muchas cosas. Y está bien en ese sentido.

Eso sí, un punto en contra y otro que lo es para muchos pero no para mí:

Hay momentos que se hacen algo confusos. Especialmente si describe una batalla, llega a resultar algo mareante y no te enteras de la mitad. Personas por aquí, movimientos por allá, ahora este que no localizo aparece y hace nosequé, ahora sangre, ahora volvemos a empezar. Hubo momentos en los que me sentía tonta, o decidía que ya era hora de dormir. Me costaba la vida misma pillarlos, y enterarme de qué estaba pasando y por qué. Y aún hay cosas que están muy borrosas en mi mente. Cosas que leí ayer mismo.

Y lo que muchos le echan en cara son sus personajes. Yo no lo hago. Por lo general, no vas a encontrar un personaje con el que “identificarte”. Son personajes, para mi gusto, bastante bien definidos, pero puede costar llegar a empatizar con ellos. Y, sin embargo, ya digo que hay personajes muy grandes, y con una evolución digna de mención. Yo le tengo mucho cariño a Proyas, aunque quizá no sea el más destacable en ese sentido (pero también tiene lo suyo). Cnaiür es una verdadera maravilla. Ir leyendo, ver su locura, sus motivos y cómo avanza… genial. La familia imperial en general, y Conphas en particular, me llamaron también mucho la atención. Eso sí, me parece a mí que Freud tendría mucho que decir de esta familia :P. Las mujeres… pues no sé dónde se les ve la pega. Serwë, teniendo en cuenta las circunstancias del personaje, no es nada incomprensible. Tampoco lo es Esmenet. Y por no dejar de lado a otro importante, decir que Achamian, pese a no despertar mis simpatías, también tendría mucho de lo que hablar. Y Xinemus es muy grande. Punto.

Creo que con esto es más que suficiente por el momento. Llevo escrito bastante más de lo que pensaba, y la verdad es que creo que a estas alturas ya no hace falta decir mucho más. Al menos ahora. Luego ya veremos.

¡Saludos!

12/2/2008

Pachelbel!

Ya tocaba poner vídeo, que son el comodín, y tal, y hacía varias entradas que no usaba ninguno xD.

El caso es que este vídeo, aparte de ser muy grande, es mítico, y me sorprende no haberlo puesto todavía. Pero la verdad es que me parece que no lo he puesto u.u'. Va con subtítulos (malos, pero subtítulos al fin y al cabo), para que luego no se me quejen los Anti-VO :P.



PD: Terminé con Príncipe de Nada, yeah! Ya lo comentaré.

¡Saludos!

11/2/2008

Sobre la huelga de guionistas

Escribo rápido, que mi conexión vuelve a hacer de las suyas. Hay que joderse, solo falla cuando cojo yo el ordenador. O, mejor dicho, cuando tengo que hacer algo yo con el ordenador. Qué simpático ese tal Murphy.

En fin, a lo que iba.

El caso es que parece (y digo parece, que yo, hasta que no vea nuevos capítulos, no me creo nada) que la huelga de guionistas ha llegado por fin a su final. Después de, creo, más de tres meses, por fin parece que se ha llegado a un acuerdo. Y eso significa que aún les es rentable a las productoras emitir algún episodio más, con lo que no nos quedaremos con las series colgadas. O, al menos, no tanto, que supongo que tampoco deberíamos esperar grandes maravillas, que calculo unos 7 episodios como máximo de la mayoría de las series. O eso se había dicho, creo.

La verdad es que, así, de forma directa, me afectaba poco el tema de la huelga. Este año solo estoy siguiendo Anatomía de Grey, y es que una es débil, y es capaz de inventarse el tiempo para ver este culebrón lleno de aguas y cosas que por lo general me dan pánico. Pero aun siguiendo una sola serie, me tenían ya mordiéndome las uñas, y desesperándome pensando que no iba a saber nada más de las tramas que se quedan a medias hasta septiembre. Por tanto, estoy feliz.

Y mirando hacia el verano, que era cuando pensaba ponerme al día con todas las series que no puedo seguir ahora mismo, también me viene bien, qué leches. Mujeres Desesperadas pintaba muy interesante al principio de la temporada, y por lo que me han contado, seguía pintando interesante antes del parón. De Héroes ya me han hablado peor y me han quitado las ganas de verla. Pero, de todos modos, tal vez caiga. Por no dejar la temporada empezada, más que nada, que soy así de tonta.

Y en todas ellas, me habría planteado muy mucho verlas si se habían quedado a medias. De todos modos, ahí tengo Roma y Los Tudor pendientes. Y a ver si vuelve The IT Crowd, que creo que ya he visto demasiadas veces los episodios de las dos primeras temporadas :P.

Fuente

PD: Al menos, con eso de que mi conexión hace lo que le da la gana, el tiempo que pensaba aprovechar hoy en pasearme por Asshai, huir de multis :P (uy, no, que hoy cierta Cucaracha (con cariño, encanto, lo sabes :P) debería estar estudiando), etc, etc, etc, lo he dedicado a seguir con el atracón de Príncipe de Nada. Me quedan unas 60 páginas para acabar El pensamiento de las mil caras, lo cual, teniendo en cuenta que lo empecé ayer, no es precisamente mucho. Eso sí, no le recomiendo a nadie hacer lo que estoy haciendo yo, de leerse los tres libros del tirón y condensando el tiempo. Como dice Raúl, es la forma más fácil de aumentar tu locura. Ya sabéis, en breve acabaré soltando frases sin sentido por la vida. Ah, no, que eso ya lo hago :P.

¡Saludos!

10/2/2008

Los crímenes de Oxford

Ayer fui por fin a ver Los crímenes de Oxford, que tenía muchas ganas de verla y entre una cosa y otra había ido aplazándose poco a poco. Y yo mientras teniendo que escuchar los comentarios de la gente, que me decían que les había encantado.

Así que convencí a Anita y allí que fuimos, después de agenciarme el primero de Anita Blake y plantearme seriamente el echar el currículum en El Corte Inglés, que el que está en el departamento de librería me conoce perfectamente como la chica que sabe de cualquier libro, incluido dónde está, de qué editorial es y, por supuesto, de qué va. Especialmente si se trata de libros de CF xD. Ah, y después de caer en la tentación y agenciarme también la edición inglesa (pero con el texto original, eh) de El guardián entre el centeno, que lo habré leído mil veces, pero soy así de gafapasta xD.

El caso es que allí que fuimos, a ver la peli.

Yo iba con dos ideas enfrentadas, lo que le daba más emoción al asunto. Por un lado, me habían puesto la peli tan bien que me daba miedo que al final me decepcionase. Y, por otro lado, eso mismo me hacía morirme de ganas por verla.
Finalmente, la impresión fue buena. Muy buena, de hecho. Que no sea especialmente original no hace que sea una mala película, ni mucho menos. Es rápida, y te atrapa. O a mí al menos me atrapó, y me metió dentro y no quería salir. Y, cuando se acabó, no me lo creía. Se me pasó el tiempo volando, y hacía mucho que no me pasaba eso en una sala de cine.

A comentar, unos asuntillos.

Por un lado, hay que ver el morbo que tenía Martin. Porque no, no soy capaz de verle la gracia a Elijah Wood, pero el personaje tenía un morbazo increíble. Para quien no entienda cómo caían las dos como tontas… en fin, que yo sí lo entiendo xD.

Por otro, y para algunos más importante :P, la explicación final a mí no me pareció completamente falta de lógica, como decían algunos. Tiene cierto sentido, porque circunstancias hay muchas, y más en una peli así, donde cada personaje tiene las suyas. Sí, me lo creo. No sé cómo será en el libro, porque no me lo he leído, pero en la película tiene su sentido. Y a mí me convence.

Otra cosilla que quería comentar es que me pareció una película relativamente sencilla, o, al menos, aparentemente sencilla. Y eso me pareció perfecto. Era extraño, pero esa sencillez hacía que se mezclase la tranquilidad y la tensión en una misma escena, durante todo el rato.

Y, por último, hay que decir que Alex de la Iglesia es muy grande, hombre. No en vano es cancionero. No en vano escribe la presentación de Festín :P. Pero bueno, que no es por eso que me ha gustado la película, conste. Genial también el homenaje a Guy Fawkes. Y a muchas cosillas en general :P.

Y la historia del hombre que escribía el nombre de mujer de cuatro letras… me ha recordado a Pi. Gran película, por cierto. A ver si encuentro una tarde para volver a verla.

Ah, y me encantó ese travelling en el que sigue a todos los personajes en la calle. Aunque fuera solo por eso, la película ya tenía mi aprobación.

Y creo que con eso es todo por hoy. Creo que ya ha quedado claro que me encantó la película.

PD: Y vi el tráiler de Sweeney Todd. Qué ganas…

¡Saludos!

8/2/2008

¡Te queremos, compi!


Hoy dejamos las Crónicas de la Cúpula a un lado, que de todos modos, no me apetece copiar ahora. Que son muchas frases. Muchas xD. Y así guardo entrada pendiente para otro día.

En fin, que esta entrada va por Sergio, por nuestro compi, que se nos marcha a Granada. Y nos abandona, sí, a nosotros, a sus niños :P. Hay que ver ¬¬. Con lo que lo queremos nosotros y va y se nos marcha...

Peeero, como somos unos niños buenos, y simpáticos, lo comprendemos y no nos quejaremos demasiado. Pero lo echaremos de menos, a nuestro compi.

A nuestro compi que nos busca excursiones.

Porque es nuestro compi. Porque nos dice Se me silencien. Y porque es Sergio, y ya tiene su rincón.

¡Saludos!

7/2/2008

Letras Cruzadas XI: Alec

Por fin, después de casi dos meses, pongo relatillo nuevo. Y conste que este lo tenía escrito desde diciembre, pero es que se me perdió entre los papeles de mi cuarto, y así no hay manera. Ayer me dio por ordenar un poquillo todos los trastos que tengo sueltos por ahí, lo encontré y pensé que ya era hora de pasarlo.
Tengo otro escrito, a ver si lo paso pronto y lo subo. Después, me tendré que poner las pilas y seguir escribiendo algún otro, que tengo ideas, pero no tiempo. Y antes va el del certamen del colegio, que estoy viendo que se me va a pasar el plazo... Y ni siquiera tengo una idea medianamente definida u.u'...

En fin, el relato...

Despertó y abrió los ojos. Todo seguía del mismo color que antes, cuando aún los tenía cerrados. Y eso dolía.

Cada día, durante apenas unos segundos, olvidaba todo y daba por hecho que, al abrirlos, las cosas estarían ahí, con cada uno de sus muchos colores, esperándolo. Y cada día, al abrirlos, le entraban ganas de gritar y patalear como un niño pequeño.

No había cosas.

No había colores.

Tan solo la completa oscuridad lo esperaba junto a su cama. Decepción y rabia. Bonitos sentimientos para empezar el día. Y mañana sería igual.

Bueno, no era justo con el mundo. Las cosas estaban ahí, con cada uno de sus muchos colores, tranquilas, pacientes. Era él la pieza que fallaba en el proceso, el tornillo suelto que mandaba al traste todo lo que los demás hacían. Lo sabía él. Lo sabían las cosas.

Lo sabían los vecinos que escuchaban sus juramentos a través de paredes más finas que el papel.

Eran sus ojos. Sus malditos ojos inútiles, o lo que antes habían sido sus ojos, destellos azules que se habían apagado por culpa de un golpe de luz. La luz apagaba a la luz. Y entonces la oscuridad lo envolvía todo y ninguna lámpara era suficiente para arrancar las sombras de la realidad. Ninguna.

Inútiles. Completamente inútiles.

Siempre había dependido de aquello que veía. Sus sueños e ilusiones. Sus realidades. Todo era un mundo iluminado, conocido, perfecto. Ahora ya no. Su realidad, aquella nítida perfección, había desaparecido en una maldita explosión de luz y sonido. Genial, sonaba a anuncio de televisores. Odiaba los televisores.

Luz y sonido.

Era aquello lo que lo había convertido en una víctima, en otra más. Había sido uno de los nombres de personas anónimas que se habían juntado en el desastre aquella noche de noviembre, cuando la ciudad entera se dio cuenta de que un edificio no era solo ladrillo y cemento, una idea muerta. Un edificio eran personas. Eran ojos. Ojos que brillaban y veían… y que ahora ya no lo hacían. Eran idealistas que, ocultos tras esos brillantes ojos en sombras, soñaban con compartir su vida con la chica de la bolsa amarilla que apenas conocían.

Había muerto, o eso creían, la chica de la bolsa amarilla. La chica que subía cuando ellos bajaban. Al menos, la famosa bolsa amarilla había aparecido casi intacta junto a unos restos irreconocibles. Bajo el maldito reloj hecho pedazos. O eso le decían. Él no lo había visto. Nora, se llamaba. Lo sabía ahora, cuando su imagen etérea era lo único que llenaba su eterna oscuridad.

¿Cuánto odio podía guardar una persona en su interior para arrebatar de golpe tantas ilusiones? ¿Cuánta locura? ¿Cuántos gritos en silencio?

Curiosamente, la imagen de aquel loco había desaparecido de sus recuerdos. Recordaba haberlo visto, quieto y tranquilo, casi majestuoso, cerca de la puerta. Mientras ellos bajaban; mientras ella subía. Pero era solo el recuerdo de una sombra cubierta por la luz de una silueta de sobra conocida. Maldito desgraciado. El muy cabrón estaba al menos bien muerto, sin tener que soportar aquella mezcla de quemaduras visibles e invisibles de aquel día de noviembre. Lo odiaba. Lo envidiaba.

Pero no servía de nada seguir quejándose, viviendo en un pasado de color. Sus ojos no despertarían de nuevo al oír sus gritos. Lo sabía. Lo aceptaba.

A veces simplemente era necesario volver a dar unos pasos en el mundo invisible. Continuar.

Se levantó.

Otro nuevo día. Otro día menos.


¡Saludos!

6/2/2008

Venus

He vuelto. Más o menos, o eso parece. A ver si mi querida conexión no vuelve a hacer de las suyas y estar intermitente u.u'. En fin, ya me animaré a escribir más, que hoy era solo por hacer acto de presencia.
Dejo un poema de Rubén Darío que me gusta bastante, y con el que disfruté mucho cuando tuve que destriparlo xD.

En la tranquila noche, mis nostalgias amargas sufría.
En busca de quietud bajé al fresco y callado jardín.
En el oscuro cielo Venus bella temblando lucía,
como incrustado en ébano un dorado y divino jazmín.

A mi alma enamorada, una reina oriental parecía,
que esperaba a su amante, bajo el techo de su camarín,
o que llevada en hombros, la profunda extensión recorría,
triunfante y luminosa, recostada sobre un palanquín.

"¡Oh reina rubia- díjele- mi alma quiere dejar su crisálida
y volar hacia tí, y tus labios de fuego besar;
y flotar en el nimbo que derrama en tu frente luz pálida,

y en siderales éxtasis no dejarte un momento de amar!"
El aire de la noche refrescaba la atmósfera cálida.
Venus, desde el abismo, me miraba con triste mirar.


PD: Próximas entradas, Crónicas de la Cúpula y Letras Cruzadas, casi prometido XD.

¡Saludos!