11 ene. 2011

Oh, Downton Abbey

Está claro que las navidades son un momento estupendo para ponerte con todas esas series que te llaman la atención pero que no has visto antes por falta de tiempo. Por eso de que se nos junta el parón con unos pocos días libres, es que vienen estupendas para ponerse en modo maratón. Y si ya son cortitas y enganchan tanto como Downton Abbey, pues mejor que mejor.

De hecho, lo que me pasó con esta serie fue algo distinto. Porque juro que yo no tenía intención de verla, al menos de momento. No es que me disgusten las series de época, pero tengo que ir poquito a poco con ellas, dejando mucho tiempo entre una y otra. Una que es así, qué se le va a hacer.
Pero, claro, de qué me van a servir a mí mis intenciones con todo el mundo diciendo maravillas sobre ella. Así que, como una tampoco es que sea la personificación del concepto de fuerza de voluntad, la añadí a la lista y me puse con ella en cuanto acabé con Felicity. Y menudo acierto, porque la cosa es que me ha entusiasmado.
En los siete capítulos que tiene la primera temporada seguimos a los habitantes de Downton Abbey (por un lado, los Crawley, una familia de la aristocracia; por otro, el personal de servicio) en sus idas y venidas, en una historia que comienza en 1912, con el hundimiento del Titanic, y se despide con un punto y seguido en 1914, con el anuncio de la guerra. Todos ellos (los habitantes), por cierto, son unos personajes que ya están estupendamente definidos desde el primer minuto, y que te ganan sin problemas enseguida (yo soy especialmente fan de la abuela (el personaje de Maggie Smith tiene las mejores líneas de diálogo sin dudarlo xD) y de Thomas, que es tan malo y ambicioso que me encanta).

Como digo, la sensación que me ha dejado es muy positiva. Lo que no quiere decir que no entienda las críticas que se le han hecho por ser tirando a culebronesca y recurrir a recursos de culebrón (que el más cantoso de todos ellos sea uno relacionado con una pastilla de jabón (soap) tiene su gracia, por cierto :P). Porque, qué leches, los tiene. A mí, desde luego, no me molestan, y la verdad es que hacen que la serie funcione estupendamente y no te quede otra que tragarte un episodio detrás de otro, sin parar. ¿Que es un culebrón? Pues sí, muy bien hecho, pero lo es. ¿Es eso malo? Para nada, porque, como digo, no solo es entretenidísimo y engancha todo y más, es que se nota que todo está cuidado hasta el último detalle, y eso se agradece. Añádele unos personajes grandes como ellos solos y sus dosis de humor. Y eso es Downton Abbey.

Vamos, totalmente recomendable. Aunque, de paso, casi que recomendaría aprovechar para ello un fin de semana más o menos libre, porque se ve del tirón.

¡Saludos!

PD: Por cierto, entre la voz y el acento, Thomas me recordaba a Ian de Shameless. Claro que me lo recordaba solo por eso, porque en todo lo demás se parecen como un huevo a una castaña, que Ian es un cacho de pan xD.
PD2: Que, hablando de Shameless, creo que lo que más me ha gustado de la versión USA ha sido Emmy Rossum :P. Neh, la verdad es que de momento no pinta mal, aunque el mayor fallo que le veo es que tiene muchas cosas que son un calco de la original, y quizá hubiera preferido que se diferenciaran un poco más (si no, ¿para qué queremos otra versión igual de una serie que aún está en emisión?). De todos modos, está claro que hacen falta unos cuantos episodios más para ver cómo la llevan ;).
PD3: Ya que estamos, tengo algunas entradas medio preparadas (ninguna entera, eso sí, que yo soy así de apañada xD), pero la verdad es que no sé si me pasaré mucho por aquí en enero y febrero, que voy a andar más bien justita de tiempo...

6 comentarios:

satrian dijo...

Yo también he aprovechado el parón navideño para ver Downton Abbey que me ha encantado.

martinyfelix dijo...

Desde luego, ha sido el descubrimiento navideño, no he oído más que maravillas de ella, pero las series de época me tiran un poco para atrás y tenía que cerrar otras cuantas cosas pendientes.

Además, ¿porque tanta prisa si luego tenéis que esperar un año para la siguiente temporada?

Bueno, a ver cuando tengo un fin de semana libre y me meto el atracón.

manganxet dijo...

Estoy leyendo maravillas de esta serie... a ver si me animo y me pongo con ella porque me están entrando muchas ganas.

WATANABE dijo...

Entre todos los que la habéis visto y comentado habéis creado unas ganas de verla increíbles. En cuanto tenga tiempo buscaré unos buenos subtítulos y la veré.

minuto47 dijo...

Cuanto más os leo más ganas tengo de verla, a ver si saco tiempo porque estoy seguro que me encantará visto todo lo que decís :D

Mina Harker dijo...

Satrian, seh, me da a mí que hemos sido unos cuantos los que hemos aprovechado para verla xD.

Martinyfenix, en mi caso es masoquismo puro, en plan: "Ah, que a la gente le ha enganchado mucho. Mira, igual me engancha. Jum, ¿que queda un año para la siguiente temporada? ¡¡Vamos a verla!!" xD
En fins, lo que digo, las series de época y yo nos llevamos más o menos, pero tampoco me entusiasman especialmente. En cambio, Downton Abbey me ha enganchado una barbaridad.

Manganxet, anímate, hombre, que está genial ;).

Watanabe, a mí me pasó eso, todo el mundo la estaba poniendo tan bien que acabé cayendo. Y no me arrepiento para nada.

Minuto47, lo dicho, échale un vistazo y ya verás xD. A mí me costaba poner el freno y no verme todos los capítulos seguidos.