7/2/2013

Three Crazies and a Coyote

Hace unas semanas, cuando se estrenó The Following, todo el mundo se puso como loco a hablar de ella. Que si era el mejor estreno de la temporada, que si era absolutamente genial, que si tal, que si cual. Por supuesto, después de todos esos comentarios vinieron las inevitables críticas y protestas (que si va a ser un procedimental más (a eso volveremos otro día), que si nada tiene sentido, etc, etc), pero a eso no le voy a dedicar mucho tiempo hoy. Porque lo que quería decir es que como yo vi el piloto no sé si el mismo día o al día siguiente de que estuviera disponible por ahí, pero aun así más tarde que la mayoría de la gente, para cuando me puse con él el hype estaba ya por las nubes. De todos modos, intento no hacerle mucho caso a estas cosas, y en este caso creo que de hecho no tuvo ningún efecto en mí. Porque si bien no me pareció que fuera la mayor maravilla jamás vista en televisión (ni mucho menos), me pareció lo suficientemente entretenido como para quedármelo. Lo que no sabía entonces, después de ver el piloto, era que la principal razón por la que he disfrutado como una enana con los dos episodios siguientes sería justamente algo que no tenía especial peso en el piloto.

En realidad The Following ahora mismo y al menos en mi cabeza se puede dividir en dos partes perfectamente diferenciadas. Probablemente más adelante acaben uniéndose de alguna manera, pero por ahora se nota perfectamente esa separación, y prácticamente puede verse como dos series en una. En un lado, el lado que justamente acapara más atención en el piloto, nos encontramos con todo el tema de la investigación, con el Ryan de Roger, que diga, Kevin Bacon, intentando pararle los pies a Joe Carroll, un personaje de lo más curioso. Y digo que es de lo más curioso porque, más allá de que puedo entender que si James Purefoy nos pide que hagamos algo, a ver quién va a ser el guapo que le va a decir que no, el personaje en sí tampoco es precisamente el no va más en lo que a carisma se refiere, y sin embargo consigue organizar perfectamente a un grupo de tarados para que se dediquen a matar gente por él, completando su obra. Esta parte de la serie, que en teoría es la principal, es la que me proporciona entretenimiento sin más. Y digo sin más porque no solo es algo que ya hemos visto antes, sino sobre todo porque a mí me recuerda mucho a eso del pobre Coyote y el cruel Correcaminos, con el FBI siendo en este caso el Coyote (con la diferencia de que el FBI no me da lastimica ni tengo ningún interés en que se salgan con la suya), intentando acabar con el Correcaminos (que en este caso sería, evidentemente, todo ese grupo de seguidores que tiene Carroll) y saltando de una muestra de ineptitud extrema a la siguiente. Porque el FBI mete mucho la pata, de una manera prácticamente incomprensible muchas veces... pero no importa lo más mínimo. O al menos a mí no me importa, porque aun así la persecución me resulta medianamente entretenida. Aunque, eso sí, espero que recurran a lo fácil y el agente joven que resulta tan sospechoso (y/o la experta tan experta en sectas que luego no se entera de la misa la mitad) sea otro de los seguidores, aunque sea simplemente porque, por curioso que parezca, al caer en el recurso fácil en una serie que está llena de ellos, no insultarían a nuestra inteligencia. Pero bueno, lo dicho, que esta parte cumple su papel para mí, que es el de servirme simplemente como entretenimiento, y eso lo hace bastante bien.

Y entonces llegamos a la otra parte, que es la que me interesa a mí y lo que hace que The Following pase de ser una serie que me entretiene a una serie a la que le doy prioridad. Y es que me siento total y absolutamente fascinada por el trío de Psychos. Los tres Psychos (también conocidos como el guapo, la loca y el clon de Matty de Awkward) me parecen no solo lo más interesante de la serie, sino también uno de los pocos triángulos que han provocado mi interés en los últimos años. Por muchísimos motivos. Primero de todo, porque ya simplemente como personajes individuales tienen muchísimo que podría ser explorado. Evidentemente, y más teniendo en cuenta la dirección que ha ido tomando la serie en estos capítulos, los tres tienen sus motivos para que Carroll haya conseguido tener una influencia tan grande sobre ellos, y a mí eso es algo que me interesa mucho. Pero también como grupo, por esa dinámica que se crea entre los tres. Porque al encerrar en una misma casa a tres personajes que en principio están todos como una regadera nos proporciona mucho más que un simple triángulo amoroso. Para empezar, crea una lucha de poder muy interesante, que ya estamos viendo entre Paul y Emma, y que supongo que irá haciéndose cada vez más incontrolable. Yo al menos tengo claro que lo que hace que le preste especial atención a la serie es precisamente este grupo, lo que vayan haciendo, cómo vaya desarrollándose su relación y su locura general. Y quiero saber más sobre ellos. Quiero saber más sobre cada uno individualmente (porque, por ejemplo, aunque a pinceladas y ya simplemente a través de sus interacciones, puedo entender qué ha llevado a Emma o a Paul a esa situación, pero de momento poco sabemos sobre Jacob), quiero saber más sobre la relación de Emma y Jacob, y quiero saber más sobre la relación de Jacob y Paul. Y quiero ver hasta dónde va a llevar la lucha constante entre Emma y Paul, entre la necesidad de control de ambos, y ver cómo evoluciona algo que es tan sumamente inestable. Sin olvidarnos, por cierto, de que la vuelta de tuerca que le han dado a la presencia del niño con ellos es, si bien no especialmente imprevisible, sí bastante interesante.

En fin, que The Following me la vendieron por la investigación, y yo me la quedo por esa dinámica del grupo de Psychos (que, por cierto, compro spin-off para ellos tres a la de ya, si es posible en una cadena de cable mejor), sin menospreciar en ningún momento el entretenimiento que supone ese Coyote vs. Correcaminos.

¡Saludos!

PD: Sé que solo la veíamos Meryl Streep y yo, y que realmente tampoco era gran cosa, pero me ha dado algo de pena tener que despedirme de Emily Owens MD. Es decir, peores cosas tiene la CW.
PD2: No sé si lo habré dicho ya, pero el episodio de esta semana de Girls me pareció maravilloso. El mejor de la serie hasta ahora, in my opinion.

2 comentarios:

ainho dijo...

Jajaja, enorme lo de "el clon de Matty de Awkward". Muy acertado.
Yo supongo que soy una de las que dice "que si tal, que si cual" de la serie. Porque ni hype ni "qué horror, otra procedimental más".

Lo cierto es que me esperaba más, y a la vez me resulta imposible teniendo a quien tiene como protagonistas. El hombre encadenado (como se llame James Purefoy aquí) me interesa poco, de un personaje desconfiaré toda la vida por su papel en Rubicon (soy así de simple, ya ves) y el otro principal no me gusta N A D A.

Estos tres son interesantes, y mucho, pero tampoco me terminan de convencer. Aunque son lo mejor de la serie de lejos.

No sé cuánto más aguantaré (no me parece el horror, tampoco), porque vienen cosas nuevas y claro, las limitaciones del calendario se tienen que cobrar nuevas víctimas en breve. Me he puesto una midseason por encima de mis posibilidades...

BabyCatFace dijo...

@Ainho, es que son clavados xD. Y además, o ha sido así en plan que se me ha encendido la bombilla ahora o antes no se parecían tanto, que a Nico Tortorella lo recuerdo de su época por MIOBI y no me recordaba tanto al otro.
En realidad, si a mí no me interesara tanto la parte de los tres locos, creo que estaría como tú. El resto me entretiene, pero tampoco me parece ni mucho menos lo mejor del mundo. Claro que de momento me vale (y mucho), así que me la quedo.