29 mar. 2007

Y no me queda más remedio que sorprenderme...

Conste que no pensaba escribir hoy. Conste que tenía planeado emplear el tiempo en otras cosas. Conste que he intentado pasar por alto el asunto. Pero es que... como diría alguien muy sabiamente... "es que tengo que decirlo".
Bien, estaba yo esta tarde con un trancazo increible (ains, como ya dije, lo mío se llama suerte... acabar los exámenes para esto), y aun así he tenido la fuerza de voluntad suficiente para decidir que debía ir a la escuela de idiomas para echar el rato o algo (bueno, más bien es que quería pasarme por Teseo a recoger un tomo de Death Note... pero eso es otra historia y debe ser contada en otra ocasión). A lo que iba, llego yo tan feliz, recordando que hoy toca escuchar presentaciones, y que por tanto echaremos la hora (y pico) en escuchar lo que diga quien tenga que presentar más el debate de los que siempre participan (lo sé, tengo que hablar más u.u), es decir, que no hay que hacer mucho. Pues bien, la presentación muy entretenida... violencia en los colegios... causas más que interesantes... la culpa la tiene la educación... los gobiernos deberían hacer algo al respecto... sí, bueno, me pararé en lo último, que es lo que quería hacer.
Y es que en esa última parte, la cosa se ha ido de madre... y han ido apareciendo ideas que jamás habría imaginado escuchar. Se ha oído de todo, desde la necesidad de que el gobierno prohiba la comercialización de todo tipo de juegos que incluyan algo de violencia (sí, han entendido bien...) hasta el tema del tabaco (y no sólo en sitios públicos, señores), pasando por ideas tan interesantes como... ¡la prohibición de las chucherías! Pero bueno, ¿es que también las chuches (¿quién es capaz de imaginarse un mundo sin ellas?) tienen la culpa de que los niños/jóvenes de hoy en día sean (seamos) unos malditos psicópatas sin el más mínimo sentido de la decencia? En fin... supongo que tendría que haber abierto un poquito la boca y haber dicho unas cuantas cosillas, pero como ya sabemos que hacerme hablar a mí en una clase (quiero decir, no con el compañero de al lado, ya me entienden xD) es algo así como una misión imposible, pues nada, al final la única que ha dicho algo (que ha acabado en algo de tirarse por una ventana O.o... nada, en algo así como que no es libre de tirarse por la ventana de la clase... que tenía que haberlo hecho xDDDDD, pero bueno... que en realidad sí que tenía sentido xD) ha sido Cristina (la otra xD), pero bueno.
Al caso (y ahora me pongo seria de nuevo), lo que quería decir: estoy de acuerdo en que la violencia, y por encima de esto la falta de respeto, se ha vuelto un asunto bastante preocupante últimamente; lo he visto, conozco a algunas personas (que no a todas las que me gustaría) y no soy tan estúpida como para no entender que ciertos comportamientos sobrepasan con mucho el límite que todos deberíamos saber marcarnos. Y es que ahí está el quid de la cuestión: no se puede solucionar el problema a través de esas ideas tan revolucionarias, cortar las ramas no sirve para matar a un árbol, sino para fortalecerlo (no tengo nada en contra de los árboles, pero el ejemplo me venía perfecto), hay que acabar con los problemas atacando a su raíz, y eso es de sentido común. Si te dedicas a crear leyes que lo único que hacen es recortar las libertades de cada uno llegando a límites que están totalmente fuera de lugar, lo único que conseguirás será crear un ambiente cargado de rabia, cinismo y frustración... y quieras o no, eso acabará desembocando en un mayor problema. Y la raíz del problema no es otra que la educación. Yo tengo la suerte de haber crecido en una familia que me ha enseñado, entre otras cosas, a pensar y a aprender a marcarme mis propios límites, y eso me ha servido para comprender ciertos asuntos (dentro de mi ignorancia, por supuesto) que de otra manera no es que no me hubiese sido posible entender, sino que más bien habría sido incapaz de prestarles un mínimo de atención; pero la situación no es la misma para todo el mundo. Sé que no todos tienen la suerte de recibir una educación que te enseñe lo más básico de la moral del ser humano... y por eso pienso que, aunque sean los padres los primeros que deben encargarse de esto, también los profesores deberían poner especial interés en estos asuntos, y desde el principio, antes de que los hábitos equivocados se conviertan en los únicos existentes para el niño. Así, y sólo así, se evitarían muchos problemas.
Terminaré ya, que me estoy enrollando demasiado (y eso que no quería escribir). Esto ha venido a que me ha sorprendido que la gente no vea el asunto de una forma tan clara como lo veo yo, que sea incapaz de dar con una solución tan obvia (aunque no simple, todo sea dicho, que la práctica es un asunto un tanto peliagudo).
Y con esto me despido... unas cuantas líneas (bastantes) más abajo de lo que me había propuesto en un principio.
¡Saludos!

1 comentarios:

mj dijo...

Hello! Prohibir las xuxes nooo!! ni los videojuegos violentos!! jeje k gente según la profesora ni sikiera tenemos libertad para tirarnos x la ventana ya k ciertas "autoridades" nos lo impiden xD ya nos veía saltando na + k x djarla mal jeje
Bueno k eso k un saludillo y ave si te scribo más a menudo k ultimamente cn tanto examen.. mnos mal k ya llega semanita santa y podrems dormir en paz (bueno eso si ninguna autoridad nos lo prohibe xD)
Enga loka bss!