31/8/2007

Tears in Heaven



Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would it be the same
If I saw you in heaven?

I must be strong
And carry on,
'Cause I know I don't belong
Here in heaven.

Would you hold my hand
If I saw you in heaven?
Would you help me stand
If I saw you in heaven?

I'll find my way
Through night and day,
'Cause I know I just can't stay
Here in heaven.

Time can bring you down,
Time can bend your knees.
Time can break your heart,
Have you begging please, begging please.

Beyond the door,
There's peace I'm sure,
And I know there'll be no more
Tears in heaven.

Would you know my name
If I saw you in heaven?
Would it be the same
If I saw you in heaven?

I must be strong
And carry on,
'Cause I know I don't belong
Here in heaven.


PD: Hoy no soy; hoy no estoy. Aún no sé por qué, pero hoy es un mal día. Mejor no abro la boca, que al final la acabo liando.

¡Saludos!

29/8/2007

Lo prometido es deuda (II)

Ya era hora de acabar de poner los dibujillos estúpidos de las clases de economía, que poco a poco y dejándolo para mañana, al final no lo pongo nunca.

En fin, que aquí va la segunda (y última, que no tengo más ganas de escanear) tanda:

Para empezar, una vampirita con parte de una canción de Warcry. Creedme, dibujar esto a las 8:30 de la mañana tiene su mérito. Aunque claro, más mérito tiene permanecer despierto a esas horas (madreee... cuando empiece el curso voy a morir un poco).



La segunda es un pequeño dibujo de mi adorado Meñique. Que ya sé que es muy grande, pero tocaba hacerlo pequeñito xD. Y al lado, su famosa frase. Sí, esa que Ned Stark (a.k.a Las Sutilezas Son Definitivamente Lo Mío) no fue capaz de pillar en su momento.



En tercer lugar, una Dany cutrecilla. Ni me gusta el dibujo ni es que Dany sea mi personaje favorito (de los Targaryen, donde esté Viserys *.*, que se quite lo demás), pero alguien me dijo que le gustaba, así que aquí está.



La siguiente es una Cersei en Festín. Recuerdo que alguien dijo una frase en clase y me sentí obligada a garabatearla.



Aquí un poco de Helloween y una Cat en sus no-mejores momentos.



Y... ¡una Sansa! (estilo libre) que ni tiene pinta de tonta ni de mala ni de nada de eso que le decís, hombre. Con lo que mola Sansita.



La siguiente fue una semana de escucha compulsiva de Sonata Arctica, y una personajilla que en un principio iba encaminada a ser Arianne Martell, pero que no sé qué acabó siendo.



Esta es... un martilleo constante en la cabeza probocado por alguien con la maldita manía de poner MCR a todas horas. Y claro, una es tan inútil que canción que escucha, canción que se le pega. El resultado, aquí. Por cierto, lo de "el hipérbaton es hablar como Yoda" es una famosa frase en épocas de exámenes... utilizada para instruir a ciertos yogurines (¡hola, yogurines, que hace mucho que no os veo!).



Siguiente... un Jon y una Ygritte. Mirad si me aburría que hasta volví a dibujar al arquetípico Jon. Nada, será que, como es tan simple, hasta una inútil como yo sabe dibujarlo :P.



Y para terminar, una que me encanta. No digo nada, que habla por sí sola.



PD: Deuda saldada.
PD2: Creo que ha quedado demostrado que no sé dibujar... y que me da igual xDDD.

28/8/2007

Everlong - FLCL

Hace mucho que no pongo ningún vídeo (bueno, mucho... más o menos xD), así que ya va siendo hora. Y precisamente hoy me he acordado de lo grande que es FLCL y me he dedicado a buscar AMVs. Y he encontrado este, que me ha encantado (le va que ni pintado, la verdad). Aquí lo dejo.



A ver si vuelvo a verme los 6 OVAS y hago un comentario en condiciones, que se lo merece.

PD: Mamimi es DIOS, y no tiene nada que ver con que sea mi alter ego :P.

¡Saludos!

27/8/2007

Algo o nada...

Ya iba siendo hora de que actualizase, la verdad, que últimamente ando un poquillo vaga. Pero es que claro, ya estamos a finales de verano, y a finales de verano lo último que quieres hacer es... algo. Solo quiero seguir no haciendo nada durante una buena tempoada. Aunque eso es imposible, creo yo. En fin, que me dejo de tonterías (¿en serio?).

La cosa es que han sido unos días moviditos. Para empezar, el miércoles pasado, la planta baja de mi casa se convirtió en una especie de lago en miniatura. Mientras achicábamos agua no pude dejar de acordarme de la adorable Elphaba y pensar lo mal que lo hubiese pasado en semejante situación. Si es que soy bicho raro en cualquier situación. Pero bueno, como consecuencia, tuvimos que reorganizar todo el piso en tiempo récord y la casa se convirtió en un verdadero caos (¿alguien me enseñará alguna vez a tener más estanterías, o cajas de plástico o lo que sea, para no tener que dejar mis cosas en el suelo?). Al menos, de mis cosas murieron bastante pocas, porque tuve tiempo de subir todo lo que andaba cerca del suelo a cualquier sitio más alto. De ahí que no les pasase nada ni a mis libros ni a mis temporadas de Buffy, ni a nada de nada, excepto a varios archivadores con relatos. Pero bueno, algo es algo.

Y dejando el agua aparte... nada más ha pasado. Nada en absoluto. Si es que mi vida es de todo menos interesante, creo yo. Al menos a veces. O eso creo.

Así que pasaré a comentar un pequeño detalle sin importancia de una de esas noches de maratón de Buffy con mi hermano. Estábamos tan tranquilos viendo la cuarta temporada, el capítulo titulado "La hiriente luz del día", concretamente. Y claro, una, que a veces está en todo, se da cuenta de que sale la portada del disco Loaded, de The velvet underground, y claro, a ver quién me conseguía callar. Vale, no había que ser muy observador para darse cuenta, que lo tenía Oz en la mano y hacía un comentario al respecto, pero es que ese disco mola.

En fin, creo que ya definitivamente me dejaré de tonterías por hoy. A ver si mañana acabo de colgar los dibujitos de la agenda.

¡Saludos!

22/8/2007

Letras cruzadas II: Andrew

Escrito en un momento y probablemente sin demasiado sentido. Solo he esbozado un personaje que me encantaría desarrollar más adelante. Tal vez vuelva a él en otro momento, cuando tenga una historia lo suficientemente buena. De momento es tan solo una pequeña imagen. En fin, a lo que iba: segundo relato, no esperéis demasiado.

Las calles aún estaban a oscuras cuando Andrew puso de nuevo los pies en aquella casa. Se había propuesto llegar ahí antes de que el sol desempañase todos aquellos recuerdos sobre la casa que se había esforzado tanto en mantener borrosos. Y aún así, tuvo que hacer un gran esfuerzo por seguir mirando al frente, sin bajar la mirada.

Habían pasado ya dos años desde lo de Darla. Habían pasado ya dos años sin que aquella mirada gris le exigiera explicaciones que no estaba dispuesto a dar. Sabía que ella había buscado los sueños que él no la ayudó a alcanzar en el mar que siempre había amado. Era irónico. O no, tal vez era simplemente lógico. Pero no se sentía culpable. Nunca había querido a aquella muchachita de ciudad que vivía en su pequeño mundo de fantasía. Y ella lo sabía. Sabía a qué atenerse cuando lo aceptó en su vida. Andrew sabía que ella había escrito aquel destino en las páginas de un libro en blanco mucho antes de conocerlo a él. Porque siempre había sido así.

Pero, de todos modos, la casa le recordaba a un tiempo que no quería recordar. Le traía de vuelta una imagen de sí mismo que habría preferido no tener que volver a ver. Todo había sido mucho más fácil entonces, mucho más cómodo. Había corrido a la ciudad por miles de inquietudes pasajeras sin preocuparse de nada. Tenía las espaldas cubiertas. Pero ahora las cosas habían cambiado; con Darla habían desaparecido tantas cosas que él había llegado a dar por hechas que simplemente la odiaba por haber desaparecido; por haberlo dejado tirado sin más que un simple reflejo del hombre que había sido.

Era egoísta, y lo sabía. Pero también era cierto que no le importaba, pues lo consideraba la parte más importante de sí mismo. Y había llegado a adorar a aquel ser que encontraba en el espejo cada mañana, sonriendo con tranquilidad.

Sorprendentemente, fue aquella misma sonrisa la que encontró al alzar la mirada hacia el amplio ventanal del salón aún a oscuras, cuando levantó los ojos del papel que había venido a buscar.

No era más que un triste relato, estúpido y sin más sentido que un par de palabras inconexas escritas por casualidad en una vieja servilleta… y sin embargo, con un significado más complejo del que muchos podrían adivinar.

Y es que, aquellas simples palabras eran capaces de recordarle que detrás de aquella máscara de vanidoso gesto que le saludaba desde el otro lado del cristal, había un niño asustado, que se sabía simple y perdido. Solo ahora volvía a verlo.

Eli tenía razón. No debería haber tardado tanto en darse cuenta de aquello. Había desperdiciado dos largos años olvidando quién era realmente. Y dos años eran mucho tiempo, ahora lo sabía.

Sí, a Eli le gustaría enterarse de que por fin había bajado de su dorado pedestal, que se había dado cuenta de que no era más que un simple mortal sin más idea de la vida que un niño pequeño.

Y sin embargo, a él lo asustaba.

¡Saludos!

21/8/2007

Etiquetas :P

No sé muy bien a qué viene esto ahora mismo, que llevo varios días desconectada del mundo, así que técnicamente ni estoy enfadada con nadie ni debería estarlo. Pero he estado pensando, y dando vueltas a lo mismo de siempre. Sí, supongo que será eso.

Y es que está claro que el ser humano necesita sentirse parte de un grupo, no sentirse excluido. Hay excepciones, por supuesto. O tal vez no, si nos da por darle la vuelta a las cosas y acabar armando un lío (quienes dicen no pertenecer a ningún grupo y se sienten orgullosos de ello, pertenecerían al grupo de los que "no pertenecen a ningún grupo", que al "no pertenecer a ningún grupo" efectivamente no forman parte de ninguno, lo que los reuniría en un grupo...), pero eso lo dejo para momentos de aburrimiento, que ver la cara de la gente después de unos 10 minutos dando vueltas a lo mismo no tiene precio.

El caso es que el otro día, en uno de mis contactos con el mundo exterior, un amigo mío me estuvo comentando que estaba bastante harto de acabar siempre siendo la víctima del fuego cruzado entre distintos grupos. Me dijo que estaba desesperadito porque no había manera de que ninguno de los dos grupos se diese cuenta de que no tenía razón al criticar al contrario. Y es que ese es el gran problema de ser un "híbrido", un bicho raro que odia las etiquetas (que podría clasificarse en el grupo de los "bichos raros que odian las etiquetas" :P), o cualquier otro ente que pasaba por allí; no que acabes siendo la víctima, no que no pertenezcas en realidad a grupo alguno (¿en serio? :P)... sino que eres consciente de que la diferencia no es tan grande.

Lo cierto es que yo también acabé harta de las etiquetas, puedan o no evitarse. Después de una corta (menos mal) fase en la que no paré de hacer tonterías una detrás de otra, tuve la sensatez de pararme un momento y preguntarme si realmente merecía la pena. Y es que, sí, lo confieso, yo también fui en cierto momento una de esas "frikis-de-pro", mal que me pese. Pero cambié, no sé si para bien o para mal, pero lo cierto es que lo hice. Ahora, esos mismos frikis-de-pro con los que pasé tanto tiempo me consideran persona non grata... y qué se le va a hacer. De todos modos, creo que fue para bien. No sé qué fue lo que me hizo abrir los ojos un poco y darme cuenta de la hipocresía que había a mi alrededor; no puede uno andar quejándose de lo incomprendido que está, de lo que lo desprecia todo el mundo por ser diferente y mientras tanto demostrar su odio hacia todo aquello que no es clavado a uno; no puede uno pretender ser comunista-odia-pijos, y conseguir todo lo que quiere sin esfuerzo, siempre más y mejor que los demás... y podría seguir, pero creo que ya ha quedado claro.

De todos modos, no fue una fase inútil, desde luego. Aprendí algo importante. Aprendí que el ser humano es, a pesar de todo, una persona. Un individuo. Cada persona es un mundo; un mundo que depende de tantas cosas que a menudo no somos capaces de ver el conjunto. Por eso, decir que tal o cual es "pijo", "kinki" o "friki" es simplificar las cosas de una manera bastante estúpida.

Y también aprendí otra cosa: cada grupo no es diferente del otro, por mucho que nos cueste admitirlo.

Supongo que todos pasamos por fases similares, hasta que nos convertimos en lo que somos. Supongo que todo es pasajero. O al menos esa es la conclusión a la que he llegado.

Así que diré lo mismo que ya le dije al pobre muchachito que no era capaz de identificarse con un grupo y se sentía fuera de lugar en todas partes ("pijo" para unos, "friki" para otros... nunca lo que era aceptable en el momento concreto). ¿Por qué ser todos iguales? ¿Por qué ponerse una maldita etiqueta en el cuello que te dé permiso para estar con unos y no con otros? Yo tengo mis aficiones, mi forma de ser; no soy un clon de nadie, o eso creo. Pero eso no impide que no me pueda llevar bien con los demás. Eso no impide que acepte otros puntos de vista. Ese chico tenía miedo de ser rechazado por no ser "aceptable" según ciertas normas sin sentido. Pero, ¿qué sentido tiene ser aceptado en un lugar en el que no te sientes TÚ? Están aceptando a una parte de tí, pero no al conjunto. Y el conjunto es lo que importa; ahí es donde están los contrastes y contradicciones que hacen que no podamos ser tan fáciles de clasificar.

En fin, creo que eso es todo. Puede que sea una tontería, o que no tenga ningún sentido, pero la verdad es que me da igual. Solo intento que algunas personitas abran los ojos. Claro que no siempre resulta... aunque no existan los casos perdidos ^o^.

PD: Boh, clasifíquenme si quieren. Hay quien lo prefiere así... les resulta más fácil.

¡Saludos!


18/8/2007

Pesadilla antes de Navidad



Ayer estuve ordenando los estantes de mi cuarto (algo habitual después de cada visita a Teseo, porque cada vez tengo más libros y menos espacio) y claro, me encontré con mi querida peli de Pesadilla antes de Navidad... y me entraron ganas de volver a verla. Así que convencí a mi hermano y nos la volvimos a ver, por enésima vez.

Es una película a la que le tengo muchísimo cariño desde siempre, desde que con cuatro o cinco añitos mis padres me regalaron una cinta con Jack, Sally, Lock, Shock y Barrel en la carátula. Recuerdo que a muchos de mis amigos les daba un poco de miedo, o simplemente pensaban que era un coñazo. Pero a mí me gustaba. Me encantaba Sally, cuando se cosía a ella misma; me encantaban Lock, Shock y Barrel y su bañera con patas; me encantaba la sopa que le preparaba Sally al Dr. Finkelstein (de hecho, llegué a pedirle a mi madre que me preparase una así); me encantaban esas canciones (me pasaba el día tarareándolas). Es posible que viese esa película cientos de veces, pues era una especie de tradición verla todos los sábados (de ahí que mis padres no quieran verla ni en pintura xD).

Y ahora, de vez en cuando la vuelvo a ver, y me sigue gustando de una manera bastante similar... inocente, diría yo. Conozco a mucha gente que después de pasarse años llamándome infantil por gustarme esa película, se sintió fascinada por todo lo que llevase escrito "Tim Burton" y la ve ahora como una especie de objeto de culto... perdiéndose toda la magia que tiene la película. En fin, por eso me alegro de haber tenido la oportunidad de verla mucho antes de que llegase hasta mí esa moda con intención de cegarme... porque cuando la veo, tanto en inglés (ahora puedo) como en español, me lo paso pipa, mientras otros se ciegan queriendo aprovecharla tanto que no aprovechan nada.

Y para terminar, pondré otro vídeo, además del de la canción de Sally, que es una de mis partes favoritas de la película, el de "Kidnap the Sandy Claws". Lo pongo en inglés, que gana mucho, aunque en español también mola (de chiquinina me pasaba el día cantando esa canción xD).



PD: Pero Oogie Boogie me daba un poco de yuyu cuando se deshacía xD. Aunque ahora me encanta :P.

¡Saludos!

15/8/2007

Desperate Housewives

Llevo ya temporada y media (en realidad más bien temporada y tres cuartos) y sigo teniendo buena opinión de la serie. Como poco, está entretenidísima, y te echas unas risas. Confieso que al principio no tenía ninguna intención de verla, y que les costó convencerme para que le diese una oportunidad. Ahora se la he dado, y no me arrepiento. Sigo pensando que es una serie algo desigual (tiene altibajos, tanto en lo que es el argumento en sí como en lo que son los personajes), no es una serie perfecta, pero aún así, tiene ese algo que hace que merezca la pena verla.

Claro que todo pueda caer, y normalmente este tipo de series me dan mala espina por eso, porque es muy fácil que peguen un bajón del que no se recuperen. Pero bueno, mientras siga como hasta ahora, seguiré viéndola.

Lo que sí tengo claro a estas alturas es que ya he elegido a mis personajes. Efectivamente, y como me habían dicho, Bree es increible. Genial personaje; y he de admitir que casi siempre es con sus frases con las que suelto alguna carcajada. Sin ir más lejos, en el capítulo 14 de la segunda temporada tiene una charla con Danielle que es impagable (a lo mejor no es exacta, que lo he copiado directamente del capítulo y no tengo ganas de andar parando para comprobar xD):
Bree: What did this Caleb do exactly? And why on Earth are they hiding him?
Danielle: Why don't you go to Mrs. Applewhite and tell her you really need to know what's going on? I bet if you're really nice she´ll tell you the truth.
Bree: Is that what you really think, Danielle? I should go to Mrs. Applewhite, be nice and then she will hand over all her secrets?
Danielle: Yeah.
Bree: When I was young, my stepmother told me that I was very lucky. I possesed beauty, wit, cunning and insight. These were weapons all women needed to survive in the world.
Danielle: So?
Bree: So take good care of your looks, Danielle. You don't have any other weapons at your disposal.
En fin, después de esa manera tan curiosa de llamarle tonta a la inútil de su hija, decir que Bree no es Dios es una especie de sacrilegio. Claro que el que adore a Bree no quiere decir que no pueda adorar a Andrew, que con su mala idea le da mil vueltas a su hermana (o incluso dos mil).

Por otro lado, también me caen bastante bien Lynette (juas, es que cada vez que sale me acuerdo de mi madre... es que esas situaciones son tan condenadamente familiares...) y en menor medida Gabrielle, que también me hace reir de vez en cuando. Tom tampoco se queda atrás.

Sin embargo, a Susan de verdad que no la trago. Se me hace un personaje verdaderamente insoportable y estúpido. Además, la actriz tiene una voz realmente falsa; cada vez que habla me recuerda a las parodias que hacen de muchas series exagerando muchísimo O.o. Con Mike tampoco puedo. Y Carlos tampoco es santo de mi devoción.

En fin, visto lo visto, seguiré viendo la serie por el momento, a ver si no decae.

¡Saludos!

12/8/2007

Volviendo a Murakami...


...diré que me he acabado hace un rato Al sur de la frontera, al oeste del Sol. No sé por qué, tal vez sea que Murakami se me está empezando a hacer algo repetitivo, pero el caso es que me ha decepcionado un poco (tampoco mucho, no nos vayamos a pasar). Así, a grandes rasgos y de mala manera, el argumento sería más o menos lo siguiente: Hajime, el narrador, creció siendo hijo único, razón para que se sintiese algo apartado de los demás ya desde su más tierna infancia. Fue entonces cuando conoció a Shimamoto, con la que pierde el contacto después de primaria. Desde entonces, su vida va pasando, se considera una mala persona por ciertos aspectos, hay momentos en los que no sabe quién es (vaya, personaje de Murakami), acaba consiguiendo una vida feliz, con una mujer y dos niñas... y entonces vuelve a encontrar a Shimamoto y su mundo se vuelve del revés. He dicho que me ha decepcionado un poco, pero tampoco es que no me haya gustado. Me gusta el estilo de Murakami, me gusta lo que cuenta... lo único es que me ha dado la sensación de ser más de lo mismo. Aún así, creo que ha merecido la pena leerlo. Porque leer a Murakami es meterse en el mar y dejarse llevar por las olas. Es una sensación extraña. Y cuando dejas el libro, sientes que has vuelto a poner los pies en la arena, y es una sensación increible; sientes que las olas ya no te llevan. No sé, me gusta esa sensación. Al igual que me ha gustado el final. Así que, sí, ha merecido la pena leerlo.

En fin, ahora tengo la necesidad de leer algo más. Estoy dudando entre La muerte en Venecia y Soy leyenda, aunque se aceptan recomendaciones.

PD: Sigo con Mujeres desesperadas (mal que me pese), y a pesar de que me parece (al menos en la primera temporada) algo irregular, no me está disgustando. Y después de ver ayer el capítulo 19 tengo que decir que adoro a Andrew (y eso que también adoro un poco a Bree de momento xD). En fin, a ver si no me acaba decepcionando...

¡Saludos!

8/8/2007

Letras cruzadas I: Darla

Hoy me he levantado de buen humor, y he pensado que me apetecía volver a empezar aquello que ya hice una vez de encadenar relatos. La idea es que cada relato estará relacionado con el siguiente por un personaje, aunque no tiene por qué seguir ningún tipo de orden ni nada de eso. Me explico, el siguiente relato que escriba no tiene por qué hablar de lo que ocurre a continuación de este, o suceder en el mismo sitio, ni nada parecido. Tendrá algo que ver con Darla, la protagonista de este, pero ella no será la protagonista del mismo, e incluso puede aparecer como un simple recuerdo sin importancia. La primera vez conseguí encadenar bastantes, aunque lo acabé dejando no recuerdo muy bien por qué. Intentaré ser algo más constante esta vez.

En fin, aquí os dejo por tanto el primero. No es gran cosa, pero algo es algo.

Había salido corriendo de aquella casa que la ahogaba, tratando de escapar de unas paredes que se echaban sobre ella. Al principio aquella vida había sido un reflejo de su inocente sueño infantil, rodeada de todas aquellas cosas que siempre había deseado. Pero a veces los sueños se tornan en pesadillas en un instante, convirtiendo en vanas ilusiones aquello que antes había sido tan real.

Así había ocurrido con ella; de la noche a la mañana se había dado cuenta de que no le quedaba un solo sueño al que dirigir sus pasos.

Había querido gritar, sollozar amargamente buscando el consuelo de aquellos brazos que habían sido su salvación en otros momentos. Pero estaba sola; sola en el vacío de aquella enorme casa, rodeada por un silencio que le impedía respirar. Y sintió que debía salir de aquel lugar maldito, que debía buscar su paraíso más allá de aquellos muros, más allá del salado océano que se extendía ante sus ojos.

Sonrió entre lágrimas heladas al contacto del viento invernal, pues sabía que por fin había vuelto a encontrar su sueño, su preciado espacio.

Apenas sentía el frío viento que la golpeaba con sus pequeñas garras. Apenas sentía los afilados guijarros que herían sus pies descalzos en su carrera. Apenas era consciente de su propia existencia, pues solo su sueño se extendía ante ella, adoptando la forma del vasto mar.

Sonreía cuando los dedos de sus pies rozaron la superficie de las aguas, cuando las suaves olas la rodearon amistosas, llamándola a sus juegos. Ella quería cogerlas de la mano, acompañarlas al lugar de sus juegos infantiles, a su pequeño paraíso soñado. Ellas la arrastraban como niños impacientes, acogiéndola con sus suaves cantos.

Pronto se vio sumergida en sus juegos, correspondiendo con miradas complacientes a sus traviesos movimientos.

Y de pronto, tan solo la calma la rodeó. Aquellos impacientes chiquillos trataban de conducirla a su hogar, de mostrarle aquel mundo que ella siempre había querido conocer. Sabía que pronto acabaría todo, pero por una vez se sintió en paz.

Sintió que abandonaba su cuerpo, que era libre, por fin, de moverse a sus anchas, de descubrir los secretos que habían permanecido ocultos durante tanto tiempo, lejos de su alcance. Ahora era capaz de saber todo aquello a lo que siempre había permanecido ciega. Todo un mundo se abría ante ella, y sentía curiosidad, la imperiosa necesidad de explorarlo. Todo miedo había desaparecido.

¡Saludos!

7/8/2007

UVERworld - D-tecnolife

D-Tecnolife es una de esas canciones que tardaré mucho tiempo en olvidar. Se me quedó grabada la primera vez que la escuché. Es más, creo que es de las pocas canciones que no he aborrecido a pesar de escucharla una vez tras otra en los capítulos que estuvo como opening de Bleach.

Y este vídeo también me gustó en su momento, cuando Hell lo posteó en Anerisworld (cómo pasa el tiempo O___O). Así que aquí lo tenéis.



PD: Tiene subtítulos, aunque fiarse de ellos o no ya depende de vosotros.
PD2: Los saltos del muchacho me dan un poco de miedito. Pero por lo demás es bastante achuchable, sí.

¡Saludos!

2/8/2007

Acerca de Willow (Buffy)

Pensaba escribir una entrada para quejarme acerca de lo rápido que pasa el tiempo y lo mal que lo aprovecho yo, que no he hecho nada útil en todo lo que llevo de verano. Pero he encontrado un tema más entretenido, así que aquí estoy.

Resulta que estaba después de comer viendo unos capítulos de Buffy con mi hermano (de la tercera temporada en concreto, de cuando el adorable Oz aún sigue dando vueltas continuamente por ahí ^o^), y nos hemos puesto a discutir acerca de Willow. A mi hermano le encanta ese personaje... y a mí me encanta como personaje, aunque no como persona ¬¬'.

Básicamente, lo que esto quiere decir es que me encanta que no sea un personaje plano, que tenga una evolución bastante lógica (porque es bastante lógica, incluida la relación con Tara), y que no se saquen las cosas demasiado de la manga. Por ejemplo, el gran problema de la sexta temporada ya se iba oliendo en la tercera, y así muchas cosas. Pero, sin embargo, no me gusta el bicho en el que se acaba convirtiendo. Cambia mucho, pero mucho mucho, a lo largo de la serie (al igual que la mayoría, por cierto), y es de esos cambios en el ser humano que desde mi punto de vista son a peor.

Hagamos un repaso: ¿Quién no recuerda a la empollona inocentona de la primera temporada, siempre vestida de forma un tanto extravagante? Y pasa el tiempo y evoluciona, porque en la tercera temporada, y coincidiendo con el corte de pelo, se vuelve mucho más segura de sí misma, menos "empollona de serie de TV al uso". Y en la cuarta da un cambio radical que continúa durante la quinta, cuando cada vez está más segura de sus poderes y de sí misma como persona, así como de su relación con Tara. Todo ello desemboca en un exceso de seguridad, en un "yo controlo" que no es tal... y tenemos a la Willow de la sexta temporada, que se pasa al lado oscuro... con un impagable momento Bolton, eso sí, que marca el final de Warren. Y finalmente, en la séptima temporada, nos encontramos a la Willow rehabilitada, volviendo un poco a la inseguridad anterior, pero con ciertos restos de lo que había sido en su momento de auge. Si esto no es evolución...

Así que adoro lo que es el personaje en sí, y si soy sincera, la "persona" no me cae mal del todo. Aunque a veces es demasiado infantil para mi gusto. Es injusta con Oz, muy injusta, y tal vez eso le resta puntos (es que Oz mola, qué se le va a hacer). El error que ella cometió por su propia voluntad y él le perdonó no puede perdonárselo a Oz... que lo comete por culpa del instinto. Por otro lado, adoro a Tara, un grandísimo personaje... que no habría estado ahí de no ser por Willow, ni habría sido igual sin tenerla de complemento. En cuando a Kennedy... pues ni fu ni fa, la verdad es que no me llegó en absoluto...

En fin, aquí os dejo un bonito vídeo, para variar:



PD: Y, para quien ya haya visto la sexta temporada y esté a salvo de spoilers... aquí podéis ver el vídeo de su momento Bolton: http://www.youtube.com/watch?v=deBu2xRhP5M

¡Saludos!