10 sept. 2010

Dos para empezar el curso

Ayer di por iniciada mi temporada televisiva, con el estreno de dos de las series que empiezan su andadura precisamente ahora. Gente lista, esta que pone los estrenos a empezar tan pronto, digo yo. Que me pillan con las defensas bajas y dispuesta a echarle un vistazo a todo lo que se me ponga por delante... Porque, con el resto de las series aún sin empezar, no soy capaz de ver en perspectiva la que se me va a echar encima más adelante.


El primero de los estrenos es uno de los que ya sabía de antemano que iba a ver, y con el que probablemente me quedaría: Hellcats. Soy de esas personas que, probablemente, acabaría a varios kilómetros de las animadoras en el mundo real, pero dame una serie con ellas de protagonistas y tardo cero coma en preguntar dónde hay que firmar.

Como primer episodio, pues funciona relativamente bien. Hace una presentación bastante aceptable de los personajes y de lo que van a ser las tramas de la temporada, y la verdad es que yo me lo pasé bastante bien.
Con matices, eso sí. Porque lo cierto es que me esperaba algo más de mala leche, y no me la encontré. Lo que no hace que necesariamente esté mal, que ya digo que a mí se me pasó volando, pero sí que lo habría agradecido bastante.

¿A quién le puede gustar? Pues a los de siempre. Es decir: serie de la cw con un grupo de animadoras como protagonistas (por supuesto, la prota más prota es una chica pobre a la que no veremos repetir ropa (salvo el uniforme :P) ni un solo día, lista, no demasiado pro-animadoras, y a la que no le queda otra que ser una más de ellas si quiere seguir estudiando). Saber qué es lo que te puedes esperar es tan sencillo como sumar dos y dos.

Personalmente, me gustaría que apareciera por ahí alguna que otra personaja con mala leche. La que han puesto como bitch oficial se me hace muy artificial y, lo siento, no me la creo. Le falta carisma y le falta de todo (y, ya que estamos, debe tener los mismos estilistas que Jessica Szohr, porque la maquillan igual de mal). Habrá que ver.

Eso sí, de momento los personajes adultos (salvo el novio de la entrenadora, pero porque aún no he conseguido quitarme de encima la manía que le tenía al personaje que interpretaba en Buffy) no se me hacen insufribles, que suele ser lo malo de estas series. Y, sobre todo, esas cortinillas que usa son épicas hasta decir basta :P.


El otro estreno del día fue el de Terriers. Y, en géneros completamente distintos, esta es otra de las que tampoco se complica demasiado en cuanto a argumento: un ex-policía y su amigo (al que todavía veo como Rene de True Blood, por cierto :P) montan una agencia de detectives privados sin licencia. Una vez se sabe eso, puedes hacerte una idea bastante clara de por dónde van a ir los tiros, la verdad, y el piloto lo que nos enseña es precisamente lo que nos esperábamos.

Lo cierto es que a esta ni siquiera tenía planeado echarle un vistazo, pero es que yo soy fácilmente influenciable. Y, claro, empieza todo el mundo a verla, y no iba yo a ser menos. Sí, así de simple soy :P.

Y el caso es que me pareció mejor de lo que me esperaba (o, mejor dicho, me interesó más de lo que esperaba), pero hubo alguna cosilla que no me acabó de convencer.

¿Qué me gustó? La relación entre los dos protagonistas. Sus diálogos y, en definitiva, los personajes. Es decir, tampoco es que por separado sean nada del otro jueves, pero no están mal. Y, como digo, ganan enteros al juntarse.

¿Qué no me convenció? La duración del capítulo. Más o menos todo el capítulo gira en torno al caso que están resolviendo (no todo, conste), que no está mal y que, de hecho, al hacerse todo de una forma mucho más simple y menos psicodélica y llena de efectos especiales de lo que estamos acostumbrados, resulta bastante más fresco de lo que cabría esperar. Pero, de todos modos, falla en el ritmo y le sobran unos cuantos minutos. Yo a ratos me lo pasé muy bien, pero también hubo momentos en los que se me empezó a hacer un poco eterno.
Puesto que la duración de los capítulos no va a cambiar, espero que de aquí en adelante mejore un poco en cuanto al ritmo, porque de momento es la mayor pega que le pongo.

En definitiva: de momento es un sí y un no, todo a la vez. Le daré unos capítulos más a ver qué tal y, si me convence, me la quedo.

¡Saludos!

PD: Y hoy tocará empezar con TVD, a ver si no decepciona :P.
PD2: Recomendando encarecidamente ver The Inbetweeners. La verdad es que no conocía la serie y me la crucé casi de casualidad, pero me lo estoy pasando pipa con ella.

4 comentarios:

satrian dijo...

Me temo que la duración continuará al ser una serie de la FX con Terriers, se queda en tierra de nadie de momento.
Eso sí Hellcats ni con un lazo de animadoras me la quedo.

manganxet dijo...

Todos creíamos que Hellcats sería un pastiche teen lleno de topicazos y bitches y no ha sido así del todo, eso es lo que ha fallado, pero aun así a mí me ha gustado y también seguiré con ella.

He intentado ponerme con Terriers pero he quitado el episodio a los 15 minutos, se que eso está mal... pero no me gustaba lo que estaba viendo y The Vampire Diares tentaba demasiado xD

LiPooh dijo...

Coincido plenamente contigo en lo que dices de las dos series. Hellcats gustará a los que les guste este tipo de series (yo soy una de ellas), pero espero como tú que la bitch mejor o aparezca una mejor.

Sobre Terriers, yo también pensé que era excesiva su duración. Le sobran como unos 10 minutos, pero los personajes me gustaron así que veré un par de capítulos más y decidiré si me la quedo.

Saludicos.

Mina Harker dijo...

Satrian, para las series tipo Hellcats yo es que soy muy débil, así que no le quedaba otra que caer. Fíjate que ni me mentí a mí misma y ya me dije que esa fijo que la veía antes de que empezara...

Manganxet, con Terriers veremos a ver qué hacen. Yo de momento seguiré a ver si solucionan lo del ritmo o no, porque el capítulo malo tampoco me pareció.

LiPooh, sobre lo de la bitch oficial de Hellcats me parece que estamos casi todos de acuerdo... Es que la que hay es demasiado sosa.