2 nov. 2010

Welcome back to Dillon

Hace un tiempo, cuando la gente me recomendaba Friday Night Lights casi hasta que acababa tan harta que ni de coña estaba dispuesta a darle una oportunidad, ni de lejos habría imaginado lo que iba a disfrutar con ella. Lo mucho que iba a querer a sus personajes, lo que iba a sufrir con ellos, y a reirme. Y, qué leches, en cierto modo, a vivir con ellos.
Jamás en la vida he sido excesivamente deportista. Y en cierto modo, eso hace que no entienda de fanatismos, que no comprenda, por ejemplo (y por quedarme aquí en casa), cómo es que mis hermanos viven tantísimo sus partidos, y su equipo (en este caso de balonmano :P), etc, etc, etc.

Por eso Friday Night Lights al principio me llamaba tan poco. Y me insistieron, vaya si me insistieron. Y yo que lo agradezco. Porque, después de pelearme con los tres primeros episodios, acabé enamorándome completamente de la serie.

Y ahora mismo hay pocas series que me atrapen tantísimo. Con las que me introduzca en la pantalla en la primera escena y no salga de ella hasta el final del capítulo, hasta que se apagan las luces. Siempre me quedo con cara de tonta al final de cada capítulo, de tan rápido que se me pasa. No me quiero imaginar cómo me quedaré cuando acabe esta temporada.

Porque esta semana pasada arrancó su quinta y última temporada. Y no voy a mentir: en cierto modo me alegro de que sea así. Claro que me da pena que se acabe, y a lo largo del capítulo ya me encontré varias veces con un nudo en la garganta pensando que esta era la última, que se acababa. Que me iba a ir teniendo que despedir de Dillon poquito a poco. Pero también me alegro de que sea una serie que no se va a estirar como el chicle y, sobre todo, que no se va a acabar de forma abrupta, así, sin anestesia. Que va a ser capaz de cerrar un ciclo e irse con la cabeza bien alta y sabiendo que ha hecho estupendamente su trabajo. Ya al final de la tercera temporada nos dejaron con la sensación de poder irse así, así que confío plenamente en ellos. Sé que pueden dejarme con un buen sabor de boca. Y sé que lo harán.

Tengo mucha curiosidad por ver qué es lo que nos preparan para esta temporada. Tal como ha empezado (de forma relativamente tranquila, pero no por ello menos intensa :P), veo despedidas, muchas despedidas, que es lo que toca. Igual soy yo, pero me ha dado la sensación de que esta temporada, más que nunca, las gentes de Dillon van a tener que aprender a vivir con algunas personas menos en sus vidas, con un pequeño vacío.

Y yo me apunto a vivirlo con ellos. Sin dudarlo ni medio segundo.

You live in Texas now. You love the game of football. You just don't know it yet.
¡Saludos!
PD: Ahora que por fin he empezado con In Treatment, estoy amando la serie. A algunos personajes los adoro, a otros los odio, pero disfruto como una enana con cada capítulo.

7 comentarios:

satrian dijo...

A mi no me chifla el futbol americano sin embargo la serie me encanta, ha sido muy emotivo el primer episodio, va a ser una temporada de reencuentros y despedidas que nos va a emocionar mucho.
Grandísima serie In Treatment, vas a disfrutar mucho con ella.

Yorch dijo...

Como dices, por un lado es un lujo que se despida ahora con un final cerrado, pero por otro la echaremos de menos.
A ver que nos hacen vivir ^^

PD: Me tienes abandonaico en el blog ^^

WATANABE dijo...

Estoy terminando la tercera, y sigo sin enamorarme de ella. ¡ojo! Me parece una muy buena serie y la disfruto, pero creo que a estas alturas ya no entrará en mi Olimpo particular de reinas catódicas tal como creía al principio.

Pieman815 dijo...

Preciosa entrada y totalmente de acuerdo.
El primero de la 5ª ha seguido en su linea, lo cual ya es decir mucho.
Se que esta serie estara siempre en un lugar de mi corazon. Me ha llegado mucho.

Gonal dijo...

¿Existe alguna serie que no veas? xD

nuria dijo...

Tenia tantas ganas de que volviera que el primer capitulo me dejo una sensación rara menos el final que me emocionó como siempre.
Una gran serie, unos actores maravillosos solo nos toca disfrutar cada minuto de esta última temporada :(

Mina Harker dijo...

Satrian, sí, me da a mí que me voy a tirar media temporada con el pañuelo en la mano xD.
Con In Treatment estoy disfrutando mucho (ahora ando empezando la 2ª semana). De momento tengo debilidad por Alex. A ratos lo mataría a collejas, pero como personaje me encanta.

Yorch, lo bueno de estas cosas es que luego, dentro de unos años, la serie se recuerda bien. Si acabaran de mala manera, el recuerdo sería mucho peor xD.
Y lo sé, lo sé, a ver si le pongo remedio. Yo quiero que me devuelvan mi tiempo libre y poder volver a leer blogs xD.

Watanabe, yo pensaba que me iba a pasar como a ti (bueno, más bien pensaba que no iba a pasar de los primeros episodios, que me llamaba nada y menos), y me acabó sorprendiendo. Anyways, como siempre, es cuestión de gustos. Siempre se adora más a unas series que a otras ^^.

Pieman815, gracias ^^. El inicio de la 5ª ha sido muy FNL, y eso es muy bueno (eso sí, mantengo que para mí la 2ª temporada de esta serie no existe :P. Y eso que, puesta al lado de otras, tan mala no es. Pero puesta al lado del resto de temporadas, no hay color). En fins, es una serie que ni de lejos me esperaba que fuera a cogerle tanto cariño, y mírame ahora.

Gonal, no te creas, alguna hay :P. Es más, hasta abandono series y todo xD.

Nuria, a mí lo que me pasa con ella es que, aunque siempre la espero con muchas ganas, al mismo tiempo es una serie muy "tranquila". Cojo, me meto en ella y me dejo llevar. Y este capítulo para mí ha sido exactamente eso.