28 de sept. de 2010

Los satélites de los Walker

Aviso, en esta entrada hay algún spoiler hasta el 5x01 de Brothers & Sisters.

La mayoría de los que llevamos unas cuantas temporadas conociendo a los Walker hemos acabado cogiéndoles cariño. Si no a todos individualmente (fijo que no soy la única que ha deseado más de una y de dos y de tres veces que a Justin lo atropellara un tren o algo), sí en conjunto, y como esa familia surrealista que son.


Sin embargo, estoy bastante segura de que si a mí me soltaran entre ellos, saldría corriendo a la primera de cambio. Y es que no cualquiera puede sobrevivir a semejantes dramas. O simplemente a esas cenas con bien de vino que se montan.

Es por eso que a los que vienen de fuera y se quedan un tiempo (es decir, cualquiera que tenga la fuerza de voluntad y valentía suficientes para arrejuntarse con un Walker) yo siempre los veo con un pie fuera casi desde el principio. Y da igual que estén temporadas y temporadas allí, que para mí siempre están a un pasito de coger y largarse. Y lo entendería, de verdad que lo entendería.

Es lo que me pasó con Joe, que por mucho que adore a Sarah, y que otros que yo me sé odien profundamente al personaje por largarse así como así, yo iba casi desde el principio pensando que el pobre hombre iba a durar lo que el agua en un cesto.
Tres cuartos de lo mismo con Julia, aunque lo cierto es que aquí la muchacha tenía razones a punta pala para largarse. Una cosa es sobrevivir a los Walker en general, y otra muy distinta es sobrevivir a Tommy en particular.

Un poco menos fuera, pero igualmente sin estar dentro del todo, vi siempre a Rebecca. Y eso que la muchacha iba con ventaja, porque empezó pensando que de verdad de la buena que era parte del clan Walker (y, por esto último, mejor no comento nada de su relación con Justin. Bastante delito tiene estar precisamente con el cansino de Justin, como para que encima todo eso partiera de que habían empezado pensando que eran hermanos. Pero bueno, decía que no iba a decir nada). Con ella, de todos modos, una vez más es lo particular (a.k.a. Justin) en vez de lo general (a.k.a. el clan de los Walker) la razón de que se vaya.
Más o menos igual me pasaba con Robert (solo que en este caso el personaje me gustaba bastante más que Rebecca, aunque emparejado con su Walker particular me gustaba igual de poco). Daba igual la cantidad de cenas familiares a las que fuera, la cantidad de dramas Walker en los que acabara estando en medio, siempre estaba un poco fuera.

Y no me espero menos de Luc. De nuevo, lo siento por Sarah, pero ya desde el primer momento en el que apareció le veía los días contados. E igual me equivoco, porque aquí sigue, pero es que estoy tan segura de que desaparecerá igual que vino...

Realmente, la única excepción entre todos los "satélites" de la familia Walker es el santo de Scotty. Porque lo cierto es que, no solo ahí sigue, sino que es el único que para mí forma parte del clan tanto como los demás.
Claro que lo de este chico es fascinante y nunca dejará de sorprenderme. Cómo sobrevive a todos esos dramas y sigue queriendo estar en medio (y siempre con la sonrisa en la boca) es algo digno de estudio.

¡Saludos!

PD: Ayer fue otro día de regresos, entre ellos de las Desesperadas. Y algo me dice que esta temporada seguiré viéndola casi por inercia. Por cierto, ¿soy la única a la que Ricardo Chavira afeitado le parece una persona completamente distinta? O.o Es más, parece como 10 años más joven O.o.
PD2: Y de Dexter solo diré que me esperaba muchísimo y no decepcionó ;).

24 de sept. de 2010

Dos comedias para los miércoles

Ya dije que esta semana tocaban agobios y estrenos. Y, si bien de momento los primeros no han sido para tanto (claro que el peor día siempre es el viernes. Pero con eso de que se reparte en varios días, pues igualmente es menos), de los segundos sí tengo alguna cosilla que comentar. Por ejemplo, de las dos comedias que arrancaron este martes/miércoles: Running Wilde y Raising Hope.


Con Running Wilde tengo que admitir que me pasó que no iba yo con demasiadas esperanzas, y que sin embargo me lo pasé bastante bien con el piloto. De hecho, me llamaba tan poquísimo el argumento que, de no ser porque tenía a Will Arnett como protagonista (no he visto Felicity (salvo algún episodio suelto), así que no digo nada de Keri Russell) y además andaba también por ahí el creador de Arrested Development, pues no le habría hecho ni caso. E incluso con esas me daba un poco de pereza, y eso que Arrested Development es una de mis comedias favoritas.

El caso es que precisamente por eso me sorprendió mucho que me lo pasara tan bien con ella, porque expectativas no tenía ninguna. Al menos positivas. Y si me lo paso bien y encima me encuentro ya de paso con David Cross, pues encantada de la vida.

Lo que me encontré fue algo así como un "¿Qué pasaría si Gob fuera hijo único?". Porque Will Arnett interpreta básicamente a su mismo personaje de Arrested Development y el propio humor de la serie va también en la misma dirección. Puesto que yo fui de las que la adoraron en su momento, encantadísima de la vida.

Así que de momento me quedo con ella, sin ponerles grandes "peros". ¿Lo malo? Que por lo visto las audiencias no acompañaron. A ver cuánto dura, especialmente sabiendo que es de la FOX.


Y en cuanto a Raising Hope... Pues otra que se nota a la legua de dónde viene, y es que el parecido con Me llamo Earl es innegable. Y aquí voy a ser mucho más breve, porque lo cierto es que no tiene demasiado que comentar.

¿Te gustó Me llamo Earl y te gustan los chistes sobre bebés, y no te molestan demasiado las series con un humor un poco escatológico? Pues entonces seguramente te guste. Si no, pues seguramente tampoco te haga demasiada ilusión.

Yo nunca he sido muy fan de Earl, pero si algún día pasa que pillo algún capítulo que no hayan repetido ya quinientas veces en Neox (difícil, bastante difícil xD), sí me suelo quedar a verlo. Porque me resulta simpática. No excesivamente relevante, pero simpática.

Y con Raising Hope, o al menos con su piloto, me ha pasado lo mismo. Simpática, sin más. De momento le he dicho que sí, pero lo más seguro es que la siga viendo hasta que me canse de ponerla a descargar cada semana, o hasta que simplemente me olvide de ella, porque tampoco me ha dicho más.

¡Saludos!

PD: Por cierto, al final he decidido abandonar Terriers. Igual le doy otra oportunidad en verano, con menos jaleo y muchísima más tranquilidad, pero de momento prefiero dejarme ese hueco libre.

22 de sept. de 2010

Hung: segunda temporada

Hung acabó su segunda temporada el mismo día que True Blood terminaba su tercera. Yo los vi el mismo día. Y, sin embargo, no he tenido la más mínima prisa por escribir sobre Hung.


Su primera temporada tampoco me pareció nada del otro jueves, todo hay que decirlo, pero sí que se me hizo entretenida. Quizá influya el que la viera toda de seguido en vez de semana a semana, con lo que, por mucho que pasaran pocas cosas, siempre da la sensación de que pasan más.

Sin embargo, esta temporada me parece que si la he acabado en vez de dejarla aparcada ha sido más por inercia que otra cosa. Por ese "ya que estamos, y que me he visto hasta aquí". Porque realmente ha estado muy lejos de entusiasmarme.

Ha tenido sus cosas positivas, no voy a decir que no, y precisamente voy a empezar a comentar por ellas. Y es que si algo ha quedado claro esta temporada es que las que llevan el peso de la serie (y las que se llevan (ya sea una, la otra o ambas) a todo lo que pueda parecerse a los fans) son Tanya y Lenore. Entre la una y sus inseguridades y locuras varias, y la otra y su bitchismo general, son dos grandes personajes. Sin duda, los dos mejores de la serie. Igual que sus enfrentamientos dan lugar a los mejores momentos de la serie.

Pero la cosa es que, si ellas dos son grandes, todo lo demás es muy poquito destacable. Puedo aceptar a Ray como protagonista, por eso de que aceptamos barco y porque como eje de todos los conflictos entre las dos fantásticas funciona relativamente bien. Por eso, claro, y no por otra cosa. Porque si la serie tuviera que sostenerse en él y su falta de carisma, mal vamos.

Con todo lo demás, lo cierto es que más les valdría haberse sacado de la manga una masacre y acabar con todos los demás personajes. Lo siento, pero no me interesa lo más mínimo Mike, lo mucho que le duelen los líos en los que lo meten y lo pobrecito y desgraciado que es. Si no hubiera aparecido ni medio segundo en toda la serie, no lo habría echado en falta.

Y si no habría echado en falta a Mike, tampoco lo habría hecho con la familia de Ray. Si una cosa no ha afectado nada positivamente a la segunda temporada, esa ha sido el tener a Jessica (¿Soy la única que piensa que lo único que sabe hacer Anne Heche es hacer de mujer histérica?) venga a dar la lata y a chupar cámara con sus dramas y sus histerismos. Y trayendo de la manita a personajes como Ronnie (qué personaje más soso, de verdad) o los dos hijos (él, por cierto, siempre me ha dado un mal rollo tremendo, con esa obsesión que tiene con su hermana), que lo único que han hecho ha sido quitar tiempo a lo interesante de la serie (Tanya y Lenore) y lastrarla de mala manera.

Así, en definitiva, la segunda temporada no me ha dejado unas sensaciones demasiado positivas. Que sí, que adoro a Tanya y a Lenore, y Jane Adams está estupendérrima, y todo eso, pero llega un punto en que me llego a plantear si merece la pena tragarse todo el capítulo nada más que por ellas dos.

¡Saludos!

PD: Tengo el capítulo de Glee aquí mismo, pero con eso de que me paso todo el día entrando y saliendo de casa, me va a ser imposible verlo tranquilamente hasta la noche. No sé cómo llegarán mis uñas.
PD2: Dudo que le dedique entrada (qué poco cuidado tengo a Chuck, con el cariño que le tengo), pero lo cierto es que la temporada de Chuck ha empezado muy bien.
PD3: BTW, con esta van 100 entradas este año. Me he superado a mí misma con mi constancia :P.

20 de sept. de 2010

Arrancando

A lo tonto, hemos sobrevivido a la sequía veraniega y ya se nos echa encima la nueva temporada. Y es que esta semana puede decirse que empieza oficialmente la temporada 2010/2011, con todo el mogollón de series arrancando sus temporadas a lo largo de estos días y uniéndose a las que empezaron el curso por adelantado.
Así que, como soy así de organizada y además me encanta agobiarme al ver todo lo que se nos viene encima (aunque haya algunas en la cuerda floja incluso antes de estrenarse y sea probable que acaben cayendo, las primeras impresiones suelen dar bastante miedito :P), voy a hacer un repaso a lo que nos presenta cada día de la semana.


Los lunes nos traerán (empezando por hoy mismo), por un lado, Boardwalk Empire, la serie nueva de la HBO que muchos esperamos con unas ganas tremendas. La semana que viene se le unirán las Desesperadas, Brothers & Sisters, Dexter y Bored to Death. En fin, unos lunes completitos y en los que la verdad es que no tengo esperanzas de que acabe cayendo alguna, puesto que la mayoría las tengo lo bastante consolidadas y me inspiran la suficiente confianza como para dar casi por seguro que seguirán conmigo, a no ser que vea el piloto de Boardwalk Empire y me parezca un bodrio, cosa que dudo.


El martes vuelve Chuck, que si nos da una temporada tan estupenda como la anterior, estaré encantadísima de la vida. Y también vuelve HIMYM. Se unen a Gossip Girl y The Inbetweeners, que empezaron la semana pasada. Y a Weeds y The Big C, que empezaron a mediados de agosto. Son unas cuantas, pero como cuatro de ellas son de episodios cortos, no me agobia excesivamente el día :P.


El miércoles vuelven los chicos de Glee. Se le unen dos comedias a las que les daré una oportunidad, pero sobre las que tengo mis dudas: Raising Hope y Running Wilde. Las tres se apuntan a hacerle compañía a la que ya volvió la semana pasada, Parenthood, que empezó con buen pie su temporada. Y la semana siguiente se les une The Good Wife. Otro día completito, al menos en principio.


El jueves será mi día dedicado casi exclusivamente a las comedias de la abc. Y es que este jueves empiezan sus segundas temporadas Modern Family (con la que al menos empezaré; luego ya veremos), Cougar Town (ídem) y The Middle (esta en principio no tiene de qué preocuparse). Se unen a las animadoras de la CW, porque de momento no tengo ninguna intención de abandonar Hellcats. Por su parte, a Terriers le daré su última oportunidad este jueves. Si no me convence, lo siento mucho por ellos, pero una serie menos me va a venir estupendamente :P.


Y en cuanto a los viernes, pues son de esos días que da miedito mirar el calendario, viendo la cantidad de series que se me echan encima (aunque en mi defensa diré que unas cuantas son comedias, con lo que duran poquito y realmente abultan menos de lo que parece así a primera vista :P). Por supuesto, tendré mi cita semanal con Shondita y seguiré fiel a Grey's Anatomy. De momento, lo mismo con Private Practice, aunque es de las que están en la cuerda floja. Le daré una oportunidad a My Generation a ver si me convence, y tres cuartos de lo mismo con Outsourced y Shit my dad says. Apoyaré a Community en el cambio de horario de TBBT (que, ya que estamos, en principio también veré, aunque mole mucho menos que Community) y seguiré con la séptima de The Office, a ver si les sale una cosa más digna que la anterior. Todas estas son las que se unen a The Vampire Diaries, que ya lleva dos capítulos emitidos de su segunda temporada, y lo que le queda a esta edición de Project Runway. Project Runway, de todos modos, suele ser de las que cuesta encontrar antes del sábado, con lo que está en el viernes casi nada más oficialmente :P.


Mucho más tranquilitos, los sábados serán propiedad exclusiva de los Winchester. Y es que al final el cambio de día de Supernatural me va a venir estupendamente, oye.

De todos modos, tanto los sábados como los domingos realmente acabarán haciendo su función de todos los años: acumular todos los capítulos que no he tenido tiempo de ver a lo largo de la semana.

¡Saludos!

PD: Evidentemente, todo traducido a días en los que suelen estar los capítulos xD.
PD2: Y sí, vistas así son una burrada, aunque lo más seguro es que más de una acabe cayendo ;).

18 de sept. de 2010

Glee: mis 10 momentos musicales

Esta semana, después de mucho morderse las uñas y conseguir que a base de repeticiones hasta mis padres sepan qué canciones han versionado sin haberse acercado siquiera a la serie (gleek que es una, qué se le va a hacer), vuelve Glee con su segunda temporada.

Y no podía yo empezarla sin haber hecho antes mi lista de canciones favoritas de la primera temporada. Porque otra cosa no, pero también adoro las listas :P. Así que, sin más dilación, aquí van mis 10 favoritas:

  • 10: Jessie's Girl (episodio 18): A lo mejor parece una elección un poco tonta. No es de las canciones que realmente llamen más la atención, pero a mí me encantó. Y de hecho es de las que más recuerdo de toda la temporada, aunque sea simplemente porque me reí un montón con la elección de canción para ese momento.
  • 9: To sir with love (episodio 22): Me gustó mucho puesta así al final de la temporada y, otra vez, les iba a los personajes y al momento como anillo al dedo.
  • 8: Like a Virgin (episodio 15): Del capítulo de Madonna es la que más me gustó, y eso que fue un capítulo que me gustó mucho, canciones incluidas.
  • 7: Defying Gravity (episodio 9): De esta no he encontrado el vídeo (bueno, no he encontrado el vídeo con una calidad pseudoaceptable), así que pongo nada más que la canción del cd. En cualquier caso, una de mis canciones favoritas y una versión que me encanta también muchísimo. Yo, eso sí, de los dos me quedo con Rachel aquí ^^.
  • 6: Rose's (Kurt's) Turn (episodio 18): Digo desde aquí que me encanta Kurt, y este fue uno de los momentos en los que más me gustó.
  • 5: Run Joey Run (episodio 17): Parecerá tontería, pero la de veces que he cantado esta canción en el coche xD. Además, el vídeo es épico como él solo. Ya lo comenté cuando comenté el episodio (creo), me recordó mucho a alguno de los mejores momentos de Popular. Y para mí eso es bueno. Y fun y pin :P.
  • 4: Total Eclipse of the Heart (episodio 17): Esta es otra de las que desde el principio tenían todas las papeletas para acabar haciendo de "música oficial que cantar en el coche". Y lo ha hecho. Y no me importa que en su momento me diera mucha pena (es que yo era del Team Jesse, faltaría más...).
  • 3: Don't Rain on my Parade (episodio 13): Entre diciembre y marzo es probablemente el vídeo que más veces vi, y es bastante posible que la canción que más veces escuché. Porque eso es irse de parón dejándonos con ganas de más, y lo demás son tonterías.
  • 2: Bohemian Rhapsody (episodio 22): Y en el segundo puesto se cuelan los chicos de Vocal Adrenaline (y a esto han estado de no acabar en el primero :P). Por sí misma ya es una de mis canciones favoritas, y la versión no solo no me espantó, sino que me gustó mucho. Ella sola y, sobre todo, al ver toda la actuación.
  • 1: I Dreamed a Dream (episodio 19): No solo porque escuchar a Idina Menzel siempre mola, sino también porque es seguramente uno de los momentos más emotivos de toda la temporada. Y porque la canción ha dado vueltas y más vueltas por mi iPod.

Así, mirándolas todas juntas, veo que la mayor parte son de la segunda tanda de episodios. Lo que también tiene su lógica, porque es cuando les dio por meter sesenta canciones por episodio.

En fins, evidentemente 10 canciones son muy pocas, y se me han quedado por el camino unas cuantas (True Colors, Maybe this Time o Vogue, por ejemplo), pero más o menos esta es mi lista. ¿Y la vuestra?

¡Saludos!

PD: Haciendo limpieza me he encontrado en un disco duro viejo el piloto de Pretty/Handsome, esa serie de Ryan Murphy que nunca salió adelante (bien pensado, el prota era Joseph "caraladrillo" Fiennes, así que...), lo mismo le echo un vistazo.
PD2: Qué malo es que la MTV emita en abierto... ¿Cuántos realities y demás programas chorras soy capaz de tragarme a lo largo del día? xD

16 de sept. de 2010

Y en el medio... The Inbetweeners


En mi manía de ir retrasando entradas, casi me veía que con The Inbetweeners me pasaba lo mismo que con Big Love, que lleva esperando (y probablemente seguirá haciéndolo, que me conozco xD) su entrada desde casi principios de verano.
Pero ya que esta semana arrancó su tercera temporada, pues qué menos que escribirla ahora, y así igual si hay suerte alguno la descubre, devora sus dos primeras temporadas tan rápido como lo hice yo, y sigue esta tercera a ritmo de emisión :P. Y tal.

No sé muy bien cómo la descubrí yo. Supongo que alguien me la recomendaría y acabaría por ahí olvidada, perdida entre las chorrocientas cosas que tengo dando vueltas por el ordenador, hasta que me la encontré y decidí darle una oportunidad.
Y así, a lo tonto, me ventilé los doce capítulos que componen las dos primeras temporadas en apenas un par de días.

¿Que qué es The Inbetweeners? Pues una comedia inglesa (más bien comedia adolescente inglesa. Esas tres palabras juntas más o menos ya tienen que dejar bastante claro qué es lo que nos vamos a encontrar), con capítulos de 20 minutos, que tira un poco de momentos de vergüenza ajena y, sobre todo, muy divertida.
Esto último especialmente en cuanto les coges el tranquillo a los personajes y sabes perfectamente por dónde van a salir en cada capítulo y en cada situación.

Su título hace referencia precisamente a lo que son sus protagonistas, inbetweeners, es decir, los típicos que están en medio. Que ni son los más populares, ni son los freaks oficiales del instituto.
Simon, Will, Jay y Neil son cuatro amigos de 17 años bastante normalitos, nada extraordinarios en absolutamente nada, ni en lo positivo ni en lo negativo, cuya máxima preocupación en la vida es perder la virginidad, conseguir que les sirvan una pinta de cerveza en algún sitio y de vez en cuando hacer como que encajan en alguna de las fiestas que se montan los nenes populares del instituto. Bueno, y en el caso de Simon, Carly, Carly y Carly (que, por cierto, está interpretada por la hija de Anthony Head).

Sus cuatro protagonistas son bastante diferentes, pero se complementan bastante bien. Ahí está Simon, al que igual las cosas le podrían ir bien de vez en cuando... si no fuera porque siempre acaba haciendo caso a alguna de las ideas de bombero retirado de los otros. Está Jay y su increíble imaginación para inventarse anécdotas sexuales. Y está Neil y su empanamiento general. Bueno, y está Will y su repelentería, que funciona estupendamente como nexo en la serie. Y entre todos forman un grupo bastante compacto que da lugar a situaciones divertidísimas.

¿Recomendable? Pues está claro que voy a decir que sí. Yo no soy mucho de acabar a carcajada limpia con las comedias (suelo ser más de que consigan sacarme una sonrisa xD), pero esta lo consigue. Con eso lo digo todo :P.

¡Saludos!

PD: Siguen tentándome malamente para ver Lost Girl. ¿Que por qué? Pues porque es una serie canadiense de género fantástico. Sí, canadiense y fantástico en la misma frase. Lo que significa, por supuesto... ¡con efectos noventeros! Y si todo eso no fuera lo suficientemente cutre como para ser una mina, le añadimos que al menos el piloto tiene diálogos malos malísimos en los que te ríes de cómo intentan colar un chiste xD. Por un lado, siempre viene bien una comedia involuntaria de estas para reírse a gusto. Por otro, tengo el calendario repletísimo. Como mucho, igual la cuelo en la noche de los domingos, que no tengo nada...

15 de sept. de 2010

Vampiros que acaban el curso...

Esta semana toca quedarse con otro de esos vacíos existenciales que se me quedan siempre cuando acaba alguna temporada. Y es que se nos ha acabado True Blood y nos tenemos que despedir de los vampiritos (y muchos derivados) hasta la próxima.
Que es verdad que no es lo mismo que otras veces, como cuando me quedé sin las Mentirosillas y sin SYTYCD de golpe y porrazo y sin anestesia, porque seguramente ahora que se me echa todo el mogollón de series encima lo agradeceré y todo. Pero de momento sigo pensando que un lunes no es un lunes sin True Blood.


En general, puedo decir ya sin lugar a dudas que esta ha sido mi temporada favorita de las tres que llevan. No recuerdo especialmente la primera, salvo a trozos, pero, aunque me lo pasé muy bien con ella, tampoco recuerdo que disfrutara tanto de los capítulos como lo he hecho con esta. Y si comparamos con la segunda, pues lo cierto es que no hay color. Pero es que a mí, por mucho que mole Michelle Forbes, la trama de la segunda me pareció un poco bastante sosa.

En esta, ya con la simple presencia de Russell Edgington la serie ganó enteros en interés. Y no es solo eso. Yo creo que esta es la primera temporada en la que puedo ver claramente que saben qué es y qué no es la serie. Y eso es algo indispensable cuando vas a hacer algo tan bizarro y surrealista como True Blood.

¿Soy la única a la que la cara y la risita de psicópata de Sssssookieh en esta escena le dieron muy mal rollo? Por no decir que me parece una crueldad total y absoluta lo que le hacen al pobre Talbot... Qué poquito glamour, por Om.

También tengo que admitir que estos últimos episodios me han decepcionado un poquito. La temporada estaba siendo enorme, y parecía que estaban preparando el terreno para un final que tenía que ser incluso más grande que algunos de los mejores momentos que nos ha dejado la temporada al completo.
Tenían los personajes para ello, y tenían una trama central que bien podría haber dado para más. Pero en el último tramo lo que ha ocurrido ha sido que ha quedado todo demasiado difuminado en ese frente.
Y las tramas secundarias también se han quedado un poco en agua de borrajas.

Además, igual soy yo, pero me dio la sensación de que, comparado con los otros finales de temporada, ha sido muy light. Me esperaba muchísima más emoción de lo que al final hubo.
Lo que no quita para que me lo pasara bien con él. Esto es True Blood, y mucho tiene que empeorar para que me llegue a aburrir.


En cuanto al capítulo en sí, diré que la trama de Jason ha acabado siendo la que menos me ha interesado de todas, y con razón. Lo siento mucho, pero me importan bastante poco Crystal y sus seiscientos hermanos/primos/futuros maridos. Claro que el ver a Jason a lo king of the rednecks tiene su gracia.

Sí que me ha gustado más cómo ha quedado la cosa entre Bill y Sookie. Es más, después de cómo han dejado a Bill, no me importa que lo mantengan en la trama, porque, odioso y cansino o no, como personaje gana enteros.

Y en cuanto al que ha sido el mejor personaje de la temporada y más o menos trama central, Russell, está claro que no querían quitarse de en medio al personaje. Y ni me extraña ni me quejo. Bastante me dolió el tener que despedirme de Franklin, no quiero perder a otra de esas minas con patas.


Sobre lo que se nos vendrá encima la temporada que viene, lo que más me llama es la trama de Lafayette. Quizá sea que es de los personajes que menos quemados veo (me vais a matar, pero en estos dos últimos episodios me ha dado la sensación de que hasta Eric empezaba a quemarse. No solo literalmente, quiero decir :P), o que el tema de los brujos me parece interesante (y está claro que por ahí va a tirar la próxima temporada).

Poquito me dice el final de Sookie, aunque si da para que la próxima temporada veamos más el mundo ese tan psicodélico que tienen las hadas, bienvenido sea. Y en cuanto a lo de Sam y su hermano... a ver quién es el guapo que se cree que le ha disparado.

Y del duelo a lo matrix entre Bill y Sophie-Anne no sé si hace falta que diga algo :P.

¡Saludos!

PD: Por cierto, lo de Jessica y Hoydt es lo que se dice ir rápido en la relación... Teniendo en cuenta que todo lo que ha ocurrido en la serie ha sido cosa de un par de meses, prácticamente se acaban de conocer y ya están viviendo juntos xD.
PD2: ¿Para qué vuelve Alcide para la finale si luego lo sacan con ropa? Mí no entiende nada...
PD3: De momento me convence el inicio de temporada de Gossip Girl. A ver cuánto tardan en hacerme cambiar de opinión.
PD4: Con eso de que ando revisionando la 4ª de Project Runway con mi hermano, últimamente a todo le digo "fierce". Soy lo peor xD.

13 de sept. de 2010

Y el invierno que sigue acercándose...

Pensaba escribir una entrada sobre The Inbetweeners, con eso de que la vi hace poco y es una de esas pequeñas desconocidas que son muy grandes. Pero entre una cosa y otra, se me ha pasado el fin de semana y ya está aquí el nuevo teaser de Game of Thrones. Y yo soy yo, y tengo que ponerlo, por supuesto. Así que supongo que The Inbetweeners tendrán su sitio algún día de esta semana...


Como ocurrió con el anterior (y supongo que como ocurrirá con los que vengan), lo cierto es que tampoco se puede sacar mucho de él. Claro que, siendo su intención el dejarnos con ganas de más, también es verdad que al menos en mi caso lo consiguen.

Eso sí, esta vez tenemos también un vídeo de detrás de las cámaras del que se puede sacar alguna cosilla más:


Sé de alguno que ya ha empezado a torcer el morro ante algunas cosas, y de aquí a que se estrene (y cuando se estrene ya ni te cuento) va a haber unas cuantas pataletas más, pero yo estoy encantada. No porque sea más simple que el mecanismo de un chupete y me conforme con un par de minutos de vídeo en los que se ven dos titadas, que también. Sino porque le tengo muchísimas ganas a la serie, y simplemente a cada mención que se hace a ella, más ganas tengo de verla.

De los vídeos y lo que se ve en ellos (para más detalle, hay capturas aquí y aquí ^^), puedo decir que sigo encantadísima con el fichaje de Emilia Clarke como Daenerys. Dany nunca ha sido mi personaje favorito (tampoco le tengo un odio tan irracional como a la cansina de Arya :P), pero bien puede ser que se convierta en mi favorita de la serie. Como siempre, las hormonas, que son las que mandan, y eso.
Aparte, me llama bastante la atención la armadura de Loras y lo simple que parece de lejos y lo elaborada que es cuando se mira de cerca. Y lo que brilla :P.

La única pega, quizá, que de momento sigo viéndolo todo demasiado oscuro. Y no sé si es nada más para los teasers y demás titadas que van sacando, o si es una estética que van a mantener en la propia serie. Si es esto último, bien puede ser para darle un aire algo más adulto, pero sigo sin acabar de verlo.

Anyways, aquí hasta que no veamos el resultado final, tampoco podemos decir mucho. Así que a esperar que toca, as always.

¡Saludos!

PD: He finiquitado la primera temporada de Better Off Ted, que llevaba siendo una de mis tareas pendientes desde que la empecé una tarde hace varios meses y se me olvidó por completo dónde había dejado el dvd donde la había grabado.
PD2: Y además me he puesto con la primera de Los Tudor por obligación materna. Sí, yo aún estoy alucinando por que mi madre me haga ver una serie. Pero el caso es que por lo visto ella quería comentar con alguien y no le parece bien que para una serie que ella quiere comentar, yo no la esté viendo xD.

10 de sept. de 2010

Dos para empezar el curso

Ayer di por iniciada mi temporada televisiva, con el estreno de dos de las series que empiezan su andadura precisamente ahora. Gente lista, esta que pone los estrenos a empezar tan pronto, digo yo. Que me pillan con las defensas bajas y dispuesta a echarle un vistazo a todo lo que se me ponga por delante... Porque, con el resto de las series aún sin empezar, no soy capaz de ver en perspectiva la que se me va a echar encima más adelante.


El primero de los estrenos es uno de los que ya sabía de antemano que iba a ver, y con el que probablemente me quedaría: Hellcats. Soy de esas personas que, probablemente, acabaría a varios kilómetros de las animadoras en el mundo real, pero dame una serie con ellas de protagonistas y tardo cero coma en preguntar dónde hay que firmar.

Como primer episodio, pues funciona relativamente bien. Hace una presentación bastante aceptable de los personajes y de lo que van a ser las tramas de la temporada, y la verdad es que yo me lo pasé bastante bien.
Con matices, eso sí. Porque lo cierto es que me esperaba algo más de mala leche, y no me la encontré. Lo que no hace que necesariamente esté mal, que ya digo que a mí se me pasó volando, pero sí que lo habría agradecido bastante.

¿A quién le puede gustar? Pues a los de siempre. Es decir: serie de la cw con un grupo de animadoras como protagonistas (por supuesto, la prota más prota es una chica pobre a la que no veremos repetir ropa (salvo el uniforme :P) ni un solo día, lista, no demasiado pro-animadoras, y a la que no le queda otra que ser una más de ellas si quiere seguir estudiando). Saber qué es lo que te puedes esperar es tan sencillo como sumar dos y dos.

Personalmente, me gustaría que apareciera por ahí alguna que otra personaja con mala leche. La que han puesto como bitch oficial se me hace muy artificial y, lo siento, no me la creo. Le falta carisma y le falta de todo (y, ya que estamos, debe tener los mismos estilistas que Jessica Szohr, porque la maquillan igual de mal). Habrá que ver.

Eso sí, de momento los personajes adultos (salvo el novio de la entrenadora, pero porque aún no he conseguido quitarme de encima la manía que le tenía al personaje que interpretaba en Buffy) no se me hacen insufribles, que suele ser lo malo de estas series. Y, sobre todo, esas cortinillas que usa son épicas hasta decir basta :P.


El otro estreno del día fue el de Terriers. Y, en géneros completamente distintos, esta es otra de las que tampoco se complica demasiado en cuanto a argumento: un ex-policía y su amigo (al que todavía veo como Rene de True Blood, por cierto :P) montan una agencia de detectives privados sin licencia. Una vez se sabe eso, puedes hacerte una idea bastante clara de por dónde van a ir los tiros, la verdad, y el piloto lo que nos enseña es precisamente lo que nos esperábamos.

Lo cierto es que a esta ni siquiera tenía planeado echarle un vistazo, pero es que yo soy fácilmente influenciable. Y, claro, empieza todo el mundo a verla, y no iba yo a ser menos. Sí, así de simple soy :P.

Y el caso es que me pareció mejor de lo que me esperaba (o, mejor dicho, me interesó más de lo que esperaba), pero hubo alguna cosilla que no me acabó de convencer.

¿Qué me gustó? La relación entre los dos protagonistas. Sus diálogos y, en definitiva, los personajes. Es decir, tampoco es que por separado sean nada del otro jueves, pero no están mal. Y, como digo, ganan enteros al juntarse.

¿Qué no me convenció? La duración del capítulo. Más o menos todo el capítulo gira en torno al caso que están resolviendo (no todo, conste), que no está mal y que, de hecho, al hacerse todo de una forma mucho más simple y menos psicodélica y llena de efectos especiales de lo que estamos acostumbrados, resulta bastante más fresco de lo que cabría esperar. Pero, de todos modos, falla en el ritmo y le sobran unos cuantos minutos. Yo a ratos me lo pasé muy bien, pero también hubo momentos en los que se me empezó a hacer un poco eterno.
Puesto que la duración de los capítulos no va a cambiar, espero que de aquí en adelante mejore un poco en cuanto al ritmo, porque de momento es la mayor pega que le pongo.

En definitiva: de momento es un sí y un no, todo a la vez. Le daré unos capítulos más a ver qué tal y, si me convence, me la quedo.

¡Saludos!

PD: Y hoy tocará empezar con TVD, a ver si no decepciona :P.
PD2: Recomendando encarecidamente ver The Inbetweeners. La verdad es que no conocía la serie y me la crucé casi de casualidad, pero me lo estoy pasando pipa con ella.

8 de sept. de 2010

Por qué tienes que ver The Vampire Diaries...

¿Cuántas veces hemos visto un piloto tan sumamente malo que nos ha quitado las ganas de seguir con la serie que sea? Muchas, ¿no? Y de esas, la cosa es que hay unas cuantas que poquito a poco van encontrando su sitio y sus modos, y acabamos cogiéndoles cariño. Yo por eso suelo darle varios capítulos de margen a casi cualquier serie que empiezo.


Con The Vampire Diaries pasa precisamente eso. Su piloto es de esos que hacen historia de lo malos que son: esos intensísimos "momentos diario", esa persona que descubrió la máquina de humo y se entusiasmó... Son detalles que fácilmente te pueden echar para atrás como hubieras empezado a verlo con la intención de tomártelo en serio.
También, claro, te puede pasar como a mí, que la temática de la serie no me llamaba nada (yo es que de vampiros, salvo los de True Blood, ya tuve bastante con mi época de devorar libros de la Rice), pero fue leer las críticas al piloto, que tan mal y tan cutre lo ponían, y necesitar verla. Como comedia involuntaria, eso sí. Porque este tipo de series, que de malas son graciosas sin intentarlo, son una auténtica mina para comentarlas y echarse unas risas.

Y así fue cómo yo empecé con ella, y como comedia involuntaria no defraudaba. En esos primeros momentos, lo cierto es que nos dio unos cuantos momentos WTF y unas cuantas risas.
Lo que ni de lejos me imaginaba era que poquito a poco y a su manera, esta serie se iba a acabar ganando mi respeto. Y que aquí estaría ahora, a dos días de empezar su segunda temporada, muerta de ganas de ver lo que pasará durante estos meses por Mystic Falls. Después de haber descubierto unas cuantas razones por las que merece la pena verla y disfrutarla.

Puede que The Vampire Diaries no sea la mejor serie del mundo, pero tampoco lo pretende ser. Y dentro de su genero, lo cierto es que es estupenda.
A su pareja protagonista se la puede criticar por muchas cosas, es cierto. Es decir, la chica con el pelo más liso del mundo y el chico con la expresividad digna de un ladrillo son la cosa más intensa (es que es el adjetivo que mejor los define a ambos :P) del mundo, y a veces se pasan de sosos, como toda pareja protagonista que se precie. Pero la verdad es que esa intensidad suya se acaba haciendo entretenida de ver. Y, oye, con todo el pseudodrama adolescente que podría haber salido de una relación vampiro-humana, incluso resultan bastante normalitos. Cosa que se agradece siempre, claro. Que una ya está hasta las narices de la adoración que siente el mundo en general por los momentos malrolleros de Crepúsculo.


Claro que si la serie girara únicamente en torno a ellos, probablemente no andaría yo esperándola con tantas ganas. El verdadero dueño y señor de la serie es Damon (Ian Somerhalder), el hermano de Stefan y malo carismático oficial de la historia. Bueno, con matices, claro. Porque a psicópata no le gana nadie (bueno, otra vez, habría que verlo :P), y sus enredos son dignos de ver, pero va a ser que al final tan tan malo no es. O sí. O, bueno, más o menos. Igual me confunde un poco el hecho de que, a lo tonto, el pobre se acaba siempre llevando palos de todas partes. El caso es que es un personaje de esos que molan, de esos que quieres que aparezcan en pantalla para ver qué es lo próximo que se les ocurre.

Tampoco es que él esté solo entre los personajes secundarios que hacen de esta serie algo a tener en cuenta, eso sí. Yo siento especial predilección por John Gilbert (David Anders), del que diría unas cuantas cosas, pero no lo haré por no meterme en spoilers :P. También la mala pécora de Katherine y sus tejemanejes y manipulaciones. O la adorable Caroline, que debe de tener una especie de imán para los problemas, pero que sigue siendo un amor. O Anna, que también es amor. O la mala leche que se saca Bonnie de vez en cuando.
Oh, y también sale Mia Kirshner, ¿hacen falta más razones para verla?

Pues como hay gente para todo e igual hay alguno que todavía no se ha convencido, voy a dar un par de razones más, que la serie las tiene.
Para empezar, no es de esas en las que los guionistas se duermen en los laureles a la mínima. No es que pasen cosas, es que pasan muchísimas cosas. Y se plantean y resuelven tramas a velocidad supersónica y dándole un dinamismo tremendo a toda la serie. Vamos, que al menos en su primera temporada, no ha pasado eso de estirar una trama como si fuera un chicle hasta que estás tan harto de ella que te importa bastante poco cómo la resuelvan.
Y eso nos lleva a la segunda y más importante, que es que no te aburres nunca. Como no paran de pasar cosas y mantienen el interés que da gusto, entretiene y engancha de mala manera. Y eso, simplemente eso, ya sería razón suficiente para darle una oportunidad. Los capítulos se pasan volando mientras te lo pasas pipa con ellos. No es que hagan falta muchas más razones.

Así que ahí queda. Si no fuiste de los que, como yo, la fueron siguiendo a ritmo USA semana a semana, ni de los que han ido cayendo poco a poco a base de insistir, y todavía no le has dado una oportunidad, aprovecha y ponte con ella. Total, una más en un calendario repleto tampoco se va a notar tanto, ¿no?

¡Saludos!

PD: Ya me he puesto al día (no es que fuera muy difícil) con Bored to Death y la verdad es que me ha gustado mucho. A mí es que es eso, me encanta ponerme retos y seguir añadiendo series a mi calendario :P.

6 de sept. de 2010

Otra más para la lista: The Good Wife

Se ve que soy una persona valiente y atrevida. Una persona que vio las chorrocientas series que llevaba la temporada pasada y pensó: "¿esto na más?".
Por eso, quizá, me dio por aprovechar para ir echándoles un vistazo a esos estrenos de esta temporada pasada a los que, por un motivo u otro, no les había dado su oportunidad.
Uno de ellos, por supuesto, es The Good Wife.


A estas alturas de la película, cuando un montón de gente ya ha hablado de ella y la ha puesto en varios altares casi de cabeza, resulta muy difícil decir nada nuevo de ella, así que poco voy a decir que no se haya dicho ya.

¿Que de qué va? Pues no nos engañemos, es una serie de abogados, con sus casos de la semana y todas esas cosas. Claro que si a mí me lo presentan así (o me ofrece solo eso) no es que le vaya a hacer mucho caso. Las series de abogados y yo nos respetamos, sí, pero tampoco solemos irnos por ahí juntitas de juerga (hagamos excepción con Shark, pero no por nada, sino porque la veía mi hermano y comentar series con mi hermano es entretenidísimo. Y porque yo por Kevin Alejandro al fin del mundo y vuelta, si hace falta :P). Vamos, que tampoco es que viva por ellas.

Pero con The Good Wife me ha pasado que me he enganchado un montón, si no desde el principio (me gustaba, pero en adorarla tardé un poquito todavía), sí desde muy pronto. Probablemente por la trama de fondo que envuelve y añade un algo a cada caso de la semana.

Vamos, que se puede ver perfectamente a episodios sueltos y, si es tu tipo de serie, probablemente te guste. Pero además tiene ese algo, que en este caso es la trama de Peter y sus tejemanejes y, en general, de la familia de Alicia, que le aporta un fondo muy interesante. Y que le da una conexión a los capítulos que las gentecillas como yo, que observamos desde la distancia los procedimentales, agradecemos enormemente.


Julianna Margulies, además de guapísima (otra de las que mejoran con los años), está impresionante dando vida a Alicia, un personaje con unos cuantos matices que no siempre son fáciles de conjuntar. Especialmente teniendo en cuenta que es la protagonista de la serie, y ya se sabe lo fácil que es coger y odiar a todo protagonista que se nos ponga por delante. El caso es que a mí Alicia me gusta mucho. Me encanta ese aire de mosquita muerta que tiene, que, como queda claro casi desde el primer momento (los primeros momentos del primer episodio son muy buenos), le hace falta al personaje, pero que es mucho más que eso. Quizá porque lo importante del caso es que es una mosquita muerta donde hace falta, es decir, en torno a Peter (y ojo, con muchos matices), porque al fin y al cabo es su papel.

Aun así, y por muy grande que sea la protagonista (que lo es), muchas veces lo que le da vida a una serie son sus secundarios. Y esta no iba a ser menos.

Es difícil no hacerse fan de Kalinda (la uno a mi lista de personajes para los que quiero un spin-off) o de Diane (enorme la Baranski, y fun y pin), que no saldrá tantísimo, pero cuando sale, se nota. Como si no hubiera nadie más en la pantalla, oye. Y, además, resulta físicamente imposible no reírse con ella cuando ella se ríe. Haced la prueba :P. Mención especial para Eli Gold, el personaje de uno de mis ídolos personales, Alan Cumming, que no sé a los demás, pero con su personaje me pasa como con el de la Baranski, que es como si hiciera desaparecer a todos los demás.

Realmente, salvo Peter, que me resulta insoportable, aunque supongo que esa era la intención, la mayor parte de los personajes de esta serie me resultan, como mínimo, simpáticos. Incluso los que así de primeras podrían pasar más desapercibidos al lado de los otros (como Will o como Logan... que diga Cary (lo mismo da, porque el personaje de Czuchry es el mismo que salía en las Gilmore :P)) son personajes que no sobran en pantalla, e incluso cuyas tramas te interesan.

En definitiva, es una serie cuya primera temporada, casi contra todo pronóstico, me ha dejado muy buenas impresiones y muchas ganas de empezar con la segunda. A ver qué es lo que nos tienen preparado, porque a mí ese final me dejó con muchas ganas de más.

¡Saludos!

PD: Oh, y los hijos adolescentes, para ser hijos adolescentes, son bastante apañados.
PD2: Aún no ha empezado la temporada y ya se me empiezan a acumular entradas pendientes...

4 de sept. de 2010

Meme: Cinco deseos para la próxima temporada

Pues bien, ya dije yo que soy la tonta de los memes. Y, con la tontería, al final no hice el de los siete pecados. Pero bueno, como esto no puede ser, y me ha gustado este otro también, me paunto al meme que lanzó Manganxet (espero que el link esté bien, que mi ordenador ahora mismo está en uno de sus momentos tontos y abre páginas de forma selectiva).

Así que aquí van mis cinco deseos para esta nueva temporada que ya se nos echa encima:

  1. Deseo que Gossip Girl deje de darme disgustos y que las bitches más bitches de la televisión me recuerden por qué me engancharon tanto al principio. Porque a estas alturas cada vez me queda más claro que es difícil que me dé por abandonarlas, después de lo que hemos vivido juntas. Y de las veces que he dicho que hasta aquí hemos llegado, pero nada.
  2. Quiero que los estrenos de esta temporada me ganen tanto como los mejores (en calidad o lo que sea, con que a mí me parezcan estupendos de la muerte me vale :P) de la temporada pasada.
  3. Ya que estamos, quiero un giratiempos, o que se inventen los días de 48 horas, o algo. Porque con los pocos abandonos que me he planteado, el montón de series que he añadido a la lista ahora en verano, y los nuevos estrenos que pienso llevar al día (al menos de primeras), me da a mí que lo voy a necesitar.
  4. Deseo que las series con cuyas primeras temporadas disfruté un montón (sí, Glee, The Good Wife, Parenthood, TVD, Community y, salvo que le dé por empeorar en lo que me queda, The Middle, os miro a vosotras) nos den unas segundas temporadas iguales o mejores, cada una en lo suyo.
  5. Y, por último, deseo que Shondita se olvide de la Heigl de una vez. Déjala marchar, de verdad, que ella no te quiere, solo te utiliza :P. Si te olvidas de ella y te olvidas de Izzie, todos te lo agradeceremos enormemente ^^.
Se me quedan unos cuantos en el tintero, pero vaya a ser que si pido de más no se cumpla ninguno :P.

¡Saludos!

PD: Consideradme otra adoradora de The Good Wife. Ahora que he acabado con su primera temporada, lo que no entiendo es cómo he podido no verla antes. Y eso que a mí las series de abogados, con cuentagotas.
PD2: Y a falta de unos pocos episodios, The Middle también me está pareciendo enorme. Sé que alguno igual se me echa encima, pero me parece, con diferencia, lo mejor de la noche de comedias de la abc. Sí, mejor que Modern Family.
PD3: Lo que comentaba ayer... De verdad, en Project Runway otra cosa no, pero hilos y agujas tienen para parar un tren... ¿Cómo es que a nadie se le ha ocurrido coserle la boca a Ivy? Qué cosa más cansina, por Om.
PD4: Y antes de que se me olvide, la foto de la entrada está justificadísima :P. Y todo el mundo debería saber a qué viene. Y fun y pin xD.