23 jun. 2012

Dance, my little puppets!

Después de unos cuantos meses desaparecida de la faz de la tierra, regreso en otro de mis mil intentos al año de retomar el blog. Esta vez, eso sí, casi que me limito a usar de excusa ese programa que para mí se ha convertido en sinónimo de verano estos últimos años, y que no es otro que So You Think You Can Dance.
Cualquiera que me conozca un poco sabrá que SYTYCD es una de mis grandes obsesiones, sobre todo últimamente. Y por últimamente no me refiero solo a estas últimas semanas, sino a todos estos últimos meses, en los que he ido viendo todas las temporadas que me faltaban, de manera que ahora me he visto todos los episodios de la versión americana (y no descarto que en algún momento de mi vida caiga también la canadiense (aunque eso suponga tener que aguantar a Blake)). En realidad explicar mi obsesión por SYTYCD es un poco complicado, porque lo cierto es que a mí nunca me había interesado especialmente el baile hasta que decidí darle una oportunidad al programa. Y, sin embargo, y a pesar de que es uno de esos programas en los que o entras y te haces fan, o lo odias profundamente, me enganchó completamente y aquí sigo.

Y la cosa es que, después del maratón que me he pegado, cualquiera diría que habría acabado hasta las narices y sin muchas ganas de seguir (especialmente teniendo en cuenta que las últimas temporadas que vi fueron la 5ª y la 6ª, que en general y salvo notables excepciones, me parecen bastante flojillas), pero no. De hecho, creo que este año empiezo la temporada con muchas más ganas que el año pasado. Y es que igual soy yo, pero la temporada promete. En general.

Vistas las cuatro semanas de audiciones ya había unos cuantos que me habían llamado la atención. Por ejemplo, en las audiciones de Los Angeles estaban Eliana (también conocida como la Pole Dancing Ballerina) y Cole, y sé que ambos han llegado al menos hasta la Green Mile. También me gustaron bastante Megan Branch y, en menor medida, Danielle Dominguez (a.k.a. Bacon Girl, a la que tuvimos que decir adiós injustamente en Vegas). Ya en Vegas me gustó mucho Janelle, aunque su audición no me había dicho más. Claro que, si alguien se ha convertido en mi obsesión particular en Vegas (aunque ya me gustó su audición, a pesar de que sigo pensando que ese final no era intencionado) ese ha sido Chehon.



Claro que aquí es donde empiezo a ponerme paranoica perdida y me echo a temblar. Con lo que hemos visto y con la edición que le han dado, cualquier otro año estaría segurísima de que entraba. Pero esta temporada tenemos dos ballet boys por ahí dando vueltas (él y el Daniel Baker (el aussie amigo de Alex que no es que me pareciera horroroso, pero sí que me pareció peor que el suizo. Aunque tengo que admitir que me fascina eso de que decidiera hacer ballet porque era la única manera que tenía de ir a América O.o)), con lo que no las tengo todas conmigo, y preveo un "there's only space for one ballet boy this season", situación en la que Daniel lleva las de ganar de cara al programa, porque aunque sea, #inmyopinion, peor bailarín, es más simpático de cara a las cámaras, y se presta más a seguirles la corriente.
Algo parecido, pero en sentido totalmente contrario me pasa con Witney (a.k.a. Little Miss Braces) y Lindsay (una pena que, según tengo entendido, el chico con el que hizo la audición fuera menor de edad, porque me pareció bastante mejor que ella. Es decir, le presté bastante más atención a él que a ella, y eso en ballroom es raro de narices), ambas de ballroom, ambas amiguitas y ambas han dado clase con Chelsie. En otras temporadas diría que llevan escrito en la frente que van a ser las dos últimas de la Green Mile, cuando queda solo un puesto y solo una de ellas pasa, pero bien puede ser que acaben entrando ambas (que va a entrar al menos una ni lo dudo, igual que no dudo que va a entrar al menos uno de los ballet boys).
Claro que si hablamos de tejemanejes varios de los productores, no puedo no comentar que el episodio de Vegas bien pudo haberse titulado algo así como "La Fascinante Historia de Superación de Alexa y Cyrus". O "Todo Sobre Alexa y Cyrus". O algo así.

















Y es que ella fue la chica a la que decidieron hacer llorar para darle una historia. Y cuando digo que decidieron hacerla llorar quiero decir que se dedicaron a lanzarle una crítica detrás de otra hasta que consiguieron que llorara, momento en el que mágicamente decidieron que ya tenía una personalidad. Que, ojo, las críticas que le hicieron las entiendo (no quiero dancing robots, gracias), pero llegó a un extremo ridículo. Sobre todo porque a la segunda vez que apareció ya estaba hasta las narices de ella, y me da pena, porque su estilo no me disgusta (es algo distinto al de la mayoría de las chicas de contemporáneo y, si además coreografió el solo de Megan, puede tener solos muy interesantes), pero van a convertirla en la Ryan de la temporada, y ahí ya me han perdido. 
En cuanto a Cyrus, tengo que decir que adoro su actitud, y que se lance a todo sin protestar y lamentarse (como hacen MUCHOS a la primera de cambio), pero esa manera en que le pasaron la mano tan exageradísimamente no me gusta nada. Es decir, no hizo ni una sola ronda bien, y aun así estoy segura de que va a acabar en el top 20 (también estoy segura de que Alexa va a acabar en el top 20). Y mucho me temo que nos vamos a encontrar ante un nuevo Cedric o un nuevo José, en vez de un nuevo Twitch.

Para terminar, no puedo olvidarme de los auditioners repetidores y que se quedan por el camino sin llegar nunca al top 20. Porque, por ejemplo, tengo claro que no voy a llorar por la eliminación de Adrian, que en la 7ª temporada no me cayó mal, pero en su audición este año me resultó muy molesto, y además me recuerda a un pájaro gigante, y me resulta muy perturbador verlo bailar. Pero en cambio ver al pobre Teddy Tedholm (sus audiciones (que podéis ver aquí y aquí) me encantan siempre. En el último vídeo, por cierto, se puede ver lo que da para uno de los mejores drinking games del programa, que es Adam pensando en cachorritos abandonados para conseguir llorar) ser eliminado OTRA vez (y encima lo elimina el inútil de Tyce. Es como que encima de eliminarlo le escupan) te parte el corazón. Tanto que, de verdad me encantaría verlo alguna vez en el top 20 (si hay alguien que se lo merece, es él), pero que espero por su bien que ni se le ocurra volver a presentarse. Y lo mismo puedo decir de Arielle Coker (lo único malo de esa audición es la existencia de Tyce), a la que este año ni siquiera se han molestado en sacarla, y eso que a Las Vegas sé que llegó (vía audiciones de Los Angeles. Demasiada atención le presto a estas cosas, I know). En este grupo meto también a Brandon Dumlao (para los que no lo sepan, es el que sustituyó a mi Billy en la 6ª temporada después de que tuviera que abandonar el programa, para que lo eliminaran la misma semana en la que entró), porque me quedé alucinando con que siguiera presentándose a estas alturas, cuando está claro que, a pesar de lo que dijera Nigel, no van a volver a meterlo en el programa.

Pero bueno, aparte de mis lloriqueos por Teddy y Arielle, y del miedo que tengo por que me eliminen al suizo, ya digo que esta temporada tiene una pintaza tremenda. Habrá que ver cómo le sienta eso de no tener results, y ver si se ponen las pilas y consiguen al menos mantener audiencias... o al menos mantener unas audiencias lo suficientemente decentes como para que no les dé por cancelar el programa. Porque a ver qué iba a hacer yo sin SYTYCD.

¡Saludos!

PD: Jugar a los seis grados con SYTYCD es entretenidísimo. Claro que con eso de que todos conocen a todos y han trabajado con todos, casi siempre sobran eslabones.