26 nov. 2012

(Falta de) Luces, cámara, acción!

No sé muy bien por qué, pero de un tiempo a esta parte, ocurre una cosa muy curiosa en todas estas series en las que hay personajes femeninos relacionados con el mundo del espectáculo. Ya sean relacionadas con el mundo de la música, ya sean actrices o ya sean las que venden entradas mientras sueñan con cantar (o algo así), el universo ha decidido coger el clásico "chica buena e inocentona contra la mala de turno con motivaciones mucho más oscuras y de vuelta de todo" y llevarlo al extremo más ridículo. ¿Cómo? Pues de una forma tan sencilla como igualando la idea de "chica buena" con "chica con un serio retraso que impide que cualquier persona con dos dedos de frente le deje salir sola a la calle".

Esto es algo que me llamó especialmente la atención por primera vez la temporada pasada con Smash, que utiliza ese arquetipo para construir completamente (sin añadirle absolutamente nada más, vaya a ser que el personaje tenga algo de profundidad) el personaje de Karen Sue (no sé si lo he dicho por aquí alguna vez, pero por si acaso lo digo: sí, ya sé que se llama Karen, pero su condición tan obvia de Mary Sue me obliga a llamarle Karen Sue. Suena mucho más natural). La desesperación de los guionistas por transmitir una imagen de bondad e inocencia a través del personaje hace no solo que resulte completamente artificial y poco creíble, sino que directamente la hace parecer absolutamente tonta. Una cosa es ser inocente y otra muy distinta es no tener ni la capacidad de razonar que podría tener un crío de dos años. Lo cual resulta además especialmente chirriante cuando, de nuevo en su intento de convertirla en un pobre y frágil corderito que debe de ser un regalo del cielo, justifican que ella misma crea que es su derecho de nacimiento ser una estrella así porque sí, y no entender que el mundo en general no tenga por qué pensar así. Con lo que al final no solo es tonta, sino que además queda como una cría con el egoísmo típico de los niños pequeños, y estamos peor que al principio. Porque si no tienes un personaje bien construido, si le faltan matices por todas partes, pero además ni siquiera has conseguido dejarla en el arquetipo básico que buscabas al principio, muy mal estás haciendo tu trabajo.

Pero no es solo Smash la que sufre de este problema. Esta temporada hemos vuelto a ver algo parecido en uno de los estrenos de este año, Nashville. En esta serie, el personaje de Scarlett es de lo más chirriante que he visto en mucho tiempo, y hablamos de una serie que ya de por sí está repleta de elementos chirriantes (aunque también alguno que hace que en general me entretenga. Pero bueno, de eso ya hablaré otro día). Porque lo que hacen con ella es acompañar esa sensación de bondad boba que queda plasmada en todas sus acciones y en su actitud, muy similar a la de Karen Sue, con una mirada completamente vacía. Y ya si añadimos ese acento tan fallido (las series de este tipo deberían considerar que, si sus actores no saben hacer bien un acento y no son capaces de compensar con otra cosa, igual sería mejor dejarlos con el acento que les dé la gana y justificarlo cambiando el origen de los personajes. A la larga merecería la pena), dan ganas de coger a la chica por los hombros y zarandearla un poco a ver si así se arregla. Otra que no se libra esta temporada, por cierto, es Glee. Ya, ya sé que no es precisamente una serie en la que los personajes sean algo especialmente bien construido, pero como una de las nuevas, Marley, encaja perfectamente en esto que comento, merece la pena añadirla también. Porque me vais a decir a mí en qué cabeza cabe no ser capaz de utilizar un peso si tanto te preocupa y te extraña que de repente la ropa empiece a no caberte. Aparte, que si su madre sabe cuánto peso ha perdido en los últimos días, digo yo que en su casa saben para qué sirven esos aparatos... Lástima que no le llegue para hacer la asociación lógica de ideas.

Además, como también suele dar un poco de miedo crear personajes que de entrada no van a permitir que el público sea capaz de empatizar mínimamente con ellos, se produce un contraste tremendo entre estos personajes artificialmente buenos y tontos, y la supuesta "mala" de la película, a la que en el largo plazo le van a ir dando matices para evitar que sea simplemente mala (incluso aunque la construcción de estos personajes tenga también algunos fallos). Matices que habitualmente yo suelo ver antes de que los añadan de forma oficial, claro, pero esa es otra historia.
En fin, que yo soy muy de ir siempre con los personajes "incomprendidos", los que no nos plantan como los buenos de la película. Pero echo de menos los tiempos en los que los buenos tenían algún matiz que me hacía al menos respetarlos un poco.

¡Saludos!

PD: En realidad lo de buenos tan simplones es algo que podría aplicarse a más tipos de series, pero me limito a estas para no escribir un libro de unas mil páginas.
PD2: A ver si saco tiempo un día de estos para escribir una entrada que tengo pendiente sobre IASIP, que con lo genialérrima que es, vergüenza me da lo poco que hablo de ella por aquí.

7 comentarios:

Diego Martínez Fernández dijo...

Amo lo retrasada que es Marley, que además se cree que Kitty es su amiga del alma aunque la otra sea menos sutil que una estampida de elefantes.

Lo de Karen de 'Smash' también clamaba al cielo, lo de ella, lo de su novio, lo del personaje de Debra Messing de cuyo nombre no me acuerdo (y su marido, y su amante, y su hijo). Esa serie es un festival de idiotas.

De 'Nashville' sólo he visto los dos primeros episodios y no sé si seguiré, pero la tal Sccarlett esa que mencionas ni idea de quién es.

Muy fan de esta entrada.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Javi dijo...

No estoy muy de acuerdo en tu interpretación del personaje de Karen Cartwright. Es un personaje extremadamente inocente y cándido y bueno, pero creo que también en esos tipos de personajes reside profundidad. Claro que va a tener matices, y seguro que se ven en la segunda temporada, pero no por haber sido coherente en la primera temporada se puede decir que los guionistas no saben lo que hacen. Es muy injusto.

Dices que es artificial y poco creíble, porque quizá no conozcas a gente así y de ahí que no veas lo verosímil que puede ser. Quizá tampoco empatices, por tu forma de ser, con personajes así (y de hecho lo reconoces al final que te interesan más los personajes "incomprendidos"). Resulta curioso que comprendas a los incomprendidos y sin embargo, Karen es "incomprendida" por ti.

Y digo esto porque luego le achacas un egoismo por creer que es su derecho ser la estrella. He visto la primera temporada y nunca me ha trasmitido que piense que sea su derecho (eso lo cree Ivy), sino que más bien es su deseo, su sueño. Creo que confundes ambición con sueño. Ivy sí es ambiciosa y haría lo que fuera por conseguir su objetivo, mientras Karen es novata y por tanto, tiene la candidez del recién nacido (el recién llegado al mundo, en este caso al mundo del espectáculo y todo es una metáfora) que aun cree que la recompensa la obtendrá si la merece y que el karma te devuelve lo que das.

No me quiero extender porque no es un reproche sino que sólo te expongo mi punto de vista por si te sirve para re-leer el personaje.

Por ejemplo, noto a faltar el, para mi mayor y más representativo personaje en este sentido: Blanca de Once Upon a Time. Su versión de cuento es el de una guerrera que se mueve como pez en el agua por el bosque. Sin embargo, su personaje en Storybrooke es de una candidez empalagosa. Blancanieves era empalagosa en el cuento y sin embargo es ahí donde la han transformado hasta hacerla irreconocible.

Nashville no la he visto y no puedo opinar. De Glee voy atrasado, pero la estereotipación en extremo de los personajes en Glee es parte de su encanto.

Un saludo

BabyCatFace dijo...

Diego, luego dirán de Brittany, pero esta es peor.
Y de acuerdo con lo de Smash. A mí me encantó (a su manera), pero eran todos más cortos que las mangas de un chaleco. Y precisamente por eso que Karen destaque tanto tiene tanto mérito.

BabyCatFace dijo...

Javi, no he visto Smash desde que acabó la temporada, así que no tengo los episodios demasiado recientes, pero mientras vi la serie (y la comenté, que otra cosa no, pero es de las series sobre las que no callo en twitter cuando la veo) recuerdo ir comentando muchos momentos en los que lo de Karen solo se explicaba por ser muy tonta, profundamente egoísta o una combinación de ambas. Que yo recuerde, por ejemplo, la manera en que trataba al novio, indignándose cuando ella y su papel no tenían prioridad en todo, pero luego dejándolo plantadísimo sin dar explicaciones, me pareció bastante egoísta y muy de sentirse el centro del universo. O cuando se va con ¿Derek? (no estoy segura de si se llamaba así, pero el personaje de Jack Davenport) a hacer su versión de la obra por su cuenta y a espaldas de los otros dos, o es muy tonta, o simplemente no tiene ningún tipo de capacidad para entender a los demás (o no le interesa), porque esa actitud de pobrecita inocente que no tenía la culpa de nada porque no se enteraba de nada después no tiene otra explicación. Y luego están ya los detalles tontos, como que sea capaz de ir a cantar a un Bar Mitzvah sin saberse el Hava Nagila. Primero, porque es como irse a cantar a una fiesta de cumpleaños sin saberse el cumpleaños feliz, con lo que si no se le pudo ocurrir a ella sola que podía hacerle falta, mal vamos. Y segundo, porque si no se lo sabe (difícil, porque todo el mundo lo ha escuchado alguna vez), tampoco es tan difícil aprendérselo, que no lleva más de un par de minutos si no se te da muy bien memorizar. Y así cosillas que se iban repitiendo a lo largo de los episodios.
Lo del sueño de Karen y la ambición de Ivy me parece que simplemente lo vemos de manera distinta de base. Para mí la diferencia entre una cosa y otra está simplemente en la actitud con la que cada una ve lo que hace. Ivy sabe que no le van a dar nada por su cara bonita, mientras que Karen asume que sí (y ojo, que realmente es así, porque en la serie todo se lo dan a ella sin mostrarnos una sola razón por la que de verdad lo merezca. No tiene mejor voz, no es más guapa, no es más expresiva (especialmente esto, a no ser que mantener la boca abierta de forma continua sea una muestra de expresividad), no es ni hace nada que se pueda considerar extraordinario en ningún sentido... y sin embargo la tratan como si fuera lo mejor que le ha ocurrido a Broadway en años). Realmente una es tan buena o mala persona como la otra, con la diferencia de que Karen asume que es una santa (y por tanto todo el mundo le debe un favor), mientras que Ivy simplemente actúa de forma más coherente, y si hay que cruzar alguna línea, no está de más admitirlo, en vez de hacer como que no ha roto un plato en su vida.
De lo de OUAT no dije nada porque quería centrarme en este prototipo de personaje, que tiene más que ver con la música, el teatro y demás. Pero vamos, que la idea no es muy distinta. De todos modos, OUAT es como un universo donde todo funciona al revés. A mí me fascina por los mensajes tan perturbadores que manda (empezando por justificar unos egoísmos y crucificar otros (porque la idiotez del amor verdadero da igual a quien te lleves por delante es una excusa tan egoísta como cualquier otra), no asumir responsabilidades ni a la de tres (al fin y al cabo, en caso de duda hay que culpar a Regina) o lo de que los padres adoptivos no son nada ni pintan nada, que al fin y al cabo no son padres de verdad). Pero bueno, que me voy del tema y tampoco es plan.
Y en cuanto a lo de Glee, más que usar estereotipos, que también, lo que tiene es que los van usando de forma aleatoria según le apetece a Ryan Murphy (de ahí por ejemplo que Dianna Agron haya interpretado a unos 700 personajes con el mismo nombre a lo largo de las temporadas). Y conste que no se lo echo en cara, que yo me lo sigo pasando muy bien con la serie, pero me hizo gracia en el caso de Marley porque no me costaba nada imaginármela como la versión adolescente de Karen Sue.

Javi dijo...

Jajaja, te has quedado agusto eh!^^
Piensa que es un musical sobre Marilyn y por ello se enfoca así a los personajes femeninos de esta serie que al fin y al cabo intentan ser reflejos de las distintas personalidades de Marilyn: la sexy y la inocente y cándida. [Por cierto, a mi Karen sí me parece más guapa que Ivy y tampoco creo que todo el mundo sepa cómo van los Bar Mitzvah y sin embargo sale más que airosa]. En fin, que me queda clara tu visión y espero haberme sabido explicar porque no pretendo convencerte ni contradecirte, pero yo creo que tal y como están creados los personajes están más que bien. Y ojo que no soy un fan sin sentido crítico. Simplemente creo que la distinta versión de la vida nos hace valorar/menospreciar distintos aspectos y detalles de las series :)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.