19 ene. 2010

Los 100 de HIMYM

La semana pasada HIMYM emitió su capítulo número 100. Como últimamente HIMYM es una de esas series que me tomo con bastante calma, tardé un poco en ponerme a verlo. Y por culpa de exámenes varios y líos de apuntes, no he podido dedicarle una entrada hasta ahora.

No voy a mentir: no me uno al montón de gente que últimamente sale hasta de debajo de las piedras criticando HIMYM y el bajón que ha pegado. Lo que no quiere decir que, pues eso, no me la esté tomando con más calma últimamente. Aunque me gusten sus capítulos y en general se me pasen volando. Es simplemente que al principio, y probablemente hasta que se acaban asentando del todo, cojo las series de forma bastante obsesiva, (Glee, ¿alguien? :P). Si después sobreviven, me siguen encantando y las disfruto igualmente, aunque con más calma. Si el subidón del principio no se mantiene, poco a poco van desapareciendo. Y las hay que ni siquiera el que sean series nuevas les sirve de nada, que tendré poco criterio, pero preferiría no tener que ver más FlashForwards de la vida.



El caso es que a lo mejor es mi culpa, por ver HIMYM como una serie más, entretenida y con buenos momentos. En ese sentido, además, debo admitir que bastante regular (en el buen sentido, no en el malo), con lo que no, no soy capaz de ver ese gran bajón que dice todo el mundo. Es decir, por supuesto que tiene episodios bastante sosos, pero es que esos episodios llevan ahí desde el principio, salteados entre otros simplemente épicos. Igual ocurre en esta temporada que, por cierto, a mí me está gustando precisamente algo más que la anterior. Pero lo dicho, igual es que yo soy la rara.

Teniendo todo eso en cuenta, la serie sigue dando unos episodios la mar de simpáticos. Quizá no tan repletos de momentos épicos como al principio, pero creo que eso era algo que se podía anticipar ya desde entonces. Al principio, y es lógico, explotaba al personaje de Barney, que era prácticamente LA razón para ver cualquier episodio. Barney era (y es) un gran personaje, y Neil Patrick Harris un actor al que adoro muchísimo. Lo que no quita para que tuviera todas las papeletas para sufrir un cierto desgaste conforme avanzaran las temporadas y las tramas y se fuese exprimiendo. Ahora mismo sigue dando algún momento muy bueno, pero al menos a mí me pasa que ha llegado a un punto del que creo que ya no se va a mover mucho más. Mientras se mantenga ahí, no me quejaré, sigue sin ser mal personaje, pero no da nada nuevo. Y es que en cualquiera de los últimos episodios, precisamente Lily, a la que me costó bastante pillarle la gracia, le roba el protagonismo continuamente, al menos en lo que a mí respecta.

Pero, como digo, no creo que necesariamente todo esto la convierta en una mala serie (y, por Om, mil veces mejor que el bodrio de Two And a Half Men, que ya he intentado verla hasta después de venir de juerga, a ver si así entraba mejor, pero no, me parece infumable y no hay nada que vaya a hacerme cambiar de opinión). Toda esa sobreexplotación de los personajes y sus situaciones va muy relacionado (básicamente es lo mismo, solo que con el tema), con la excusa de la serie. Con la madre, por supuesto.

Una de los argumentos que saca la gente cuando critica HIMYM es que no hacen más que darle vueltas al dichoso temita. Que si ahora sale la amiga, que si ahora el paraguas, que si ahora esto, que si ahora lo otro... pero que nunca lo van a decir, pues se acabaría la serie. Y yo digo... Ya, bueno, ¿y? A mí la verdad es que la madre es lo que menos me importa de HIMYM. Quizá sea que tampoco quiero andar buscándole tres pies al gato y me conformo con que me entretengan y con que metan algún guiño curioso de vez en cuando.



¿Que ha empeorado desde el principio? Pues puede, no lo sé. La verdad es que los capítulos del principio ahora mismo los tengo bastante olvidados, así que no sabría decirlo exactamente. Pero es que yo creo que lo que debería tenerse en cuenta es que por narices tenía que sufrir un desgaste importante, en los personajes, las tramas y los guiños varios. Cinco temporadas son muchas temporadas para mantener unas bases tan reducidas como las que son necesarias en una sitcom. O si no, y sin intentar hacer comparaciones, porque Friends sigue siendo, al menos de momento, mi sitcom favorita, que levante la mano quien opine que en la segunda nunca jamás se notó el desgaste de absolutamente todos los personajes a medida que avanzaba la serie (sin ir más lejos, a mí Ross y Joey me resultaron bastante insufribles ya antes de la quinta temporada muchas veces, a pesar de que en conjunto la serie me gustase). Pues eso.

Pero bueno, que me voy del hilo, que yo quería hablar del episodio 100 (al menos un par de líneas xD) y al final estoy hablando de cualquier otra cosa. Claro que quizás de eso se trata. No puedo resaltar el episodio 100 por encima de los demás, ni por debajo, ni por ninguna parte, porque en líneas generales para mí sigue siendo una serie muy regular (altibajos incluidos, coñe :P).
Sí tuvo sus diferencias y sus "eh, este es el episodio número 100, a ver si se nota". Volvieron a hacer un episodio casi completamente centrado en Barney y sus idas de olla particulares. Y estuvo correcto, sin más.



Claro que no podían hacer un episodio 100 sin su algo especial (y más teniendo en cuenta que esta es una serie que ya de por sí, y sin episodios numerados concretos ha tenido unos momentos especialmente memorables). Y ahí está su momento musical, del que no pondré vídeo porque vía YouTube solo se pueden poner mirrors y me resulta bastante mareante, pero que supongo que ya habrá visto todo el mundo.
Y lo tengo que admitir, a diferencia de Casciari, con el que tiendo a coincidir en nada y menos, todo sea dicho, a mí me ponen un número musical y ya me tienen ganada totalmente. Aunque sea simplemente por esa última parte del episodio, para mí mereció la pena. Y fun y pin.

Y hasta aquí mis desvaríos (bastante inconexos, además) sobre HIMYM.

¡Saludos!

PD: Sin irme del todo del tema, comento un par de cosillas sobre NPH. Por un lado, la semana que viene estará de jurado invitado en Idol (esta semana estará Kristin Chenoweth, por cierto). Sí, esta edición la estoy viendo, así de mal estoy. Pero es que sabiendo que la gran Ellen estará en el jurado y que es la última temporada de Simon Cowell, no me la podía perder. El caso, que vuelvo a desvariar, que la semana que viene andará NPH por ahí.
Y, por otro lado, también andan intentando que participe en uno de los nuevos episodios de Glee. Más concretamente en el dirigido por Joss Whedon (OMG, Glee, Joss Whedon y NPH en el mismo capi *_____*). Aún no es seguro, porque la CBS, donde se emite HIMYM tendría que dar su aprobación. Al menos, al ser ambas producciones de la FOX, esa barrera se la quitan de en medio. Yo, por mi parte, ando con los dedos cruzados, a ver si hay suerte y no les ponen muchas trabas, porque la verdad es que me encantaría.
PD2: Y ya sí, totalmente fuera del tema, esta noche me veré el piloto de Life Unexpected a ver si merece la pena. Supongo que más adelante comentaré algo, aunque ya veré cuándo, que sigo sin tener ni idea de lo que es el tiempo libre.

2 comentarios:

Viktor Stark dijo...

Eh, que HIMYM sigue siendo una pedazo de serie. El principio de la ultima temporada se noto un bajon, pero vamos, la levanto Barney solo con su "The Playbook", uno de los pocos episodios de cualquier serie que veo mas de 6 veces...

Mina Harker dijo...

A mí ya digo que no me parece que haya pegado tanto bajón. Sí que es verdad que esta última temporada ha tenido menos continuidad y unos cuantos capítulos autoconclusivos más de lo normal, pero yo sigo sin verla tan sosa como dicen otros...
Pero vamos, tampoco es que sea mi serie favorita. Me lo paso bien con ella, pero me lo paso mejor con otras...