10 ene. 2010

Y vuelta a empezar

Hoy iba a poner a caldo a otra tanda de personajes insufribles. Iba a incluir a Caroline, de Dollhouse, que siempre me ha parecido una petarda. El problema es que después del capi del viernes (por cierto, buen capítulo… ¡Y Whedon lo ha vuelto a hacer! ¿Qué tiene este hombre en contra de la felicidad? No es que me vaya a quejar, que me pilló por sorpresa (seh, así de simple soy, que me veo venir el final pero la escena típicamente Whedon no me la veo venir) y me encantan estas cosas… Pero no me gusta que hagan sufrir al pobre Topher. Que luego el pobreto se rompe y da mucha pena…), la chiquilla no me cae tan mal. Con lo que voy a dejarlo para más adelante, mientras decido si Caroline me cae bien o mal.

En fin, se acabaron las vacaciones. Mañana ya toca volver a estar en pie antes de las 7 de la mañana. Y, si bien eso es obviamente malo, algo bueno tenía que tener. Por eso, al menos me puedo conformar con saber que por fin acaba el parón navideño. Que no sé si lo había dicho ya, pero odio los parones con toda mi alma.

Ya esta semana volvieron mis dos series del domingo. Por un lado, Brothers & Sisters, con más de lo mismo y un intento desesperado de redimir al petardo de Ryan. Y es curioso, porque han conseguido que, si bien me sigue pareciendo un petardo, al menos lo comprendo levemente. Y, por otro lado, volvió Desperate Housewives. La verdad es que este capítulo tampoco lo esperaba con tantas ganas (después de las mil pistas que coló el propio Cherry, estaba bastante claro quién vivía y quién no), pero resultó ser un capítulo bastante emotivo. Me sobraba, como siempre, la imbécil de Susan, que ni siquiera sé qué leches pintaba en toda la trama. Pero eso lo compensaron con la pedazo de trama de Lynette (estupenda Felicity Huffman). A mí además me gustó bastante la trama de Gaby. Y la de Bree, pues a ratos (no los perdono por dejar vivo al cansino de Orson, pero algo es algo).
El miércoles volvió Cougar Town, que ha sabido hacerse su hueco (la serie es lo que es, y por eso mismo se hace entretenida). Esta semana, además, venía con Lisa Kudrow de la mano (tengo la teoría de que todo ha sido cosa de Courteney Cox para dejar ver lo estupendísima que está ella, porque en comparación gana por goleada :P). Y ese mismo día volvió Modern Family, con más de lo mismo. Me gusta esta serie, pero es eso, más simple que el mecanismo de un chupete. También Friday Night Lights reapareció en pantalla. En un capítulo que se centró mucho en Julie y Tami, cuya relación, por cierto, cada día me gusta más (claro que me encanta en general toda la familia. Y si no, que levante la mano quien no viera en ese principio del capítulo una escena normal y corriente en casa… ¿Nadie, no?).
El viernes, por su parte, volvió Dollhouse en su tramo final. El capítulo, como los anteriores, me pareció estupendo (no a la altura de The Attic, pero igualmente muy bueno). El giro final se veía venir, simplemente por un asunto de coherencia interna. Pero precisamente por eso estuvo bien, porque no nos tomaron por tontos. Y por Bennet (*heart* Summer Glau *heart*). Y por las palabras al final de Topher a Ivy (¿he dicho ya que adoro a Topher?). Y… pues por el momento Whedon, claro. Qué miedito me da Epitaph Two, porque Victor/Anthony y Sierra/Priya tienen todas las papeletas para no tener un happy ending (a ver si me equivoco).

En cualquier caso, si bien han sido las primeras en volver, no son las únicas (de las que sigo yo, repito). Esta noche vuelve Chuck, después de ese pedazo de final de temporada, con doble capítulo. Y no es todo, porque mañana habrá otro. Tres capítulos de Chuck en dos días, oh yeah.
Mañana vuelven The Big Bang Theory y How I Met Your Mother. Esta última viene con su capítulo 100 y cierto número musical, por cierto, así que le tengo muchísimas ganas.
El jueves vuelven Private Practice y Grey’s Anatomy con un crossover que tengo bastantes ganas de quitarme de en medio (Shondita, puedes pasear a Addison por el Seattle Grace, pero no intentes mezclar tramas, por favor, que no funciona). También es el día de vuelta de Community que, poco a poco y sin hacer ruido, se ha asentado como una de las comedias que espero con más ganas cada semana (me parece menos tramposa que Modern Family, por ejemplo, lo que le da bastantes puntos). Y eso que me costó pillarle el punto. Pero ahora mismo me declaro fan incondicional de sus personajes, sus tramas y sus surrealismos varios.
El 18 de enero le daré una oportunidad a la nueva serie de la CW, Life Unexpected, que tiene pinta de ser un intento de volver a pillar series más del estilo de la WB. No es que tenga un punto de partida excesivamente original, pero lleva buenas críticas y tiene pinta de ser simpática y menos frívola de lo que viene siendo la marca de identidad de la CW, con lo que yo desde luego me la apunto a ver.
El 21, también de la mano de la CW, vuelve The Vampire Diaries, mi comedia semanal de 40 minutos y sin risas enlatadas… ¡con Mia Kirshner! Conclusión, yo desde luego no abandono la serie. Y, por supuesto, vuelven también los hermanísimos Winchester en Supernatural. A ver si en lo que queda de temporada me hacen caso, les da por obrar milagros y me traen a Papi Winchester aunque sea para un capítulo. Mientras tanto, me tendré que conformar con Cassie y Lucy. Ese mismo día vuelve en la NBC The Office, cuya sexta temporada está subiendo el nivel respecto a la anterior. De momento ha tenido unos cuantos momentos bastante épicos.
Tengo entendido que el 27 vuelve Skins con su cuarta temporada, pero tampoco lo tengo demasiado claro. En cualquier caso, de aquí a que empiece fijo que me entero de la fecha.

Y llegamos a febrero. Como medio planeta sabrá ya, Lost empezará su sexta temporada con un capítulo doble el 2 de febrero. Lo que habrá que ver es si aquí en España mantendrán su promesa y lo estrenarán a la vez. No es que tenga intención de verlo por la tele, pero es algo que me causa bastante curiosidad (y a largo plazo y si se extendiese y mejorara la oferta, podría hacer que me plantease volver a ver la televisión, que a estas alturas lo único que hago es ver capítulos repetidos (en V.O., of course) de The Big Bang Theory en Neox cuando tengo algo de tiempo que matar.

Y de febrero pasamos a marzo. The IT Crowd volvía con su cuarta temporada en este mes, al menos teóricamente, pero que yo sepa aún no hay fecha.
Los que sí tienen fecha son los chavales de Gossip Girl, que vuelven el día 8 con la continuación de la que está siendo su temporada más WTF hasta la fecha (y eso es decir mucho, conste en acta).
El día 22 arrancará la segunda temporada de las dos series de Showtime. La segunda de Nurse Jackie la espero con bastante miedo, especialmente después de saber que se quitan de en medio a Mo-Mo. En el lado contrario, le tengo muchísimas ganas a la segunda temporada de United States of Tara. Su primera temporada me pareció más que correcta (será que, al contrario que mucha gente, yo no me esperaba otra cosa) y tengo muchas ganas de reencontrarme con sus personajes (especialmente Marshall y Kate, que me parecen lo mejor de la serie, alters como Buck aparte).
Hasta el día 30 tendremos que esperar para ver cómo continúa la primera temporada de V, ese remake del que esperaba tan poco que, sin ser la octava maravilla, me ha sorprendido gratamente.

Y ya pasamos a abril, con la más rezagada de todas las series (si no me he dejado alguna por el camino, claro). Y es que tendremos que esperar hasta el 13 de abril para ver la segunda tanda de episodios de la primera temporada de Glee. Viendo cómo fue la primera tanda, y que además tendremos a Idina Menzel y Jonathan Groff, y una segunda visita de Kristin Chenoweth, esta segunda tanda promete. Y mucho.

Y creo que eso es todo de momento. A lo mejor me he dejado alguna serie por el camino, pero creo que no.

¡Saludos!

PD: Y Julie Benz saldrá en Desperate Housewives. A lo mejor soy yo la rara, pero desde siempre la he visto perfecta para tener un papel (aunque sea pequeño) en esta serie, así que me alegro un montón ^^.