27 de feb. de 2010

Me encanta equivocarme


Aviso, abajo van spoilers del 4x05 de Skins

Pues eso, que me encanta equivocarme. Bueno, matizo: me encanta cuando un capítulo me hace cambiar drásticamente de opinión respecto a un personaje, una trama o una situación.

No es algo que me pase demasiado a menudo, la verdad, pero cuando pasa, me encanta la sensación que se me queda cuando consiguen sorprenderme y hacerme ver a un personaje de una forma que no me había planteado siquiera.

Eso es precisamente lo que me ha pasado con el capítulo de Skins de esta semana. De todos los que llevamos, era precisamente el que esperaba con menos ganas, puesto que era el capítulo centrado en Freddie. Y de todos los personajes de la segunda generación, al único que realmente no había tragado desde el principio era a él.
Es decir, los hay que me gustan más (Cook, Emily o Thomas) y los hay que, aunque me gustan, no me llaman tantísimo la atención, como Katie (a la que, de todos modos, he aprendido a ir cogiéndole bastante cariño desde que empezó la tercera temporada), JJ (y este principalmente porque le dan tan poquita importancia que a veces pasa un poco desapercibido) o Pandora.
Con Naomi no me posiciono, que me parece un poco petarda, pero sin llegar al punto de no aguantarla.
Y Effy está en un nivel distinto. Durante las dos primeras temporadas, cuando la veíamos de refilón a través de Tony me encantaba. En la tercera la humanizaron y perdió algo del misterio que la hacía única, y con él, parte de su encanto. De todos modos, también este episodio me ha servido para devolverla a su lugar, unos cuantos escalones más arriba. De nuevo, es distinta, y es única y es especial. Y está rota. Sí, creo que me han devuelto (al menos un poco) a una buena Effy. Aunque no sea la de las dos primeras temporadas, creo que el cambio ha sido para bien.


Pero bueno, a lo que iba. Durante la tercera temporada, Freddie me acabó pareciendo un personaje bastante molesto. Constantemente me daba la sensación de que miraba a todo el mundo por encima del hombro, que se veía como el más maduro de todo el grupito. Cuando en realidad era tan (o más) niñato como el resto.

Me sacaba de quicio cómo trataba a su hermana (que vale que la temporada pasada iba camino de convertirse en la mejor amiga de Paris Hilton, pero a su manera era encantadora :P), me sacaba de quicio que fuera desde el primer capítulo haciendo como que lo sabía todo. Y, sobre todo, me sacaba de quicio cómo trataba al pobre Cook.

Tampoco ayudaba el hecho de que centraran prácticamente la mitad de la temporada en el triángulo Freddie-Effy-Cook, que no acababa de convencerme.

Pero sí, el capítulo de ayer me ha hecho cambiar de opinión con respecto a este personaje.

No es que de la noche a la mañana se haya convertido en mi favorito, ni mucho menos. Sigo pensando que las cosas que hizo durante la temporada pasada lo convierten en un niñatillo en toda regla.
Pero sí que es verdad que la visión que nos han dado de él en este capítulo me ha hecho entenderlo un poco más allá de lo que era la temporada pasada.

En parte entiendo ese mirar por encima del hombro. Lo entiendo, en parte, porque ahora sabemos lo de su madre, y que echa la culpa a su padre por no cuidar de ella lo suficientemente bien, por no estar pendiente. Porque piensa que sabe cómo debería haberlo hecho.
Normal que después de eso piense que lleva razón en todo. O al menos en parte.


Pero claro, entonces llega su turno. Le llega el momento de estar él en esa situación: Effy está completamente rota.
Y hago una pausa momentánea para comentar un poco lo de Effy. Dejando a un lado el que sea más o menos realista (que ya los hay que se suben a las paredes diciendo que exageran y "romantizan" los síntomas... Por el amor de Dios, estamos hablando de una serie en la que la mitad de los personajes debería haber muerto de una sobredosis al segundo capítulo, teniendo en cuenta los excesos que se pegan), yo andaba esperando que en algún momento llegase a un punto en el que lo único que podía hacer era romperse. Desde la temporada pasada ha ido haciéndose cada vez un poco más vulnerable y, al mismo tiempo, rompiéndose a sí misma, así que era cuestión de tiempo. Me gustó bastante cómo la han reconducido en este capítulo. Ahora, si no traen a Tony de vuelta, al menos para un episodio (y no sé yo cómo es eso de probable), va a ser un fallo enorme. Especialmente teniendo en cuenta lo sobreprotector que era con su hermana, después de que esta intente suicidarse y estando como está, lo mínimo sería que se dejara caer.

En fin, vuelvo a Freddie. La cosa es que él se da cuenta de que está en las mismas, de que es la misma historia, de nuevo, solo que desde otro ángulo.
E intenta solucionarlo a su manera, no bien, pero con sus razones. Y me gustó cómo estuvo ahí para Effy, cómo intentó cuidar de ella y sacarla del pozo en el que se había acabado metiendo. Y me gustó ver sus reacciones, su impotencia. Y verlo, por una vez, darse cuenta de que está más perdido que un pulpo en un garaje, que no siempre sabe lo que hay que hacer.


A lo largo del capítulo pasé del inicial "Boh, capítulo de Freddie, menos mal que el próximo es el de JJ" a ir teniendo cada vez un poquito más de interés por lo que pasaba. Y, finalmente, a que me diera algo de pena el pobre. Especialmente durante la escena, al final, con Cook (personaje al que, por cierto, adoro más a cada capítulo).

¡Saludos!

26 de feb. de 2010

American Idol 2010 (I)

Ya comenté que este año estaba siguiendo Idol. Y ya que lo estoy viendo, pues me he dicho que lo mismo podía hacer algo productivo con mi vida (¡ja! Más bien es lo contrario, viendo la cantidad de cosas que tengo pendientes por hacer) y comento lo que se va viendo hasta ahora.

Aún no me he visto la gala de resultados, así que no tengo ni idea de quién se ha quedado y quién no (miento, sé de uno que se queda y que no me gusta nada nada nada… Lo que tiene twitter xD). Así que de momento comentaré lo que me han parecido las actuaciones de cada uno, y ya cuando vea los resultados, lo comentaré… o no :P.

Pues bien, el miércoles les tocó cantar a las chicas, y la verdad es que, siendo un grupo que inicialmente me había parecido tan bueno, me decepcionaron bastante. La gala se me hizo un tanto aburrida (salvo momentos concretos) y las actuaciones en general bastante mediocres.
Abrió la gala una de las invisibles, Paige Miles, que fue precisamente una de las que me sorprendieron para bien. A mí esta chica ni me sonaba haberla visto antes, pero la cosa es que se defendió relativamente bien y me gustó su voz. El problema es que quizá su canción sonó un poco como la típica canción que siempre alguien canta en un karaoke, así que el efecto fue un poco extraño.
Ashley Rodriguez ya sí que no me gustó. No me gustó su elección de canción (ni me gusta la canción, ni me gusta cómo le quedaba a ella, que era como quien se pone la ropa de su madre) y no me dijo nada su forma de cantar. Been there, done that.
La de Janell Wheeler fue, para mí, una de las actuaciones más dolorosas de la gala. No soy experta en música, pero si la chica no desafinaba una de cada dos notas, no desafinaba nunca.
Lilly Scott, sin embargo, estuvo estupenda. Buena canción y buena versión. Tiene un estilo muy suyo que a mí personalmente me gusta mucho.
Katelyn Epperly cantó bien y tiene buena voz. Y la versión que hizo estuvo bien. El problema es que a mí personalmente esa forma de cantar suya me deja un poco fría.
Lo de Haeley Vaughn fue una experiencia curiosa. Esa versión de I wanna hold your hand era como para que Lennon se levantara de su tumba y se pegara un tiro a continuación. Madrecita mía, qué horror de versión. Pero al mismo tiempo, es una chica entretenida de ver en un escenario, porque el mismo paverío que resulta cansino cuando está hablando, la hace muy simpática cuando canta.
Lacey Brown no me gustó nada. Su elección de canción no fue la más adecuada, porque no es que sea lenta, que se pueden hacer canciones lentas y vivirlas de verdad. No, es que con el tono que le dio, resultó aburrida. Nada que sacar de esta actuación.
Michelle Delamor (por cierto, esta chica me parece guapísima) fue otra de las que se equivocaron de lleno al elegir canción. Y es que lo último que debes hacer es elegir una canción de Alicia Keys, porque luego pasa lo que pasa. A cachos estaba hasta bien, pero los estribillos eran como para cortarse las venas.
Al contrario que al jurado, a mí me parece que Didi Benami estuvo bastante bien. Me pareció una elección de canción muy buena para ella y su tono de voz es quizá uno de mis favoritos. Sinceramente, en comparación con el resto, está en la parte alta de la lista.
Siobhan Magnus directamente me encantó. La elección de Wicked Game era bastante arriesgada (por un lado, es complicada de cantar bien, cosa que hizo; por otro, quizá contribuía a crear una imagen un tanto “seria” de ella, algo que ya le habían comentado). Pero a mí el resultado final simplemente me encantó. Además, esta chica, su estilo, las sensaciones que transmite… me encanta. Ahora, me da a mí que es pelín corta, ¿no? Es decir, yo sé lo que es un “dark horse” (totalmente de acuerdo con Simon Cowell ahí, por cierto) y no es una expresión que escuche todos los días.
Crystal Bowersox estuvo correcta. Me gusta mucho su forma de cantar, su estilo y odio muy mucho la brasa que están dando con el niño :P. Pero vamos, que como cantante me gusta. El problema lo veo precisamente en lo que comentó Simon: necesita algo que la diferencie del montón de personas que hacen eso mismo en la calle.
Y, por último, a Katie Stevens la vi muy forzada, muy poco natural. Como cuando un niño canta una canción elegida por sus padres y todo el mundo dice “oh, qué mono” y a mí simplemente me da un mal rollo tremendo.

En cuanto al grupo de los chicos, pues también hubo de todo. Alguna actuación que me gustó bastante y alguna que hizo que quisiera suicidarlos un rato (he decidido que suicidarme a mí misma es un poco demasiado drástico :P).

Abrió Todrick Hall y, al contrario que al jurado, me gustó bastante. Tengo que decir que no me gusta un pelo la canción de Kelly Clarkson, así que todas las transformaciones que le hizo, para mí, fueron un acierto. Me lo pasé bastante bien con su actuación; el chico tiene gancho en el escenario y se nota que lo sabe (de lejos, fue al que vi más cómodo de los 24), se arriesga y, si bien no tiene la mejor voz de los chicos, tampoco canta precisamente mal. Pues eso, a mí este chico me gusta mucho, arrogancia farandulera que lleva incluida.
Después fue Aaron Kelly, que tiene buena voz, y eligió una canción que yo creo que le va (aunque bastante sooooosa), etc, etc… Pero que no me gustó. Y aquí ya entro en territorio de gustos personales. Tiene un tono y un aire un tanto empalagosos que simplemente no me van.
Jermaine Sellers, que vino después, es quizá el que menos me gusta de todos. No por la actitud tan echá p’alante que lleva a veces, que no es algo que me moleste. Es por su forma de cantar, que directamente me resulta molesta. Ya me pasó en la Hollywood Week y me reafirmo en mi opinión: cuando este chico canta, da la sensación de que chilla. Y cuando no chilla, tiene una voz bastante del montón.
A continuación, Tim Urban destrozó los oídos del personal con su versión de Apologize (mi contestación cuando comentaron que al menos la gente se había levantado habría sido la misma que la de Simon (de hecho, es que es lo que estaba pensando xD), que sí, para salir corriendo). Entiendo que es un chico mono, y tiene un aire de chico Disney que no puede con él. Por eso, de verdad, el chico me cae simpático y me encantaría que le fuera estupendamente en la vida… Pero, por favor, dejad de dejarle acercarse a un micro.
Joe Muñoz, otro de los invisibles hasta el momento, no estuvo nada mal encima del escenario. El problema lo tengo con su estilo y con la canción. No acabo de verlo, no acaba de llegarme. También es verdad que no es mi estilo. Ahora, si bien estoy de acuerdo con Simon en que a nivel mundial no es que le vea, tal como está ahora mucho futuro, algo me dice que en España le iría bien…
Tyler Grady está totalmente fuera de ambiente. No creo que Idol sea el lugar más apropiado para él, la verdad. Y conste que me gusta mucho su estilo, y que ojalá no estuviera tan fuera de contexto. Pero simplemente, más que diferenciarse, desentona, y es una pena. Por otro lado, no creo que estuviera tan mal en la canción, a mí por ejemplo no me disgustó su versión, y me gustó su actitud en el escenario. Mi problema es simplemente el que digo, que me da pena porque simplemente creo que no encaja. Por cierto, el comentario cuando le preguntaron por dónde quería ir para la próxima (le habían dicho que diluyera un poco el aire años 70) y dijo que seguramente tendría que ir a comprar me encantó xD.
Tengo sensaciones encontradas acerca de la actuación Lee Dewyze. Me gusta bastante su voz, y en ocasiones hizo que su versión de Chasing Cars me gustara más que la original. Pero también es cierto que mientras cantaba era como si estuviera metidito en un molde y muerto por poder salir. Necesita “soltar” más la voz y, sobre todo, escoger una canción que se lo permita. No me pareció, para nada, una mala actuación, pero al mismo tiempo me da rabia porque creo que puede ganar enteros con una canción distinta.
Sobre John Park digo exactamente lo mismo que he dicho sobre Katie Stevens.
Michael Lynche estuvo entretenido y relativamente correcto. Pero lo vi tan por debajo de lo que habíamos visto de él en la Hollywood Week que me dejó totalmente indiferente. Algo parecido me pasó con Andrew Garcia, que fue el último, pero que lo pongo aquí porque la sensación fue exactamente la misma. Y probablemente por las mismas razones.
Me dio mucha penita Alex Lambert, porque para mí tiene uno de los mejores tonos de todos los chicos. Y la canción en sí no la hizo del todo mal. Pero se le notaba que estaba muertico de miedo. Espero que consiga coger confianza sobre el escenario, porque si la coge, será fácilmente uno de los mejores.
El siguiente en salir fue Casey, que fue sin duda alguna y con diferencia, el mejor de la noche. Cantó bastante bien una canción que le venía como anillo al dedo y les dio mil vueltas a absolutamente todos los demás. Con este chico además me pasa que me equivoqué de cabeza en la primera audición, porque si fuera por mí, habría ido de cabeza a la calle a la segunda nota. Pero está claro que este Casey, guitarra en mano, no es ni de lejos el chaval soso y de voz normalica que vimos en la primera audición. Y me alegro un montón de haber estado equivocada.

Y después de semejante tochopost, esto es todo. Luego me veré la gala de resultados, a ver. Pero vamos, basándome en estas actuaciones, mi top 4 de cada grupo sería:
-Siobhan, Lilly, Didi y Crystal.
-Casey, Alex Lambert, Todrick y Lee.

¡Saludos!

PD: Por cierto, mira que me encanta Ellen, pero tengo que decir que después de ver los dos programas, ha perdido algunos puntitos. Si me hubiera dado por tomar un chupito cada vez que le decía a alguien "But you're great" o similares, al cuarto de hora de empezar ya habría llegado al coma etílico.

24 de feb. de 2010

Misfits

Como acabo de empezar cuatrimestre, me he propuesto transformarme (al menos temporalmente, que me conozco) en una chica responsable. Por eso, ya que estamos, pues lo traslado al blog… y empiezo a tachar de la lista las entradas que tenía pendientes. Así que a tachar de la lista Misfits.

Si me hubieran hablado de esta serie hace algo más de tiempo, probablemente no le habría dado ni media oportunidad. ¿Adolescentes + poderes? No, gracias.
Pero es que antes no veía series inglesas. Y era todo culpa mía, que hasta hace relativamente poco le tenía una manía tremenda al acento inglés (se me hacía muy cortante). Ya sé que es una tontería, pero es que, como además ya tenía chorrocientas series por ver, tampoco iba a darle más vueltas.

Pero poco a poco fui atreviéndome y poco a poco he ido tachando alguna serie inglesa de la interminable lista de pendientes.

¿Que a qué viene esto? Pues a que me gusta irme por las ramas más que al gran Holden Caulfield, básicamente.
Pero así, resumiendo y sintetizando: si no me hubiera empezado a atrever con las series inglesas, jamás le habría dado una oportunidad a Misfits de buenas a primeras, independientemente de que le tuviera más o menos manía al acento.
Porque lo cierto es que, como digo, a mí al menos la combinación de adolescentes desfasados con superpoderes me tira un poco para atrás.


Lo que pasa es que los ingleses hacen las cosas a su manera. Y si bien en España nos gusta meter varias tramas culebrónescas completas por capítulo (normalmente con la duración de una película entera) y en USA tienden a pasarse con su puritanismo y corrección política, los ingleses no se cortan un pelo... pero sin llegar (excepciones aparte, como en absolutamente todo) al cutrerío más absoluto.

Por ello, los protagonistas de Misfits no son unos niños buenos que están más que dispuestos a cambiar el mundo con sus nuevos poderes. Ni siquiera tienen un oscuro pasado que están dispuestos a corregir para volver al buen camino haciendo el bien... con esos nuevos poderes.
Los protagonistas de Misfits son una panda de chavales desfasados (y bastante jodidos en general, lo que, juntándolo con lo que vemos en Skins, me hace preguntarme qué clase de visión tienen de la juventud inglesa xD) que de repente se encuentran con que tienen superpoderes después de que les caiga un rayo encima mientras hacen trabajos comunitarios. Y después de ello, a ninguno se le pasa por la cabeza dedicarse a cambiar el mundo para bien. O pensar lo bonito y maravilloso que es todo. Porque esto no es América...
Y eso es precisamente lo que la hace diferente.

Porque no nos engañemos, el argumento de la serie es más simple que el mecanismo de un chupete. Pero es una serie sencillita, cortita y rápida de ver. Y con unos personajes bastante apañados (con unos poderes que les van y les definen estupendamente). La verdad es que me gustaron todos (salvo Curtis, que no acabé de verlo del todo... Aunque su capítulo me resultó bastante divertido, si me olvido momentáneamente de lo poco que me gustan las paradojas temporales :P), incluido Nathan, que se pasea todo el tiempo sobre la línea que lo separa de ser un bicho insoportable. No la cruza, de todos modos, al menos para mí, especialmente después de su monólogo en el último capítulo.
Por cierto, me declaro fan incondicional del pelo de Robert Sheehan.

No voy a decir mucho más, porque tampoco hay mucho más que decir. Recomiendo verla, por supuesto, porque ya digo que merece la pena. Pero merece la pena verla sin tener más expectativas, ni buenas ni malas, simplemente verla.

Oh, y a una mala, siempre se puede disfrutar de la pedazo de banda sonora que tiene ;).
O imaginándose cómo sería esta serie made in USA. Por ejemplo, yo tendría mucha curiosidad por ver las escenas de Kelly, porque estoy convencida de que el sonido consistiría en un pitido continuo.

¡Saludos!

PD: Y el poder de Nathan estaba cantadísimo. Y fun y pin.
PD2: El otro día ya le dediqué una entrada a Craig Ferguson, pero voy a seguir siendo un poquito pesada con el tema. Después de verme el programa de ayer, mantengo lo de que cada día este hombre me gusta más. Y es que ayer le dio por hacer un experimento: hacer un programa sin audiencia en el plató, dedicado completamente a la entrevista al invitado. La verdad es que, aunque no es que me pareciera mala idea, un poquito escéptica sí que era, pero me quito el sombrero ante el resultado. Si bien ha sido un programa un poco menos cómico (aunque ha tenido sus momentos :P), les ha quedado muy muy interesante y muy agradable de ver. Vale que el invitado era Stephen Fry, que ya de por sí es un hombre al que es una gozada escucharle hablar, y no sé cómo funcionaría con otro tipo de invitados. Pero yo he disfrutado muchísimo con el programa, y tanto Craig como Fry han estado estupendos. Y además, la intro a mí al menos me ha llegado, como buena personita que se encontró con este programa casi por casualidad.
De verdad os recomiendo que le echéis un vistazo, porque merece la pena ;).

22 de feb. de 2010

Después del Apocalipsis

La semana pasada se anunció lo que llevaba tiempo y tiempo rumoreándose, que Supernatural tendría sexta temporada. Y yo no sé muy bien qué pensar.

Me explico, no es que me esté subiendo por las paredes, ni llorando por los rincones por tener una nueva temporada de los Hermanísimos. Ni mucho menos.

Supernatural es una serie con la que me lo paso estupéndamente en todos los capítulos, incluyendo aquellos que aportan menos. Es cierto que, cuando me puse con ella (hace no tanto, porque me pegué un buen maratón este verano hasta ponerme al día), tardé un poco en entrar y en hacerme a los personajes y las situaciones. No porque por sí misma sea mala (aunque alguno de los primeros episodios asuste al miedo :P), sino porque al principio no sigue un hilo, sino que se dedican a "caso de la semana" y tirando. Y simplemente eso no es lo mío.
Pero tuve algo de paciencia y antes de acabar la primera temporada ya estaba completamente enganchada. Poco a poco van hilando una trama general (y de qué manera, especialmente una vez empiezan a encajar piezas a partir de la segunda temporada) y van desarrollando a los dos personajes principales.
De ahí en adelante, la serie fue gustándome cada vez más, hasta alcanzar un máximo en la cuarta temporada, que además de muy intensa, me pareció lo mejorcito de la serie y probablemente de lo mejor que he visto últimamente en las series que sigo.
Esta quinta temporada me está dejando algo más fría. De nuevo, no porque sea mala, que no lo es, sino porque yo creo que, después de semejante cuarta temporada y viendo la que se nos viene encima, resulta muy difícil mantener la tensión a lo largo de toda la temporada.
Y aun así la sigo disfrutando bastante. No como la cuarta temporada, que fue un enganche total y absoluto, pero sí bastante. E igualmente nos ha dado algún capítulo que debería pasar a la historia de la televisión (véase "Changing Channels" y esas parodias (y parodias-guiños, como lo de Papi Winchester-Phantom Denny) tan épicas de series como CSI o Grey's).


En definitiva y sin enrollarme demasiado en esto, que no era a lo que venía, que no es que me moleste una sexta temporada, porque sabiendo cómo han llevado la serie hasta ahora (y siga o no Eric Kripke tan metido en el asunto), no dudo que tienen la capacidad de hacer algo más que decente.

Pero al mismo tiempo, y aunque confíe casi ciégamente en ellos (a una mala y si les da por convertir la serie en cualquier cosa, siempre podemos hacer como que acabó en el final de la sexta, que precisamente tienen intención de dejar esta trama bien cerrada), me da un poco de miedo.

Hasta ahora han ido desarrollando una trama general que se ha ido extendiendo y completando a lo largo de las cinco temporadas que llevamos. A lo largo de estas cinco temporadas, los personajes de Dean y Sam han ido aguantándo todo lo que se les venía encima. Y han ido cambiando, adaptándose, evolucionando. Los Hermanísimos de esta última temporada apenas tienen nada que ver con los Hermanísimos que empezaron en la primera.
Dean es menos simple, menos despreocupado y más consciente. Sam no solo se ha puesto como un armario empotrado y se ha quitado el flequillo de la cara (menos mal. Sí, menos mal) :P, sino que además ha dejado de ser un niñatillo collejeable, se ha oscurecido y se ha convertido en un más que digno hijo de su padre.
En definitiva, ambos personajes han pegado un giro de ciento ochenta grados, algo que es lógico y que además han llevado bastante bien los guionistas, pero que no sé muy bien cómo casa con una continuación más allá del final de la temporada.


A mí me encantaría que los llevasen a ellos, con su evolución, rotos como ya están ambos dos, a la continuación, a lo que viene después del final. Pero es algo muy difícil de hacer en una serie de televisión. Porque una cosa es dejar en el aire un futuro, y otra muy distinta dedicarle episodios y episodios.
No sé yo (bueno, sí lo sé) si funcionaría demasiado bien una temporada entera en la que ambos hermanos estén tan destrozados como están ahora... y además no tengan una razón para seguir (que es exactamente lo que es el Apocalipsis ahora mismo, lo que les hace tirar hacia delante, aun siendo conscientes de que probablemente no sirva para nada).

Por eso me parece un asunto curioso y que me intriga bastante. Una vez lleguen al final, ¿qué harán con ellos? ¿Les darán un nuevo gran objetivo de buenas a primeras? Lo veo bastante improbable. ¿Les borrarán la memoria a los Hermanísimos? Tampoco me parece demasiado viable, porque no tiene sentido hacer borrón y cuenta nueva después del camino tan bien llevado que se han pegado con ellos. ¿Otra cosa que a mí, que tengo mucha menos imaginación que todo eso, no se me ocurre? Pues probablemente.

Por otro lado, adoro los finales trágicos. Yo soy así, qué le voy a hacer. Y me hubiera encantado que la temporada acabase con uno de los dos hermanos muerto y el otro sintiéndose terriblemente culpable y dándose a la bebida. Sí, ya sé que soy extremadamente original :P. Pero bueno, original o no, viendo que va a haber sexta temporada, es bastante improbable (aunque no imposible del todo) que acabe así. Vale, era bastante improbable que acabara así incluso sin perspectivas de sexta temporada, que algunas fangirls dan muchísimo miedo y no sé yo si se querrían arriesgar a cabrearlas demasiado.

Y es por eso por lo que no sé muy bien de qué lado estoy. No sé si estoy contenta o no, a favor o en contra. Así que decidido queda, a esperar toca y ya veremos. Que lo mismo les puede salir algo estupendísimo y tenernos enganchadísimos durante un tiempo más, que un bodrio infumable.


Además, bien pensado, la sexta temporada puede tener algún otro aspecto positivo. Si bien me daría mucha penica que Misha Collins (Cassie) no saliera más en la serie (me encantan tanto él como el personaje), y tampoco es que tenga demasiado sentido que lo mantengan una vez resuelta esta trama... Pues también podría dar pie a traer a algún otro personaje de vuelta. Y quien dice otro, dice Papi Winchester, claro (no, no podía desaprovechar la oportunidad de poner foto de JDM, hombre ya... Que las fangirls se repartan a los hermanísimos como quieran, porque para mí está claro que el Hombre (con mayúscula, y eso :P) de esta serie es él. Y fun y pin xD). No creo que traerlo de vuelta como personaje, aunque sea para un episodio (que ya, ya sabemos que este hombre tiene una agenda muy apretada) sea demasiado complicado en una serie en la que hemos visto todo tipo de bichos extraños y leyendas urbanas :P.

¡Saludos!

PD: Sí, la próxima Misfits, FNL y/o Life Unexpected, que sigo teniéndolas pendientes. Pero es que tenía la imperiosa necesidad de hacer una entrada sobre esto.

18 de feb. de 2010

Join the Robot Skeleton Army!

Últimamente, con los exámenes, se me han acumulado un montón de entradas. Tengo pendiente desde hace varias semanas una entrada sobre Misfits, una serie británica que, aunque evidentemente bebe mucho de Skins (o eso, o el mundo en general opina que los adolescentes británicos están todos muy muy jodidos), y que es genial de una forma distinta. Tengo pendiente una entrada sobre la cuarta temporada de Friday Night Lights, que ha sido simplemente redonda. Y tengo pendiente una entrada sobre los primeros capítulos de Life Unexpected.

Esas tres son simplemente entradas temáticas concretas (:P), aunque conforme he ido viendo los capítulos de estas últimas semanas se me han ido viniendo a la cabeza un montón de cosas que quería comentar. Por ejemplo, Shondita es una fuente inagotable de surrealismos varios. La última, y la comento por encima, que si no reviento, fue el intento (demasiado evidente, así que ya sabemos por dónde quiere llevar la trama) de convertir a Owen en lo que Burke pudo haber sido de no ser por todos los culebrones que se trajeron con Isaiah. Y a mí eso me saca de quicio... Con lo que molaba el Owen del principio (sí, el Owen que iba por la vida haciendo traqueotomías con bolígrafos y autograpándose la pierna), el de ahora es simplemente Shondita emperrada en meter a ese personaje sí o sí. Ese " I'm trying to love you. Why won't you let me?", que es exactamente lo mismo que le dijo Burke a Cristina, es muy agorero.

Pero en fin, que no quería hablar de eso. Lo que iba a decir es que, en estas últimas semanas hasta arriba de exámenes y de estudiar todo a última hora y de golpe y porrazo, me convertí en fan incondicional de Craig Ferguson. Hasta ahora, había visto bastantes de sus entrevistas y algunos de sus monólogos, pero pocas veces me había visto el programa entero. Ahora me veo el programa de principio a fin (al día siguiente suele estar subido en YouTube ;)).

No soy mucho de este tipo de programas. Y, de hecho, la mayoría me chirrian bastante. Pero con Craig es diferente. No solo porque sus monólogos, y su forma de hilar las cosas, TIENEN gracia, sino especialmente porque es ese tipo de personas que nunca sabes por dónde van a salir. Y da igual la cantidad de programas que lleves vistos, y que sepas que va a soltar cualquier burrada en cualquier momento. Da igual porque soltará algo que no te esperes cuando menos te lo esperes.
Además, es genial esa sensación de saber que no importa lo que estés pensando, que él está pensando algo peor fijo xD.

Pero no es solo eso. Es que la última es que le ha dado por hacerse twitter (o Tweety Bird, que dice él). Y como la gente que mola hace este tipo de cosas (que se lo digan a Misha Collins y sus Minions), sus seguidores no tardaron (tardamos) mucho en pasar a ser... the Robot Skeleton Army.

Y por si alguien aún duda de lo mucho que mola este hombre, y de lo total y absolutamente necesario que es entrar a formar parte de la RSA, ahí está Kunal Nayyar (Raj en TBBT, otro que, por cierto, cada día va molando un poquito más) comprometiéndose con la causa:



¡Saludos!

4 de feb. de 2010

Adiós, Dollhouse

El viernes pasado emitieron el último capítulo de Dollhouse, ese "Epitaph Two" que continuaba donde lo dejó al final de la temporada pasada el estupendo "Epitaph One". Viendo que la serie ha durado dos temporadas escasitas, que se traducen en 26 capítulos (más el piloto original), cualquiera diría que ha durado poquito. Pero lo cierto es que ha durado mucho más de lo que inicialmente cualquiera nos esperábamos.


Y es que está claro que Whedon y Fox no son buena combinación, no hay más que ver lo que ya ocurrió con Firefly. Por eso, después de una primera temporada que iba a trompicones y tropiezos, sorprendió muchísimo la renovación a última hora para una segunda temporada.

Yo soy de las que se alegraron, tengo que admitirlo. La primera temporada me pareció muy irregular, sí, pero precisamente porque lo mismo había capítulos que rozaban la vergüenza ajena, que capítulos estupendos. Para mí, cualquiera de las apariciones de Alpha, o cualquiera de esos intentos de desarrollar un poquito la mitología de la serie hacían que mereciera la pena aguantar los misiones semanales a las que se limitaron buena parte de los capítulos.
Y menos mal que la renovaron. O no, menos mal no, porque igual sin renovación, nos habríamos quedado sin una serie normalita, en vez de sin una serie bastante buena.

La segunda temporada partía ya de una base muy alta, puesto que tenía justo antes el pedazo de capítulo (para mí, lo mejor de toda la serie) que fue "Epitaph One". Por eso los primeros capítulos decepcionaron bastante. Por eso y porque, seamos sinceros, los sacaron de la misma pila de capítulos malos de los que ya habían salido bastantes en la temporada anterior.


Pero de repente comenzó a mejorar. Quizá un poco a saltitos y con algún tropiezo, pero avanzando. Poco a poco se fue librando del esquema de casos de la semana y fue desarrollando a los personajes, para llevarlos, poquito a poco, a ese futuro de Epitaph One. La verdad es que con esta segunda temporada yo he disfrutado un montón, especialmente con The Attic que, de no existir Epitaph One ocuparía el primer puesto entre mis capítulos favoritos.

Por eso me da mucha pena que nos quedemos sin ella precisamente ahora. Al menos esta vez pudo haber un cierre en condiciones (Epitaph Two no es ni mucho menos un capítulo tan redondo como Epitaph One, pero funciona muy bien como cierre y da a la serie completa sensación de conjunto). Y además, aunque fuera solo con dos temporadas, la serie nos ha dado unas cuantas cosas muy buenas. Si tengo que hacer una lista de mis favoritas, serían:

-Por supuesto, Epitaph One. Todo el capítulo entero, pero especialmente un par de escenas concretas que me dejaron, las dos, con un nudo en la garganta.
Por un lado, Topher, en la escena en la que aparece ya totalmente hecho un desastre. Desde el principio ha sido uno de mis personajes favoritos, y cómo no, a Whedon le encanta hacerme sufrir, así que lloré como una tonta.
Por otro, la pared del despacho de DeWitt con las fotos de los distintos personajes pegadas y las palabras "To Remember", al final del capítulo.

-Aunque The Attic fue un capítulo muy bueno en su conjunto, me encantó la revelación final, tan propia de Whedon que me recordó por qué me gustan tanto las series de este hombre. En cualquier caso, todo el capítulo fue muy de su estilo, incluido un momento bastante Scooby al final.


-El descubrimiento de Enver Gjokaj, que si digo que me parece de lo mejorcito de la serie, no miento. Porque la verdad es que era una pasada ver cualquiera de sus escenas, porque no importaba el personaje al que interpretara, lo bordaba igualmente. En modo "doll" conseguía estar adorable (en uno de los capítulos de la segunda temporada, hay un momento en el que Echo le dice que se despida de Sierra, porque seguramente no la vaya a ver más. Una cosa tan simple como ese "adiós" que le dice, con una carita de niño inocente que no puede con ella, consigue ser impresionante), mientras que cuando le ponían la personalidad de un psicópata daba un mal rollo impresionante. O cuando tomaba la personalidad de Topher, imitando todos los dejes y gestos que le da Fran Kranz al personaje a la perfección. Y así con todos los papeles, con todas las personalidades.
En fin, espero verlo de ahora en adelante en bastantes sitios. Porque se lo merece. Y porque es una gozada verlo actuar.

-Alpha y sus mil personalidades. No necesita más explicaciones, es que Alpha es simplemente un personaje tremendo.

-La intro. Estoy hasta las narices de las series que no tienen ninguna intro, que se conforman con poner el título y tirando. Será que soy más simple que el mecanismo de un chupete, pero me encantan las intros. Esta, en concreto, me gusta muchísimo, tanto por la música como por las imágenes elegidas.
Por cierto, tengo intención de ir dedicando entradas a distintas intros de series, aunque sea simplemente como forma estúpida de reivindicación (o por eso de que soy más simple que el mecanismo de un chupete).


-La música (junto con las imágenes, pero es que esa canción en ese momento concreto, me encantó) al final del episodio Needs, en la primera temporada. De todos modos, a lo largo de la serie hay varios momentos similares, con una canción de fondo de esas que son para recordar).

-Topher. Topher y Bennet. Topher y Bennet y esa manía por la que es tan conocido Whedon. Llamadme masoca, pero es que me encantan estos momentos. Será que me encanta llorar como una magdalena, o qué se yo.

En fin, y unas cuantas cosas más.

Igualmente, la serie tuvo unos cuantos fallos. Por un lado, el tener a Eliza Dushku como protagonista. Y ojo, que yo creo que a lo largo de la serie se fue haciendo al papel y al final estaba más que correcta. Lo que pasa es que al principio estaba muy limitada, especialmente si se ponía al lado de otros como Enver Gjokaj o Dichen Lachman (que, por cierto, sigue pareciéndome una preciosidad de mujer, digáis lo que digáis). Y cuando los tres interpretaban el mismo papel, era excesivamente evidente quiénes se desenvolvían mejor. Pero bueno, como digo, yo al final la vi bastante mejor en el papel.


Y, especialmente, le hizo mucho daño el (supongo) tener a la Fox metiendo mano. Y supongo, sí, pero cada vez estoy más convencida de que tengo razón. Soy de las personas a las que el piloto original les pareció mucho mejor que el que se emitió finalmente. El que se emitió estaba mucho más diluido, mucho más orientado a explotar el sistema de casos de la semana. ¿Que el original era mucho más complejo y confuso, mucho más saturado de información? Pues sí, pero nada que no se pudiera haber ido desarrollando bien.
Habiendo visto más series de Whedon y, especialmente, viendo cómo acabó yendo el desarrollo final, dudo muchísimo que la idea de Whedon fuera dar tantas vueltas y perder tanto tiempo y hacer episodios tan faltos de chispa y relevancia como muchos de los que ha tenido la serie. No sé por qué, pero me da que si la Fox no hubiera estado trasteando y exigiendo, la serie habría sido muchísimo más redonda.

Pero bueno, espero que al menos el experimento haya servido para que no vuelva a caer en la Fox tan fácilmente, porque ya van dos.

Y, sobre todo, espero que no haya que volver a esperar una eternidad para ver algo nuevo suyo.

¡Saludos!

PD: Sí, ya sé que esta semana ha empezado la sexta de Lost. Y me he visto los dos primeros capis, pero tampoco he visto nada que me haya demostrado lo equivocadísima que estaba. Al contrario, en estos dos capítulos he visto los mismos fallos que ya he comentado otras veces.
De todos modos, sí que le tenía algo de ganas a esta temporada. Estoy muerta por ver cómo anda de revuelta la blogosfera cuando se emita el último capítulo. Creo que va a ser lo que más me va a interesar de esta temporada.