27 feb. 2010

Me encanta equivocarme


Aviso, abajo van spoilers del 4x05 de Skins

Pues eso, que me encanta equivocarme. Bueno, matizo: me encanta cuando un capítulo me hace cambiar drásticamente de opinión respecto a un personaje, una trama o una situación.

No es algo que me pase demasiado a menudo, la verdad, pero cuando pasa, me encanta la sensación que se me queda cuando consiguen sorprenderme y hacerme ver a un personaje de una forma que no me había planteado siquiera.

Eso es precisamente lo que me ha pasado con el capítulo de Skins de esta semana. De todos los que llevamos, era precisamente el que esperaba con menos ganas, puesto que era el capítulo centrado en Freddie. Y de todos los personajes de la segunda generación, al único que realmente no había tragado desde el principio era a él.
Es decir, los hay que me gustan más (Cook, Emily o Thomas) y los hay que, aunque me gustan, no me llaman tantísimo la atención, como Katie (a la que, de todos modos, he aprendido a ir cogiéndole bastante cariño desde que empezó la tercera temporada), JJ (y este principalmente porque le dan tan poquita importancia que a veces pasa un poco desapercibido) o Pandora.
Con Naomi no me posiciono, que me parece un poco petarda, pero sin llegar al punto de no aguantarla.
Y Effy está en un nivel distinto. Durante las dos primeras temporadas, cuando la veíamos de refilón a través de Tony me encantaba. En la tercera la humanizaron y perdió algo del misterio que la hacía única, y con él, parte de su encanto. De todos modos, también este episodio me ha servido para devolverla a su lugar, unos cuantos escalones más arriba. De nuevo, es distinta, y es única y es especial. Y está rota. Sí, creo que me han devuelto (al menos un poco) a una buena Effy. Aunque no sea la de las dos primeras temporadas, creo que el cambio ha sido para bien.


Pero bueno, a lo que iba. Durante la tercera temporada, Freddie me acabó pareciendo un personaje bastante molesto. Constantemente me daba la sensación de que miraba a todo el mundo por encima del hombro, que se veía como el más maduro de todo el grupito. Cuando en realidad era tan (o más) niñato como el resto.

Me sacaba de quicio cómo trataba a su hermana (que vale que la temporada pasada iba camino de convertirse en la mejor amiga de Paris Hilton, pero a su manera era encantadora :P), me sacaba de quicio que fuera desde el primer capítulo haciendo como que lo sabía todo. Y, sobre todo, me sacaba de quicio cómo trataba al pobre Cook.

Tampoco ayudaba el hecho de que centraran prácticamente la mitad de la temporada en el triángulo Freddie-Effy-Cook, que no acababa de convencerme.

Pero sí, el capítulo de ayer me ha hecho cambiar de opinión con respecto a este personaje.

No es que de la noche a la mañana se haya convertido en mi favorito, ni mucho menos. Sigo pensando que las cosas que hizo durante la temporada pasada lo convierten en un niñatillo en toda regla.
Pero sí que es verdad que la visión que nos han dado de él en este capítulo me ha hecho entenderlo un poco más allá de lo que era la temporada pasada.

En parte entiendo ese mirar por encima del hombro. Lo entiendo, en parte, porque ahora sabemos lo de su madre, y que echa la culpa a su padre por no cuidar de ella lo suficientemente bien, por no estar pendiente. Porque piensa que sabe cómo debería haberlo hecho.
Normal que después de eso piense que lleva razón en todo. O al menos en parte.


Pero claro, entonces llega su turno. Le llega el momento de estar él en esa situación: Effy está completamente rota.
Y hago una pausa momentánea para comentar un poco lo de Effy. Dejando a un lado el que sea más o menos realista (que ya los hay que se suben a las paredes diciendo que exageran y "romantizan" los síntomas... Por el amor de Dios, estamos hablando de una serie en la que la mitad de los personajes debería haber muerto de una sobredosis al segundo capítulo, teniendo en cuenta los excesos que se pegan), yo andaba esperando que en algún momento llegase a un punto en el que lo único que podía hacer era romperse. Desde la temporada pasada ha ido haciéndose cada vez un poco más vulnerable y, al mismo tiempo, rompiéndose a sí misma, así que era cuestión de tiempo. Me gustó bastante cómo la han reconducido en este capítulo. Ahora, si no traen a Tony de vuelta, al menos para un episodio (y no sé yo cómo es eso de probable), va a ser un fallo enorme. Especialmente teniendo en cuenta lo sobreprotector que era con su hermana, después de que esta intente suicidarse y estando como está, lo mínimo sería que se dejara caer.

En fin, vuelvo a Freddie. La cosa es que él se da cuenta de que está en las mismas, de que es la misma historia, de nuevo, solo que desde otro ángulo.
E intenta solucionarlo a su manera, no bien, pero con sus razones. Y me gustó cómo estuvo ahí para Effy, cómo intentó cuidar de ella y sacarla del pozo en el que se había acabado metiendo. Y me gustó ver sus reacciones, su impotencia. Y verlo, por una vez, darse cuenta de que está más perdido que un pulpo en un garaje, que no siempre sabe lo que hay que hacer.


A lo largo del capítulo pasé del inicial "Boh, capítulo de Freddie, menos mal que el próximo es el de JJ" a ir teniendo cada vez un poquito más de interés por lo que pasaba. Y, finalmente, a que me diera algo de pena el pobre. Especialmente durante la escena, al final, con Cook (personaje al que, por cierto, adoro más a cada capítulo).

¡Saludos!

2 comentarios:

Moltisanti dijo...

A mí el capítulo me ha dejado chof, después de lo mucho que me gustaron los dos anteriores, sobre todo el de Cook (mi personaje favorito cooooon diferencia).

Lo peor de todo es que poco a poco estoy viendo que se están cargando al mito que es Effy y eso no me hace nada de gracia.

A ver si la semana que viene le dan algo de vidilla a los personajes de Pandora y JJ (solo faltaría que no lo tuviera en su capítulo), pues su aportación por ahora a la temporada es cero.

Lo mejor del capítulo, la escena final y tener de vuelta al The Cookie Monster :P

Mina Harker dijo...

Es que Cook es EL personaje de esta generación. No sé ni la de tiempo que llevo intentando convencer a la gente de que para nada es "un Chris pasadísimo de rosca y ya está".

Yo supongo que a mí el capítulo no me dejó así porque tampoco iba con unas espectativas muy altas. El de Freddie de la temporada pasada (salvo por Cook y JJ) me pareció de lo peor que ha dado esta serie, y principalmente por culpa del personaje y las tramas que le han dado hasta ahora. Al menos, con este capítulo he conseguido hacerme un poco al personaje, con lo que para mí ha sido todo un logro.

Y lo de Effy no me importa tantísimo porque yo creo que ya acabaron con el mito que era el personaje durante la temporada pasada. Ahora a ver por dónde les sale la jugada, pero para mí es una mejora respecto a como acabó en la anterior ;).