17 oct. 2012

Likeability is overrated

Siempre me ha pasado que me cuesta muchísimo más conectar con los personajes más hechos a propósito para resultar agradables y conseguir el favor del público que conectar con aquellos creados justamente para lo contrario. Vamos, si empezamos diciendo que siempre me dio mucha lástima Scar en el Rey León, entendéis por dónde van los tiros. No quiere decir eso que odie por defecto a todos los "buenos" oficiales, aunque sí que me exasperan profundamente los que van de buenos oficiales, que no es lo mismo. Pero bueno, el caso es que suelo preferir a los que se nos presentan de algún modo como "villanos", porque suelo encontrar mucho más interesantes y mucho más entendibles sus razones.

¿Que a qué viene esto? Pues en realidad llevo dándole vueltas a recopilar en una entrada lo que llevo media vida diciendo desde hace tiempo, pero ha sido ESA escena de Thomas en el episodio de Downton Abbey lo que ha conseguido que me dejara de vaguear y defendiera a mis pobres incomprendidos de una vez (en el mismo sitio y no tuit a tuit, se entiende). Y es que esa escena me dejó completamente rota, más aún que todo lo demás que ocurre en el capítulo. Entre otras cosas porque Thomas es el personaje que más me llega de la serie desde hace mucho, especialmente a partir de que en la 2ª temporada se esforzaran en darle un fondo que dejaba claro que tampoco es que fuera un malo de manual, y que de hecho tiene debilidad por los que son más débiles, cosa que a mí por supuesto me pareció muy entrañable y muy coherente con el personaje. Por eso me mata cuando el mundo en general sigue pasándoselo pipa odiándolo. No lo comprendo, no soy capaz de entender ese odio y esa manía de decir que se merece todo lo que le pasa (que lo he leído ya unas cuantas veces últimamente). Porque no, simplemente no. Es decir, si nos ponemos en su lugar, el pobre va básicamente de desgracia en desgracia, y creo que el único personaje al que Julian Fellowes le gusta torturar aún más es Edith. Así que en esas estamos. He leído muchísimo eso de que Thomas es malo porque no le importa llevarse por delante a quien sea en su ambición, pero en realidad si lo pensamos, es lógico que lo haga. No tiene otra cosa en que volcarse y además, aunque solo nos hayan mostrado los golpes más recientes, podemos intuir que se ha llevado unos cuantos golpes en la vida, con lo que es normal que llegue un punto en que le importa bastante poco a quién tenga que pisotear por el camino. Y aun así, pisoteando a quien sea por el camino, le cuesta lo suyo ir subiendo, con lo que de nuevo es bastante lógico que lleve encima los niveles de frustración que me lleva el pobre, y que han hecho, entre otras cosas, que ande ahora en guerra con su antigua BFF, lo que evidentemente me parte el corazón. Es por todo esto que creo que jamás me cansaré de defender a Thomas, aunque los que lo hacemos seguimos estando en minoría. Y aunque signifique que voy a tener que sufrir las torturas que se le vayan ocurriendo a Julian Fellowes, está claro, porque el día que le regale un hombre a Thomas y le deje ser feliz en general, se acabará el mundo.

De todos modos, Thomas es solo uno de esos ejemplos de pobres incomprendidos a los que solo apreciamos unos pocos. Se me ocurre, por ejemplo, el desprecio que mucha gente siente hacia Pete de Mad Men, cuando es uno de mis personajes favoritos de la serie. No niego que haga cosas tirando a rastreras, pero es un personaje tan perdido, tan frustrado, tan desesperado y, en definitiva, tan profundamente infeliz, que sufro mucho con cada una de sus tramas, y deseo con todas mis fuerzas (siendo consciente de que es un personaje ficticio, que tampoco estoy tan loca) que algún día encuentre la manera de ser un poco menos desgraciado. Algo parecido me ocurre (y lleva ocurriéndome desde muchísimo antes de que empezara la serie, que anda que no habré defendido al personaje hablando de los libros) con Theon de Game of Thrones, ese desastre emocional andante, fruto de no haber pertenecido nunca a ninguna parte y haber buscado aceptación en todas, que ni Paul Weston conseguiría solucionar del todo. Y, más recientemente, ya sabéis que defiendo a Regina de OUAT a capa y espada. Y, como ellos, hay muchísimos más. Como Lindsey de Angel (aunque quizá este es la excepción, porque no es un personaje al que se le muestre demasiado desprecio, o eso creo, pero es otro de esos personajes torturados dignos de mención, especialmente teniendo en cuenta que cierta escena protagonizada por él en el final de la serie es de los momentos televisivos con los que más he llorado jamás) o Jenny de The L Word (que, de nuevo, tampoco la consideraría una villana, pero la pobre loca recibe tantísimo odio inmerecido, in my opinion, que no puedo no mencionarla).

Así, todos ellos y muchos otros son mis pobres incomprendidos. No los defiendo por llevar la contraria, sino que simplemente ocurre que me resulta muchísimo más fácil empatizar con ellos y, como consecuencia, me implico muchísimo más en sus historias. Y, por tanto, me da muchísima pena que, además de llevar encima todos los traumas y todos los problemones que llevan, se lleven el odio y el desprecio de tanta gente (de nuevo, siendo Lindsey la excepción, que no creo que el mundo en general lo odie). De forma tan, tan inmerecida.

¡Saludos!

PD: Os recuerdo que ha vuelto Comic Book Men, y que si no la estáis viendo, no sé a qué esperáis. Cada vez que los veo, siento la necesidad de irme a trabajar (o hacer el vago) con ellos.

4 comentarios:

Vestnix dijo...

Buenísima entrada. Thomas desde el comienzo siempre me encantó, y en este último episodio es que me ha roto del todo... Ha sido la puntilla que me faltaba para derrumbarme bestialmente. Adiós a mi personaje favorito femenino, pero al menos Thomas sigue ahí. Y después de todo lo malo que le ha pasado digo yo que ya es hora de que algo le sonría.

Fellowes, nos lo debes. Más aún después del último episodio. JUM.

Pues eso: que comparto tu opinión respecto a Thomas, también respecto a Edith (que oye, Fellowes se ensaña enormemente con ella D:), Regina (¿cómo puede odiarla la gente? ¬¬) y Theon. A mí Theon siempre me ha parecido muy capullo, pero en Danza es que el tío me ha roto ya del todo... Increíble.

Pieman815 dijo...

Y por eso Cris mola. Porque todo lo que piensa tiene un porque, aunque no coincida con lo mio.
Grande!

ainho dijo...

Me gusta mucho este punto de vista. Yo siempre soy de las que prefiero a los parias de las series, a los que la gente mira mal...

No sé si se pueden comparar, pero siempre he preferido a Dwight y yo era de las que defendía a Peter con sus cosas. (The Office y The Good Wife). Ahora, años después, la gente viene de vuelta 'oye cómo me gusta Dwight' y más cosas del estilo.

Nunca me dio por pensar que Thomas y Pete estaban en el mismo grupo, por cierto. Pete es uno de mis personajes favoritos, al igual que Thomas. Edith, la intrusa (jeje), no me cae bien. No le deseo ni bien ni mal, ni me conmueve ni me molesta, curiosa indiferencia. Eso sí, me parece enorme que Lady Mary siga renunciando a llevarse bien con ella, es que ni por las apariencias. Pero esa manera de actuar las hace más grandes a las dos.

Con Thomas no estás sola, con Pete mucho menos. De los demás no te puedo decir, a excepción de Theon, que ya sabes lo que pienso y porqué me gusta tanto :)

BabyCatFace dijo...

Vestnix, me gustaría pensar que Fellowes ya tiene suficiente con todo lo que le ha hecho pasar al pobrecico mío, pero conociéndolo, no me haría demasiadas ilusiones xD.
En cuanto a lo de Theon, es que tito Martin se ha pasado seis mil pueblos con él en Danza y, claro, ahora todos lo apreciáis mal. Pero el pobre estaba clarísimo que era un montón de traumas andantes desde Choque (e incluso antes).

Pieman, y ya sabes que a mí me encanta discutir e intercambiar opiniones, que pocas cosas habrá más entretenidas xD.

Ainho, fíjate que pensé en incluir a Peter y me acordé de ti. Al final, de todos modos, no lo incluí porque me parece un personaje con el que, por un lado, siempre he visto mayor división de opiniones (hay mucha gente que lo odia, pero también hay mucha gente a la que le encanta. A mí me gusta, igual que la mayoría de personajes de The Good Wife) y, al mismo tiempo, no creo que en la propia serie lo presenten realmente como villano, no tanto como a algunos de los otros. Con lo que al final no cumplía del todo con el criterio. Pero vamos, que algunas de sus características también son muy del estilo de este grupo.
Y, eso sí, a mí me gusta mucho Edith. Pobrecica mía, que no la dejan vivir en paz (aunque sí, el momento que comentas de Lady Mary es grandioso).