26 oct. 2012

Cambios e intercambios

El otro día, después de nada más y nada menos que treinta episodios, acabó la primera temporada de Switched at Birth. Sí, esa primera temporada que empezó el verano pasado. Es decir, hace más de un año. Y no, no voy a dedicar la entrada a comentar lo surrealista de cómo funciona eso de las temporadas en las series de la ABC Family, porque me da que entonces no acabaría nunca. Ni me voy a dedicar a lamentarme por eso de que hayan decidido acabar la primera temporada en vez de seguir añadiéndole episodios ad eternum. Porque todo el mundo sabe que el universo sería mucho más divertido si las series (que no telenovelas) fueran por el episodio número 100 y siguieran en su primera temporada. Y ese es el camino por el que iban, está claro.

Pero bueno, en vez de todo eso, lo que voy a hacer es recomendaros una serie que, contra todo pronóstico, a mí me sorprendió para bien cuando empezó, y que a su manera ha seguido haciéndolo hasta ahora. Y es que cuando empezó, con un argumento digno de película de domingo por la tarde, no daba un duro por ella. Como supongo que le pasaría a todo el mundo que escuchara aquello de que era una serie protagonizada por dos chicas adolescentes que descubren que fueron intercambiadas al nacer en el hospital. Aun así, estaba en una de mis épocas generosas en las que le doy una oportunidad a absolutamente todo, y decidí echarle un vistazo de todos modos. Y ya digo que me alegro, porque me sorprendió bastante.

Porque la verdad es que a partir de ese punto de partida consiguió desarrollar bastante bien a un grupo de personajes con los que me pasa una cosa que no es excesivamente habitual: a pesar de todas sus meteduras de pata (que son muchas) y de las ganas que tenga de arrearles una colleja de vez en cuando, entiendo perfectamente a los personajes. Entiendo las rabietas adolescentes de Bay, entiendo la actitud de Regina, entiendo la actitud de los padres Kennish, entiendo a Emmett incluso a través de sus momentos más ahostiables en la temporada 1B, entiendo a Toby cuando no es un cero a la izquierda, y entiendo a Daphne desde que dejó de ser la niñata que iba de santa por la vida en la temporada 1A. De hecho, me he dado cuenta de que, acabada la temporada 1C tan solo hay un personaje que no me gusta nada, y teniendo en cuenta que es Angelo y que, por tanto, está interpretado por el inepto de Gilles Marini, no sé cuánto de eso es culpa del personaje en sí y cuánto es culpa de su ineptitud, que hace que todas y cada una de sus escenas tengan un aire de lo más creepy. En cualquier caso, y a pesar de ese pequeño problema, ya digo que es una serie con la que no me cuesta nada ponerme en el lugar de los protagonistas y entender de dónde vienen y por qué hacen lo que hacen.

Además, el hecho de que buena parte de sus personajes sean sordos le da un algo a la serie que hace que sea diferente, porque no están ahí metidos con calzador, sino que son una parte más del universo de la serie. Y, si tienen que poner escenas enteras en silencio absoluto y con conversaciones completas subtituladas, lo hacen sin ningún problema (eso sí, los señores de la ABC Family podrían hacer el favor de no anunciar otras series o cualquier tontada de estas encima de los subtítulos, que a veces pasa y es como para matarlos a todos).

Con todo esto no quiero decir que nos encontremos ante la mejor serie jamás creada, que tampoco es eso. Switched at Birth es lo que es, una serie teen que se emite en la ABC Family. Y, por tanto, podemos esperar algunas de las tramas adolescentes más típicas, y de vez en cuando algo de moralina innecesaria (aunque no es ni mucho menos algo insoportable ni exagerado, in my opinion). Pero, en general, es una serie que está bastante bien y, sobre todo, tiene unos personajes con los que no cuesta demasiado implicarse. Así que yo al menos esperaré con ganas a que vuelva en enero con su segunda temporada. Aunque, por supuesto, me habría gustado mucho más que hubiera vuelto con su temporada 1D.

¡Saludos!

PD: Estoy a un paso de abandonar Arrow, y eso que el piloto no me disgustó. Pero es que los dos episodios siguientes se me han hecho cuesta arriba.
PD2: Y tengo clarísimo que Nashville me gustaría mucho más con otro tipo de música. La canción del final del episodio de esta semana me acabó agotando, pero aun así me pareció muchísimo mejor que el horror de canción del final del episodio de la semana pasada.

4 comentarios:

LiPooh dijo...

Suscribo todas tus palabras (a excepción del PD1 como ya sabes). A mí también me ha sorprendido gratamente esta serie, me entretiene muchísimo y sus tramas me parecen muy bien llevadas (dentro del tipo de serie que es claro).

Una pena que no sigan con la enumeración actual, aunque me contenta saber que en enero vuelven.

Saludicos.

BabyCatFace dijo...

A mí justamente lo que me encanta de Switched at Birth es justamente eso, teniendo en cuenta el tipo de serie que es, las tramas están bien llevadas y son coherentes con los personajes. Vamos, que me recuerda más a un Everwood que a un Gossip Girl.
Y para lo de la enumeración deberíamos empezar una recogida de firmas. Es una oportunidad perdida y lo saben xD.

Anónimo dijo...

No dejes Arrow que el cuarto remonta

BabyCatFace dijo...

Vi el cuarto episodio de Arrow y es verdad que remonta un poco (bastante). Aun así, no me pareció suficiente como para seguir con ella, así que de momento ahí la dejé aparcada. Que vuelva o no a ella más adelante ya dependerá de las opiniones que vaya leyendo y del tiempo libre que tenga.