8 dic. 2009

Pues yo adoro a Jenny Schecter

El otro día ya sí acabé con la 6ª temporada de The L Word. Y la verdad es que me dio un poco de penica verme el último capi.

Y es que tengo que decir una cosa: esta serie es de todo menos perfecta (aunque la primera temporada la verdad es que está bastante bien), pero con ella me pasa un poco como me pasaba con Anatomía en sus malos momentos antes de que se estirasen cual chicle por la vida, que tiene algo que hace que le coja cariño. Y supongo que será que, a pesar de tener unas cuantas cosas malas (no sé si el hecho de que sea un culebrón como la copa de un pino le hace bien o mal, pero los cambios de personalidad de algunos personajes (Helena, a mejor y luego a peor; Dana, aunque en este caso fuera para mejor) son definitivamente algo negativo), también tiene unas cuantas cosas buenas.

Al menos a mí me hicieron cogerle cariño a bastantes personajes. Shane es adorable. Dana, una vez le cambian la personalidad, también (aunque el cambio estilístico sí que fue bastante chocante). Bette es muy suya, pero irremediablemente tengo que admitir que podría perfectamente ser amiga de una versión real suya. Marina simplemente es babeable y con eso basta en este caso :P. Jodi es la mar de apañada.

También es cierto que tengo problemas con otros de los personajes. Por ejemplo, a ratos no aguanto a la petarda de Alice. No es tampoco que le tenga un odio irracional, es que es cansina, la tía, con esa manía de abrir la boca siempre cuando no debe. Tengo mis problemas con Kit, que muchas veces no se sabe por dónde quieren llevar al personaje. Tampoco acabo de ver a veces a Tina, aunque supongo que tiene que ver con la debacle de la segunda, tercera y cuarta temporadas. Tres cuartos de lo mismo con Max, aunque cuando se le pasan las sobredosis hormonales es bastante más apañado.

Realmente al único personaje al que no he aguantado en ningún momento, desde la primera vez que sale, es a Dylan. Y vale que tampoco es un personaje excesivamente principal, pero la pena es que se lleva a Helena de la manita, precipicio abajo, en sus dos únicas tramas.

En cualquier caso, a lo que me niego en redondo es a eso de odiar a Jenny Schecter. Y es que a mí me encanta esta chica. Me costó un poco hacerme a ella; al principio de la serie, en los primeros capítulos, no sabía muy bien por dónde querían tirar por ella. Estaba tan indefinida en todos los sentidos, que no acababa de convencerme. Pero poco a poco se fue convirtiendo en Jenny. Fue ganando, capítulo a capítulo, temporada a temporada, en egoismo, en infantilismo y en muchos otros ismos. Hasta el punto en que, llegado el final de la sexta temporada se ha convertido en una caricatura de sí misma. Y claro, aquí ya solo pueden pasar dos cosas: o la adoras de lo mala (más que mala, infantil e inocentona, lo que lleva aparejado el "muy egoista") que es, o la odias por lo mismo. A mí me pasa lo primero. Y es que ese aire tan de niña chica malcriada que tiene me encanta.

Otra cosa sería que tuviera que convivir con alguien así, en cuyo caso sería la primera en jurar que iba a matarla. Pero el personaje me parece encantador.

En fins, pues eso, terminada la última temporada, puedo decir que voy a recordar con cariño esta serie. Tanto sus buenos momentos como sus idas de olla. Que echaré de menos a Shane, porque me parece uno de los personajes más condenadamente adorables que ha dado la televisión. Y que echaré de menos a Jenny Schecter, tan injustamente odiada por muchos. He dicho.

¡Saludos!

PD: Al final del último episodio suena Have you seen that girl, de Lee Ann Womack. Aparte de ser una canción que le va al propio personaje de Jenny que ni pintada, juraría que la he escuchado hace no mucho en otra serie y no soy capaz de recordar dónde...
Anyways, pongo un vídeo tributo a Jenny con la canción que he encontrado por YouTube, por si a alguien se le enciende la bombillita y me resuelve la duda existencial sobre la canción que me ha entrado xD.

6 comentarios:

Roxana dijo...

Hola! Me alegro leer que por fin alguien le hace justicia, a mi mal condenada por toda la comunidad lesbica, jenny shecter.
Ese personaje, es el mejor de la serie, sin duda alguna, su indeterminación, su maldad, su complejidad, su depresión, su frustración. Si es algo que la audiencia no ha entendido es que claramente podría ser un personaje sacado de una novela de dostoiewski, y el solo hecho de pensar eso, hace que la adore mas aún.
Y si bien, a muchos no le gusto que haya terminado con shane, me parece que ella fue la unica q pudo ver en jenny ese ser plagado de incompletitud.
La serie empieza con ella, y es justo que termine con ella, y que mejor final le podria dar ilene chaiken que la muerte de ese mounstruo que se fue gestando a lo largo de 6 temporadas.
Creo q la canción al final, resume todo lo que jenny hubiese querido decir, y me encanto q al final ella dijese... bette y tina, ustedes cambiaron mi vida.
si, no se si para un final feliz, pero si para ser un personaje lleno de vicisitudes, dudas, venganzas, tristeza, dolor, angustia, depresión.
Pero bueno, que sería de Jenny Shecter sin todo eso....
Nada, no seria nadie.

Anónimo dijo...

Jennifer Schecter no era mala, simplemente era inmoral, compleja, y los mas interesante de la serie fue tratar de entender sus acciones, aunque fuera difícil dado los cambios tan drásticos de temporada en temporada, pero al principio de la serie, sale escribiendo diciendo algo así como que tenía muchas facetas y las circunstancias llevaron a todos esos cambios.

"Have you seen that girl
That everybody says I used to be?
Have you seen that girl?
Where along the way did I lose me?"

No es lo mismo como todo el mundo acabo viéndola, como acabo diciendo que ella era, con la sexta temporada, que lo que era realmente.
Vamos, un gran personaje.

Mina Harker dijo...

A mí es que precisamente me pasa que todos los comportamientos de Jenny, sus idas y venidas y demás, los veo como los típicos que se ven en los niños pequeños.

En cierta manera, a mí me parece un personaje muy entrañable por eso, porque esa "inmoralidad" suya no es otra que el hecho de que sigue siendo una niña. Y por eso se equivoca, y es atolondrada hasta decir basta, y hace daño a la gente, sin ser realmente consciente de lo que hace, porque es una niña.

Y claro, la pobre acaba que está más perdida que un pulpo en un garaje, y ella misma se da cuenta, pero no puede hacer absolutamente nada, porque no sabe ni cómo ha llegado ahí, ni cómo salir.

Y sí, yo también creo que Shane era la única que la veía realmente de todo el grupo ;).

Jenny Schecter dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que ha dicho Roxana, y en total desacuerdo con el hecho de que Jenny sea un personaje infantiloide (ahí pondría antes a Alice o incluso a la misma Tina). Jenny es un personaje complejo, y con el paso de las temporadas se va volviendo más oscura. Vemos un cambio en ella con cada temporada, fruto de las experiencias poco agradables durante su infancia, y parte de su vida como jóven adulta. Yo entiendo completamente la evolución de Jenny, y entiendo que, en el fondo, sigue siendo esa chica inocente que solo busca ser feliz haciendo lo que más ama, que es escribir y poder transmitir sus vivencias, de algún modo, a lo demás.
Tambien creo que la única que llega a entenderla/apoyarla es Shane (personaje que al principio no soportaba y me fue ganando con el paso de los episodios). Al final no consigue la plena felicidad en el plano romántico-amoroso y eso dejó un sabor amargo a los que amamos a este personaje tan peculiar e intrigante. No me gustó nada el final que tuvo. Creo que el personaje no lo merecía.
En conclusión: Jenny Schecter no es un personaje facilón creado para gustar a todos. Esa labor ya la tenían otros en la serie.
Lo curioso es que, tanto detractores como amantes, siguen hablando de ella ;-)

BabyCatFace dijo...

@Jenny Schecter, igual no elegí bien las palabras e infantiloide no sea la mejor manera de describirla, pero creo que en el fondo opinamos lo mismo del personaje. A lo que me refería es a que en cierto sentido Jenny tiene una pureza casi infantil (con todos los matices tanto buenos como malos que eso añade a una persona). Esa inocencia que nunca llega a perder del todo es justamente lo que hace tan interesante al personaje conforme va volviéndose más oscuro. También estoy muy de acuerdo con lo que dices de Shane, por cierto.
En cuanto al final, a mí sí que me gustó, lo vi bastante apropiado para un personaje tan trágico. Then again, a mí me pierden tanto los personajes tristes como los finales tristes, y Jenny fue un personaje muy triste (en el mejor de los sentidos) y tuvo un final muy triste, con lo que yo acabé encantada de la vida.

Jenny Schecter dijo...

@BabyCatFace (Me encanta el nik, tenía que decirtelo xD)
Con el final tengo sentimientos encontrados. Por una parte estoy de acuerdo contigo. Además, la muerte de Jenny yo la interpreto más como algo simbólico (aunque también sea física) como el fin de la serie. Y cómo han dicho más arriba, en realidad tiene sentido su muerte, porque simboliza el mismo final de la serie, la cual vemos (desde el piloto) a través de los ojos de Jenny. Por otro, me hubiera gustado ver a Jenny feliz y enamorada. O al menos correspondida de la manera en la que ella amaba. No creo que ninguno de los personajes amara tan sinceramente como ella lo hacía. Y casualmente, siempre que lo hacía, la traicionaban.
Me ocurre lo mismo, adoro los dramas y los personajes complejos. Será porque en la vida siempre recordamos más lo dramático, o lo que nos hace daño, que las cosas buenas (?).