16 dic. 2009

Sí, veo Lost. Sí, me resulta medianamente entretenida. No, ni de coña creo que sea la mejor serie de la historia. Y fun y pin.

...Y además creo que con el título lo digo todo (bueno, creo que debería añadir que en la entrada hay spoilers hasta el final de la quinta temporada).

Hace poco, en Vaya Tele hicieron una lista con las que, en su opinión, eran las mejores series de lo que va de siglo XXI. Las listas pueden gustar más o menos, pero al fin y al cabo son listas y están basadas en la opinión del que las hace, que por tanto pone en ellas a quien le da la gana y donde le da la gana. Y así tiene que ser. Lo triste es que hubo una gran mayoría de gente protestando (y criticando y poniendo en duda criterios varios y supongo que subiéndose por las paredes en su casa) por la posición de Lost, que acabó en un octavo puesto. En mi opinión, por cierto, no acertado del todo, pero no porque crea que deba estar más arriba, sino al contrario.

Con el anuncio de las nominaciones a los Globos de Oro ha pasado tres cuartos de lo mismo. Lost se queda fuera, salvo por la nominación de Michael Emerson, y la gente se lleva las manos a la cabeza.
Por cierto, pausa momentánea para decir que, aunque era obvio que iba a entrar Glee en las nominaciones, no me esperaba ver a Lea Michele (sí a Jane Lynch y ni de coña a Matthew Morrison, todo hay que decirlo) entre las nominadas. Me llevaría una sorpresa si se lo llevara (este año apuesto por Edie Falco o Toni Collette). Aunque mientras no se lo lleven Tina Fey (hasta las narices estoy de verla hasta en la sopa, y más con la sobrevaloradísima (en mi opinión, para que no me lluevan piedras :P) 30 Rock) ni Courteney Cox (¿Qué leches hace ahí? O.o), me daré por contenta.
Pero vuelvo al tema, que esto iba de Lost.

El caso es que yo cada día tengo más claro que esta es una serie muy tramposa. Tiene una idea de fondo buena y un desarrollo que resulta original (y que influyente ha sido un rato, no hay más que ver la de intentos fallidos de sacar algo provechoso a partir de unas bases similares y que no han acabado de cuajar). En un principio, a través del uso de los flashbacks, descubrimos a unos personajes relativamente interesantes. Y además es una de esas series que juega a comunicarse con su público, a decirle que saben que existen y que no, ellos tampoco entienden qué leches hacen los guionistas a veces (aunque aún le queda muchísimo que aprender de Supernatural). En fin, que en definitiva la serie tiene unas cuantas cosas buenas que siempre jugarán a su favor.




Lo que no quiere decir que no tenga sus puntos débiles. Unos cuantos, por cierto, y relativamente importantes.
Sin ir más lejos, los propios personajes. Sí, esos que en principio podían caer mejor o peor, ser más o menos agradables, pero al fin y al cabo estaban relativamente definidos y tenían su importancia, su papel. A estas alturas de la película, de la mitad no se sabe si van o vienen, y la otra mitad se ha convertido simplemente en un esbozo de lo que eran al principio. Es curioso, porque generalmente suele ser al contrario. De hecho, creo que, visto el final de la quinta temporada, solo estoy conforme con tres personajes. Por un lado, Ben, el único que puede decirse que ha tenido una evolución coherente, pasando de ser un malo malísimo a un pobre pardillo que da pena de lo patético que resulta (lo cual, a nivel personaje, es bueno, no se vaya a entender al contrario). Juliet, que en mi opinión ha estado estupenda toda la temporada (y no solo por acabar en el fondo de cierto pozo). Y Sayid, que sigue siendo el mismo que cuando empezó la serie, que oye, es lo mejor que se puede hacer si el personaje no tiene intención de evolucionar (y todo esto se ve clarísimamente cuando le da por cargarse al petardo de mini-Ben, remordimientos o no remordimientos incluidos en el pack, pero intentándolo, porque es lo que tiene que hacer).
Los demás, o bien son aliens que han tomado el cuerpo del personaje (Sun, Kate (que ha vuelto en versión aún más cansina y collejeable)), o bien son una especie de dibujo garabateado de lo que eran antes (Jin, Sawyer...). En cualquier caso, no creo que sea una serie que deba estar orgullosa de sus personajes. Y puesto que los personajes son una parte muy importante de una serie, eso le quita muchísimos puntos a la hora de valorarla.

El planteamiento sigue siendo curioso y sigue jugando con eso de que, como a ninguna otra parece funcionarle excesivamente bien, es relativamente original. Y con eso de que detrás de todo hay un plan maestro y un argumento perfectísimamente hilado momento por momento, palabra por palabra y movimiento por movimiento. El problema que yo le veo aquí es que, con esa excusa, descuida muchísimo otra de las partes fundamentales del conjunto, que es el desarrollo del aquí y ahora. Me parece muy bien que tengas un conjunto totalmente pensado y que depende de un montón de detallitos que a lo mejor se te pasaron por alto la primera vez que la viste; pero lo que no puedes hacer es basar toda la serie en eso, que todo lo demás sea una excusa y además ni te esfuerces en ocultarlo. Dejando a un lado la primera temporada y ciertos momentos concretos de las demás, todo el desarrollo de la serie me parece una simple excusa. De nuevo, y sabiendo que ambas series parten de una idea distinta, creo que debería aprender de Supernatural, que ha sabido enlazar de maravilla los acontecimientos presentes y pasados desde su segunda temporada, creando un fondo muy complejo y, al mismo tiempo, un "aquí" y un "ahora" que tiene importancia por sí mismo y no solo por sus consecuencias. Quizá sea solo impresión mía, pero no me da la sensación de que Lost me esté contando algo así. Cuando la veo, me da la sensación de que están haciendo tiempo. Y me da la sensación de que siguen intentando colarme más y más excusas, porque saben que si les da por colar algo que no tiene ni pies ni cabeza, van a tener a un montón de seguidores diciendo lo brillantes que son.

No hay más que ver esta última temporada y los dichosos viajes en el tiempo. Si dejamos a un lado el final, no han servido para nada. Y sin embargo, nos han tenido toda la puñetera temporada a vueltas con ellos, porque todos sabemos que los viajes en el tiempo molan y además, si metemos un par por capítulo, rellenamos media temporada de aire y la gente pensará que cada detalle de cada capítulo ha sido indispensable. Está claro que, si querían tirar por donde han tirado, necesitaban los viajes en el tiempo. Lo que ya dudo más es que fuera necesario sacarlos una y otra vez, dando lugar a un montón de incoherencias internas (independientemente de que sean más o menos creíbles en la realidad, que sinceramente, no tiene nada que ver) que a mí no me han gustado un pelo. Porque para lo que han servido es para recordarme eso, que si la temporada tenía 16 episodios, le sobraban al menos 10.

Así que sí, para mí Lost es una serie con un planteamiento original y un desarrollo brillante en algunos aspectos y mediocre (tirando a bastante malo) en otros. Lo que la convierte en una serie al menos curiosa, y relativamente digna de ver, pero ni de coña en la pedazo de serie que están intentando venderme sus fans. Y sí, tengo merchandising de Lost, y sí, me he visto todas las temporadas y sé que me veré la sexta, pero me niego a ver solo la parte maravillosa y estupenda del asunto. Porque lo siento, pero en mi opinión hay bastantes series que le dan mil vueltas. Guste más o menos.

Y dicho todo esto, me voy a esconderme a mi rincón, vaya a ser que me caiga alguna pedrada...

¡Saludos!