30 de dic. de 2009

Haciendo balance de 2009

Me encantan las listas. De hecho, las adoro. Y por eso no iba a ser capaz de desaprovechar una oportunidad de hacer listas como es el que se acabe el año. Y hay muchas listas que podría hacer, pero me voy a decantar por una y corriendo.

Que una es débil, pero no tanto.

Así que tirando de meme que vi por algún sitio, voy a hacer un resumencillo de las series que sigo y he seguido a lo largo de 2009. Visto así en perspectiva da un poquito de mal rollo, pero todo es saber organizarse xD.

Estrenos de 2009 que no abandoné
Community, Dollhouse, Cougar Town, Glee, Modern Family, Nurse Jackie, The Vampire Diaries, United States of Tara y V.



Series que he seguido a ritmo de emisión (cuestión de organizarse, ya digo :P)
Brothers & Sisters, Community, Cougar Town, Desperate Housewives, Dollhouse, Friday Night Lights, Glee, Gossip Girl, Grey's Anatomy, How I Met Your Mother, Lost, Modern Family, Nurse Jackie, Private Practice, Supernatural, The Big Bang Theory, The Office, The Vampire Diaries, True Blood, V y Weeds.



Series que llevo a mi ritmo
Veronica Mars




Series que abandoné
Mercy, FlashForward y 30 Rock (y era ya su segunda oportunidad).



Series en la lista de tareas pendientes
Y con estas tengo para escribir uno o dos libros:
Rome, The West Wing, Freaks & Geeks, Pushing Daisies, Twin Peaks, Oz, Nip/Tuck, The Class, Studio 60, Head Case, Breaking Bad, The Black Donnellys, Bored to Death, Secret Diary of a Call Girl, Kings, Life on Mars, Misfits, Flight of the Conchords, Bones, In Treatment, Dexter (esperando su segunda oportunidad), Carnivale, Tell Me You Love Me, Battlestar Galactica, Los Soprano, Party Down, Extras, Beautiful People, Dr. Who, Sugar Rush, Being Erica, Coupling, Shameless, The Inbetweeners.

En fins, que tengo material para varios años aquí.



Series que saqué de la lista de tareas pendientes
Brothers & Sisters, Chuck, Friday Night Lights, Supernatural, The Office, United States of Tara, Weeds, Angel, The L Word, Skins.




Series que me ha dado por volver a ver
Buffy, Ally McBeal, Firefly, Six Feet Under.



Creo que esto es todo. Probablemente me haya dejado alguna (excepto en las que sigo a ritmo de emisión, esas están todas sin falta), pero bueno. Desde luego, la lista es completa un rato.

¡Saludos!

25 de dic. de 2009

Merry Newtmas everyone!

...Y a aprovechar para pasarlo bien, hincharse a comer y a estar estupendamente con la gente que toca.



(¿Es o no es uno de los momentos navideños seriéfilos más épicos?)

¡Saludos!

PD: Me acabo de dar cuenta de que se me olvidó poner una petición en la entrada que hice sobre Glee, así que, con eso de que estamos a 25 de diciembre, la pongo aquí a ver si cuela :P.
Estoy con Lea Michele... ¡¡Yo también quiero a Adam Lambert en Glee!! He dicho.

23 de dic. de 2009

Porque los hay que deberían darse un paseo por el aparcamiento del Seattle Grace (I)

Como ya dije en la entrada sobre Skins, el personaje de Freddie me dio una idea... De los varios millones de series que veo/he visto, siempre suelo sacar algún personaje que simplemente no aguanto. De esos que te entran ganas de, pues eso, mandarlos al aparcamiento del Seattle Grace (Grey's Anatomy), que todo el mundo sabe que se traga a la gente. Así que he decidido hacer una lista con todos ellos. No, no sirve para nada, pero ¿y lo que mola hacer cosas inútiles?

Y conste que el que sean entradas fáciles y rápidas que me ayudan a cumplir con mi objetivo de ir actualizando esto de vez en cuando, no tiene nada que ver.

En fins, pues empezamos con los cuatro primeros de la lista. No necesariamente los personajes a los que más manía les tengo (bueno, la primera sí, creo que no me había molestado tanto un personaje en pantalla en la vida), ya que no están en orden (con la cantidad de series que llevo al día y lo fácil que es meter personajes inútiles, sería imposible), pero bueno...

Izzie Stevens (Grey's Anatomy)
En la primera temporada, cuando la presentan como la parte happy de los Cinco Fantásticos del Seattle Grace, la buena, la liberal, la adorable defensora de los pobres (pobres) animalitos, a todo el mundo le caía bien. A mí ni me iba ni me venía. Estaba ahí, se merecía un par de collejas por tonta, pero no molestaba a nadie. Y entonces llegó el final de la segunda temporada. Se volvió cansina, protestona, llorona y amargada en general, y nos inundaron de imágenes y tramas plagadas de ella. Hasta el punto de que en la quinta temporada, la serie debería haberse cambiado el nombre por "Stevens' Anatomy". Pero no adelantemos acontecimientos. Al final de la segunda ya cojeaba, pero no afectó demasiado a la serie en sí porque el argumento lo llevaron de forma bastante correcta. Pero claro, a partir de ahí, Shondita se enamoró de Katherine Heigl (pobreta, lo debe estar pasando realmente mal, que con lo que dice la otra por ahí, no la debe querer nada, nada, nada) y se dedicó a regalarle tramas. Sin desarrollar al personaje, por supuesto. Si en un principio, quizás también gracias a que la serie era más fresca, el personaje no resultaba molesto, a partir de la tercera temporada me han ido dando ganas de adelantar el capítulo cada vez que salía ella en pantalla. Cuando protesta, en vez de decir "hay que ver lo tonta que es la pobre", te molesta que aún sigan dándole tramas. Porque llega a extremos en los que no tiene sentido. Entiendo que es una serie. Y entiendo que es Grey's. Pero aun así quiero cierta coherencia interna. No me vale que Izzie se vaya paseando por el hospital haciendo de trabajadora social, juzgando a médicos y pacientes (cuando se pone en plan anti-aborto es cansina hasta decir basta) y pataleando por practicar con animales y encima le hagan caso. No cuando a los demás personajes Shondita no se lo permite. Sigo entendiendo que es una serie, pero eso no quita que pueda sacarme de quicio el que la chica se pasee por el hospital como si fuera ella la que les está haciendo un favor a todos estando allí, cuando otros (como Cristina o Alex), que le dan mil vueltas, tienen que andar siempre con pies de plomo porque a la mínima peligran.
Pero la gran debacle llegó en la quinta temporada, cuando quedó más que demostrado que Izzie es tonta. Rematadamente tonta. Porque lo siento, pero por mucho que a Shondita le apeteciera traer a Phantom Denny (y quejarme no me quejaré, que Denny será un petardo, pero Jeffrey Dean Morgan tiene un algo... Aunque me guste más como Papi Winchester, que el carácter acompaña), que una cirujana tan pro como nos quieren hacer creer, vaya acostándose con su ex muerto (en fantasma, que es un poco menos creepy que si digo muerto tal cual) y no le salten las alarmas diciéndole que eso muy normal no es... En fin.
Lo único bueno es que con lo diva que nos ha salido Katherine Heigl (aquí acompaña, ni trago al personaje, ni trago a la actriz), esta sexta temporada nos estamos librando bastante de ella. Y eso es bueno. Porque no solo el personaje es insufrible, sino que además, ella como actriz tampoco es que valga demasiado.
Que se la queden en sus comedias románticas, pero que no vuelva a Grey's en mucho tiempo. Por favor.

Hugo Reyes (Lost)
(Y a partir de aquí me enrollo menos... Pero es que había mucho que decir de la petarda de Izzie)
Este es otro al que todo el mundo parece adorar, con su buenrollismo extremo, su empanamiento y su soltar "dude" al final de cada frase.
Y a mí nada, no hay manera. No es un odio irracional como el que he acabado cogiéndole a Izzie, sino más bien que me cansa. Y mucho. Lleva cinco temporadas con lo mismo, siendo el tonto del grupo y dejando que los demás hagan lo que él no va a hacer, porque está claro que no está al nivel adecuado. Y oye, va a ser verdad, porque visto lo visto, hasta Kate le supera, que ya es decir. Pero no importa, el caso es que funciona, que tiene sus fans, que a la gente le encanta. Y los guionistas lo siguen metiendo en las tramas. Aunque no haga nada. Aunque lo único bueno que hizo en la quinta temporada fuera poner en boca de los personajes las palabras de los fans... y eso mismo ya lo estaba haciendo Miles.
Tampoco es que quiera que le den una trama, porque como tuviera que aguantar su buenrollismo excesivo en alguna trama importante, probablemente abandonase Lost definitivamente. Es simplemente que quiero que se lo lleve el humo negro. Para siempre, por favor.

Mark Benford (FlashForward)
La serie por sí misma ya es bastante mala. De hecho, creo que cuando se me empiecen de verdad a acumular series en cuanto empiece la midseason, va a ser la primera en caer.
Stating the obvious, que se dice.
Pero es que un personaje tiene que ser especialmente malo para estar a un nivel más bajo que el de la propia serie. Pues eso, tela, telita, tela.
Mark es un tío que trabaja en el FBI y que hace lo que le viene en gana. Si su jefe le dice que no haga algo, él lo hace, que para eso se ha visto en el futuro investigando el caso (y en ningún momento se para a pensar que el que se haya visto investigando el caso no quiere decir que sea precisamente porque tiene la más mínima idea de lo que pasa, pero bueno, tampoco podíamos esperarlo, que neuronas no le sobran). Y la cosa es que, para ser ese tipo de personaje, que puede hacer lo que quiera y no salir perjudicado, le falta lo esencial, carisma. Porque no, el agente Benford no estaba en la cola cuando repartieron de eso, y sin embargo sus compañeros le siguen como perritos fieles. Aquí hay algo que no cuadra, pero por lo visto a los señores guionistas les costó bastante ver algo que cualquiera que haya visto más de medio minuto de la serie sabe.
Además, que el actor sea un inútil tampoco ayuda en estos casos. Y precisamente Joseph "solo sé poner cara de como que me hago el interesante un rato" Fiennes es de los que deberían plantearse otro tipo de profesión. Una en la que la expresividad no sea especialmente importante, me atrevo a sugerir.
En definitiva: la serie es mala, el argumento no se sostiene por ningún lado y encima el protagonista no despierta ningún tipo de interés. Mal vamos, muy mal.
Vamos, que dudo que la serie hubiera sido mucho mejor con otro personaje como protagonista, pero estoy segura de que sería un poco menos mala.

Dylan Moreland (The L Word)
Dylan es una de las muchas idas de olla en esta serie. Es un personaje que no viene a cuento en ningún momento, que no pinta nada. No entiendo a qué vino la trama de Helena y todo el culebrón cuando Dylan y su novio la engañan de semejante manera (excepto, supongo, para borrarnos la imagen de Helena como la bicha mala que había sido cuando intentó quedarse con Tina y mantenerla como una pobrecilla infantil e inocentona). Y no entiendo por qué, después de solucionar semejante debacle (al menos en parte), la traen de vuelta al final de la sexta temporada.
En cierto modo, me gustaba Helena, o al menos una de sus personalidades (ya digo que la primera no me acababa de gustar; me parecía muy posesiva con Tina y mala malísima con Bette, que, por cierto, es quizá uno de los personajes a los que les tengo más cariño). Era un personaje bastante vivo, tanto cuando vivía en su mundo de colorines y piruletas como cuando vive un poco menos en él (y eso que yo creo que en ningún momento se aleja demasiado de su frontera). Pero era llegar Dylan y el personaje se apagaba.
Si Dylan por sí misma hubiera tenido algo de interés, habría sido perdonable. Pero es que Dylan no tenía ningún interés. No era mala, con lo que no tenía el encanto de los malos malísimos. No era buena, por lo que tampoco podía pasarse al lado adorable de la vida. No era demasiado compleja, no era nada. Era gris y no venía a cuento.
Pero se empeñaron en pasearla por la trama de Helena y apagarla precisamente para marcar el final de la serie. Y eso no se hace. He dicho.

¡Saludos!

PD: No tiene nada que ver con la lista, pero me he enterado vía Ausiello de que se han quitado de en medio a Mo-Mo para la segunda temporada de Nurse Jackie. No es que el personaje fuera precisamente mi favorito (ni me iba ni me venía), pero me da muy mala espina. Una de las cosas buenas de Nurse Jackie era el dinamismo de la amistad entre Jackie y Mo-Mo. La serie estaba bien pero no era perfecta... Miedo me da lo que le pueda hacer esto.

21 de dic. de 2009

Y al día con Skins

Estas últimas semanas he estado poniéndome al día con la que llevaba más de un año entre mis tareas pendientes. Y es que, después de mil recomendaciones, aún no me había puesto con Skins. Pero bueno, finalmente, a poco de empezar la cuarta temporada (me suena que tenían intención de empezarla el veintitantos de enero, pero tampoco es como para fiarse demasiado de mí), me ventilé las tres temporadas del tirón.

Y qué decir, me han gustado bastante, tanto las dos primeras como la tercera. No es perfectísimamente perfecta, pero le da mil vueltas a muchísimas otras. Y, desde luego, está unos cuantos escalones por encima del tipo básico de las series teens :P. Y es que puede unirse a ese selecto grupito de series en las que no dejan de lado un detalle algo estúpido pero que sí, tiene importancia: las cosas tienen consecuencias, señores guionistas. No me vale darle al reset cada vez que nos da la gana, y es un recurso bastante extendido. En ese sentido, uno Skins a series como Buffy y Friday Night Lights. Por no saltarse a la torera esa norma tan simple.
Los actores en general se manejan bastante decentemente (ejem, cierto Luke Pasqualino no cuenta, que yo creo que entre la cara ladrillo que me lleva todo el rato y que su personaje ya es por sí mismo bastante petardo, es lo que menos me ha gustado de toda la serie) y el ritmo de los episodios es bastante adecuado.
Y además... es inglesa. Que ya sabemos que esta serie llevada por una network en USA sería muy muy distinta...

De las dos generaciones, de todos modos, no sé muy bien con cuál quedarme. Me explico, para mí, cada una es superior a la otra en un aspecto e inferior en otro. Estando ambas bastante bien, pero igualmente superándose mutuamente. Aunque también es cierto que a la segunda generación aún le queda margen y podría superar fácilmente a la primera.



Pues bien, de la primera me quedo con los personajes. No sé por qué, pero son ese tipo de personajes a los que es imposible no cogerles cariño (con la excepción de Anwar, debo decir, que ando yo como para tener demasiado aguante con niñatillos petardos). Dejando a un lado, como digo, a Anwar, y probablemente a Michelle (no es que me llegase a caer mal, es simplemente que en ningún momento acabó de llegarme del todo... Quizá porque en contraste con los demás no acaba de destacar), soy incapaz de quedarme con un solo personaje.

Cassie es uno de esos personajes simplemente inolvidables. Evidentemente, y adorando como adoro al Cloudcuckoolander tipo, no soy objetiva. Pero es que esta chica es enorme. Y va a ser que tan ida no está...
Pero es que no es la única que me ganó completamente. Sid es un amor con patas. Y es curioso, normalmente los pobres pardillos que se llevan golpes de todas partes acaban cansando, pero es que con Sid no me pasa nada. El pobreto es que va pidiendo un abrazo a gritos. Tres cuartos de lo mismo, pero distinto, me pasa con Jal. Tengo que admitir que me costó algo más hacerme al personaje, pero en cuanto la empiezan a desarrollar algo más simplemente me encantó. Pero eso sí, otra pobreta que va pidiendo abrazos a gritos, porque si para el final de la segunda temporada no estaba en condiciones de tener todo el derecho del mundo a cortarse las venas, me vais a decir a mí. Tony es un personaje muy suyo, pero me encantaría tenerlo como amigo (de enemigo me da a mí que no, gracias, que miedito me da). Chris es otro al que es físicamente imposible no adorar... Y Maxxie, pues tres cuartos de lo mismo.
Si es que hasta Sketch es entrañable a su manera. Es decir, con sus serios (muy serios) problemas mentales y su acento.

La primera temporada tiene momentos muy surrealistas, tan surrealistas que para mí llegaron al punto de geniales. La segunda temporada es más dura, más oscura, pero igualmente muy buena. De hecho, creo que si tengo que elegir, me quedo con varios momentos de la segunda temporada precisamente. Me gustó especialmente el capítulo de Sid, cómo le afecta lo de su padre (al que, por cierto, le tenía cariño. Y a partir de ese capítulo ya ni te cuento). Me encantó cada momento de la amistad de Cassie y Chris. Y me gustó cómo acaban las cosas Michelle y Tony. Muy simple y muy de andar por casa, y por eso me pareció un buen cierre.

En cuanto a la segunda generación... pues es distinta. El desarrollo de los capítulos y las tramas me ha parecido algo mejor que la de las anteriores temporadas (aunque quizá ese capítulo final no estaba demasiado bien colocado ahí... El de las gemelas lo vi bastante mejor como cierre). Pero los personajes, aunque me gusten, no han acabado de llegarme tantísimo como los de la primera.



Como digo, aún tienen margen de sobra, ya que los de la primera generación juegan con ventaja (dos temporadas son dos temporadas, y más cuando la segunda aportó tantísimo al desarrollo de personajes), así que de momento me conformo. En cualquier caso, también siguen siendo unos personajes la mar de apañados.
Yo creo que me quedo con Emily, seguida muy de cerca por JJ (me encanta cuando les deja las cosas claras a Cook y al petardo de Freddie). Oh, y Thomas. Thomas es un amor con patas, y quien diga lo contrario, simplemente no tiene ni idea. Y fun y pin.
Cook también me acabó gustando bastante. Si Chris iba pasado de rosca, este supera el "pasadísimo" varias veces, pero es un chaval con potencial. No sé, se me hace bastante simpático. Será que saco la vena cancionera y a este chico lo veo yo muy Theon...
Effy, por su parte, perdió algo de interés al quitarle cierto misterio cuando la fueron humanizando. Pero igualmente sigue siendo un gran personaje.
De los demás... Naomi aún me tiene que ganar (a ratos me encanta y a ratos no la aguanto). Pandora, que empezó encantándome en la segunda temporada y en algunos momentos de la tercera, ha acabado diluyéndose un poco con el fondo. A Katie espero que la desarrollen algo más y no la conviertan en mi Michelle particular de esta generación.

Y en cuanto a Freddie... En fins, de Freddie ya hablaré en una de mis próximas entradas. Seh, me he decidido a dedicar entradas a esos personajes que no aguanto, que es verlos en pantalla y desear meterme dentro a arrearles un par de collejas a ver si espabilan. Es que quiero meterme un rato con él y aquí ya no da para más.

Resumiendo, que me alegro un montón de haberle dado finalmente una oportunidad a esta serie. Y que no sé yo cómo me las voy a apañar para acoplarla con el resto de las series que sigo, que en cuanto llegue la midseason más vale que mis días empiecen a tener 30 horas...

¡Saludos!

16 de dic. de 2009

Sí, veo Lost. Sí, me resulta medianamente entretenida. No, ni de coña creo que sea la mejor serie de la historia. Y fun y pin.

...Y además creo que con el título lo digo todo (bueno, creo que debería añadir que en la entrada hay spoilers hasta el final de la quinta temporada).

Hace poco, en Vaya Tele hicieron una lista con las que, en su opinión, eran las mejores series de lo que va de siglo XXI. Las listas pueden gustar más o menos, pero al fin y al cabo son listas y están basadas en la opinión del que las hace, que por tanto pone en ellas a quien le da la gana y donde le da la gana. Y así tiene que ser. Lo triste es que hubo una gran mayoría de gente protestando (y criticando y poniendo en duda criterios varios y supongo que subiéndose por las paredes en su casa) por la posición de Lost, que acabó en un octavo puesto. En mi opinión, por cierto, no acertado del todo, pero no porque crea que deba estar más arriba, sino al contrario.

Con el anuncio de las nominaciones a los Globos de Oro ha pasado tres cuartos de lo mismo. Lost se queda fuera, salvo por la nominación de Michael Emerson, y la gente se lleva las manos a la cabeza.
Por cierto, pausa momentánea para decir que, aunque era obvio que iba a entrar Glee en las nominaciones, no me esperaba ver a Lea Michele (sí a Jane Lynch y ni de coña a Matthew Morrison, todo hay que decirlo) entre las nominadas. Me llevaría una sorpresa si se lo llevara (este año apuesto por Edie Falco o Toni Collette). Aunque mientras no se lo lleven Tina Fey (hasta las narices estoy de verla hasta en la sopa, y más con la sobrevaloradísima (en mi opinión, para que no me lluevan piedras :P) 30 Rock) ni Courteney Cox (¿Qué leches hace ahí? O.o), me daré por contenta.
Pero vuelvo al tema, que esto iba de Lost.

El caso es que yo cada día tengo más claro que esta es una serie muy tramposa. Tiene una idea de fondo buena y un desarrollo que resulta original (y que influyente ha sido un rato, no hay más que ver la de intentos fallidos de sacar algo provechoso a partir de unas bases similares y que no han acabado de cuajar). En un principio, a través del uso de los flashbacks, descubrimos a unos personajes relativamente interesantes. Y además es una de esas series que juega a comunicarse con su público, a decirle que saben que existen y que no, ellos tampoco entienden qué leches hacen los guionistas a veces (aunque aún le queda muchísimo que aprender de Supernatural). En fin, que en definitiva la serie tiene unas cuantas cosas buenas que siempre jugarán a su favor.




Lo que no quiere decir que no tenga sus puntos débiles. Unos cuantos, por cierto, y relativamente importantes.
Sin ir más lejos, los propios personajes. Sí, esos que en principio podían caer mejor o peor, ser más o menos agradables, pero al fin y al cabo estaban relativamente definidos y tenían su importancia, su papel. A estas alturas de la película, de la mitad no se sabe si van o vienen, y la otra mitad se ha convertido simplemente en un esbozo de lo que eran al principio. Es curioso, porque generalmente suele ser al contrario. De hecho, creo que, visto el final de la quinta temporada, solo estoy conforme con tres personajes. Por un lado, Ben, el único que puede decirse que ha tenido una evolución coherente, pasando de ser un malo malísimo a un pobre pardillo que da pena de lo patético que resulta (lo cual, a nivel personaje, es bueno, no se vaya a entender al contrario). Juliet, que en mi opinión ha estado estupenda toda la temporada (y no solo por acabar en el fondo de cierto pozo). Y Sayid, que sigue siendo el mismo que cuando empezó la serie, que oye, es lo mejor que se puede hacer si el personaje no tiene intención de evolucionar (y todo esto se ve clarísimamente cuando le da por cargarse al petardo de mini-Ben, remordimientos o no remordimientos incluidos en el pack, pero intentándolo, porque es lo que tiene que hacer).
Los demás, o bien son aliens que han tomado el cuerpo del personaje (Sun, Kate (que ha vuelto en versión aún más cansina y collejeable)), o bien son una especie de dibujo garabateado de lo que eran antes (Jin, Sawyer...). En cualquier caso, no creo que sea una serie que deba estar orgullosa de sus personajes. Y puesto que los personajes son una parte muy importante de una serie, eso le quita muchísimos puntos a la hora de valorarla.

El planteamiento sigue siendo curioso y sigue jugando con eso de que, como a ninguna otra parece funcionarle excesivamente bien, es relativamente original. Y con eso de que detrás de todo hay un plan maestro y un argumento perfectísimamente hilado momento por momento, palabra por palabra y movimiento por movimiento. El problema que yo le veo aquí es que, con esa excusa, descuida muchísimo otra de las partes fundamentales del conjunto, que es el desarrollo del aquí y ahora. Me parece muy bien que tengas un conjunto totalmente pensado y que depende de un montón de detallitos que a lo mejor se te pasaron por alto la primera vez que la viste; pero lo que no puedes hacer es basar toda la serie en eso, que todo lo demás sea una excusa y además ni te esfuerces en ocultarlo. Dejando a un lado la primera temporada y ciertos momentos concretos de las demás, todo el desarrollo de la serie me parece una simple excusa. De nuevo, y sabiendo que ambas series parten de una idea distinta, creo que debería aprender de Supernatural, que ha sabido enlazar de maravilla los acontecimientos presentes y pasados desde su segunda temporada, creando un fondo muy complejo y, al mismo tiempo, un "aquí" y un "ahora" que tiene importancia por sí mismo y no solo por sus consecuencias. Quizá sea solo impresión mía, pero no me da la sensación de que Lost me esté contando algo así. Cuando la veo, me da la sensación de que están haciendo tiempo. Y me da la sensación de que siguen intentando colarme más y más excusas, porque saben que si les da por colar algo que no tiene ni pies ni cabeza, van a tener a un montón de seguidores diciendo lo brillantes que son.

No hay más que ver esta última temporada y los dichosos viajes en el tiempo. Si dejamos a un lado el final, no han servido para nada. Y sin embargo, nos han tenido toda la puñetera temporada a vueltas con ellos, porque todos sabemos que los viajes en el tiempo molan y además, si metemos un par por capítulo, rellenamos media temporada de aire y la gente pensará que cada detalle de cada capítulo ha sido indispensable. Está claro que, si querían tirar por donde han tirado, necesitaban los viajes en el tiempo. Lo que ya dudo más es que fuera necesario sacarlos una y otra vez, dando lugar a un montón de incoherencias internas (independientemente de que sean más o menos creíbles en la realidad, que sinceramente, no tiene nada que ver) que a mí no me han gustado un pelo. Porque para lo que han servido es para recordarme eso, que si la temporada tenía 16 episodios, le sobraban al menos 10.

Así que sí, para mí Lost es una serie con un planteamiento original y un desarrollo brillante en algunos aspectos y mediocre (tirando a bastante malo) en otros. Lo que la convierte en una serie al menos curiosa, y relativamente digna de ver, pero ni de coña en la pedazo de serie que están intentando venderme sus fans. Y sí, tengo merchandising de Lost, y sí, me he visto todas las temporadas y sé que me veré la sexta, pero me niego a ver solo la parte maravillosa y estupenda del asunto. Porque lo siento, pero en mi opinión hay bastantes series que le dan mil vueltas. Guste más o menos.

Y dicho todo esto, me voy a esconderme a mi rincón, vaya a ser que me caiga alguna pedrada...

¡Saludos!

13 de dic. de 2009

Sectionals

El otro día acabó la primera mitad (más o menos, que realmente creo que le quedan otros nueve capis, pero para entendernos) de Glee. Y tengo que admitir que, mientras que por un lado andaba muerta por ver el capítulo, por otro no quería ni oir hablar de eso de que ahora íbamos a tener que esperar hasta abril (nada menos) para ver lo que queda de temporada.
En cualquier caso, se lo curraron y crearon un episodio que dejaba todas las tramas lo suficientemente cerradas. Supongo que cuando lo grabaron aún no tenían demasiado claro si la serie iba a salir adelante o no, con lo que funciona bastante bien como cierre. Pero además, dejan otras cosas lo suficientemente abiertas como para tener cuerda para rato.

El capítulo en sí estuvo bastante bien, salvo por un pequeño fallo de estructura y argumento un poco descolocante. Y es que, aunque todos supiéramos de antemano el resultado, se columpian un par de veces con eso de dejarnos con la intriga. Y es que eso de que nos quieran dejar con la intriga de saber si pasan o no, y se dediquen a desarrollar las tramas de los adultos entre medio, no queda demasiado bien. Pero bueno, ese fue el principal fallo que tuvo el capítulo, porque lo demás estuvo bastante acertado. Desde el desarrollo, que no podía ir por otro lado, pero que lo llevaron de forma adecuada, hasta la elección de las canciones. "And I Am Telling You I'm Not Going" cantada por Mercedes estuvo genial, aunque aquí me toca decir que tampoco me acabó de llegar del todo (a pesar de que estuviera genial y me gustara). Quizá tenga que ver con el hecho de que no podíamos esperar otra cosa del personaje, ni otra canción, porque llevan toda la temporada dándole las mismas canciones. Pero bueno, eso no quita para que estuviese más que correcta. La versión de "My Life Would Suck Without You", aunque no sea ni mi tipo de canción ni, probablemente, la que se me habría pasado a mí por la cabeza para incluir en el capítulo, desde luego fue muy apropiada. Además, la coreografía, mezclando las coreografías en lo que llevan de temporada (me quedo con los pasos del "Single Ladies" simple y llanamente porque Kurt está adorable y, por supuesto con la "cool epilepsy" de Brittany) estuvo muy simpática. E incluso las imágenes intercaladas de Will corriendo a buscar a Emma, aunque un topicazo como la copa de un pino, me resultaron muy simpaticas. Quizá la más sosa fue la de "You can't always get what you want" que me pareció demasiado poca cosa. Aunque bueno, quizá tenga que ver el que viniese precisamente detrás de "Don't rain on my parade", que no solo fue LA canción del capítulo, sino probablemente la de todo lo que va de serie. Y es que con cosas como estas, se hace total y absolutamente imposible odiar al personaje de Rachel (y conste en acta que a mí ya consiguió caerme bien hace tiempo, pero aún hay alguno por ahí suelto que no la traga a la pobre xD). Porque Lea Michele borda la canción, y si no, no hay más que verla:


En cuanto a lo que nos espera a partir de abril, la verdad es que todo pinta bastante bien. Ya nos han prometido a una nueva y mejorada Sue (ah, ¿pero es posible mejorarla? xD) y la han adelatado con el genial empujon a la Cheerio que se le cruza por el camino. Y tocan los inevitables enfrentamientos con Vocal Adrenaline, que también pintan bastante bien.
Por si fuera poco, la grandísima Idina Menzel anda en negociaciones para tener un papel en la serie (y relativamente importante, porque se comenta que sería para salir en los capítulos que quedan como la entrenadora de Vocal Adrenaline). Y pudiendo sacar a la madre biológica de Rachel, nadie mejor, además, está claro. Porque Lea Michele e Idina Menzel son como dos gotas de agua, lo llevo diciendo desde que vi ese adelanto de la serie de 10 minutos allá por marzo o abril xD.

Yo, por mi parte, voy a pedir más tiempo para Brittany, que cada vez que abre la boca tengo que parar el capítulo porque no puedo parar de reirme. Para muestra, un botón (o una grandísima escena del último capítulo, lo que viene a ser lo mismo):


También voy a pedir un chute de carisma para Finn, que es el punto por el que más cojea la serie. Le falta voz, le falta saber moverse y, sobre todo, le falta carisma al personaje.
Voy a unir mi voz a la de Chris Colfer y voy a pedir que me emparejen a Kurt con alguien y que le saquen al carapán de Finn de la cabeza, por mucho que molen sus planes maléficos.
Voy a pedir que desarrollen la pareja Artie-Tina, porque juntos son un amor.
Y, ya que estamos, voy a pedir que desarrollen a Tina, que la pobre casi tiene las mismas líneas que Other Asian :P.
Y por pedir que no quede, ya podían sacar algo a Other Asian, porque la verdad es que el chaval tiene cara de simpático xD.
Además, yo sí quiero seguir viendo a Terri. Sé que estoy con una minoría, pero a mí me gusta su personaje y sus graves desequilibrios mentales. Quizá es un poco descabellado, pero, ahora que falta Sue y sabiendo que Terri había sido animadora y que además dudo mucho que se vaya a quedar quietecita con lo de Will, no estaría mal que fuera la nueva entrenadora (al menos temporal, que Sue es mucha Sue :P) de las Cheerios.

En fin, que yo voy a morir esperando a que llegue abril. Y mis uñas ya ni te cuento.
Qué dura es la vida del gleek...

¡Saludos!

PD: He acabado con la primera generación de Skins y me han gustado muchísimo ambas temporadas y prácticamente todos sus personajes (aunque hay uno en concreto que mandaba a la hoguera pesara más o menos que un ganso), así que lo más seguro es que les dedique también una entrada.

8 de dic. de 2009

Pues yo adoro a Jenny Schecter

El otro día ya sí acabé con la 6ª temporada de The L Word. Y la verdad es que me dio un poco de penica verme el último capi.

Y es que tengo que decir una cosa: esta serie es de todo menos perfecta (aunque la primera temporada la verdad es que está bastante bien), pero con ella me pasa un poco como me pasaba con Anatomía en sus malos momentos antes de que se estirasen cual chicle por la vida, que tiene algo que hace que le coja cariño. Y supongo que será que, a pesar de tener unas cuantas cosas malas (no sé si el hecho de que sea un culebrón como la copa de un pino le hace bien o mal, pero los cambios de personalidad de algunos personajes (Helena, a mejor y luego a peor; Dana, aunque en este caso fuera para mejor) son definitivamente algo negativo), también tiene unas cuantas cosas buenas.

Al menos a mí me hicieron cogerle cariño a bastantes personajes. Shane es adorable. Dana, una vez le cambian la personalidad, también (aunque el cambio estilístico sí que fue bastante chocante). Bette es muy suya, pero irremediablemente tengo que admitir que podría perfectamente ser amiga de una versión real suya. Marina simplemente es babeable y con eso basta en este caso :P. Jodi es la mar de apañada.

También es cierto que tengo problemas con otros de los personajes. Por ejemplo, a ratos no aguanto a la petarda de Alice. No es tampoco que le tenga un odio irracional, es que es cansina, la tía, con esa manía de abrir la boca siempre cuando no debe. Tengo mis problemas con Kit, que muchas veces no se sabe por dónde quieren llevar al personaje. Tampoco acabo de ver a veces a Tina, aunque supongo que tiene que ver con la debacle de la segunda, tercera y cuarta temporadas. Tres cuartos de lo mismo con Max, aunque cuando se le pasan las sobredosis hormonales es bastante más apañado.

Realmente al único personaje al que no he aguantado en ningún momento, desde la primera vez que sale, es a Dylan. Y vale que tampoco es un personaje excesivamente principal, pero la pena es que se lleva a Helena de la manita, precipicio abajo, en sus dos únicas tramas.

En cualquier caso, a lo que me niego en redondo es a eso de odiar a Jenny Schecter. Y es que a mí me encanta esta chica. Me costó un poco hacerme a ella; al principio de la serie, en los primeros capítulos, no sabía muy bien por dónde querían tirar por ella. Estaba tan indefinida en todos los sentidos, que no acababa de convencerme. Pero poco a poco se fue convirtiendo en Jenny. Fue ganando, capítulo a capítulo, temporada a temporada, en egoismo, en infantilismo y en muchos otros ismos. Hasta el punto en que, llegado el final de la sexta temporada se ha convertido en una caricatura de sí misma. Y claro, aquí ya solo pueden pasar dos cosas: o la adoras de lo mala (más que mala, infantil e inocentona, lo que lleva aparejado el "muy egoista") que es, o la odias por lo mismo. A mí me pasa lo primero. Y es que ese aire tan de niña chica malcriada que tiene me encanta.

Otra cosa sería que tuviera que convivir con alguien así, en cuyo caso sería la primera en jurar que iba a matarla. Pero el personaje me parece encantador.

En fins, pues eso, terminada la última temporada, puedo decir que voy a recordar con cariño esta serie. Tanto sus buenos momentos como sus idas de olla. Que echaré de menos a Shane, porque me parece uno de los personajes más condenadamente adorables que ha dado la televisión. Y que echaré de menos a Jenny Schecter, tan injustamente odiada por muchos. He dicho.

¡Saludos!

PD: Al final del último episodio suena Have you seen that girl, de Lee Ann Womack. Aparte de ser una canción que le va al propio personaje de Jenny que ni pintada, juraría que la he escuchado hace no mucho en otra serie y no soy capaz de recordar dónde...
Anyways, pongo un vídeo tributo a Jenny con la canción que he encontrado por YouTube, por si a alguien se le enciende la bombillita y me resuelve la duda existencial sobre la canción que me ha entrado xD.

6 de dic. de 2009

Y no hacer nada

Últimamente no he tenido tiempo ni de respirar. No sé qué manía hay con plantar parciales todas las puñeteras semanas y juntarlos con cambios de horarios de autobuses (por si alguien pregunta, me encantan muchísimo los señores de Portillo y sus pocas ganas de tocar las narices [MODE IRÓNICO OFF]).

Y la cosa es que no tiene pinta de ir a menos, al menos de momento. Pero bueno, aprovechando el puente para dedicarme a no hacer nada, que va tocando. A ver si aprovecho para verme la 6ª de The L Word, que la tengo pendiente. Y empezar con Skins, que no, aún no la he visto, pero es la siguiente en caer.

Y mañana a casa de Ana a quemar la cocina (por lo menos :P).

En fins, para acabar, un vídeo de Franz Ferdinand:



¡Saludos!