13 mar. 2010

WTF? (o El Top 12 de American Idol)


Ayer estuve viendo los resultados de esta semana de Idol, que decidían quiénes se quedaban fuera y quiénes pasaban a formar parte del top 12, es decir, se convertían en finalistas.

Y la verdad es que en la vida me había quedado tan a cuadros viendo un programa de televisión.

De los cuatro que se fueron yo personalmente no habría echado a ninguno, eso es verdad. Aunque la verdad es que los dos primeros en irse no fueron ninguna sorpresa. Sin embargo, con los otros dos me dejaron completamente helada. La cara de tonta que se me quedó (a mí y a unos cuantos, supongo) con los otros dos fue digna de mención.

La primera de la noche en irse fue Katelyn Epperly y, como digo, no fue una gran sorpresa. Eso no quiere decir que crea que fuera especialmente justo, porque la verdad es que para mi gusto la chica precisamente mal no canta (aunque su canción la semana pasada casi me dejara totalmente frita). Y, sobre todo, no tiene sentido que se vaya ella y sigan dentro Katie (que tiene buena voz, pero es la cosa más fría del planeta subida a un escenario) o Lacey, que canta una canción bien y veinte mal. O Paige, cuya versión de Smile fue para echarse a llorar.
A mí, de hecho, su última actuación no me pareció tan mala ni tan aburrida. Definitivamente no fue la releche, ni me tuvo dando saltos, pero mala tampoco:



El siguiente en decir adiós fue (y ya empezamos, porque los otros dos también) uno que lleva estando entre mis favoritos desde el principio. Lo de Todrick, de nuevo, no fue demasiada sorpresa. Especialmente si se tiene en cuenta que es un tío que no se ha ganado precisamente la simpatía de la gente (y más si se tienen en cuenta determinados aspectos anteriores al concurso que le han hecho ganarse aún más recelos). A mí la verdad es que este chico me encanta. Me encanta su personalidad, me encanta su estilo, me encanta la fuerza que tiene en el escenario, me encanta la iniciativa que tiene y las ganas de hacer cosas que se le notan. De momento ha sido uno de los pocos que se ha atrevido a ir un pasito más allá y la verdad es que a mí no me disgusta en absoluto (venga ya, lo que hizo con la canción de Kelly Clarkson (vale, la canción original no me gusta absolutamente nada) fue lo mejor que nadie podría haber hecho). Para mí, una pena, porque las actuaciones de este chico estaban entre las que más esperaba cada semana. Esta semana, su versión de Somebody to Love fue más que decente. Y, desde mi punto de vista, de lo mejorcito que hemos visto en lo que llevamos de programa:



Pero lo que ya fue totalmente surrealista fue lo de Alex Lambert. Y no solo surrealista, es que es algo que roza el chiste y el ridículo si se tiene en cuenta que dentro se quedan otros como Tim (lo siento, pero lo de este chico no es cantar. Por mucho que fuera bastante espabilado al elegir Hallelujah esta semana, porque es una canción que gusta a todo el mundo y que además es terriblemente complicado cantar mal), Andrew (que me cae estupendamente, pero ha estado bien una sola vez en lo que va de programa) o Aaron (que se está ganando el voto de padres y demás gente que piensa que es adorable, pero que a mí sigue sin decirme absolutamente nada). No lo entiendo, simplemente no lo entiendo. Alex tiene sin duda una de las voces más únicas de todos ellos (chicos y chicas), canta bien y transmite muchísimo. Vale que tenga un miedo escénico tremendo y eso se note, pero en ningún caso ninguna de sus actuaciones ha estado por debajo de las de los que he comentado antes, por ejemplo. Para mí, era uno de los candidatos a quedarse muy arriba, si no a ganar, porque de verdad se lo merece. Pero bueno, supongo que seré yo la rara, porque le tocó irse y hacérmelo pasar muy mal a mí. Porque la verdad es que lo pasé horriblemente mal cuando se pusieron a intercalar las imágenes de él (que, por favor, sigo sin entender cómo es posible que nadie subiera a darle un abrazo... Pero pobretico, ¿es que la gente no tiene ojos? ¿Es que no le veían la carita al pobre chaval?) con imágenes de Siobhan llorando como una magdalena. En fins, que me da muchísima pena. Y de este chico además voy a poner dos canciones, la de esta semana y la de la anterior, porque yo lo valgo y porque no es justo que no haya entrado en el top 12:





Ya llegados a este punto, me esperaba cualquier cosa. Bueno, casi, porque de nuevo volvieron a dejarme helada cuando la que se tuvo que ir fue Lilly. Esta es otra que también estaba entre mis favoritas y a la que veía peleándose, si acaso, son Siobhan y Crystal, ni de coña quedándose fuera. Tiene lo que les falta a muchos otros en el programa: muy claro lo que le gusta y cuál es su estilo. Y se la nota cómoda en el escenario. Pero no es solo eso, es que, como Alex, también ella tiene una voz muy particular que la hacía destacar bastante en todo el grupo. De verdad que no entiendo nada, y cada vez menos. Vamos, que como ella misma dijo, no tengo ni puñetera idea de qué es lo que quiere la gente, porque estas eliminaciones han sido la cosa más surrealista del mundo. En fins, de ella pongo solo la canción de esta semana, porque no encuentro las otras, pero cualquiera de las canciones que ha elegido han estado muy muy muy bien:



En fin, después de que estos cuatro se fueran, me lista de favoritos tiene a tres menos (Todrick, Alex y Lilly) y se queda reducida a cuatro: Siobhan, Crystal, Lee y Casey, sin ningún orden concreto.
Desde mi punto de vista, esta semana deberían haberse ido Tim y Aaron. O Tim y Andrew. Ni de coña Todrick y Alex.
Y de las chicas, Katie y Lacey. O Katie y Paige. De nuevo, ni de coña Lilly y tampoco necesariamente Katelyn.

¡Saludos!

PD: Esta semana no he tenido tiempo de pasarme por aquí y ya tengo varias entradas pendientes. Y la cosa es que esta semana que viene pinta exactamente igual...