26 mar. 2010

Y top 10

Esta semana seguimos como la pasada: la expulsión en Idol no fue ni inmerecida ni una sorpresa. Igual que la semana pasada, no creo que Paige fuera la peor entre todos los concursantes (aunque su actuación fuera tan para echarse a llorar como la versión de Smile que hizo hace un par de semanas), pero no puede decirse que no se lo mereciera por méritos propios.

Hoy voy a ser rapidita con el repaso, porque la verdad es que tanto las actuaciones como la eliminación no dieron para mucho más.

Si la semana pasada la que brilló con luz propia fue Siobhan, esta semana ha sido Crystal la que se ha lucido bastante encima del escenario. Sin dar el juego que da Siobhan cuando coge un micro, llenó perfectamente el escenario simplemente con su voz y su guitarra y sin moverse del sitio.


Eso no quiere decir que fuera la única que estuvo bien, aunque para mi gusto sí que fue la mejor. Siobhan también me gustó mucho (y además estaba guapísima. Y nada de meterse con su pelo, que yo no me lo pondría así, pero a ella le quedaba estupendamente), aunque ni de lejos tanto como la semana pasada. De todos modos, y aunque la nota-grito se haya convertido en su seña de identidad, creo que debería ir alternando. Puede cantar perfectamente y hacer actuaciones estupendas sin ella (a mí me encantaron tanto Wicked Game como House of the Rising Sun, y en ninguna de ellas le hizo ninguna falta), y si abusa de eso puede acabar cansando. Pero bueno, igualmente me sigue gustando y la vi bastante bien. No brillante, pero sí bien.


Entre mis favoritos esta semana está también Casey. Dejando a un lado que gracias a él tuvimos el mejor momento en lo que va de programa (cuando le dijo a Miley Cyrus eso de "Yeah, I'm a big fan... of your... dad's"), me sorprendió bastante con esta canción. The Power of Love no es ni de lejos una canción que habría elegido, ni para él ni para ninguno de los concursantes. Y ojo, que no es que no me guste, es que no acababa de verla ahí. Y sin embargo me gustó cómo la cantó y cómo le iba la canción con la voz que tiene. Además, esta semana sí que lo vi algo más cómodo en el escenario, me dio la sensación de que le sobraba menos hueco.


Y mi cuarto favorito fue Lee. A ratos me daba un poco la sensación de que no sabía muy bien qué hacer con las manos, pero creo que esa es la única pega que le voy a poner a su actuación. Y tiene mérito, porque normalmente al que sale primero me cuesta prestarle atención. Lo vi bien en ese estilo (de hecho, creo que le pega más que cualquiera de las canciones que ha cantado)... Y sigo diciendo lo mismo, es que me encanta su voz.


Teniendo en cuenta todo lo que llevo visto hasta ahora, esos cuatro serían precisamente mi top 4.

Si lo ampliamos, quizá metería a Didi en el top 5, aunque la verdad es que su actuación esta semana, sin ser tan mala como otras, no acabó de llegarme. La vi bastante rara. Aunque me está empezando a caer mejor que antes, eso ya es algo.

Big Mike lo siento pero seguiría sin entrar por muchos méritos que hiciera. Y canta bien, eso no se lo quita nadie. Pero sigue sin decirme nada, y cada día menos. Lleva desde el día uno haciendo exactamente lo mismo. Y si lo mismo fuera algo que destaque, pues mira, pero no. No me quedo con ningún momento suyo. Y es que, aunque cantes bien, si a los tres minutos te has olvidado de la actuación, mal vamos.

A Katie sigo viéndole una mejora. Una mejora en cuanto a que está encontrando su estilo. Muy teen pop, y desde luego nada cercano al mío, pero al menos está mejor que al principio. De todos modos, su actuación tuvo un par de momentos dolorosos (casi tanto como la actuación en general de Miley Cyrus al día siguiente).

A los que sigo sin ver es a Andrew y a Aaron. Andrew no sabía qué hacer encima del escenario y la canción le pegaba nada y menos. Y a Aaron sigo sin saber qué leches le ven. Independientemente de que tuviera mejor o peor la garganta (y a Paige la semana pasada no le allanaron tantísimo el terreno antes de cantar), he escuchado mejores versiones de I don't want to miss a thing cantadas por gente borracha en un karaoke. Todo eso dejando a un lado que a mí, que ese chaval cante esa canción, me da muy mal rollo.

Y en cuanto a Tim... oh Tim. Este muchacho es un caso, de verdad. Si el momento de acabar soltando la carcajada vino de la mano de Casey, el momento de echarse a temblar vino cuando Seacrest dijo que Tim iba a cantar una canción de Queen. El resultado... pues la cosa más surrealista que he visto en la vida. Llevo diciéndolo desde el principio, este chico ha aprendido a hacer cualquier cosa para distraer de lo que le falla, que es cantar. Y de nuevo aquí lo hizo (y por una vez no fui yo la única loca que lo comentó). Ahora, para nada estoy de acuerdo con lo que comentó Miley (que esa es otra, ¿qué pintaba esta de mentora (aparte de promocionar)? Es decir, más que dar consejos, tenía que haberse dedicado a pedir consejo a varios de los concursantes): si este chico algo no es, es precisamente aburrido. Porque cantará todo lo mal que quiera, pero es una auténtica mina en cuanto a elección de canciones y surrealismos.

Y eso es todo. La semana que viene el tema será R&B/Soul. No es que me llame demasiado, pero supongo que no puede ser peor que tener las actuaciones de Miley Cyrus y al petardo de Joe Jonas (qué horriblemente feo es este chaval y qué poquito hacen para disimularlo, por cierto) y a Demi Lovato (vestida como si tuviera 30 años).

¡Saludos!