28 abr. 2011

Born this way

En esta entrada voy a hablar del 2x18 de Glee, con spoilers a punta pala. Y esas cosas.

Voy a decir una cosa: esta semana vuelvo a amar Glee. De hecho, voy a hacer una cosa que se me da estupendamente bien. Voy a demostrar lo estupendamente bien que funciona lo de mi memoria selectiva y voy a hacer como que el episodio de la semana pasada no existió. Porque eso no era Glee. Es decir, ya hemos quedado en que Glee puede gustar más o menos, y que eso de "hot mess" (en el mejor y en el peor sentido de la expresión. Es que me hace muchísima gracia cuando en Project Runway muchas veces jurado y concursantes se toman esa frase en sentido totalmente opuesto) la describe a la perfección. Y precisamente eso es lo bueno y lo malo que tiene. Pero aburrida no es, siempre que te gusten estas idas de olla. Y a mí me encantan, por si no quedaba claro. Es decir, sueño con una serie hecha a medias entre Ryan Murphy y Shondita. ¿Hace falta que diga más?


El caso, que esta semana Glee decidió dejar a los "olvidados" en el lugar que les corresponde, es decir, haciendo las veces de papel de pared, que más bien es lo que deberían hacer en lo que les quede de serie. Y a cambio le devolvieron el protagonismo a la gente awesome de la serie.

Especialmente a Santana, que todos sabemos que es una diosa de los pies a la cabeza, y que ya es, con diferencia, mi favorita de la serie (nota: mataría por una camiseta con su frase estrella del episodio: "The only straight I am is straight-up bitch". Solo digo.). Empezó el episodio soltando una detrás de otra (de hecho, para el minuto 8 ya le había construido varios altares más), pero no paró, porque estuvo estupenda desde el primer minuto hasta el último. Anyways, luego vuelvo a ella, que antes tengo que hacerme varias reverencias a mí misma y a mi poder de deducción.

Porque evidentemente Kurt volvió al McKinley, como yo predije. Olvidaré por un momento que esa vuelta era tan obvia que todos nos la vimos venir, y que la única razón de su trama en la Secta de los Pájaros (que tuvo su actuación de despedida a Kurt, porque un episodio sin poner a cantar a Blaine no cuenta como episodio. Y que aunque estuvo bien, realmente tampoco la recordaría si no fuera porque Glee volvió a sorprenderme y a dejarme con cara de loca una vez más. Porque ya lo dije anoche: el que aparezcan cuartetos de cuerda de la nada ya ni me sorprende, me parece lo más natural del mundo... ¡¡¡Pero es que ahora aparecen pianos!!! Así, de la nada y sin avisar. ¡¡Un piano ahí en medio!! Me pregunto qué será lo siguiente... Todo dicho con todo el cariño del mundo, eh, que yo soy muy fan de estas cosas) era obviamente que necesitaban cortarse un poco con el presupuesto y eso significa que hay un número limitado de modelitos para Kurt a lo largo de la temporada. Ergo lo necesitaban de uniforme durante buena parte de los episodios. Y como ya han ahorrado lo suficiente, puede volver al McKinley. Pero la cosa es que volvió, y ya iba siendo hora, porque yo al menos estaba un poquito cansada de las gentes raras que iban por la vida adorando a un canario (me pregunto cuál será el sentido de su vida ahora que está muerto).


Aunque la gracia de todo esto está en cómo consiguieron (los personajes, digo. Que los guionistas ya sabemos que no tienen problemas para sacarse tramas (o cuartetos de cuerda. O pianos) de la manga) que volviera. Y aquí es donde vuelvo a esa diosa llamada Santana. Porque Santana quiere estar con Brittany, pero Brittany (a la que se lo perdonamos porque la chiquilla es amor) inexplicablemente prefiere, al menos de momento, a Artie. Claro que Santana deduce que si fuera prom queen podría conseguir fácilmente que Brittany saliera con ella. Pero no tiene votos suficientes para serlo, por lo que necesita salir con alguien que le vaya a dar votos (es decir, alguno de los del equipo de fútbol. Y Sam evidentemente no sirve). Y entonces ve a Karofsky y dice "¡Bingo!". Y entonces lo ve mirándole el culo a Sam, se le dispara el gaydar y la muchacha ya tiene un Evil Master Plan de esos que ríete tú de tito Nigel. Porque ahora puede chantajearlo para que colabore con su plan, que además también le va a ganar los votos de los Glee Clubbers, porque va a convertir a Karofsky en una Hermanita de la Caridad y va a conseguir que Kurt vuelva a New Directions, donde no tendrá que volver a llevar ese uniforme nunca más. ¿Debemos o no debemos todos adorar a Santana?


Y aunque a mí me habría bastado con un episodio centrado única y exclusivamente en Santana, no me quejo si nos dan algo de Rachel también (porque Rachel es una ídola también, debería saberlo todo el mundo), y menos me quejo aún si viene con dueto Faberry. No es que este haya sido su mejor episodio, pero como su trama ha sido la excusa para todo el capítulo, no la voy a pasar de largo. Resulta que Finn y su forma de tratar de imitar a Paul McDonald encima de un escenario pero con menos gracia son responsables de que a la pobre le dejen la nariz hecha un cristo (lo asumimos al menos) y el médico le dice que ya que está, pues podría operarse y dejarse una nariz monérrima de la muerte (y hago una nueva pausa para repetir lo único que recuerdo del episodio inexistente de la semana pasada: ¿dónde leches están los padres de esta chica?). Cuando el Glee Club en general se entera, Will se escandaliza y siente que tiene que enseñarles a todos, incluida a Emma, una lección de esas de "viva la autoestima y viva yo y aunque se metan conmigo soy beautiful" (uy, mi odio a Will ya ha llegado al punto de que para mí está en el mismo saco que esa dichosa canción. Oh yeah) y les hace reconocer esa cosa que no les gusta de ellos mismos y que les avergüenza y sentirse orgullosos de ella y cantar Born This Way. Todo estupendamente awesome, conste en acta, salvo por eso de que Will tenga algo que ver en la trama (o por que no aprovecharan para ponerle al final una camiseta con una foto suya. O al menos una que pusiera "Can't rap"). Y que sirvió también para decirnos que allá en tiempos muy lejanos, la eternamente adolescente Quinn no era Quinn la reina del baile, sino tan margi como sus compañeros Glee Clubbers (algo de lo que nos enteramos de la mano de la generalmente estupenda Lauren Zizes, que había decidido que ella también quería ser prom queen).

En fin, cortando ya y resumiendo (porque como siga así, seguiré escribiendo esta entrada por los siglos de los siglos), un episodio que sí que me ha gustado. Si los siguientes van por el mismo camino estaré más que contenta.

¡Saludos!

PD: Y no lo he dicho, pero fan de Max Adler. Salvo excepciones (Dianna Agron y Chris Colfer, principalmente) no es que Glee sea la serie donde vayas a encontrar actores muy expresivos pero de forma relativamente sutil, pero creo que podemos añadir al muchacho a la lista.
PD2: Sorprendidísima (para bien) con The Voice. Pensaba ver el primero a ver qué tal y probablemente no seguir, pero me la quedo. Más allá de lo hortera de las sillas, el formato pinta bastante bien. Y Adam FTW! (porque el concurso no va de los concursantes, eso está claro).

6 comentarios:

LiPooh dijo...

Quizás tienes razón y había que cortar presupuesto con el vestuario de Kurt y por eso lo mandan a la secta, jajaja.

Muy de acuerdo en todo (a excepción de la estupenda Lauren, que yo la sigo sin tragar...).

Ésta si es nuestra Glee! Yuhu!

Saludicos.

Un telespectador más dijo...

Yo pensaba que la camiseta de Will pondría algo acerca de su pelo y me he quedado un poco chafado, afortunadamente lo partieron las de Brittany y Puck xDD

a mi no me gustó mucho el desarrollo de las tramas, que no las tramas en si porque fueorn buenas, más bien porque también los temas no me han dicho mucho salvo el temazo de Kurt y el Born this way.

Saludos!

martinyfelix dijo...

Los padres de Rachel hace mucho que fueron abducidos por uno de los visitantes. O algo, porque si no no me explico.

¿Cuantos capis quedan para la finale?

Mina Harker dijo...

LiPooh, con Lauren no las tengo todas conmigo, por eso dije lo de "generalmente" y no "siempre". Como concepto me gusta, pero no creo que el personaje lo presenten de la mejor de las maneras (resulta demasiado brusca, incluso para lo que quieren mostrar) y no acaba de funcionar del todo.

Telespectador, lo de la camiseta de Will fue un fail tremendo. Con todas las posibilidades que tenían, se quedan con la peor.
Ni me puedo creer que se me olvidara comentar el tema de Kurt. Muy bueno también ^^.

Martinyfelix, lo de los padres de Rachel ahora mismo me parece lo más surrealista de la serie. Y estamos hablando de Glee...
No tengo muy claro cuántos episodios quedan, pero supongo que tres o cuatro. No pueden quedar muchos más...

Victor Mancha dijo...

Pues no sé que quieras que te diga, Ker, pero el episodio así o así, aunque visto el despropósito de temporada, este episodio es una obra maestra XD A mi ahora mismo lo único, pero lo único que salva la serie, es el personaje de Santana, y algo menos, Brittany, Rachel abofeteable, Finn anulado como personaje, Will lo mismo, Quinn cambiando de personalidad según convenga a los guionistas, Tina, Mercedes, Emma... ¡ah!, ¿pero siguen en la serie?, Sue llevada al ridículo mas absoluto, Santo Kurt en los altares... Un despropósito, vamos.
Y un par de cosas que no entendí de este episodio:
Santana quiere traer a Kurt de vuelta para ganar los votos de... ¿quien exactamente? porque aparte de los Glee Clubbers a quien mas le importa un pimiento Kurt?
Y segundo: Si las camisetas llevaban mensajes de cosas que no les gustan/defectos... ¿por qué en la de Kurt pone "Likes boys"? ¿Es un defecto? ¿Es algo que quiere cambiar? ¿No se supone que es "out and proud?
Lo dicho, que en esta serie fallan mas los guiones que una escopeta de feria XD
Y el uso de la canción esa de "Barbra Streisand" puede ser la cancvión con menos relevancia que ha existido nunca en un episodio de esta serie, que ya es decir XD

Yo en cuanto acabe la temporada me olvido de la serie.

Mina Harker dijo...

Victor Mancha, pues sí, mejor que te olvides, porque si no te gustó este episodio (que para mí fue bastante "Glee" todo él), tampoco te va a merecer mucho la pena seguir con ella xD.
De todos modos, de lo que dices hay cosas con las que estoy de acuerdo. Por ejemplo, lo de Sue, que ahora mismo no me importaría nada si desapareciera de la serie. Es un personaje que simplemente ya no da más de sí; desde el principio ha sido más una caricatura que otra cosa, sin mucho fondo, y ahora que sus salidas de tono están más fuera de lugar y dejan de tener gracia, simplemente no pinta nada. De los demás... no estoy de acuerdo con lo de Rachel, y el cambio en Quinn sí que me parece surrealista, pero ahora se me da un aire a Terri y puedo vivir con ello.
Lo de Santana... pues le gana los votos de los Glee Clubbers, que siguiendo la "lógica" de la serie no deberían valer nada, pero que si luego ves el episodio en el que los eligen, la mayoría de los candidatos son Glee Clubbers, así que es todo muy surrealista.
Y lo otro, pues sí, pero simplemente prefiero no darle más vueltas.
La serie es lo que es, y mientras me entretenga y me lo pase bien, no me voy a quejar. Coherencia desde luego dejé de pedirle hace mucho.