16 abr. 2013

Arreglando Idol

Cualquiera que me haya tenido que aguantar durante al menos algunos meses, sabrá que habitualmente lo vivo mucho con Idol. Es decir, no llego ni de lejos a los niveles de adoración y obsesión que tengo con sytycd, pero aun así me gusta bastante. Habrá temporadas que me gusten más y temporadas que me gusten menos, gente que me guste más y gente que me guste menos, sí, pero normalmente es un programa que espero más o menos con ganas cada semana. Esto es, hasta que llegó esta temporada que está emitiéndose ahora, claro, porque creo que no estoy ni mucho menos sola cuando digo que probablemente nos encontramos ante la peor temporada del programa. Y la cosa es que ellos mismos se lo han buscado.

Después de años sin conseguir que una chica gane el reality musical, este año parece que lo han forzado de tal manera y han manipulado tanto las cosas, que al final lo van a conseguir. De un modo muy triste y muy ridículo, pero lo van a conseguir. Lo que me hace gracia es que aún hay gente encantada de la vida por eso, aunque esté aburriéndose hasta morir con cada gala. Y, ojo, que yo no tendría ningún problema con que ganara una chica... siempre que se lo merezca (y eso me guste o no, que los gustos van aparte). Pero apoyar que gane una de estas chicas por el simple hecho de ser una chica me parece absurdamente estúpido.

De todos modos, a pesar de todo, le sigo teniendo un cierto cariño al programa. Y, aunque está más que claro que viéndolo como el producto que es, se encuentra en fase de madurez o incluso declive, creo que aún le queda un tiempecillo entre nosotros. Es por eso que, con toda la buena intención del mundo, pongo mi granito de arena y aporto algunas sencillísimas ideas con las que, si tito Nigel aplicara sus neuronas de forma medianamente correcta, podría evitarse que nos encontrásemos ante otra temporada tan espantosa como esta.

  1. Replanteémonos el programa desde la fase de casting: Hay una razón muy clara por la que hacía años que no ganaba una chica, y no me refiero precisamente a madres y abuelas votando como si les fuera la vida en ello (las crías adolescentes hace mucho tiempo que dejaron de ser el factor más relevante). El problema está en que por cada chica medianamente original que se colaba en el programa, había otras veinte cortadas todas por el mismo patrón: apariencia mona pero inofensiva, adoración por Mariah, Whitney, Celine Dion y las acrobacias vocales, y un amor incondicional por las baladas. El resultado era que nos encontramos con un montón de chicas que suenan absolutamente anticuadas y mortalmente aburridas. Por tanto, la solución no estaría en rebajar el nivel de los chicos (como han hecho esta temporada), sino en elegirlos bien a todos, chicas incluidas, desde un punto de partida que no parezca sacado de los años 90. Además, convendría dotar a todas las temporadas de cierta variedad en lo que a concursantes se refiere; no es necesario que haya diez clones cantando cosas similares cada semana.
  2. Actualizar los temas: Ni sé la de veces que habremos escuchado las diez mismas canciones a lo largo de las temporadas. Ojo, que ni siquiera estoy pidiendo que se les obligue a cantar canciones más actuales (para qué voy a mentir, muchas veces casi que prefiero canciones que tienen ya sus añitos), pero sí que creo que hace falta que se les dé la posibilidad de elegirlas. Para ello, en vez de dedicar galas a artistas concretos, estaría bien que eligieran temas más abiertos (en relación a la temática que traten los temas que tienen que elegir, etc). En ese sentido, en otros sitios no sé, pero al menos el X Factor británico, que es el que veo yo, le da mil vueltas a Idol, independientemente de que el formato también tenga sus fallos en otras cosas.
  3. Reduzcamos la inutilidad de los jueces: Entiendo perfectamente que el jurado añade un punto de entretenimiento y que en ese sentido es relativamente necesario y el público lo espera. Pero cuando ocupan más de cuarenta minutos (sin exagerar) del programa sin decir absolutamente nada, es que algo no funciona. Para empezar, no hacen falta cuatro jueces, con tres íbamos más que sobrados. Y tampoco creo que se fuera a notar mucho si alguien le daba por fin la patada a Randy, que lleva toda la vida en el programa sin aportar absolutamente nada. Por lo demás, el programa necesita críticos, no un equipo de animadoras. Y, sea lo que sea, hace falta cierto dinamismo, no a varias personas durmiendo a los muertos cada vez que abren la boca.
  4. Límite de baladas: Igual que en sytycd a cada uno le "toca" un estilo, aquí deberían repartir a suerte (o como a los señores productores les parezca, que a mí me da igual) si a alguien le toca cantar una balada o algo más rápido, asegurándose de que en una misma gala las baladas no puedan superar en número a la mitad de las canciones totales. Para cuando quede un número impar de concursantes, es tan sencillo como permitir una balada más de la mitad, o una canción rápida más de la mitad, al gusto de los organizadores. Y en cuanto empiecen a cantar dos canciones cada uno, se les obliga a cantar una de cada. No tiene más complicación.
  5. La cultura musical no muerde: Duele ver el desconocimiento musical básico (que no estoy hablando de nada excepcional, eh. Me refiero a haber escuchado alguna vez en tu vida Let It Be) que tienen muchos de los concursantes. Por eso, estaría bien que Idol les diera una serie de clases aceleradas a la semana. Lo que, por otro lado, pondría a unos cuantos en posición de elegir canciones fuera de la lista básica que les dan cada semana. Al fin y al cabo, muchos de los momentos memorables en Idol se consiguen así.
Evidentemente lo que comento son solo unos apuntes, y hay otras mil cosas que podrían hacerse. Pero son ideas sencillísimas, basadas totalmente en el sentido común y que además se le ocurren a cualquiera en un par de minutos y que, a pesar de todo ello, es obvio que solucionarían unos cuantos de los problemas que tiene ahora mismo el programa. Estaría bien que a alguno se le encendiera la bombilla y le diera por aplicar alguna de ellas. Si no, de todos modos, podemos mantener la esperanza, que la teoría de los tres años (según la cual, básicamente, las temporadas múltiplo de tres son siempre más flojas) nos dice que la temporada que viene será mejor.

¡Saludos!

PD: Cada vez estoy más y más enamorada de las mujeres de Mad Men. Sin que esto diga nada malo del resto de personajes (sin ir más lejos, mi personaje favorito de la serie es Pete), como personajes me parecen de lo mejorcito de la serie.
PD2: Ya sé que probablemente a nadie le interese, pero necesito decir que ha vuelto Veep y que me he dado cuenta de que la echaba bastante de menos. Es mucho más divertida de lo que parece.

2 comentarios:

Martian Donkey-Boy dijo...

Yo creo que deberían remodelar el plató, asesinar en directo a Randy en una gala especial de despedida, que Nigel deje de meter las narices y le deje la responsabilidad a otra persona, que haya obligatoriamente un juez/a británico/a y que se trabaje en el concepto de "American Idol", o sea, qué es el "ídolo americano."
Y muy de acuerdo con eso de que los concursantes deberían saber algo de música.

BabyCatFace dijo...

Fíjate que yo no tengo tanto problema con los tejemanejes de Nigel. Otros años ha estado moviendo los hilos tanto o más que ahora y en vez de restarle al programa, lo que hacía era que resultara hasta más entretenido (aunque fuera simplemente por intentar descifrar lo que quería conseguir en cada momento).