14 jul. 2010

Porque los hay que deberían darse un paseo por el aparcamiento del Seattle Grace (IV)

Hacía mucho que no dedicaba yo mi tiempo a meterme con esos personajes tan sumamente cansinos que aparecen en toda serie (casi sin excepciones, que hay muy poquitas series que no tengan ese personaje que sirve para descargar tu ira y tus odios hacia los guionistas :P), así que aquí van los cuatro siguientes (en el último, por cierto, va un spoiler importante del final de la tercera temporada de Private Practice, aviso):

Jenny (Gossip Girl)

A estas alturas de la película, lo que creo más bien es que tendría que hacer una lista con los personajes de esta serie que no son profundamente odiosos, que probablemente acabaría antes. Pero bueno, como lo suyo es ocupar espacio, voy sacándolos uno por uno, para que vayan demostrando lo mucho que valen cada uno por separado.
Pues bien, lo de esta chica es que encima me da pena. Porque yo soy de esas a las que al principio de la serie (e incluso aguanté en mis trece durante parte de la segunda temporada) Jenny Humphrey les caía bien. No sé, me parecía una chiquilla simpática, relativamente normalita y eso.
Lo que pasa es que de repente Taylor Momsen (que cada vez me da más la sensación de que quiere ganar algún concurso de "a ver quién es la niñata más petarda de Hollywood") se tragó a Jenny y apareció Mapi, conocida así por esos disfraces de mapache que se curra cuando le da por ponerse artística con el lápiz de ojos y las sombras negras. También se debió comer (o asesinar, o vaya usted a saber) a varios estilistas de la serie, porque de ahí en adelante solo se la ha visto vestida con varios trapos (que me gusta el estilo (no para mí, pero bueno), pero en cuanto una se pasa acaba pareciendo cualquier cosa) y luciendo unas extensiones que asustan al miedo. Entre eso, las patitas de alambre que tiene y la manía que tiene esta chica de echar los hombros hacia delante todo el rato, la verdad es que da bastante miedito.
Anyways, a lo que iba, que el personaje cambió por completo y quiso convertirse en la bitch oficial del Upper East Side. Lo que los guionistas de Gossip Girl no deben saber es que los hay que nos acordamos de la Blair del principio, y vista en comparación, nuestra Mapi deja bastante que desear. De hecho, deja bastante que desear incluso sin compararla con nadie.
Me basta con sus vueltas y más vueltas por la vida, y sus ir de un lado a otro intentando enredar para saber que lo único que quiero saber de esta chica es cómo muere cruel y lentamente.
De todos modos, a cada cual lo suyo: esta tercera temporada habría sido incluso peor de no ser por ella. Porque Serena y Nate podrían perfectamente haber desaparecido de la serie y nadie se habría dado cuenta, de no ser por los enredos de Jenny.


Riley (Buffy)

Yo estoy convencida que la introducción del personaje en la cuarta temporada no fue otra cosa que una estrategia como cualquier otra para promocionar Angel.
Porque durante las tres temporadas anteriores habíamos ido viendo la historia interminable del vampiro malo molón, el vampiro bueno más soso que el pan sin sal, y la rubia de por medio. Y, claro, si dices que vas a hacer un spin-off con el personaje más soso de los tres, ya empezamos mal.
Así que, ¿qué hicieron? Pues en cuanto empezó la siguiente temporada de Buffy, la serie madre, introdujeron a un personaje que hacía que Angel pareciera el alma de la fiesta en comparación. Y tiene mérito, porque el chico era humano, lo que en cualquier manual le habría dado cierta ventaja sobre el vampiro bueno, al menos en este sentido.
También es verdad que el nene estaba en el epicentro de la peor trama central que tuvo la serie en sus siete temporadas, que fue uno de los elementos relativamente importantes de la que sigo diciendo que fue la peor temporada de la serie. Pero, coñe, es que era malo hasta para los niveles de la propia temporada.
¿Que qué hacía? Pues nada, básicamente. Era ayudante de una profesora de psicología que daba clases a niveles de la ESO (o al menos los cachos de clase que salían los recuerdo yo de 4º de ESO :P) y en sus ratos libres se disfrazaba de soldadito y disparaba a los bichos malos. Además no solo era eso, sino que era como el líder de todos los soldaditos, y por tanto tenía que responder al estereotipo de soldado estirado hasta decir basta. Como Buffy entonces estaba acostumbrada a Angel, que le había resultado un quebradero de cabeza continuo (normal, con esos niveles de diversión que lo caracterizaban (siendo Angel, no Angelus, que Angelus molaba un puñao y medio)), decidió que quería algo más relajadito. Más soso, para que nos entendamos.
Y entonces apareció Riley para ocupar espacio y para demostrarnos a nosotros que sí, que había algo más soso que Angel, que igual hasta podía molar el spin-off (y mola, todo hay que decirlo).


Penny (TBBT)

Y sé que más de uno me matará por esto, pero cada vez me resulta más cansina. Y me da rabia, porque Kaley Cuoco me cae simpática, pero es que el personaje llega un punto en que se me hace insufrible.
Al principio de la serie, es decir, en los inicios más iniciales, Penny era como una especie de caricatura con patas de lo que viene siendo la rubia tonta típìca tópica. Pero tonta tonta, no simplemente tonta.
Después, los guionistas se dieron cuenta de que siendo tan sumamente tonta daba juego durante un ratito, pero que al cabo de un rato dejaba de tener gracia, y la suavizaron un poco. Seguía teniendo sus momentos de tontería extrema, pero por lo general solía tener un par de neuronas de guardia.
Lo que pasa es que igualmente acaba cansando. Porque su papel en la serie es el mismo todo el rato, se dedica a hacer y decir lo mismo una y otra vez. Ha tenido sus buenos momentos, especialmente con el combo Penny-Sheldon, pero son los menos, y además cada vez tiene menos gracia su relación con todos los demás personajes.
Esta temporada, además, su relación con Leonard no la ha beneficiado en absoluto, porque solo ha servido para exagerar un poquito más todo lo que ya empezaba a cansar al final de la segunda temporada.
En su defensa hay que decir que no es algo raro. Estamos hablando de una sitcom que, aunque puede tener su punto (para unos más, para otros menos), es bastante limitadita. Es decir, yo me lo paso pipa con algunos de sus episodios, pero la seguiré considerando una comedia menor por los siglos de los siglos y hasta su muerte (de cansancio extremo, me atrevo a decir, porque algo me dice que los señores de la CBS van a estirar el chicle todo lo que puedan y más, a no ser que les funcione muy mal el experimento de trasladarla a los jueves. Que, por cierto, me parece horriblemente mal, que parece que la mayoría de las series que sigo (o que tengo intención de seguir) se van a emitir los jueves). Y como toda sitcom tirando a limitada, va perdiendo la gracia con el paso de las temporadas, hasta que llega un punto en el que las únicas risas son las odiosas risas enlatadas.
Y, claro, con ese desgaste se van desgastando también sus personajes, que al fin y al cabo no son más que un par de trazos.
Por eso veo normal que haya acabado tan sumamente harta de Penny, lo que no quita, pues eso, que esté harta de ella.


Dell (Private Practice)

Y me dejo este para el final, no porque sea el personaje sobre el que más cosas tengo que decir (más bien al contrario), sino porque no me queda otra que colar un spoiler del final de la tercera temporada de la serie y habría sido muy poco práctico ponerlo al principio.
El caso: que no había dado tanto las gracias, ni perdonado tantas idas de olla, como lo he hecho gracias a que por fin se lo cargaran (y además de la forma más estúpida posible, porque era una muerte anunciada (a nada que lleves un par de series y un par de películas a tus espaldas) de las que a todos los personajes les pasan desapercibidas las señales hasta que es demasiado tarde).
Cuando empezó la serie, su papel consistía en ser el tipo que se paseaba por medio de la clínica en bañador a media tarde.
Después le empezaron a dar líneas, y se convirtió en una especie de mezcla de los dos personajes más cansinos de su hermana mayor, Grey's: George e Izzie.
Del uno cogía esa sosería extrema capaz de dormir a una piedra. De la otra se llevaba esa manía por juzgar todo y a todos e ir poniendo morritos por la vida.
Mira que he tenido mis más y mis menos con todos los personajes de esta serie, pero es que Dell ha sido creo que el único que se ha mantenido siempre en los menos.
Pero bueno, quizá sea culpa de Chris Lowell, que es uno de esos actores que no falla: personaje que toca, personaje que se vuelve soporífero. Es una de sus dos especialidades (la otra es posar con las manos en los bolsillos. En serio, buscad imágenes de este chico y veréis que en el 90% sale con las manos en los bolsillos. Y en el 10% restante no está posando, porque son capturas).

¡Saludos!

PD: Ayer acabé con la tercera temporada de Big Love (ya dije que al paso que iba me iba a poner al día en un momento) y mantengo lo que dije con su segunda temporada: empezó gustándome, pero a cada temporada que pasa me gusta más. Además, qué leches, a mí me pones una canción de la Velvet Underground (en este caso esta) y ya me tienes ganada, que para estas cosas soy una chica fácil :P. En cualquier caso, sorpresas musicales aparte, ya digo que me gusta cada vez más. Y, sobre todo, me gustan cada vez más los dos hermanos Grant. En fins, a ver qué tal la cuarta.

9 comentarios:

Warren Keffer dijo...

"Y me da rabia, porque Kaley Cuoco me cae simpática"

Ejem. A mí también. Ejem, ejem xD

Buena lista. Aunque Riley es difícil de superar, si yo hiciera una la encabezaría la petarda rubia de Anatomía de Grey :P

Sra. Snow dijo...

De acuerdo con el primer puesto, Jenny Mapache no puede ser más odiable.
A Riley...bueno...era soso pero sinceramente mi número uno en Buffy lo encabeza Tara(da).

Interesante blog, felicidades!

Yorch dijo...

La Jenny costurera molaba más. Mappie es mala, casi tanto o más que la serie ^^

Ya me has pillado en Big Love! Tengo la 4ª en la recámara, no quiero devorar algo que me gusta tanto :)

Saludos!

Mina Harker dijo...

Warren, ¿es que acaso dudabas de mí? http://ruinasdeinvernalia.blogspot.com/2009/12/porque-los-hay-que-deberian-darse-un.html
Con la manía que le tengo yo a la rubia, iba a faltar en la lista xD.

Sra. Snow, fíjate tú a que a mí Tara me encanta. Cuando apareció en la serie no sabía muy bien cómo tomarla, primero porque adoraba a Oz (y en estas cosas mi fangirl interior suele tomar posesión de mi cuerpo, qué le vamos a hacer), y segundo porque iba como demasiado empanada por la vida. Pero al final le acabé cogiendo mucho cariño, y de hecho, la pareja Willow-Tara es una de mis parejas televisivas favoritas.

Yorch, ya te digo si prefería a la Jenny costurera, esta es cansina hasta decir basta. Coñe, que ya tiene mérito ser la niñata oficial de una serie que está plagada de ellas.
Y seh, yo es que soy un poco bruta para estas cosas, y como me guste una serie me la acabo en dos momentos. Y más ahora, que no tengo otra cosa que hacer la mitad de la tarde.

Condesadedia dijo...

¡Por Om! ¿Es que soy la única persona en este planeta a la que le caía bien Riley? Debo hacérmelo mirar XD.

seriéfilo dijo...

el novio de buffy era lo más cansino que he conocido... eso si, a mi kaley cuoco me ENCANTA

Mina Harker dijo...

Condesadedia, me parece que sí. Desde luego, eres la primera persona que conozco a la que el chico no le parecía un muermo xD.

Seriéfilo, a mí Kaley Cuoco me gusta bastante, pero es que el personaje me caaaaansa.

Un telespectador más dijo...

Pues yo no puedo con Jenny desde el minuto uno de la serie, me parece un persanje insoportable, y ya cuando se hace diseñadora ya es para pegarle un par de tiros en la nuca.

Eso si, sus lios de drogas me han gustado un poquillo, pero aun asi, a la hoguera con ella!!!

Saludos!

Mina Harker dijo...

Lo de sus líos con las drogas es que es un poco lo mismo que todos los enredos con Nate y Serena, que al menos sirvieron para darle un poquito de interés a la temporada, que por lo demás fue bastante sosa.