26 jul. 2010

SYTYCD: Round 6

Después de un fin de semana largo en el que me ha dado tiempo a reorganizar mi vida (que es lo que mi señora madre entiende por montar (de una vez) los muebles de mi cuarto y hacer que parezca todo un poco menos cualquier cosa), confirmar lo poco recomendable que es no tener medio de transporte (salvo lo de ir a patita por la vida) en la Costa del Sol en pleno julio, ponerme al día (casi) con Secret Diary of a Call Girl y, en definitiva, aprovechar para hacer mil millones de cosas, vuelvo por aquí, que ya tocaba.

Y toca comentar SYTYCD, por supuesto. Porque a mí esta gente cada día me sorprende más. Y no estoy hablando necesariamente de los concursantes...


No sé por qué pensaría yo que era muy difícil que superaran ese anticlimax con patas (o sin ellas) en que se convirtieron los dos últimos programas de resultados, en los que desde el minuto uno estaba clarísimo que se iba a casita el lesionado de la semana. Pero el caso es que aquí están ellos para demostrarme que sí, que se puede superar.

Y es que esta semana no se fue nadie. Pues eso, nadie. Nos quedamos tal cual estábamos, lo que no nos dice absolutamente nada, pero al mismo tiempo nos lo dice absolutamente todo... Como que querían largar a Jose (o quizá a Robert, lo que no tendría sentido), pero de ninguna manera querían quedarse sin Billy, por mucho que el guión y el drama obligaran a demonizarlo a más no poder (a eso vuelvo después, que anda que no se pasaron). Pero, claro, después de ponerlo de vago para arriba, lo que no podían hacer era largar a otro, porque entonces el público acabaría montando en cólera. Así que se les ocurrió la genial idea de no echar a nadie, que ya largarían a dos la semana que viene.

En fin, empezando las cosas por el principio, el día de las actuaciones descubrimos que, por supuesto, no podían pasar una sola semana sin que nadie se lesionara. Y esta vez sí que me dio mucha pena, porque el que se quedó sentadito entre el público fue Billy, que sigue siendo mi principal aliciente para seguir viendo esta edición.
De todos modos, después del golpetazo del principio, la verdad es que el programa estuvo medianamente bien.

No voy a poner vídeos esta vez, no por nada, sino porque resulta casi imposible encontrar nada, porque la pobre chavala que los subía se ha cansado de que le borren todos los vídeos (algo normal y comprensible), pero comento así por encima a cada uno.

Lauren volvió a dejar claro que a nadie le sientan mejor unos vaqueros que a ella :P. Y también dejó claro que se merece de sobra estar ahí. Primero, haciendo hip hop con Twitch, donde estuvo bastante bien. Y después, samba con Robert, que fue donde realmente me ganó del todo. Es decir, Lauren no es Anya, y estoy segura de que si hubiera bailado la grandísima Anya en vez de Lauren, me habría gustado más, pero eso no quita para que estuviera estupenda, se moviera bien y, sobre todo, contagiase las ganas de bailar.

En cuanto a Robert, pues yo creo que ahí estuvo incluso mejor que ella. Pero antes de eso, le tocó jazz con Lauren (la otra Lauren, la all-star). Estuvo bien, pero la verdad es que tampoco me dijo mucho más. Será que quizá no soy la mayor fan de Tyce, y eso que sigo diciendo que me gusta más cuando hace coreografías de este tipo que cuando le da por hacer Broadway con sus sombreros voladores. Por cierto, la noche, aparte de para seguir demostrando el mal rollo que da Nigel cuando les tira los tejos a las chicas (pobre Lauren (la all-star, esta vez :P), que ya sabemos que está buena (mucho), pero eso no hace que se merezca tener que aguantar los comentarios de Nigel), me sirvió para dejarme claro que soy horrible a la hora de adivinar edades. Resulta que Robert, creo que al igual que mi Billy, Kathryn (la all-star :P, aunque ahora mismo no es que haya otra) y probablemente Ashley (y a lo mejor me dejo alguno por el camino), es también de ese gran año que fue 1990, porque cumplía 20 años justo ese día. Amos, que el nene es de mi edad, y yo pensaba que me sacaba al menos 2 ó 3 años.

José hizo contemporáneo con Allison, de la manita de Sonya. Sonya, que es una pedazo de coreógrafa y me da a mí que relativamente inteligente, supo cubrir los defectos de José y conseguir que fuera uno de los momentazos de la noche. La coreografía, al ritmo de la banda sonora de Eternal sunshine of the spotless mind era más simple que el mecanismo de un chupete, especialmente en lo que a José se refiere, pero funcionó perfectamente. Luego, eso sí, le tocó bailar un pasodoble (raro rarísimo) con AdéChiké. Y, si bien ninguno de los dos estuvo precisamente perfecto, AdéChiké le dio varias vueltas.

Porque lo que les faltó a estos dos, y por una vez tengo que decir que coincidí plenamente con Nigel, fue fuerza, sangre, determinación, algo. No sé, unos movimientos más cortantes, quizá. Pues eso, algo. Y AdéChiké se acercó un poco más, pero tampoco llegó a conseguirlo del todo. También hizo un número de hip hop con Comfort, que a mí me dejó totalmente fría, pero que al jurado le encantó y a él lo dejó llorando como una Magdalena. Mucho más me gustó su solo, que me pareció, con diferencia, el mejor de la noche.

Y el que me queda es Kent... Ainssss, Kent. Admito que el chico baila bien, admito que me encantan sus piruetas, admito que me cae simpático... Pero también admito que su ejército de fangirls chillonas ha conseguido que le coja manía y que no tenga ninguna gana de que resulte ganador. Y lo acabará siendo, pero me dará rabia... y no por su culpa. Eso aparte... pues bastante fría. Creo que bailó con Kathryn una coreografía de Sonya, pero tampoco me dijo demasiado. Y, después, se suponía que iba a hacer stepping con Billy, pero como este se había lesionado, bailó con Twitch. Y estuvo bien, pero creo que le hizo bastante daño el sonido (no se escuchaban del todo las palmadas, y se escuchaban demasiado los gritos de chorrocientas pavas sobrehormonadas).


Y vamos con mi Billy. Como digo, esta semana se quedó él sin bailar. Porque está claro que esta edición está maldita o algo y, como bien se encargó Nigel de comentar (después de robarle la coña a Alex, que lo había comentado antes vía twitter :P), bien podían hacer una edición conjunta con Survivor.
Por cierto, y ya que nombro a Alex, a mí este chico cada día me parece más adorable. Estaba también entre el público (concretamente, es el brazo y cacho de camisa que se ven al lado de Alexie :P), con la sonrisa en la boca, of course. Y miedito me da, con el cariño que le estamos cogiendo todos, que más adelante no le vuelvan a dejar participar... Porque independientemente de que vaya a merecerse ganar sin ninguna duda, se va a llevar al público de calle mucho antes de empezar el programa.
Pero bueno, vuelvo a Billy. El caso es que esta vez fue distinto a las otras dos lesiones que ha habido, porque según dijeron, los médicos le habían dicho que si quería podía bailar, pero él no quiso arriesgarse.
Y por ahí hay varias versiones de la historia, como esa que dice que sí, que se lo dijeron, pero unas pocas horas antes del programa del miércoles, cosa que no me extrañaría nada.
En cualquier caso, y sea o no verdad esta versión, yo creo que da igual. Sinceramente, a estas alturas de la película, dudo mucho que este chaval (precisamente) no baile por descansar una semana y así tener más posibilidades de ganar, simplemente porque no tiene ningún sentido. Primero, porque con lo que hemos visto de Billy, está claro que el chico se toma muy en serio lo que hace, y encima del escenario tiene una profesionalidad que no tiene ninguno de los demás. Y, segundo, porque precisamente lo que se ha ganado no bailando esta semana es que mucha gente lo tome por vago (no sin la ayuda del jurado), lo que le va a asegurar (aún más) un puesto en el bottom 3 lo que queda de programa.

Es cierto que Nigel, ante todo, es productor. Y no solo eso, sino que es de esos productores que podría tener un futuro muy prometedor en Telecinco. Porque adora el drama y la polémica, y si tiene que criminalizar a uno de los concursantes para ello, no se corta un pelo.

Y eso es lo que hizo con Billy. Por un lado, el miércoles comentó que él conocía su cuerpo mejor que nadie y que él sabía lo que hacía. Pero el jueves le dio por cambiar completamente el tono y dejar caer que se había tomado una semana de vacaciones porque él lo valía, aun cuando los médicos le habían dicho que no había problemas en que bailara.

A todo esto, Billy dio luego una explicación vía Feisbuk, después de todas las piedras que le cayeron, que a mí me pareció completamente madura y razonable. Básicamente dijo que cada cual es muy libre de pensar lo que quiera, pero que existe vida más allá de SYTYCD y que él no iba a arriesgarse a crearse una lesión de verdad forzando la rodilla y poner en peligro su carrera. Teniendo en cuenta que parece ser que la lesión de Ashley de la semana pasada vino precisamente de forzar una lesión sin importancia durante varias semanas, no es ninguna tontería.
Especialmente por eso, porque de todos los concursantes, Billy da la sensación de ser el que se toma el baile más en serio (y todos se lo toman en serio, evidentemente, pero con este chico es algo que salta a la vista en seguida).


Pero bueno, por mucha pena que me dé, me da a mí que ya tiene reservado su sitio la semana que viene en el bottom 3. Junto con José, y probablemente Robert (intercambiable este último por AdéChiké, pero creo que será igual que el de esta semana). Y de estos tres, José puede ir haciendo las maletas ya. Con lo de Billy y Robert la verdad es que no estoy segura...

¡Saludos!

PD: No me habré reído tanto a lo largo de este programa como cuando Nigel comentó lo mucho que le gustaba eso de que ahora hiciesen coreografías también para dos chicos, en vez de chico-chica. ¿Por qué será que no me lo creo?
PD2: Me quedan dos capítulos para ponerme al día con Secret Diary of a Call Girl. Había visto algo de la primera temporada, pero la había dejado aparcada. Y pienso que es una serie normalita, pero bastante entretenida. A ver si estos dos capítulos no decepcionan.
PD3: Normalmente no suelo ver las noticias por la tele (qué le voy a hacer, yo es que soy más del periódico, donde puedo saltarme tranquilamente los chorrocientos reportajes sobre el calor que hace en verano (¿no me digas?) y los deportes :P), pero ayer estaba por el salón cuando comentaron algo sobre la Comic-Con... Me encanta muchísimo la cobertura que hacen de ella, de verdad. Básicamente se reduce a "walaaaaaaa!! ¡Mira! ¡¡Gente rara que se disfraza!!". Que digo yo, para eso mejor que aprovechen ese medio minuto para otra cosa...