22 ago. 2010

Mentirosillas, mentirosillas

Esta última semana ha sido una semana de muchos vacíos existenciales. Bueno, realmente de dos, pero de dos que se hacen notar. Por un lado, nada de SYTYCD, lo que hace que el verano sea un poco menos verano (la sensación es un poco la que sentía de ñaja cuando veía el anuncio del Corte Inglés con los niños repelentes cantando el dichoso Volver a empezar). Por otro, mis queridas mentirosillas, porque también Pretty Little Liars se despidió de nosotros. Hasta enero, eso sí. Lo que no significa que no las vayamos a echar de menos.


Y es que, ¿qué pasa si coges Gossip Girl, Sé lo que hicisteis el último verano y un poco de Desperate Housewives y las metes en la batidora, así, todas juntas? Pues que si no te pasas con las medidas de unas u otras y tienes suerte, te sale PLL.

No voy a engañar a nadie y a intentar vender que PLL es una gran serie con unos guiones impecables y unas actuaciones estelares. ¿Para qué? ¿De qué me sirve a mí mentir si es una serie que funciona estupendamente siendo tal como es?

Porque lo bueno que tienen las mentirosillas es que da igual lo cutre de sus "tengo un secreto, tengo un secreto", lo surrealista de sus situaciones o los giros de guión tan sumamente previsibles. Da igual porque es una serie entretenidísima y con la que al menos una servidora se lo ha estado pasando pipa todo el verano. Porque otra cosa no, pero enganchar engancha una barbaridad.


Para mi sorpresa, además, sus cuatro protagonistas me resultan mucho menos insoportables de lo que es habitual en este tipo de series (donde probablemente me encanten uno o dos personajes y el resto me resulten insufribles).

Por un lado tenemos a Emily, que de por sí me parece demasiado pavisosa, aunque a veces también me parece un encanto de chiquilla. Claro que todo lo sonsa que pueda ser se compensa cuando en mi cabeza su trama incluye un triángulo amoroso de lo más curioso. Porque a lo mejor soy yo la rara, pero Toby tiene un aire a vampiro crepusculero que no puede con él. Y todos sabemos que Bianca Lawson (qué babeable es esta chica, por cierto) en sus ratos libres se dedica a matar vampiros. Claro que con la cantidad de tiempo que lleva interpretando a quinceañeras, estoy empezando a pensar que igual más que cazavampiros, la chica sea ella misma un poco vampira. Cosas curiosas de la vida, digo yo.

La segunda fantástica es Spencer, una zorrona de cuidado que solo se fija en los novios de la pavisosa de su hermana mayor. Complétalo con ese aire pelín estirado que me lleva y ser siempre perfectísimamente perfecta en todo y ahí la tienes. Todo dicho desde el más absoluto cariño, porque a mí esta chica me encanta.

La única a la que me entran ganas de arrearle collejas a ver si alguna de sus dos neuronas decide ponerse en funcionamiento es Aria. Toda su trama con el profesor (otro que tal baila, por cierto xD. Que yo lo siento por él, pero más le vale que se le dé bien eso de ser escritor, porque como profesor no lo veo yo llegando muy lejos), con todas las reacciones tan WTF de ella, es bastante surrealista. Y a ella en sí tampoco le acabo de ver la gracia. Además, sigo diciendo que no sé si son los pelos que le ponen o que de verdad tiene una cabeza enorme, pero cada vez que la veo en la pantalla me da la sensación de que es una Bratz parlante.

Y luego está Hanna. Mi Hanna, que es un amor con patas. Da igual lo que diga o lo que haga, que siempre es adorable. Y eso es todo lo que tengo que decir de ella, que es estupendamente monérrima en todo lo que hace.

Completan el cuadro una chica ciega con pinta de robot que se pinta los labios mirándose en la puerta del ascensor y la ex-amiga de las chicas, ahora muerta, pero siempre la más bitch entre las bitches. Esta última, por cierto, está interpretada por la actriz más yogurina de todas ellas. Catorce añitos tiene la chica. Y yo me quedé a cuadros con la diferencia de edades que hay entre la más pequeña y la mayor de ellas. Y A, claro. Ese ente aún desconocido (probablemente conocido, ya veremos) que les manda mensajes misteriosos y amenazantes al movil a las chicas mientras se esconde en su armario y escribe mensajes con pintalabios en sus espejos.

Pues eso, una serie que no parecerá gran cosa, y que probablemente tampoco lo sea, pero que a mí me ha hecho pasar grandes ratos las noches de los miércoles.
Eso sí, lo mismo me lo ha hecho pasar bien que pasar mal. Porque ese cliffhanger con el que acaba la mitad de la temporada (y con el que nos piensan dejar mordiéndonos las uñas hasta enero) es malo malísimo para el corazón, que lo sé yo.

¡Saludos!

PD: Por cierto, más razones para verla y pasar un buen rato con ella: por ahí se pasean Holly Marie Combs y Laura Leighton, ahí es nada. Oh, y Chad Lowe, es decir, el hermano feo de Rob :P.
PD2: Y se me olvidaba mencionar (si es que soy imposible) al protagonista de dos de los capítulos. Ese precioso Toyota al que se le prestó más atención que a todos los personajes juntos :P.
PD3: Necesito que alguien suicide un rato a Ivy de Project Runway. A Gretchen y a Casanova también, conste, pero lo de la primera es más urgente. Además, conseguir convertir a una modelo mínima en una mesa camilla, como hizo en el episodio de la semana pasada, tiene mérito.

7 comentarios:

Kiseki7 dijo...

Me he partido con las descripciones de Jenna y A, suena ridículo, ¿pero y lo bien que nos lo pasamos con ella?

Yo la esperaba con muchas ganas, porque salía Holly Marie Combs, y me he llevado una grata sorpresa al encontrarme además con un buen producto de entretenimiento, cutre en muchos aspectos, pero entretiene y con eso ya cumple.

Sobre las protas, al final me han caído bien todas. Coincidimos en que Hannah es lo más de lo más. Y Aria la más pedorra de todas, pero suele pasar con las que a priori son las más "prota".
Yo pensaba que odiaria a Spencer poque es la típica niña repelente y listilla, pero es genial, y la más zorrilla sin duda.

Dura la competencia de ABC family a The CW, que tiemblen.

Cuento los días hasta enero.

satrian dijo...

Las mamas famosillas seriéfilas de esta serie, me llamó mucho la atención cuando vi el piloto, es entretenida sin más, pero engancha y eso es difícil de conseguir.

manganxet dijo...

Que gran gran serie, además puedes disfrutarla por dos vías, dejándo que te atrape y descojonandote de su cutrez xD Todavía recuerdo esos "momentos Jenna" que aparecía en los lugares más insospechados y todas en plan "oohh, es Jenna!!" Cada vez que escuchaban ruidos en el bosque suplicaba para que apareciera Jenna con su bastón detrás de un arbol xD

LiPooh dijo...

Echaremos de menos a las mentirosillas, porque este verano nos ha regalado un buen entretenimiento.

Geniales las descripciones de los personajes, en especial de Bianca Lawson y no me había fijado, pero tienes razón, Toby tiene un aire vampiro. No sabía la edad de Alisson. Qué chiquitina!!!

Esperaremos con ansia enero para ver a las chiquillas y sus mentiras.

Saludicos.

Mina Harker dijo...

Kiseki7, a mí al principio Spencer me parecía un poco insoportable de lo repelente que es, pero al final es de mis favoritas. Si es que es la más zorra de toda la serie xD.

Satrian, tampoco creo que la serie vaya con más intenciones que esa, entretener, y sí que es verdad que lo consigue. Y encontrarse a las dos madres mola ^^.

Manganxet, qué razón tienes con lo de los "momentos Jenna" xDDD. Yo es que ya llega un punto que no sabes por qué se sorprenden, si siempre aparece en todas partes xD.

LiPooh, yo me quedé a cuadros con lo de Allison, ni me imaginaba que la actriz era tan chiquinina. No es solo que al compararla con las otras tampoco es tan obvia la diferencia de edad, es que encima su personaje es la más zorra entre las zorras, lo que tiene gracia xD.
En fins, a esperar hasta enero mordiéndose las uñas, qué remedio...

Tokky dijo...

Gran post describiendo a la perfecciona las bitches.

Coincido contigo en que hanna es absolutamente adorable guapa delicada como puede ser hija de quien es hija en la serie.

Mi favorita es Spencer desde el instante 0 puso en funcionamiento sus armas paloteras y me incapacitó para otra cosa que no sea adorarla. Señorita Spencer a sus pies

Vivan las bitches

Mina Harker dijo...

Tokky, a mí es que al principio Spencer me recordaba a una compañera que tuve en la ESO. Luego mejoró xD.
Y lo de Hanna y su madre es muy surrealista. Se parecen como un huevo a una castaña xD.