2 ago. 2010

Por las calles de Los Ángeles

Ya lo comenté hace unos días: a mí el verano me viene de perlas para empezar a tachar series como una loca de la lista de pendientes. Y precisamente otra de las que he podido tachar ha sido la que en principio iba a compartir la entrada anterior: Southland.


Lo cierto es que esta es una serie que, en mi caso, partía con un montón de inconvenientes y un solo punto a favor.
En su contra jugaba el que nunca he sido demasiado fan de las series de policías y todos sus derivados. No es su culpa, de verdad. Ya puede ser todo lo buena que quiera la serie, que, salvo excepciones, voy a acabar aburrida como una mona, para desgracia de mi hermanito, que está frito por que coincidamos algún día en gustos. Y luego estaba el hecho de que, yo lo siento mucho por él, pero a Ben McKenzie le cogí una manía terrible en The O.C (serie que, por cierto, nunca llegué a ver completa).

A su favor lo único que jugaba realmente era la recomendación de una persona de la que normalmente me suelo fiar. Porque el resto de motivos que podrían hacer que la viera quedaban totalmente ocultos por eso de que la temática y yo nos llevamos como el perro y el gato.

Pero el caso es que en la lista estaba y, después de darle muchas largas, al final me dio por empezar a verla, a ver qué tal. Quizá otra vez tenga que ver el que las dos temporadas que lleva son cortísimas (la primera tiene 7 episodios y la segunda tiene 6), algo que la verdad siempre me anima un poco cuando la serie por sí misma no me llama demasiado.

Y lo cierto es que me alegro un montón de haberle dado una oportunidad, porque ni de lejos me esperaba que me atrapase como me atrapó.

Resulta curioso, porque realmente no se puede decir que tenga algún elemento que pueda servir para conseguir el "efecto enganche" que sí que se consigue muy fácilmente en otras series, pero lo cierto es que me enganchó completamente casi desde el principio.

¿De qué va la serie? Pues, para el gato y medio que a estas alturas de la película todavía no lo sepa, la serie va siguiendo a un grupo de policías y detectives de Los Ángeles. Así, sin más. Realmente es un argumento muy simple, del mismo modo que sus personajes y sus situaciones son más o menos los que cabría esperar en este tipo de serie. Y sin embargo tienen un algo que en mi caso al menos hizo que me enganchara sin remedio.

Teniendo en cuenta que no es mi tipo de serie, el decir que me enganchó como lo hizo es decir muchísimo. Me pasó con ella algo que ni de lejos me esperaba, y acabé devorándola en menos de una semana. Y no es solo eso, es que los episodios se me hicieron todos cortísimos.

Además, tengo que decir que me gustó mucho la forma en que está rodada, porque le va estupendamente a la propia serie y a lo que está contando... normalmente. Es cierto que en algún momento (los menos, eso sí, pero alguno hay), los movimientos de cámara o el enfocar al infinito sin ninguna razón en concreto no es que venga demasiado a cuento y descoloca un poco. Pero la mayor parte del tiempo es un estilo que le sienta estupendamente.

Pero, en cualquier caso, es una serie a la que creo que hay que darle una oportunidad.

¡Saludos!

PD: Y yo sigo con mi maratón de Shameless. Ya sé que soy muy burra, pero me quedan tres capítulos de la tercera temporada, y a mí cada día me gusta más. Es que esta serie es muy grande, de verdad. Donde otras (menos inglesas, generalmente xD) habrían podido caer sin ningún problema en un dramón de cuidado, en Shameless aprovechan para meter humor y mala leche (con algo de drama de vez en cuando, pero sin resultar cansinos). Es que me lo paso pipa en todos los episodios... Eso sí, estoy frita por ver algo más a los Maguire, porque son tan épicos, a su manera, como los Gallagher.
PD2: Supongo que alguna entrada caerá sobre esta temporada de The IT Crowd, pero me voy a tomar mi tiempo, que este último capítulo me ha cabreado un poco con la serie. Coñe, con lo que me ha molado la temporada, dejan para el final el que a mí me ha parecido, de lejos, el más soso...

7 comentarios:

Yorch dijo...

A mí me pasa como a ti con las series policíacas, pero creo que soy peor aún, porque no suelo darles oportunidades...

Ya vas a acabar la 3ª de Shameless?? Dios, que va a existir una persona a la que le encante más la serie que a mí!!
Buena noticia: tendrás McGuires en no mucho tiempo ;)

Saludos!

satrian dijo...

Yo tampoco acabé OC, y no tuve problemas con Ben, la serie fue lo suficientemente buena para que no me fijara mucho en él, la segunda temporada ha sido algo más anárquica, pero espero que en la tercera recuperen el pulso.

Warren Keffer dijo...

A mí me resultó un coñazo. Muy vista y aburrida, y de realización hipertrofiada.

Tokky dijo...

Southland no la he visto.

Tu PD es acojonante Yorch tu y yo debemos ser de los pocos que disfrutamos con los Gallagher y Cia.

Shameless esta desde el primer cap en mi top de series. ME encanta

seriéfilo dijo...

yo si termine OC, que me costó lo mio, y también tuve problemas con Ben, podría ser buen actor pero se queda a mitad camino. Se lo comían todos los secundarios, no se si en southland también le pasará...

Mina Harker dijo...

Yorch, yo normalmente no les doy oportunidades tampoco, esta solo se salvó porque venía con recomendación incorporada.
Y sí, hoy seguramente empiece con la 4ª xD. Es que para estas cosas yo soy así de bruta, y como me guste una serie me veo los capítulos uno detrás de otro y casi sin respirar (tengo que dejar de hacerlo, que luego no me duran nada).

Satrian, en defensa del pobre Ben, tengo que decir que debía ser cosa de su personaje en The OC, porque aquí no me ha molestado xD. De hecho, el personaje le va como anillo al dedo.
A mí la primera temporada también me gustó más que la segunda, que la vi algo más deslavazada... Aun así se me hizo bastante entretenida, de todos modos.

Warren, lo de siempre, supongo que cuestión de gustos (a todo el mundo le apasiona 30 Rock y yo no puedo con ella, por ejemplo xD). Sí que es verdad que está muy vista (o al menos yo no le vi nada especialmente nuevo, ni en los personajes, ni en las tramas ni en nada que se le parezca), pero se me hizo entretenidísima y bastante bien hecha. En cuanto a la realización, salvo algún momento concreto, no tengo demasiadas pegas.

Tokky, es que Shameless es enorme. Yo tardé un poco en ponerme con ella (es que veía que eran muchas temporadas (aunque las primeras sean cortísimas) y me daba pereza), pero fue empezar y engancharme. Supongo que si gusta la versión americana, alguno más acabará cayendo, aunque sea simplemente por empezar a ver la original por curiosidad.

Mina Harker dijo...

Seriéfilo, yo con The OC llegué a la segunda temporada, y ni siquiera sé si la llegué a ver completa. No es que se me hiciera insoportable de ver, ni nada, pero tampoco me llamaba lo suficiente como para seguir con ella, así que ahí se quedó. Y con Ben me pasaba que no sé si sería cosa del personaje, o suya, o qué, pero entre que el personaje en sí me parecía un soso de cuidado, y que a él tampoco lo acababa de ver cómodo en el papel, pues al final le acabé cogiendo manía. Pero aquí sí que lo he visto mejor ;).