12 ago. 2010

Tickets this way for the Chatsworth Express

Cuando a mí me dicen que una serie tiene siete temporadas y contando, lo primero que hago es decir "no, gracias". Puede que luego me lo piense y acabe echándole un vistazo, pero de primeras me tira bastante para atrás.
Un poco es eso lo que me pasó con Shameless. No importa que las cuatro primeras temporadas sean cortísimas (entre siete y diez episodios, dependiendo de la temporada. Más algún especial navideño) y las tres restantes tengan dieciséis capítulos; eso de siete temporadas hacía que me diera bastante pereza ponerme con ella.
Por eso tuve sus primeras temporadas durante un montón de tiempo en un disco duro portátil criando telarañas (y porque venía con recomendación incorporada, que, si no, ni eso). Hasta que finalmente hace unas semanas decidí probar a ver qué tal.


¿Y qué voy a decir yo ahora de ella, después del enganche que llevo encima? Shameless es una serie inglesa con la que Paul Abbott nos traslada a un barrio obrero de los suburbios de Manchester. Y ahí conocemos a los Gallagher, una familia que le da un nuevo significado al término disfuncional (al menos televisivamente :P).
Y es que después de que su mujer lo abandone (por otra mujer), Frank Gallagher se queda al cuidado de sus seis hijos. Y quien dice "al cuidado de", bien puede decir que se desentiende de ellos para vivir en el pub del barrio, pues Frank Gallagher es el borracho oficial de Chatsworth Estate. Por eso Fiona, la mayor de las hijas, hace las veces de madre de la familia.
¿Un dramón de cuidado, no? Es decir, con eso tenemos para varias películas lacrimógenas, secuelas incluidas.
Pues nada más lejos de la realidad. Porque Shameless, a pesar de tener unos cuantos momentos algo más dramáticos, es cualquier cosa menos un drama.

Sí, el de la foto es James McAvoy, que también se paseó por la serie durante un tiempo. A mí este chico ni fu ni fa, pero como me ha servido como argumento para convencer a unas cuantas para ver la serie, pues por aquí lo dejo caer :P.

El caso es que otra cosa no, pero esta serie humor tiene para rato. Un humor y una visión de las cosas bastante inglesa, eso sí, pero enorme.
Y es que el día a día de Fiona, Lip, Ian, Carl, Debbie y Liam (sí, Liam Gallagher, como el de Oasis xD), es decir, de los hermanos Gallagher (los de Shameless, no los de Oasis), implica grandes dosis de surrealismo.
Porque si algo tienen es una facilidad enorme para meterse y salir de líos de formas geniales y a cada cual más estrambótica.

Claro que, por muy protagonistas que sean, no solo de Gallaghers vive Shameless.

En palabras de Ian: "Look at what you've done in the past 24 hours. Intimidation, breaking and entering... Risking your life for a bag of drugs. You're a proper Maguire". No podía haber mejor manera de entender lo que significa ser un Maguire.

La otra familia importante de la serie son los Maguire, a los que vamos conociendo poquito a poco (hasta que prácticamente son tan protagonistas como los Gallagher) conforme avanza la serie. Casi desde que aparecieron por primera vez se convirtieron en una de mis familias televisivas favoritas, y eso es mucho decir.

Pero está claro que no son los únicos, porque todo el barrio es una especie de universo paralelo lleno de personajes tan surrealistas, cercanos y disfuncionales como los Gallagher. Mira que han pasado personajes por esta serie, pero tras acabar la quinta temporada aún no he encontrado un personaje al que no aguante.

Y es que al llevar tantas temporadas encima, es normal que la serie sea un paseo constante de personajes que van y vienen. Unos se quedan más tiempo, otros menos. Pero, por mucho que siempre se eche de menos a los que se van (admito que a unos más que a otros. Pero es que algunos son simplemente enormes :P), siempre vienen otros tan grandes como ellos para compensar.


Una de esas incorporaciones es Mickey Maguire, por el que merece la pena tener que esperar tres temporadas enteras. Porque el pequeño de los hermanos (sin incluir a Mandy, que me parece que es más pequeña que él xD) Maguire merece estar entre los más grandes personajes de la televisión.

Y es que este personaje tan bruto y adorable nos regala, con esa limusina rosa, esos andares que se gasta y esa manera suya de duchar al mundo entero cada vez que habla, muchos de los mejores momentos de la serie.

En fins, que ya sé que son siete temporadas, y siete temporadas son muchas, pero yo recomiendo echarle un vistazo. A mí es una serie que entre los puntazos que tiene, sus tramas y sus geniales personajes me ganó prácticamente desde el primer capítulo. Y me consta que no soy la única, porque hasta a mí misma me está sorprendiendo la cantidad de gente a la que estoy enganchando a ella.

¡Saludos!

PD: En cuanto a la versión americana que prepara Showtime y que podremos ver, en principio, a partir de enero, pues no sé cómo saldrá la cosa, aunque yo seguramente le dé una oportunidad a ver qué tal. Como mínimo tiene que ser curioso, porque no sé cómo van a trasladar algo con una mentalidad tan inglesa a USA.
PD2: Y ahora algo que no tiene nada que ver... Nos quedamos sin mentirosillas hasta enero... ¿Qué va a ser ahora de mis noches de los miércoles?
PD3: A lo tonto, me voy a acabar volviendo a ver toda la segunda temporada de las Desesperadas en la 2 xD.

4 comentarios:

Yorch dijo...

Has resumido bastante bien la esencia de la serie.
Yo tampoco sé como van a adaptarla al estilo USA y tampoco creo que me ponga a verla, si acaso solo el piloto.

A mí me encanta el tintineo que lía Mimi cuando anda y su forma de hablar ^^.
Y qué decir de la gran Lillian!! Esa mujer mayor con sus gafas y que parece inocente!!

Que serie más grande!!!!

Saludos!

Mina Harker dijo...

Yorch, a la versión americana yo sí que le echaré un vistazo a ver qué tal. Porque esta serie sin la mentalidad que tiene perdería mucho, y no soy capaz de imaginarme cómo van a ser capaces de trasladarla, o al menos adaptarla, así que tengo bastante curiosidad por ver cómo sale la cosa xD.

Y Lillian es un personaje enorme. Y lo tonta que parecía cuando salía de refilón comprando o algo, y las que monta ella solita xD.

Tokky dijo...

Gran entrada para una gran serie. Me encanta leer sobre shameless, aunque sea mas bien poco.

Los Maguire son una familia de escandalo, vaya tela con ellos.

Pufff yo a la serie de Showtime le tengo panico. no se si William H Macy dara la talla con Frank. Lo unico q me tranquiliza un poco es que es de Showtime y me cadena de cabecera siempre ahce cosas q me encantan

PD: A mi las bitches tb me dejan un gran vacio.

Mina Harker dijo...

Tokky, lo que pasa con Shameless es que a lo tonto pasa muy desapercibida, porque luego a nada que le des una oportunidad engancha que no veas (a mí me lo van a decir xD). A ver si va apuntándose más gente (a mí de momento me están funcionando mis artimañas para convencer a la gente xD) y se hace menos raro leer sobre ella.
Con la serie de Showtime habrá que esperar y ver qué les sale. Pero vamos, es una de esas adaptaciones que no habría esperado ver nunca, porque es que simplemente no me cuadra. Pero oye, lo mismo les sale algo decente. Al menos es eso, como viene de la mano de Showtime, habrá que darle un voto de confianza.