30 jul. 2007

Algunos días como hoy...

"Estoy buscando un disco para mi hija, es para su cumpleaños..., I Just Called to Say I Love You?, ¿lo tenéis?" "Sí" "Bien, ¿puedes dármelo?" "No, no, no puedo" "¿Por qué?" "Porque es una horterada sentimentaloide y da pena, ¿cree que en esta clase de tienda venderíamos algo así? Dese el piro." "¿Pero qué te pasa?" "¿Conoce bien a su hija? Es imposible que le guste esa canción... Oh, eh, eh... ¿Ha estado en coma?"



Me apetece ver Alta Fidelidad. Es extraño; hace siglos que no la veo, a pesar de lo mucho que me gusta, y no me había acordado de ella hasta hoy. Me ha venido a la cabeza sin más. Será que cuando tengo un día no-excesivamente-bueno mi forma de reaccionar es bastante parecida a la de Rob, el protagonista.

En fin... intentaré encontrarla, que tiene que andar por casa, y a ver si la veo mañana.

Ainsss... qué harta estoy de la gente que me mira por encima del hombro como si fuese estúpida mientras piensa eso de "qué tontita es la pobre, que no se da cuenta de nada". ¿En serio sois tan idiotas como para pensar que no me doy cuenta? Simplemente, me resulta más fácil y cómodo no decir nada mientras pueda aprovechar la situación. No soy tan ingenua.

Definitivamente... tengo que ver Alta Fidelidad ya.

¡Saludos!

0 comentarios: