30/8/2010

Tweeting the Emmys

Anoche tocó no dormir prácticamente nada. Y vivir a base de pelearse con conexiones y streamings varios, claro. Porque lo que estaba claro era que yo sin Emmys no me quedaba, hombre ya. Que no es ya verlos, y hacer quinielas. Es que, qué leches, lo que me gusta a mí marujear de estas cosas.
Y, sobre todo, me lo pasé pipa haciendo comentarios vía twitter. Lo poco que decía que lo iba a usar y lo fácilmente que le estoy pillando la gracia al invento.


Lo primero de todo, por supuesto, la alfombra roja. Vaya por delante que yo de estas cosas entiendo poco, y que viendo lo poquísimo que suelo estar de acuerdo con el jurado de Project Runway, debo de ser una hortera de cuidado. Lo que no quita para que me pareciera que Jayma Mays iba monérrima con ese vestido, al igual que Sarah Hyland (la hija pavitonta de Modern Family. Que, por cierto, me acabo de enterar de que somos del mismo año. Fíjate qué cosas, que yo pensaba que era más pequeña). Y otro que me encantó fue el vestido de Dianna Agron. Naya Rivera también me gustó mucho, aunque para mí lo difícil es ver fea a esta chica. Y una que me sorprendió bastante: Edie Falco. Que no sé si será que me he acostumbrado a verla con las pintas de yonqui que lleva en Nurse Jackie, pero me sorprendió bastante lo bien que iba.
En el otro extremo, el disfraz de gladiadora/torera/vayaustedasaberqué que se nos marcó nuestra amiga Anna Paquin. Y conste que a mí esta chica me gusta y no me parece mala actriz (señores, interpretar a alguien tan pavisoso como Sssssssookieh y hacerlo creíble tiene mérito :P), pero la que es hortera, es hortera. Y ya está, no hay que darle más vueltas. Tampoco me hizo demasiada gracia el vestido de January Jones, del que me han dicho maravillas, pero que a mí me sigue pareciendo una lámpara con escamas. Y tampoco me acabo de poner de acuerdo con el vestido de Lea Michele. Realmente, creo que es más culpa de ella que del vestido, que por sí solo no es que fuera feo. Lo que pasa es que con esas poses tan poligoneras que le salen, le hacía un cuerpo rarísimo. Eso sí, al menos se apañó el flequillo.
Y ya, ya dejo la alfombra roja y mi vena maruja... No sin antes mencionar al ídolo con patas que es Alan Cumming (me encanta muchísimo este hombre, lo digo desde aquí) y los zapatos/zapatillas con las que fue. Yo quiero unos de esos. Ahora, no sé si sería capaz de sacarlos de casa xD.

En fins, que entre unas cosas y otras empieza la gala... con momento musical de por medio. Momento musical en el que no podían faltar, por supuesto, los chicos de Glee, pero al que se apuntaron también gente como Tina Fey, la pluriempleadísima Betty White, Jorge Garcia, Joel McHale, Nina Dobrev, Jon Hamm, Jane Lynch, Kate Gosselin, Randy Jackson y Tim Gunn (no sé si me dejo a alguno por el camino). Todo épico hasta decir basta.

Eso sí, con todo lo grande que es el vídeo, yo creo que me quedo con el famoso "Make it work" de Tim Gunn.

Lo que es la gala en sí... Pues a mí me gustó cómo la presentó Jimmy Fallon (claro que a mí este hombre me gusta, qué le voy a hacer), pero tampoco me pareció nada del otro jueves. Salvo los momentos musicales (o cuando le daba por coger la guitarra y cantaban otros, como Julianna Margulies. Otra que me pareció que estaba guapísima, por cierto) y algún que otro vídeo, la verdad es que no destacaría prácticamente nada. Y, como siempre, la parte de las miniseries y tal se me hizo eterna, aunque ayudó que presentara Ricky Gervais y que justo después pudiésemos observar el vestido de la Paquin en todo su esplendor.


En cuanto a los ganadores (y me salto unas cuantas categorías, y me quedo en las que me apetece comentar, as always):
  • Mejor serie de drama: Mad Men (Pues vale, indiferencia total y absoluta. Aunque no la veo, con lo que tampoco puedo juzgar. Eso sí, yo quería que fuera para Dexter)
  • Mejor serie de comedia: Modern Family (Aquí, no demasiado conforme. Y conste que no me ha dado por odiar la serie... Es simplemente que me parece muy cuadriculada, demasiado clásica, muy poco arriesgada. Y con mucha moralina. Que no es que sea malo, ni que la haga mala, pero sí que hace que no sea mi favorita)
  • Mejor actor de drama: Bryan Cranston (Breaking Bad) (Poco que decir, que la serie sigue en pendientes)
  • Mejor actriz de drama: Kyra Sedgwick (The Closer) (Idem. Para mí, de todos modos, el premio ya se lo llevó Connie Britton simplemente estando nominada)
  • Mejor actor de comedia: Jim Parsons (TBBT) (Pues conforme, y me alegro por él. Que TBBT sea mediocre no quiere decir que él no lleve tiempo mereciéndoselo por Sheldon)
  • Mejor actriz de comedia: Edie Falco (Nurse Jackie) (Como aceptamos barco y decimos que Nurse Jackie es comedia, más que conforme. Jackie gustará más o menos, pero lo que está claro es que ella hace un papelón)
  • Mejor actor secundario de drama: Aaron Paul (Breaking Bad) (Lo que he comentado más arriba sobre Breaking Bad)
  • Mejor actriz secundaria de drama: Archie Panjabi (The Good Wife) (En medio de mi maratón de TGW estoy completamente a los pies de Kalinda. Así que más que conforme)
  • Mejor actor secundario de comedia: Eric Stonestreet (Modern Family) (Nada que objetar)
  • Mejor actriz secundaria de comedia: Jane Lynch (Glee) (Premio cantadísimo y merecidísimo)
  • Mejor reality: Top Chef (Lo que me recuerda que tengo que ponerme a verlo. Si consigo un giratiempos, claro)
Y ya está, en cuanto a los ganadores la verdad es que no tengo mucho más que comentar, porque ayer ya me hinché a comentar cosillas por twitter.


Todo esto dicho, solo me queda comentar un par de cosillas. Primero de todo, que me sorprendió ver que no soy yo la rara, y que somos unos cuantos a los que cada nuevo premio de Mad Men les afecta como una especie de repelente. Cada vez que le daban algo, menos ganas tenía de ver la serie. Y segundo, no eché de menos ningún premio para Lost en su último año. De nuevo, gustará más o menos, y yo no me encuentro en ninguno de los extremos de opiniones en cuanto a ella, pero a mí estas dos últimas temporadas me han parecido bastante flojas. En argumento, en desarrollo y en surrealismos varios que metemos porque sí. Si las tomamos individualmente, no merecen nada. Si lo miramos como conjunto, desmerecen el todo. Así que...

¡Saludos!

PD: El episodio de esta semana pasada de Project Runway ha sido uno de mis favoritos del programa. Gretchen es un bicho de cuidado, y cada vez que abre la boca me dan ganas de estrangularla, pero es que le da una vidilla y un drama a todo impresionante. Eso sí, por mucho que me lo pasara pipa con el programa, me dolió un montón la eliminación...
PD2: Al paso que voy, acabaré con The Good Wife en nada y menos. No es difícil ver de dónde viene tanta recomendación.

25/8/2010

Meme: Estoy harta

Conmigo es todo muy sencillo: meme que veo, meme que tengo que seguir. Bueno, no siempre, pero casi. Si es que otra cosa no, pero ya lo dice mi madre, soy más simple que el mecanismo de un chupete.
Pero es que este, lanzado por Yorch, me viene especialmente bien... Porque anda que no me gusta a mí quejarme. Y anda que no viene bien.


Estoy harta de que los adolescentes televisivos tiendan a ser tan profundamente subnormales y cansinos. Yo también tuve 16 añitos (hace no tanto). Yo también fui un poco petarda. Yo nunca llegué a esos extremos de tontería.

Estoy harta de tirarme meses recomendando una serie a alguien, y que ese alguien pase de mí. Para que un día me venga diciendo: "He encontrado una serie muy buena, estoy enganchadísimo". Y sí, evidentemente es la misma de la que ha estado pasando.

Estoy harta de que poco a poco nos vayamos quedando sin cabeceras. Seré yo la rara, pero a mí me encantan.

Estoy harta de que mi señora madre se meta conmigo porque veo series raras y no cosas normales. Y luego ella esté enganchadísima a las Desesperadas, HIMYM, Brothers & Sisters, Bones y Me llamo Earl.

Estoy harta de que la gente piense que soy un videoclub con patas. Para empezar, ni uso subtítulos ni suelo ver nada doblado; no voy a andar buscando la versión que a ti te apetece ver.

Estoy harta de que los procedimentales y las series de capítulos autoconclusivos en general se multipliquen. Me gusta la continuidad.

Estoy harta (y este ya lo comenté xD, pero es que me enerva) de la gente que solo ve TBBT, Gossip Girl o Lost y te jura que es la mejor serie de la historia, y si no opinas lo mismo es que no sabes nada. De nuevo, no me voy a meter en el tema Lost, que no soy ni de las que han pasado a odiarla ni de las que la adoran, pero lo de las otras dos me toca especialmente las narices.

Estoy harta de tener que justificar que Buffy no es una serie estúpida sobre una adolescente que mata bichos. Es más, estoy harta de tener que aguantar caras y comentarios cuando digo que me parece una buena serie.

Estoy harta de la gente que no sabe separar al actor del personaje. No, Neil Patrick Harris no es Barney Stinson las 24 horas del día. Get over it!

Estoy harta de que los guionistas nunca sepan qué hacer entre que arrejuntan a dos personajes y cuando los hacen romper.

Estoy harta de series que se estiran como chicles sin motivo aparente. Y estoy harta de saber que las seguiré por los siglos de los siglos.

Estoy harta de la gente que se queja por que True Blood se parezca a los libros en el nombre de los personajes. ¡Son cosas distintas! Y miedito me dan las pataletas que se avecinan con Game of Thrones.

Estoy harta de que Shondita adore a la Heigl y a Izzie, y que no nos libremos de ellas (ya sea en pantalla o fuera de ella) ni a la de tres.

Y estoy harta de ser tan quejica y tener que protestar por todo. Si es que a cansina no me gana nadie.

¡Saludos!

PD: Con el segundo episodio, mantengo lo que dije sobre Weeds... Esta temporada tiene una pintaza.
PD2: Igual esta tarde me pongo con la tercera de Project Runway. Me lo pensaré, de todos modos, que tanto Project Runway me está empezando a afectar.

24/8/2010

I Smell A Rat

No sé cómo, porque ahora en verano (y, sobre todo, ahora que ya empiezo a cruzarme con los anuncios de la vuelta al cole y su aire tan malrollero) vuela el tiempo que da gusto, pero volvemos a estar a martes.
Lo que significa que toca entrada sobre True Blood. Porque esta semana no me la salto, no, no, no. Es decir, no es que haya sido un capítulo tan épico como el de la semana pasada, sino más bien una especie de capítulo de transición (como la calma antes de la tormenta) en el que, sin embargo, sí que han pasado unas cuantas cosas. Y que a mí, por cierto, me ha gustado bastante.
En fins, a partir de aquí, spoilers hasta el capítulo de esta semana (1x10), as always ;).
  1. El inicio del capítulo estaría protagonizado por Sookie y un poco por Bill, pero fue épico. No solo nos enteramos (porque no lo sabíamos, no qué va :P) de que es un hada (o un alien :P. Si es que la chica al final no iba tan desencaminada xD), sino que la manera que tiene ella de reaccionar es uno de los mejores momentos protagonizados por ella en toda la serie.

  2. "I'm a fairy? How fucking lame!

  3. Si hay una cosa que me sobró completamente, fueron los flashbacks de Sam. Y no solo porque nadie debería tener que ver a Sam con esos pelos. O porque el pobre no haya hecho nada para que los demás tengamos que verlo con esos pelos. Con lo guapo que está tal como lo peinan normalmente, verlo así era completamente innecesario. Amén de contraproducente. Pero bueno, pelos aparte, no sé a qué vinieron esos flashback, aparte de para rellenar un poco. Vamos a ver, no los veo completamente innecesarios para entender al personaje, y como desarrollo del mismo me parecen estupendos. Pero es que no entiendo a qué vienen ahora, en este capítulo, que quedaban totalmente fuera de lugar y cortaban un poco el ritmo del resto de las tramas. Pues eso, que no lo entiendo, que no me vienen a cuento y que me hubiera gustado que no los hubieran metido precisamente en este capítulo. Y repito, no, no es solo por los pelos del pobre Sam. Aunque también esa sería razón suficiente para no querer verlos :P.
  4. Aun así, voy a seguir un poco con los flashbacks para decir que me suena un montón la chica, pero tampoco me suena que sea por tener algún personaje fijo que me pueda sonar. ¿Puede ser que haya caído en varios episódicos de series distintas? Porque juraría que la he visto en un montón de sitios, pero ni idea.
  5. Y ya he dicho que los flashbacks (no el de Sam, los que nos llevan chorrocientos años atrás en el tiempo) y los sueños con hadas de por medio en esta serie son lo más. Añado otra: los momentos psicotrópicos también son genialérrimos.


  6. Que, por cierto, buena ha hecho Jesús con la V, que me veo que acaba enganchado perdido. Y tengo que añadir que esta trama también la he visto un poco descolgada en el capítulo (que no innecesaria). No tanto como la de Sam, y no es que me haya molestado demasiado, pero un poco fuera de sitio sí la he visto.
  7. Enhorabuena, Crystal, has conseguido que Tara me parezca un encanto y un personaje entretenidísimo. Bueno, vale, en defensa de la pobre Tara tengo que decir que esta temporada no me está resultando tan insoportable como la temporada pasada (¿habrá mejorado o es solo algo que pasa cuando lo miras en perspectiva y la comparas con otros personajes?). Pero, claro, luego pasa que da igual, porque para compensar ya tengo aquí a Crystal. Como dije la semana pasada, me importa nada y menos su trama. Y ella me parece una cansina de cuidado.
  8. Suerte ha tenido Jason de que esta semana su trama fuera completamente aparte de la de ella. Y, curiosamente, me ha gustado sin necesidad de convertirlo en el tonto de la película. Por un lado, ya se ha quitado de encima lo de Eggs, que ya era hora. Por otro, después de echar así a Bill de su casa no me queda otra que ponerme a sus pies.
  9. Voy a hacer mención a dos momentos televisivos dentro de la serie que me han hecho mucha gracia. Normalmente no les presto más atención (a no ser que sea como el finalazo de la semana pasada :P) más allá de lo cucos que puedan ser. Pero, por un lado, me hizo ilusión volver a ver a Steve Newlin. ¿Qué? Es que a mí los Newlins me encantaban :P. Por otro lado, hubo un momento que casi que podríamos haber visto en las noticias cualquier día... Es decir, el chiste malo de "As empty as a tomb, no pun intended" en las noticias, cambiando un poco las palabras, es el pan nuestro de cada día.
  10. Y, como no me creo que todavía no haya dicho nada de él (es que sale poquito, pobre), lo digo. Terry es amor. Y fun y pin,
  11. No me fío de la nueva camarera (qué raro, no fiarse de alguien en esta serie). Bruja o lo que sea, metiendo las narices en todas las tramas, no me fío de ella. Que, por cierto, duda existencial que le entra a una cuando ve esta serie: ¿Cuántos camareros tiene el Merlotte's? ¿De dónde saca Sam para pagar a semejante cantidad de personal?. Que sí, que vale que no parece que haya muchos más bares por la zona, pero es que siempre hay tres gatos y medio dentro... ¡No puede dar para tanto! Oh, y tampoco pillo cómo hacen para no estar todos brazo sobre brazo las veinticuatro horas del día. Pues eso, cosas extrañas que pasan en los mundos televisivos.

  12. "Blah, blah, vampire emergency, blah"

  13. Mantengo lo que dije la semana pasada: Eric para prota de la serie ya. No solo consigue que hasta Sookie mole un poco más a su lado, sino que hasta tiene sangre en las venas y todo. Personalmente, me muero por ver cómo se venga de Russell. Además, si sale Eric, es probable que salga Pam. Y todos queremos ver a Pam :P.
  14. Y, por mucho que me muera por ver la venganza de Eric, quiero tener Russell para rato. Después de estos dos últimos capítulos, no solo está claro que mola un puñao y medio, sino que además está como una regadera. Y todo el mundo sabe que una serie de vampiros no mola tanto sin al menos un vampiro que esté como una cabra. Lo que no quita para que, con todo lo que mola y con todo lo malamente que esté, me diera mucha pena la escenita que se monta para despedirse de su Talbot.
  15. Otra de las grandes es Jessica, que sigue apareciendo menos de lo que debería, pero que cuando lo hace se adueña de cada escena en la que sale. Estuvo genial poniendo a la pobre Arlene en su sitio, y estuvo monérrima con Hoydt. Como solo ella sabe.
  16. Y acabo con el pobre Tommy. Sí, pobre. Porque yo ya lo he unido a mi lista de causas perdidas que defender. Me da igual lo mucho que la gente lo odie y las ganas que tengan de que desaparezca, todo es porque es un pobre incomprendido. Un pobre incomprendido adorable. ¿O no da mucha penita la cara que se le queda cuando Jessica está con Hoydt y pasa malamente de él? Eso sí, el momento del perro volador fue genial no, lo siguiente. Que una cosa es adorar a Tommy y otra cosa es no reírse a carcajada limpia cuando lo ves volar sin alas ni nada en forma de perro.
Y así quedan las cosas a dos capítulos de acabar la temporada. Parece mentira que quede tan poquito, porque se me está pasando volando la temporada. Probablemente porque esta vez estoy disfrutando como una enana con ella y porque me parece la mejor de las tres...

¡Saludos!

PD: Cambiando de tema (y sin spoilers), me está decepcionando un montón la 7ª temporada de Shameless. Las tramas, en general, me parecen poco interesantes (alguna excepción hay), los personajes nuevos no me llaman y el reciclaje de tramas y personajes (mismos personajes, distintos nombres) no me convence. A ver si remonta de aquí a que la acabe... Que, vamos, sin ser mala, me está dando mucha pena.

22/8/2010

Mentirosillas, mentirosillas

Esta última semana ha sido una semana de muchos vacíos existenciales. Bueno, realmente de dos, pero de dos que se hacen notar. Por un lado, nada de SYTYCD, lo que hace que el verano sea un poco menos verano (la sensación es un poco la que sentía de ñaja cuando veía el anuncio del Corte Inglés con los niños repelentes cantando el dichoso Volver a empezar). Por otro, mis queridas mentirosillas, porque también Pretty Little Liars se despidió de nosotros. Hasta enero, eso sí. Lo que no significa que no las vayamos a echar de menos.


Y es que, ¿qué pasa si coges Gossip Girl, Sé lo que hicisteis el último verano y un poco de Desperate Housewives y las metes en la batidora, así, todas juntas? Pues que si no te pasas con las medidas de unas u otras y tienes suerte, te sale PLL.

No voy a engañar a nadie y a intentar vender que PLL es una gran serie con unos guiones impecables y unas actuaciones estelares. ¿Para qué? ¿De qué me sirve a mí mentir si es una serie que funciona estupendamente siendo tal como es?

Porque lo bueno que tienen las mentirosillas es que da igual lo cutre de sus "tengo un secreto, tengo un secreto", lo surrealista de sus situaciones o los giros de guión tan sumamente previsibles. Da igual porque es una serie entretenidísima y con la que al menos una servidora se lo ha estado pasando pipa todo el verano. Porque otra cosa no, pero enganchar engancha una barbaridad.


Para mi sorpresa, además, sus cuatro protagonistas me resultan mucho menos insoportables de lo que es habitual en este tipo de series (donde probablemente me encanten uno o dos personajes y el resto me resulten insufribles).

Por un lado tenemos a Emily, que de por sí me parece demasiado pavisosa, aunque a veces también me parece un encanto de chiquilla. Claro que todo lo sonsa que pueda ser se compensa cuando en mi cabeza su trama incluye un triángulo amoroso de lo más curioso. Porque a lo mejor soy yo la rara, pero Toby tiene un aire a vampiro crepusculero que no puede con él. Y todos sabemos que Bianca Lawson (qué babeable es esta chica, por cierto) en sus ratos libres se dedica a matar vampiros. Claro que con la cantidad de tiempo que lleva interpretando a quinceañeras, estoy empezando a pensar que igual más que cazavampiros, la chica sea ella misma un poco vampira. Cosas curiosas de la vida, digo yo.

La segunda fantástica es Spencer, una zorrona de cuidado que solo se fija en los novios de la pavisosa de su hermana mayor. Complétalo con ese aire pelín estirado que me lleva y ser siempre perfectísimamente perfecta en todo y ahí la tienes. Todo dicho desde el más absoluto cariño, porque a mí esta chica me encanta.

La única a la que me entran ganas de arrearle collejas a ver si alguna de sus dos neuronas decide ponerse en funcionamiento es Aria. Toda su trama con el profesor (otro que tal baila, por cierto xD. Que yo lo siento por él, pero más le vale que se le dé bien eso de ser escritor, porque como profesor no lo veo yo llegando muy lejos), con todas las reacciones tan WTF de ella, es bastante surrealista. Y a ella en sí tampoco le acabo de ver la gracia. Además, sigo diciendo que no sé si son los pelos que le ponen o que de verdad tiene una cabeza enorme, pero cada vez que la veo en la pantalla me da la sensación de que es una Bratz parlante.

Y luego está Hanna. Mi Hanna, que es un amor con patas. Da igual lo que diga o lo que haga, que siempre es adorable. Y eso es todo lo que tengo que decir de ella, que es estupendamente monérrima en todo lo que hace.

Completan el cuadro una chica ciega con pinta de robot que se pinta los labios mirándose en la puerta del ascensor y la ex-amiga de las chicas, ahora muerta, pero siempre la más bitch entre las bitches. Esta última, por cierto, está interpretada por la actriz más yogurina de todas ellas. Catorce añitos tiene la chica. Y yo me quedé a cuadros con la diferencia de edades que hay entre la más pequeña y la mayor de ellas. Y A, claro. Ese ente aún desconocido (probablemente conocido, ya veremos) que les manda mensajes misteriosos y amenazantes al movil a las chicas mientras se esconde en su armario y escribe mensajes con pintalabios en sus espejos.

Pues eso, una serie que no parecerá gran cosa, y que probablemente tampoco lo sea, pero que a mí me ha hecho pasar grandes ratos las noches de los miércoles.
Eso sí, lo mismo me lo ha hecho pasar bien que pasar mal. Porque ese cliffhanger con el que acaba la mitad de la temporada (y con el que nos piensan dejar mordiéndonos las uñas hasta enero) es malo malísimo para el corazón, que lo sé yo.

¡Saludos!

PD: Por cierto, más razones para verla y pasar un buen rato con ella: por ahí se pasean Holly Marie Combs y Laura Leighton, ahí es nada. Oh, y Chad Lowe, es decir, el hermano feo de Rob :P.
PD2: Y se me olvidaba mencionar (si es que soy imposible) al protagonista de dos de los capítulos. Ese precioso Toyota al que se le prestó más atención que a todos los personajes juntos :P.
PD3: Necesito que alguien suicide un rato a Ivy de Project Runway. A Gretchen y a Casanova también, conste, pero lo de la primera es más urgente. Además, conseguir convertir a una modelo mínima en una mesa camilla, como hizo en el episodio de la semana pasada, tiene mérito.

18/8/2010

The Showtime Way

Ya hemos pasado del 16 de agosto, lo que significa que, con la vuelta de Weeds y el arranque de The Big C, Showtime vuelve a tener su noche en mi calendario televisivo.
Y eso significa que vuelven sus dos grandes señas de identidad, de sobra conocidas en la primera y a las que parece ser que no van a renunciar en la segunda.
Porque, si por algo se identifica Showtime es por saber mezclar en sus series (no en todas, pero sí en unas cuantas) la idea del antihéroe (más bien antiheroina en la mayor parte de los casos) con un personaje principal que suele ser una madre de familia, de familias poco corrientes que al mismo tiempo son la cosa más normal del mundo. A veces, y eso.

El caso, que esta semana arrancaban oficialmente las temporadas de estas dos series (en ambos casos ya andaba dando vueltas por ahí el primer episodio, pero para estas cosas prefiero verlos en su momento y no tener luego que esperar una eternidad para el siguiente), con lo que hoy toca dedicarles entrada.


A la primera de ellas, The Big C le tenía muchas ganas, al mismo tiempo que le tenía un poco de miedo. No por nada, es que soy una hipocondríaca de cuidado. Lo que no quiere decir que no fuera a verla, está claro, porque lo cierto es que tenía una pintaza estupenda. Y el piloto no decepciona en absoluto.
En los veintitantos minutos que dura conocemos a Cathy, perfecta madre perfeccionista hasta el extremo, con una vida un tanto, digamos, aburrida (me reí un montón con lo que dice el hermano sobre la conversación de los sofás). Pero todo esto da un giro cuando le diagnostican un cáncer y decide darle la vuelta a su vida.
Alrededor de ella giran unos cuantos personajes bastante peculiares, como no podía ser menos. De momento, mi favorito es el hermano, pero habrá que ver, porque hay unos cuantos que tienen potencial. También andan por ahí un marido con la mentalidad de un crío de 12 años (por supuesto) y un hijo tirando a subnormal profundo, como no podía ser menos. Este último, por cierto, protagoniza uno de los mejores momentos del capítulo. No gracias a él, está claro, sino a Cathy, que tiene una manera muy oscura de devolver bromas. En cualquier caso, la imagen del mocoso pegando gritos por la casa no tiene precio.
No es que el piloto realmente me haya dicho mucho que no me hubieran dicho las promos y demás, pero es un inicio más que digno y presenta una serie que tiene mucho potencial. Yo desde luego tengo muchas ganas de ver cómo sigue sorprendiéndonos (a nosotros y al mundo) Cathy.
Por cierto, el final del capítulo me encantó. Y Laura Linney está estupenda.


Y la otra que vuelve es nuestra Milf favorita (o al menos la mía. Por cierto, el otro día echaron en la tele Tomates verdes fritos (que, por supuesto, volví a pillar empezada, of course) y mantengo lo dicho: esta mujer en la vida ha estado y jamás estará mal. Es verdad que a mí cada día me gusta más, pero es que siempre ha sido guapísima). Si la temporada pasada Weeds no estuvo en su mejor momento, parece ser que los guionistas se han dado cuenta y han decidido intentar regresar a esos grandes momentos que nos dieron las tres primeras temporadas.
De momento lo han conseguido. Hacía mucho que no me reía tanto con Weeds como con este capítulo de transición. Shane y Andy han vuelto de la mejor manera posible, y eso siempre se agradece (de Silas no digo nada, porque el pobre nunca ha dejado de ser un poco pánfilo, aunque se le acabe cogiendo cariño. Claro que como contrapunto al surrealismo que son todos los demás no está mal). El primero sigue donde lo dejamos, después de cargarse a Pilar de un golpe en la cabeza (geniales todos los comentarios sobre el arma del crimen xD) y siendo una mina cada vez que hace o dice algo. El segundo ha acabado su relación con Audra (supongo que aquí nos despedimos de Alanis Morrissette), como no podía ser de otra manera después de su reacción (tan Andy :P) en el final de temporada ante el acosador de ella, y se une a los Botwin en su viaje vaya usted a saber dónde.
Y luego está Nancy, por supuesto. Tan estupenda como siempre, o incluso mejor. Y es que a ver a quién, aparte de a ella, se le ocurre salir huyendo, deprisa y corriendo, con un montón de maletas llenas de zapatos. Como no podía ser de otra manera, también ha sido la protagonista de muchos de los grandes momentos del capítulo. Y no, no solo me refiero a lo de los zapatos, aunque aún me esté riendo. Su estado de shock durante todo el capítulo, por ejemplo, es digno de mención.
En fins, que la temporada empieza con muy buen pie, reproches a las habilidades de Nancy como madre incluidos, y promete muchísimo.
Desde luego, a mí este capítulo me ha dejado mucho mejor sabor de boca que toda la quinta temporada entera.

¡Saludos!

PD: Ya sé que dije que tenía intención de ponerme con The Good Wife, pero ando en un momento de indecisión seriéfila importante. Cuando acabe con Shameless no sé si ponerme con The Good Wife, The Middle o Sons of Anarchy. Pues eso, indecisión mucha y tal :P.
PD2: Anne Heche cada día me saca más de quicio. Y su personaje de Hung más. ¿Por qué tiene cada vez más protagonismo?

17/8/2010

Everything is broken

La semana pasada me saltaría lo de comentar el capítulo de True Blood (salvo los últimos 10 minutos tampoco es que hubiera demasiado que comentar, de todos modos), pero esta semana, después del finalazo que se han marcado, resulta poco menos que imposible.
Como siempre, spoilers hasta el capítulo de esta semana (3x09).
  1. Curiosamente, me ha hecho bastante gracia cierto momento Ssssssookie-Bill. Al principio, cuando están resolviendo un poco el problema del cadáver en medio del salón y Sookie le dice a Bill que por qué no pueden tener una relación normal y corriente, sin cadáveres de por medio. Eso sí, creo que me ha hecho gracia porque ha sido un momento que me ha recordado mucho a Buffy, no sé por qué xD.


  2. Sé que hay mucha gente que le está cogiendo una manía tremenda a Tommy. Teniendo en cuenta que ahora mismo ejerce el papel equivalente a "hijo/hermano pseudoadolescente y con la palabra "niñato" escrita en la frente", lo normal es que yo fuera la primera deseando arrearle una colleja. Pero la cosa es que me encanta xD.
  3. Jessica y Hoydt han vuelto a salir tres segundos y medio en todo el capítulo, pero siguen manteniendo su posición de personajes adorablérrimos (coñe, mi manía de añadir "-érrimo" a veces hace que las palabras suenen raras).
  4. Y Summer es un puntazo. Espero que la mantengan para soltar alguna genialidad de esas suyas de vez en cuando. Por cierto, estoy convencida de que podría hacer buenas migas con Sarah Newlin (la segunda temporada no me entusiasmaría por las tramas, pero lo cierto es que sus personajes sí me gustaron).
  5. Creo que a estas alturas de la película hemos visto ya todas las facetas de Eric. Esta semana tocaba volver a ver su lado más vulnerable, que no lo habíamos visto realmente desde lo de Godric, en su conversación con Pam.


  6. Y siguiendo con Eric, esta temporada me está molando un puñao y medio (antes también molaba, conste). Nada más que conseguir darle la vuelta al capítulo de la semana pasada tiene mérito. Por cierto, ¿soy la única que ahora tiene chorrocientas amigas traumatizadas por que no le hiciera ascos a Talbot (antes de cargárselo un poco, quiero decir)? Que a lo mejor soy yo, que con 14 añitos devoré todos los libros de vampiros de la Rice, pero en mi cabeza todo vampiro que se precie es bi hasta que se demuestre lo contrario :P.
  7. Y por no cambiar de tema... ¿Cómo es que este hombre aún no es el protagonista de la serie?
  8. Sigo sin fiarme del todo de Jesús. No sé si será bueno, malo o vaya usted a saber qué, pero algo no está diciendo, eso está claro.
  9. La trama que menos me interesa sigue siendo, de momento, la de Jason y Crystal. No he leído los libros, así que no sé qué clase de bichos son en la familia de ella, pero la serie tampoco ha hecho que tenga demasiado interés en descubrirlo
  10. Por supuesto, toca guardar varios minutos de silencio. Pobre, pobre Franklin. Que sí, que yo estaba convencida de que estaba vivo (bueno, más o menos) y que no me la iban a colar por mucho que nos colaran un par de episodios de por medio... Pero lo de traerlo para un par de minutos y ¡zas! Eso simplemente es cruel :P.


  11. And last but not least (ni mucho menos :P), lo más mejor de todo el capítulo de ayer... Y es que Russell Edgington se ha convertido en el dueño y señor de la serie por méritos propios. Porque la escena del final es única y genialérrima (si empieza a presentar él los informativos los veré y todo xD), pero nadie me irá a decir que cuando está encima del Fangtasia hablando con los restos de Talbot no es también enorme.
Y ahora a esperar hasta la semana que viene. Que tiene tela lo de esta serie. Incluso en el capítulo de la semana pasada, que fue bastante soso, consiguieron dejarme con ganas de más después del final. Con este no hace falta ni que lo diga, claro.

¡Saludos!

PD: No he visto ni el piloto de The Big C ni el preair de Weeds, así que esta noche toca horita Showtime ^^.
PD2: Y después a seguir con la segunda de Project Runway, que me había olvidado de lo bien que me lo pasaba yo con Santino xD.

15/8/2010

SYTYCD: Final Round

E igual que cuando empezó agosto me pilló totalmente por sorpresa, acabó esta edición de SYTYCD y a mí se me ha pasado volando.
Pero bueno, el caso es ese, que después de pasármelo pipa (a veces más, a veces menos) con él, ahora me van a sobrar más o menos dos horas y cuarto todas las semanas que a ver con qué las relleno (Shameless y temporadas pasadas de Project Runway con mi hermano, tá claro :P). Y por eso (no porque ahora me quede de nuevo sin nada que ver, sino porque se ha acabado y toca resumir impresiones), en vez de dedicar entrada a esta última semana, toca hacer balance de la edición.

La captura es totalmente intencionada, porque el product placement tan cutre que se han marcado con Gatorade ha sido otro de los protagonistas de la edición.

Para empezar, tengo que decir que me siento muy orgullosa de mí misma. No sé cómo me las apañé, pero conseguí no spoilearme quién había ganado y así sorprenderme al final. Porque lo cierto es que, si bien es cierto que el que Robert no quedara en tercer puesto era poco menos que imposible, el que ganase Lauren no era tan previsible. De hecho, yo habría apostado por Kent, aunque fuera simplemente por el apoyo que ha tenido el chico casi desde el principio. Por eso ya digo que me sorprendió bastante.

Lo cierto es que, hubiera ganado quien hubiera ganado, no me habría parecido injusto, porque los tres se lo merecían, pero me quedo especialmente contenta con lo de Lauren.

Claro que, si de mí hubiera dependido, el ganador de esta edición habría sido Billy. O quizá Alex. Pero definitivamente uno de los dos. Una pena que al primero le faltaran votos (de nuevo, creo que puedo entender en cierta manera por qué la gente no le votaba. Ahora, comparativamente ya sí que no. Porque, si no, que alguien me explique de dónde leches sacó tanto voto AdéChiké :P) y que el segundo se lesionara. Y, sobre todo, que se lesionara tan pronto.
Pero bueno, como digo, tampoco me voy a quejar de que haya ganado Lauren, porque a mí esta chica me encanta.

La finale fue de esas que solo saben hacer en USA, entretenida como ella sola y con un montón de vídeos de los concursantes, miembros del jurado, etc, etc, etc, que al final de una edición entera acaban teniendo su gracia. Y, sobre todo, no tuvo unos momentos musicales tan ridículos como otros programas de resultados, así que esta vez me vi el programa entero, sin saltarme actuaciones varias.


Aprovecharon para repetir las mejores coreografías de toda la temporada, y lo cierto es que no tengo quejas al respecto. Y pensaba que las tendría, porque siempre me pasa, pero mis elecciones no habrían sido muy distintas.
Quizá habría quitado la de AdéChiké con Comfort, que esta vez me dijo tan poco como la primera vez que la bailaron (o igual es culpa mía, que no tengo corazón :P), pero por lo demás creo que resumieron bastante bien los mejores momentos de la edición. Claro que yo me habría dado por contenta con que metieran Fix You (Robert y Allison), Mad World (Billy y Ade), How it ends (Kent y Neil), algo con Pasha y algo con Anya :P. Y, por supuestísimo, el MOMENTAZO de la temporada, que por motivos obvios (T___T) no pudo repetirse tal cual, pero para lo que se apuntó ni más ni menos que la enormérrima Ellen.

Aparte de eso, y para terminar de resumir la edición, diré que he leído muchos comentarios de gente quejándose del formato de esta edición. A mí, en cambio, me ha gustado bastante el tema de los all-stars. Y es que por el simple hecho de que Anya pudiera ser la reina y señora de ese escenario casi cada semana (sin perjudicar necesariamente a los concursantes) ya merece la pena. Y, cuando digo Anya, digo también otros como Pasha, Mark o Allison. Pero es que Anya es mucha Anya.
En cuanto a coreógrafos, para mí esta temporada ha sido de Travis Wall, que va camino de convertirse en un verdadero genio. También me han gustado bastante unas cuantas de Sonya y alguna de Stacey Tookey, y me habría gustado ver alguna coreografía más de Mia (me gusta más como coreógrafa que como jurado, ahí lo dejo caer). Pero Travis sigue siendo mi favorito.

Puestos a sugerir cambios, realmente yo solo tengo tres propuestas:
  • Volver a un escenario un poco más pequeño. Muchas veces el escenario daba la sensación de ser una cueva enorme y se los tragaba completamente. No estoy pidiendo un escenario de 2x2, pero un poquito más pequeño sí, porque creo que le habría ido estupendamente a la mayoría de las coreografías.
  • ¡No más disco! Por favor, por favor, por favor.
  • Que dejen de emperrarse en justificar cada coreografía chico-chico con una pelea o cualquier excusa psicodélica. Y de momento me conformo con pasitos de bebé. Cuando dejemos de poner continuamente las peleas como excusa, podemos empezar a hablar de lo ridículo que es que el 90% de las coreografías chico-chica tengan algún tipo de temática romántica o erótico-festiva, y cuando la coreografía es chico-chico (sí, yo también quiero alguna chica-chica, pero de esas andamos incluso más escasos. Claro que en esta edición lo tenían complicado, con la cantidad de chicas que han quedado en pie) en el 90% de los casos estén peleándose a muerte y demostrando su fuerza por una cuestión de honor.
Pero bueno, mejorable o no, lo cierto es que este es un programa con el que me lo he pasado estupendamente cada semana.
Y además lo presenta mi querida Cat Deeley, que tiene pinta de ser una pava de cuidado, pero al mismo tiempo es un amor con patas capaz de sacarle una sonrisa a cualquiera.

¡Saludos!

PD: Mi hermano y yo coincidimos poco, pero Project Runway ha conseguido unirnos en nuestro odio hacia el cansino de Casanova y la repelente de Gretchen (yo es que tenía una compañera de curso como ella. Ahora sigue siendo compañera de curso, pero es un poco menos repelente xD).
PD2: En algún momento de mi vida tengo que ponerme con The Good Wife. Preferiblemente antes de que empiece la temporada. A ver si cuando acabe con Shameless le echo un vistazo.

12/8/2010

Tickets this way for the Chatsworth Express

Cuando a mí me dicen que una serie tiene siete temporadas y contando, lo primero que hago es decir "no, gracias". Puede que luego me lo piense y acabe echándole un vistazo, pero de primeras me tira bastante para atrás.
Un poco es eso lo que me pasó con Shameless. No importa que las cuatro primeras temporadas sean cortísimas (entre siete y diez episodios, dependiendo de la temporada. Más algún especial navideño) y las tres restantes tengan dieciséis capítulos; eso de siete temporadas hacía que me diera bastante pereza ponerme con ella.
Por eso tuve sus primeras temporadas durante un montón de tiempo en un disco duro portátil criando telarañas (y porque venía con recomendación incorporada, que, si no, ni eso). Hasta que finalmente hace unas semanas decidí probar a ver qué tal.


¿Y qué voy a decir yo ahora de ella, después del enganche que llevo encima? Shameless es una serie inglesa con la que Paul Abbott nos traslada a un barrio obrero de los suburbios de Manchester. Y ahí conocemos a los Gallagher, una familia que le da un nuevo significado al término disfuncional (al menos televisivamente :P).
Y es que después de que su mujer lo abandone (por otra mujer), Frank Gallagher se queda al cuidado de sus seis hijos. Y quien dice "al cuidado de", bien puede decir que se desentiende de ellos para vivir en el pub del barrio, pues Frank Gallagher es el borracho oficial de Chatsworth Estate. Por eso Fiona, la mayor de las hijas, hace las veces de madre de la familia.
¿Un dramón de cuidado, no? Es decir, con eso tenemos para varias películas lacrimógenas, secuelas incluidas.
Pues nada más lejos de la realidad. Porque Shameless, a pesar de tener unos cuantos momentos algo más dramáticos, es cualquier cosa menos un drama.

Sí, el de la foto es James McAvoy, que también se paseó por la serie durante un tiempo. A mí este chico ni fu ni fa, pero como me ha servido como argumento para convencer a unas cuantas para ver la serie, pues por aquí lo dejo caer :P.

El caso es que otra cosa no, pero esta serie humor tiene para rato. Un humor y una visión de las cosas bastante inglesa, eso sí, pero enorme.
Y es que el día a día de Fiona, Lip, Ian, Carl, Debbie y Liam (sí, Liam Gallagher, como el de Oasis xD), es decir, de los hermanos Gallagher (los de Shameless, no los de Oasis), implica grandes dosis de surrealismo.
Porque si algo tienen es una facilidad enorme para meterse y salir de líos de formas geniales y a cada cual más estrambótica.

Claro que, por muy protagonistas que sean, no solo de Gallaghers vive Shameless.

En palabras de Ian: "Look at what you've done in the past 24 hours. Intimidation, breaking and entering... Risking your life for a bag of drugs. You're a proper Maguire". No podía haber mejor manera de entender lo que significa ser un Maguire.

La otra familia importante de la serie son los Maguire, a los que vamos conociendo poquito a poco (hasta que prácticamente son tan protagonistas como los Gallagher) conforme avanza la serie. Casi desde que aparecieron por primera vez se convirtieron en una de mis familias televisivas favoritas, y eso es mucho decir.

Pero está claro que no son los únicos, porque todo el barrio es una especie de universo paralelo lleno de personajes tan surrealistas, cercanos y disfuncionales como los Gallagher. Mira que han pasado personajes por esta serie, pero tras acabar la quinta temporada aún no he encontrado un personaje al que no aguante.

Y es que al llevar tantas temporadas encima, es normal que la serie sea un paseo constante de personajes que van y vienen. Unos se quedan más tiempo, otros menos. Pero, por mucho que siempre se eche de menos a los que se van (admito que a unos más que a otros. Pero es que algunos son simplemente enormes :P), siempre vienen otros tan grandes como ellos para compensar.


Una de esas incorporaciones es Mickey Maguire, por el que merece la pena tener que esperar tres temporadas enteras. Porque el pequeño de los hermanos (sin incluir a Mandy, que me parece que es más pequeña que él xD) Maguire merece estar entre los más grandes personajes de la televisión.

Y es que este personaje tan bruto y adorable nos regala, con esa limusina rosa, esos andares que se gasta y esa manera suya de duchar al mundo entero cada vez que habla, muchos de los mejores momentos de la serie.

En fins, que ya sé que son siete temporadas, y siete temporadas son muchas, pero yo recomiendo echarle un vistazo. A mí es una serie que entre los puntazos que tiene, sus tramas y sus geniales personajes me ganó prácticamente desde el primer capítulo. Y me consta que no soy la única, porque hasta a mí misma me está sorprendiendo la cantidad de gente a la que estoy enganchando a ella.

¡Saludos!

PD: En cuanto a la versión americana que prepara Showtime y que podremos ver, en principio, a partir de enero, pues no sé cómo saldrá la cosa, aunque yo seguramente le dé una oportunidad a ver qué tal. Como mínimo tiene que ser curioso, porque no sé cómo van a trasladar algo con una mentalidad tan inglesa a USA.
PD2: Y ahora algo que no tiene nada que ver... Nos quedamos sin mentirosillas hasta enero... ¿Qué va a ser ahora de mis noches de los miércoles?
PD3: A lo tonto, me voy a acabar volviendo a ver toda la segunda temporada de las Desesperadas en la 2 xD.

10/8/2010

Cosas que la tele me enseñó...

Porque anda que no hemos aprendido cosas delante de la pantalla. Dirán lo que quieran, pero hay cosas que jamás se me habrían pasado por la cabeza de no haber sido por la ayuda de la televisión. Y especialmente de las chorrocientas series que veo/he visto.

Una de ellas es lo fascinante que es la gente en lo que a ahorro y reciclaje y medioambiente se refiere. De un tiempo a esta parte, se ha hecho bastante habitual ver a los personajes de varias series (especialmente de la ABC) llevando bolsas de tela para hacer la compra. Pero no es lo único, por supuesto. A todo el mundo le preocupa muchísimo el ahorro de energía, etc, etc.
Y luego van y se dejan todas las luces de casa encendidas. Que a lo mejor es que en mi casa somos muy raros, pero anda que no me habré acordado yo veces de las casas de las series, donde siempre están las luces (de dentro y de fuera) de casa encendidas cuando los personajes llegan a su casa de noche. Especialmente cuando llegas a casa a las tantas y digamos que no en las mejores condiciones para acertar con la llave en la cerradura incluso cuando hay luz, no digamos ya totalmente a oscuras.
Y eso que la luz de la calle aún es más normal que esté encendida. Porque cuando entran y tienen todas las luces de absolutamente todas las habitaciones de la casa encendidas (eso sí, con una iluminación muy tenue, que es como más acogedor) es todavía más mejor.
Pero claro, más les vale que sea así. Porque como se encuentren las luces apagadas es que algo va a ir mal. En el peor de los casos hay alguien en la casa en ese mismo instante. Habitualmente, de todos modos, es que alguien se ha estado dando un paseo por ahí y trasteando entre tus cosas.
Vamos, que la lección que nos llevamos es que, como no haya luces encendidas, mejor que avises a alguien para que entre en la casa contigo. Vaya a ser.

Por supuesto que no es lo único que hemos aprendido. Gracias a la televisión ahora sé que si no tengo algún trauma infantil, o daddy issues del tipo que sean, no soy nadie. ¿A quién voy a echar la culpa si no cuando meto la pata? ¿A mí misma? No, no, no, que para eso se crearon los padres.
Ya sea porque jamás te dijeron que te querían, o porque se olvidaran miserablemente de ti cada vez que tenían que ir a recogerte al colegio, la culpa la tienen ellos. No importa que se disculparan mil veces y te intentaran comprar a base de regalos después de llegar media hora tarde a recogerte, claro (mi señora madre lo que hacía cuando llegaba tarde era decirme que si no estaba contenta, que la próxima vez me fuera andando, que ella no era taxista).

En Life Unexpected, el padre de Baze debía de tener la culpa hasta de la caída de Roma

O porque te metieran demasiada presión y querían que fueras el más mejor en todo. Claro que de eso los pobres no tienen la culpa, porque ahí también la televisión les ha enseñado algo a ellos. Y es que, por difícil que parezca, todo el mundo puede entrar en (al menos) una universidad de la Ivy League. Y pedir menos es de cobardes. Porque además todos tus primos, tíos, hermanos y hasta la prima tonta de tu padre han ido a Harvard.

Es por eso que todos los niños (y adolescentes varios) van al colegio cada mañana con muchas más prisas que sus padres al trabajo. En mi casa justo pasaba (y por lo que sé, pasa, aunque ahora mis hermanos y yo tengamos horarios distintos) justo al contrario, que mi madre prácticamente nos tenía que acelerar a collejas para no llegar ella tarde a trabajar. Da igual que luego sean el típico crío que no toca un libro y se fuma las clases como si no hubiera un mañana, que saldrá corriendo de casa y con la tostada en la mano. Tostada que, por cierto, acaba de coger casi obligado por su preocupadísima madre del buffet que le ha montado en el comedor. Algo normal y corriente que pasa en todas las casas, por supuesto.

Bien pensado, es que los adolescentes son los adultos del mundo de las series, claro está. Y quizá entonces sí que tiene más sentido eso de que sean los que van con prisas por las mañanas.
O a lo mejor es que, con eso de que yo crecí con Buffy, debe de haberse quedado grabado a fuego en mi mente eso de que los adultos no sirven para nada. Si acaso para estorbar, pero ya está.

Unas crías de 16 años (por cierto, qué grande es Bianca Lawson, que debe tener una de esas frases en su curriculum de "más de una década de experiencia en interpretar a quinceañeras") serán capaces de salvar al mundo con solo la ayuda de sus compañeros de clase (y quizá la de algún mentor, pero sin pasarnos), pero cuidadito con que se cruce algún adulto de por medio, que seguro que solo estorba.

Lo que no es difícil de entender muchas veces. Es decir, todo el mundo sabe que el ciclo de vida funciona tal que así: uno nace, crece, se vuelve adolescente insoportable pero que sabe más que sus padres, va a una universidad importante, puede que se vuelva temporalmente médico o abogado (simplemente por ocupar un espacio en su vida mientras encuentra cierta estabilidad sentimental. Además, eso de operar a la gente pintada como una puerta debe molar un puñao y medio, y es una de esas experiencias que todo el mundo debería tener. Por no decir que, qué leches, a ver dónde vas a acabar tú de aprender sin tu caso de la semana que casualmente se parece mucho a tu vida y tiene moraleja), casarse y tener bebés. Muchos bebés. O al menos intentarlo. Porque todo el mundo sabe que toda chica que se precie se queda embarazada a los 16, pero es intentar tener un hijo y no hay manera.

Todo esto suele suceder en una realidad temporal muy extraña. Porque parece igual a la nuestra, pero es totalmente diferente, sí, sí, sí. No es solo que sea de noche y de repente sea de día, pero de repente sea la noche anterior. No, va mucho más allá de eso, y si no, que se lo pregunten a Shondita y a las gentes del Seattle Grace. Porque todo el mundo sabe que, por mucho que Acción de Gracias y Navidad coincidan con las nuestras, entre medio lo mismo han pasado tres años que dos semanas.

Pero es que los mundos televisivos son muy extraños. Son mundos en los que los críos de quince años desaparecen de casa durante meses y a nadie le extraña (lo de Eric en Gossip Girl suele tener bastante gracia, por mucho que a veces les dé por poner excusas). Son mundos donde hay que tener cuidado con los autobuses, los ascensores (el del bufete de Ally McBeal tenía especial peligro) y hasta los aparcamientos, porque sabes cuando entras, pero es posible que no vuelvas a salir jamás.

El aparcamiento del Seattle Grace tiene sus propios métodos para deshacerse de los médicos que no le caen bien. A él o a los guionistas, vaya usted a saber. Porque a mí ese aparcamiento lleva un tiempo dándome bastante mal rollo.

Son mundos en los que nadie cierra la puerta de casa con llave, por mucho que en cinco años haya habido sesenta asesinos en el barrio. Tampoco las del coche (y yo que he visto robar un Fiesta que se caía a cachos... Como para ponerles las cosas fáciles encima), a no ser que quepa la posibilidad de que luego tengas que salir corriendo perseguido por un asesino o algo parecido, en cuyo caso no solo cerrarás bien el coche, sino que te asegurarás de perder las llaves o que se te caigan en algún sitio imposible.
Son sitios donde pueden pasar cinco años, que no habrá habido ni un solo avance tecnológico, por pequeñito que sea, ni Apple habrá sacado cualquier titada nueva (y si no, que se lo digan a las Desesperadas), sitios donde todo el mundo puede tener al menos cuatro empleos, varias aficiones de esas roba-tiempo y encima tener vida social.

Son, en definitiva, unos mundos que nos han regalado un conocimiento de la realidad con el que jamás habríamos soñado. Porque a ver quién me iba a decir si no a mí todo esto.

¡Saludos!

PD: Esta semana no le dedico entrada a True Blood, aunque su final fue genialérrimo, y mejor lo arrejunto con el capi de la semana que viene.

9/8/2010

Terceras partes

Hace unos días (concretamente el jueves pasado por la tarde, y eso), presentaron a la nueva generación de Skins. Sí, a esos que, en principio, a partir de enero vendrán a sustituir a Effy, Cook, Naomi, Emily & Company.
Por cierto, si no me equivoco, también por enero empezará a emitirse la versión americana de la serie que prepara la MTV y que me llama nada y menos. Pero bueno, de eso no venía a hablar.

De izquierda a derecha: Alex, Dakota, Sean, Sebastian, Will, Laya, Freya y Jessica

El caso es que desde el jueves he escuchado de todo. Supongo que es que a la gente le encanta quejarse, o que yo soy tonta y soy incapaz de ver cosas que a otros les resultan tan obvias, pero soy incapaz de entender de dónde sale tanta crítica.
Es decir, si ya me resultan bastante incomprensibles los rebotes que se pilla la gente con el cast de Game of Thrones (¡Eh! ¡Que yo soy tan fan de los libros como muchos de vosotros (o más) y no me quejo! :P Desde el cariño, y eso), donde al menos se puede decir que puede sentar mal que cambien cosas que ya estaban ahí, lo de esto es que no sé ni por dónde cogerlo.

A mí es que juzgar el cast así, en frío, sin conocer siquiera a los personajes (de momento sabemos quiénes son los actores (completos desconocidos, of course), pero de los personajes aún no sabemos nada), me resulta un poco complicado.
Y he escuchado de todo. Me llama especialmente la atención esa que le escuché a una amiga de mi hermano, que decía que ninguno parecía lo suficientemente cool (así, con esas palabras). Porque está claro que Sid era lo más de lo más, hombre ya :P.
Como mucho, creo que lo que saqué de estas fotos fue un "Ondiá, la tal Freya se da un aire a Cassie (ainsss, Cassie, qué amor de personaje) y Laya es Jal. Y fun y pin".

A mí, como digo, más allá de la curiosidad por verles las caras, me deja bastante igual. Lo que no es ni bueno ni malo, simplemente igual. Bueno, un poco más bueno que malo, porque significa que la quinta temporada está un poco más cerca.
Pero el caso es que no creo que si hubiera visto a cualquiera de los actores de las otras dos generaciones así, antes de ver la serie y conocer a sus personajes, mi reacción hubiera sido muy distinta. Y, sin embargo, aquí estoy, adorando como adoro a casi todos (remarcando el "casi", porque hay algún personaje que tengo muy atragantado, por petardo) los personajes de esta serie.

No sé por dónde querrán ir con esta tercera generación, ni cuánto cambiará y cuánto será un poco más de lo mismo. Pero, sinceramente, si después de esa primera generación y sus historias (casi todas muy grandes) supieron enamorarnos de nuevo con la segunda, yo creo que les puede salir algo más que decente.

Así que así estoy. Feliz de la vida y esperando a ver con qué nos sorprenden. Que, al fin y al cabo, si no nos gusta, siempre estarán ahí las otras dos generaciones, que eso no nos lo quita nadie.

¡Saludos!

PD: Cómo le salen a Joseph Fiennes proyectos nuevos es algo que no entenderé jamás.
PD2: Siguiendo con mi obsesión particular ahora mismo (a.k.a. Shameless), a la que un siglo de estos tengo que dedicarle una entrada, porque vive a base de PD, tengo que decir que a cada capítulo adoro más a los Maguire.
PD3: Oh, y Mickey es mi nuevo Dios. Y fun y pin.
PD4: He estado echando cuentas y me da a mí que más allá del capi de esta semana de True Blood no me he tragado ningún spoiler. A este paso me sentiré rara y todo cuando vea los próximos.

8/8/2010

SYTYCD: Round 8

Una semanita de programa nos queda y... creo que esta es la primera vez que Cat va vestida medio decentemente en los dos programas :P.
¿Qué? Es que me pareció lo más sorprendente y relevante de todo.


Bueno, vale, no del todo. Porque también es verdad que la semana pasada no me esperaba no ver a AdéChiké en la final (tampoco me explicaba de dónde leches ha estado sacando los votos hasta ahora, pero esa es otra historia), y sin embargo así va a ser. Supongo que tuvo mucho que ver que estaba claro que el jurado quería ver a Robert en la final y no a AdéChiké, y sus comentarios (más o menos razonables) del miércoles fueron consecuentes con ello. Que no voy a decir que no me alegre, porque a mí este chico ni fu ni fa, y además Robert me gusta (aspavientos aparte). Y además tampoco creo que se sacaran sus críticas de la manga.

Pero salvando eso, que la semana pasada no lo veía venir, pero ya después del programa del miércoles sí, la verdad es que fue todo bastante previsible.

Lauren fue la primera en pasar a la final, no se sabe muy bien si en primer o segundo puesto (yo apuesto que segundo, y que Kent va a ganar de cabeza... Ojalá me equivoque, pero lo dudo). Como lleva estando entre mis favoritos desde el principio (desde que dejó de poner caras raras mientras bailaba), sobra decir que creo que se lo merece. Bailó un tango con Pasha y jazz con Ade, y en ambos casos estuvo estupendérrima :P.

Kent fue después, algo que era evidente (no iban a dejarlo para el final, cuando estaba claro que iba a estar en la final, y matar todo posible suspense). Y, bueno, vale. Es decir, mantengo lo que dije: no es que sea mi favorito precisamente, pero no sé cuánto de ello es culpa de sus fans y cuánto es culpa suya. Porque sí, sus caras tienen mucho que ver, y el hecho de que en vez de intentar corregirlo lo justifique, pues más. Pero los gritos de varios miles de pavisosas histéricas tienen aún más que ver. En cualquier caso, el miércoles estuvo muy bien y muy mal. Muy mal porque bailó disco, algo que debería estar prohibido. Y muy bien porque bailó luego con Neil una de las mejores coreografías en lo que va de temporada, de la mano de Travis.

Después, claro, fue Robert. Y a mí me dieron una alegría (salvo por la cara que puso cuando se lo dijeron... De verdad, este chaval es como para ponerlo a jugar al poker xD), porque, a falta de Billy... pues eso :P. En cuanto a su noche del miércoles... Pues bailó primero con Anya, y yo creo que me gustó, pero como me pasa casi siempre, en estos casos solo tengo ojos para Anya :P. Y después bailó hip hop con Dominic (ugh!), y la cosa es que me gustó bastante. No al nivel de Alex-Twitch, pero la verdad es que tampoco se quedó excesivamente lejos.

En cuanto a AdéChiké, pues poco que decir. La verdad es que es el que menos me gustó de los tres. Bailó primero con Lauren (la all-star :P), y si bien no estuvo mal, yo lo sigo viendo como muy "tenso", nu sep... Y luego bailó con Kathryn, y juro que quería que me gustara, porque tenía todas las papeletas para ello, pero me dejó muy fría.

De lo demás, solo unos cuantos apuntes:
  • Por favor... ¡no más disco! Dejando a un lado que los esfuerzos que hace Mia para juzgarlo son divertidísimos, por lo demás no sé para qué siguen metiéndolo en el programa. Es un estilo que creo que para lo único que sirve es para tener a Nigel diciéndonos que en algún momento de su vida él molaba.
  • Y hubo mención a lo de la Prop 8 por parte de Adam ^^.
  • Oh, y lo más mejor de la no-eliminación de Robert fue la reacción de los demás. Los grititos de Lauren fueron geniales. Pero no es lo único. Es decir, si tú los veías, Lauren se alegraba por Robert, y daba la sensación de que Kent estaba feliz de la vida porque Lauren estaba feliz xD. Si es que son de un monérrimo que asusta.
  • Por último, utilizaron el programa para meter el product placement más absurdo que he visto en la vida.
Y eso ya sí que es todo. Para la semana que viene no creo que haya demasiadas sorpresas, pero bueno. Yo supongo que ganará Kent y quedará Lauren segunda (a una mala, estos dos son intercambiables), con Robert en un más que digno tercer puesto.

¡Saludos!

PD: Este año estoy viendo Project Runway con mi hermano, y no me lo había pasado tan bien viéndolo en la vida.
PD2: Estoy consiguiendo enganchar a un montón de gente a Shameless. Me siento influyente e importante. De aquí a dominar el mundo hay un paso, yo aviso.

3/8/2010

Hitting the ground

La semana pasada me tomé un descanso con mis impresiones semanales sobre True Blood, pero hoy vuelvo a las andadas. Así que voy con mi lista (y a comentarios sobre el capi de esta semana, añado alguno del de la semana pasada).
  1. Creía que los flashbacks en esta serie (es que esas escenas, pelucones incluidos, son grandes, y fun y pin) eran lo más. Pero ahora me vienen con el "sueño" de Sookie, con esas hadas tan pijas hippiosas y ese agua brillante mágica al más puro estilo Lost y... esas sí que son lo más.
  2. En mi casa dirán lo que quieran, pero cuando quiero soy la mar de lista, oye. Miniputno (que no es lo mismo que un minipunto :P) para mí por verme venir lo de las peleas de perros.


  3. Y, por cierto, Sam seguirá teniendo la trama más separada y fuera de lugar de todas, pero en este capítulo ha demostrado que merece la pena por dos motivos. Primero, porque el hecho de que se destransforme y aparezca desnudo y con la cadena al cuello no tiene precio. Y segundo, porque la manera en que hace que el otro perro le haga caso es de lo más épica.
  4. Supongo que no soy la única que ha echado mucho de menos a Jessica esta semana. A una mala, de momento parece que tenemos Pam para rato, que siempre es algo.
  5. A otro al que eché de menos es a Franklin, porque sigo sin creerme que el apaño que le hizo Tara en la cabeza sirviera para mucho aparte de para cabrearlo. Que esa es otra... Yo que creía que Tara estaba poniendo en funcionamiento sus neuronas, que se curra un plan de escape ella solita... y luego va y pasa de largo un hacha preciosa y decide aplastarle la cabeza al pobre e incomprendido Franklin. Que muy bien por nosotros, porque supongo que eso significa que aún vamos a verlo más, pero eso es lo que se dice tener pocas luces. Por cierto, que quisiera yo saber qué pasta de dientes usa la puñetera. Los suyos sí que son dientes fuertes.


  6. En cualquier caso, y por petarda que resulte a veces, Tara estuvo genialérrima cuando sacó a Bill del camión y lo mandó a ponerse moreno un rato.
  7. Alcide se ha pasado un capítulo entero completamente vestido (creo). El Apocalipsis se acerca, yo voy avisando.
  8. La nueva novia de Hoydt va camino de convertirse en otra mina con patas. No sé muy bien si habla a base de dobles sentidos intencionadamente o si de verdad es tan tonta e inocentona, pero en cualquier caso sus frases son un puntazo.
  9. Y a la que no veremos más es a Lorena (a no ser que sea en un flashback, o en un sueño, o en algún tipo de derivado). Que no voy a decir que no me alegre, porque petarda era un rato, pero yo a Mariana Klaveno le veo un noséquéquéséyo que... Por mucho que a más de uno le parezca horriblemente fea. Así que me alegro y no me alegro, todo a la vez y conjuntamente.
  10. Eso sí, las muertes vampíricas de True Blood, como los flashbacks y los sueños, son también lo más.


  11. Sigo estando perdidamente enamorada de Evan Rachel Wood, y si la sacan como en este capítulo, cada vez lo voy a estar más. Pero qué guapa es esta mujer, por Om.
  12. Y ya que estamos, ahora que se ha casado con Russell... ¿Qué opinará Talbot (otro al que he echado de menos en este capítulo) al respecto? ¿Qué pasa si juntas a Sophie-Anne y a Talbot en la misma habitación? ¿Implosiona el mundo? Porque la cosa es que son tal para cual...
  13. Por cierto, las caras y los gritos de Talbot en el capítulo de la semana pasada cuando le están destrozando la casa eran un poema.
  14. Y siguiendo en el capítulo anterior... ¿No se suponía que Sam era uno de esos habitantes de Bon Temps con un cuarto de neurona en funcionamiento? Entonces, ¿por qué guarda la pistola en la guantera abierta del coche abierto? Soy incapaz de encontrar un sitio que cumpla mejor lo de "totalmente a desmano para él, pero completamente a mano para los demás".
Y sé que me dejo unas cuantas, porque dos capítulos de esta serie dan para mucho... Pero ahora no las recuerdo, así que así se queda.

¡Saludos!

PD: Sigo sin saber si abandonar Hung o no. A ratos se me hace entretenida, pero a ratos me aburre. Y creo que si no la he abandonado todavía es porque Jane Adams está estupenda. No sé si compensa, de todos modos.
PD2: A mis hermanos les encanta FlashForward. Definitivamente, creo que, o bien ellos son adoptados, o bien lo soy yo.

2/8/2010

Por las calles de Los Ángeles

Ya lo comenté hace unos días: a mí el verano me viene de perlas para empezar a tachar series como una loca de la lista de pendientes. Y precisamente otra de las que he podido tachar ha sido la que en principio iba a compartir la entrada anterior: Southland.


Lo cierto es que esta es una serie que, en mi caso, partía con un montón de inconvenientes y un solo punto a favor.
En su contra jugaba el que nunca he sido demasiado fan de las series de policías y todos sus derivados. No es su culpa, de verdad. Ya puede ser todo lo buena que quiera la serie, que, salvo excepciones, voy a acabar aburrida como una mona, para desgracia de mi hermanito, que está frito por que coincidamos algún día en gustos. Y luego estaba el hecho de que, yo lo siento mucho por él, pero a Ben McKenzie le cogí una manía terrible en The O.C (serie que, por cierto, nunca llegué a ver completa).

A su favor lo único que jugaba realmente era la recomendación de una persona de la que normalmente me suelo fiar. Porque el resto de motivos que podrían hacer que la viera quedaban totalmente ocultos por eso de que la temática y yo nos llevamos como el perro y el gato.

Pero el caso es que en la lista estaba y, después de darle muchas largas, al final me dio por empezar a verla, a ver qué tal. Quizá otra vez tenga que ver el que las dos temporadas que lleva son cortísimas (la primera tiene 7 episodios y la segunda tiene 6), algo que la verdad siempre me anima un poco cuando la serie por sí misma no me llama demasiado.

Y lo cierto es que me alegro un montón de haberle dado una oportunidad, porque ni de lejos me esperaba que me atrapase como me atrapó.

Resulta curioso, porque realmente no se puede decir que tenga algún elemento que pueda servir para conseguir el "efecto enganche" que sí que se consigue muy fácilmente en otras series, pero lo cierto es que me enganchó completamente casi desde el principio.

¿De qué va la serie? Pues, para el gato y medio que a estas alturas de la película todavía no lo sepa, la serie va siguiendo a un grupo de policías y detectives de Los Ángeles. Así, sin más. Realmente es un argumento muy simple, del mismo modo que sus personajes y sus situaciones son más o menos los que cabría esperar en este tipo de serie. Y sin embargo tienen un algo que en mi caso al menos hizo que me enganchara sin remedio.

Teniendo en cuenta que no es mi tipo de serie, el decir que me enganchó como lo hizo es decir muchísimo. Me pasó con ella algo que ni de lejos me esperaba, y acabé devorándola en menos de una semana. Y no es solo eso, es que los episodios se me hicieron todos cortísimos.

Además, tengo que decir que me gustó mucho la forma en que está rodada, porque le va estupendamente a la propia serie y a lo que está contando... normalmente. Es cierto que en algún momento (los menos, eso sí, pero alguno hay), los movimientos de cámara o el enfocar al infinito sin ninguna razón en concreto no es que venga demasiado a cuento y descoloca un poco. Pero la mayor parte del tiempo es un estilo que le sienta estupendamente.

Pero, en cualquier caso, es una serie a la que creo que hay que darle una oportunidad.

¡Saludos!

PD: Y yo sigo con mi maratón de Shameless. Ya sé que soy muy burra, pero me quedan tres capítulos de la tercera temporada, y a mí cada día me gusta más. Es que esta serie es muy grande, de verdad. Donde otras (menos inglesas, generalmente xD) habrían podido caer sin ningún problema en un dramón de cuidado, en Shameless aprovechan para meter humor y mala leche (con algo de drama de vez en cuando, pero sin resultar cansinos). Es que me lo paso pipa en todos los episodios... Eso sí, estoy frita por ver algo más a los Maguire, porque son tan épicos, a su manera, como los Gallagher.
PD2: Supongo que alguna entrada caerá sobre esta temporada de The IT Crowd, pero me voy a tomar mi tiempo, que este último capítulo me ha cabreado un poco con la serie. Coñe, con lo que me ha molado la temporada, dejan para el final el que a mí me ha parecido, de lejos, el más soso...

1/8/2010

SYTYCD: Round 7

¿Quién leches es el mono ciego que elige el vestuario de Cat? Mira que suele ir hortera, la chica, pero es que esta semana ya fue surrealista en extremo. Reinventando el término "hortera" por completo, en el sentido más puramente inglés playero de la palabra

Después de que la semana pasada no se fuera nadie, esta semana nos tocó quedarnos sin dos. Estaba bastante claro desde el principio que José podría haber empezado a hacer las maletas la semana pasada (y si no quedaba claro, Nigel ya se encargó el miércoles de decirle que probablemente esta era su última semana), pero lo de Billy no lo tenía tan claro, al menos hasta que no me quedé con los ojos como platos cuando resultó que la que estaba en el bottom 3 haciéndoles compañía era Lauren en vez de Robert.
Si en vez de ellos tres hubieran sido José, Billy y Robert, es verdad que Billy habría tenido muchas papeletas para irse a casa (al fin y al cabo, si no se habría ido la semana que viene, a las puertas de la final, pero única y exclusivamente gracias al jurado), pero siempre cabía la posibilidad de que lo salvaran y que Robert dejara el programa.
Pero, claro, en el momento en que dijeron que era Lauren y no Robert, lo que quedaba de programa resultó un poco inútil, porque todos sabíamos quién se iba y quién se quedaba.

Los primeros, claro, ellos. Y si no fuera porque el solo de Billy me gustó especialmente (mira que me gustan los solos de este chico, pero el de esta vez fue distinto... pero igual de bueno), lo mismo se podrían haber ahorrado todo ese trozo de programa, que al fin y al cabo fue puro relleno.

Incluido el desafortunado (especialmente viniendo de Nigel, que nos conocemos el percal) comentario de Nigel acerca de por qué no había conseguido que la gente le votara (y cito textualmente): "We think that your slightly androgynous style is not connecting with America". Que es eso, si hubiera venido de otro quizá no se le habría dado más importancia, pero todos sabemos cuál es la opinión de Nigel al respecto, y que tiende a no soltar cosas porque sí y sin intenciones de ningún tipo.
En fins, personalmente sigo pensando que, dejando a un lado que evidentemente las quinceañeras sobrehormonadas que votan a Kent (algún día lo entenderé, y eso) ni de lejos iban a votar a Billy (ya sé que hablando de SYTYCD es un poco redundante, por mucho que en la Fox se pasen el día intentando recordarnos lo hetero que es todo el mundo, pero este chico hace que se dispare hasta el gaydar de aquellos que se sorprendieron cuando Ricky Martin salió del armario (que sí, existen, lo juro)), lo que le ha fallado no tiene absolutamente nada que ver con su estilo, sino con su forma de estar encima del escenario cuando no baila. Porque José tiene sus ojos de gato de Shrek, AdéChiké algo que me recuerda mucho a una chulería extrema y a Robert se le puede acusar de todo menos de frío (mira que me encanta este chico, pero le daría una colleja por cada cara rara que pone y cada aspaviento que hace), pero Billy no. Y a mí no me molesta, pero sé que a mucha gente le ha costado conectar con él por eso.

¿Injusto? Pues puede, porque lo cierto es que Billy, junto con Alex, está a años luz de todos los demás. Pero es lo que hay.

Y esto es prácticamente lo único que voy a comentar de esta semana, porque el programa del miércoles, salvo por los momentazos que tuvieron Billy (al menos se fue habiendo tenido su "momento") y Robert respectivamente, me resultó bastante soso.

¿Mi predicción para la semana que viene? Pues sigo apostando por que el siguiente en caer va a ser Robert. No tengo ni puñetera idea de dónde se está sacando los votos AdéChiké (es bueno, pero tampoco me parece para tanto. Y, coñe, también es mono, pero igualmente tampoco para tanto), pero a estas alturas del programa está claro que tiene un apoyo bastante sólido (que a lo mejor la semana que viene acaba cayendo por fin, pero ya no lo creo). Y sobre el fanbase que tiene Kent no hace falta comentar nada. Lo de Lauren la verdad es que me sorprendió muchísimo esta semana, pero a pesar del tropiezo me sorprendería no verla en la final.

Pero bueno, caiga Robert o caiga Lauren, creo que ambos dos son mejores que Kent y AdéChiké...

¡Saludos!

PD: Lo de The IT Crowd ha sido un visto y no visto, as always.
PD2: Ando falta de inspiración, pobre de mí...