26 jul. 2012

Tortureability

Hace ya más de un año que salió el primer vídeo de The Glee Project, cuando nosotros éramos aún pobres inocentes que lo vimos y pensamos que nos encontrábamos ante una mamarrachada más. Entretenida e inofensiva (dentro de lo que cabe, claro), pero nada más. Algo con lo que reirnos, pero nada más. Oh, qué equivocados estábamos.  Porque The Glee Project no es solo ver a una panda de chavales que medio cantan y medio actúan (algunos ni eso), no. Es mucho más que eso, es un freak show de esos en los que a veces cuesta creerse lo que estás viendo. Son métodos de tortura televisados. Es, en definitiva, como estar viendo un accidente y saber que tienes que apartar la vista, que deberías hacerlo, pero simplemente no ser capaz. Está todo tan mal, es todo el programa en sí tan moralmente cuestionable y es Ryan Murphy tan despreciable (cada día tengo más claro que Ryan Murphy es el peor ser humano vivo. Scary) que sabes que el simple hecho de estar viéndolo está mal. Pero no puedes no mirar.

Evidentemente la idea esa de buscar a gente con talento quedó descartada prácticamente al principio de la primera temporada, cuando quedó muy claro que las intenciones del programa no eran esas ni mucho menos. Si es que alguna vez habían vendido esa idea (la del talento, digo), que no lo tengo tan claro. Ojo, no digo que estos chavales no sirvan para nada (sin ir más lejos, digo desde ya que necesito un disco de Nellie), porque hay de todo, pero simplemente no es esa la idea del programa. Pero si ya desde el principio estaba más o menos claro, a cada nuevo episodio lo van haciendo más evidente, hasta llegar a un punto en el que ya cuesta imaginarse qué clase de tortura se inventarán para hacer sufrir a los pobres concursantes (que no dejan de ser unos críos en su mayoría) la siguiente semana.

Para que os hagáis una idea los que aún sois personas decentes y por tanto no veis estas cosas tan cuestionables, hace unas semanas les hicieron grabar un vídeo cuyo "argumento" era que estaban en una piscina y de repente se empezaban a lanzar slushies (en lo marciano de los argumentos sin sentido de los vídeos ya ni entro, que este ni siquiera es el más absurdo de todos los que han hecho. Pero, again, lo importante en estos casos es hacer sufrir a los concursantes, no que el medio para hacerlo tenga el más mínimo sentido). ¿Que os parece que lanzarle hielo encima una y otra vez a seres humanos en bañador no es suficiente tortura? Don't worry, que ahora os explico lo del vídeo de esta última semana y veréis que no exagero cuando digo que estoy bastante segura de que este tipo de cosas casi que deberían rozar la ilegalidad. Pues bien, así porque sí, el argumento de este vídeo era algo así como que estaban en una clase de educación física, y cada uno de ellos tenía que hacer una serie de cosas (subir corriendo por las gradas, coger una pelota y saltar dentro de una rueda, ir dando saltitos por las ruedas esas que ponen en el suelo, saltar vallas, darle a una pelota con un bate, saltar a la cuerda, no sé qué cosas más porque a partir de ahí no me acuerdo y, al final, después de que el resto hiciera una pirámide for no reason whatsoever, una de las chicas tenía que encestar una canasta). Que visto así, pues sí, son muchas cosas que muchos no haríamos ni locos, pero vale, es aceptable. But there's a catch, y es que el vídeo tenía que ser grabado en una sola toma, con lo que cada vez que uno la liaba tenían que repetirlo todo desde el principio. Esto ya es mucho más sádico, ¿verdad? And there's still another catch... y es que alguna mente enferma decidió que quien tenía que encestar la pelota era la chiquilla en silla de ruedas (que no es que por estar en silla de ruedas sea incapaz de encestar una pelota, pero es más complicado encestar estando sentado que de pie, eso sin contar con que a esas alturas la muchacha tenía que estar agotada, y ya de entrada tampoco tenía pinta de tener la mejor puntería del mundo).

Por tanto, todos podemos estar de acuerdo en que la grabación de este vídeo era simplemente idea de un auténtico genio, muy sádico, pero un genio. Porque no se trata solo de tortura física, sino obviamente psicológica. Claro que para destrozar emocional y mentalmente a los pobres concursantes, nadie mejor que Ryan himself (y sus secuaces, que Nikki no se queda corta, y si no que se lo pregunten a Abraham). Cada semana los tres (o seis) concursantes que según sus secuaces no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos deben actuar delante de Ryan Murphy y enfrentarse a sus caras de asco, superioridad y desprecio, además de a todos sus comentarios, a cual más hiriente y peor orientado. No soy vidente ni nada de eso, pero no me cuesta nada ver años de terapia en el futuro de estos chicos para poder superar su paso por el programa. Que, ojo, es su culpa, no digo que no. Es decir, vale que los de la primera temporada iban a ciegas, pero los de esta segunda ya sabían a lo que se enfrentaban cuando se apuntaron. Lo que no quita para que Ryan sea un personaje verdaderamente perturbador, claro.

Después de todo lo que estoy contando sobre el programa, después de todas estas cosas tan denunciables que os estoy describiendo, os preguntaréis por qué leches sigo viéndolo. Y yo os diré que cómo leches iba a no verlo. Lo del accidente que no puedes dejar de mirar, y tal. Ya sé que sería mucho mejor persona si simplemente no lo viera. Ya sé que no le hago ningún favor al mundo colaborando en darle cancha al tarado de Ryan Murphy en su desarrollo de sus maléficos planes de dominación mundial. Pero es que simplemente no puedo dejar de verlo.

¡Saludos!

PD: Tengo tantísimo que decir sobre sytycd esta semana, y tantísimo que quejarme, que creo que voy a poder llenar varios libros con mi próxima entrada.

4 comentarios:

Dani dijo...

jajajajaja Y te olvidas de una cosa, en un principio Ali tenía que encestar DE ESPALDAS. En fin, es muy fuerte lo de este programa, y mucho dicen de que es todo "para prepararles para Glee", pero yo no he visto ningún número grabado en plano secuencia (y creo recordar que los actores principales pidieron por contrato que se acabaran los slushies xD). Así que nada, este programa es la tortura por la tortura, pero yo me lo paso en grande viéndolo.

BabyCatFace dijo...

Ah, por supuesto, creo que ya había llegado a tal acumulación de WTF sádicos que se me olvidó lo de que tenía que estar de espaldas xD.
Y sí, si yo me lo paso genial viendo cómo los hacen sufrir, que no sé exactamente qué dice de mí como ser humano xD.

anika711 dijo...

Yo también me lo paso pipa viéndolo. Al principio me parecía malísimo pero conforme más putadas les hacen pasar a los concursantes más me gusta y más interés tengo por seguir conociendo a Ryan.
Es una zorra mala. Le adoro xD

BabyCatFace dijo...

Anika, TGP está claro que saca lo peor de todos nosotros xD. A mí me hace gracia y me preocupa mucho que cuanto más los torturan, más nos gusta y mejor nos lo pasamos.