28 de jul. de 2012

So you think you have personality

I know, I know, no he tenido que dejarme muchas neuronas en pensar el título, pero es que a veces está claro que ese debería ser el título de sytycd. En fin, como siempre, de cualquier spoiler que vaya después de la imagen no me hago responsable, que para eso aviso.
Si las anteriores semanas comenté que las grupales habían estado muy bien en ambos casos, esta semana me gustaría poder decirlo también, por eso de no romper la buena racha que llevábamos, pero creo que no puedo. A ver, tampoco es que fuera horrorosa, ni nada de eso, pero la córeo de Tyce me pareció bastante poco inspirada, con algún momento destacable y mucho relleno entre medio sin demasiado sentido. Lo que viene siendo una córeo de Tyce, vaya. Claro que, visto así, en realidad dentro de las córeos de Tyce es del grupo de las más aceptables, lo que ya es un avance.

En cuanto a las parejas, los primeros en bailar esta semana fueron George y Tiffany, que bailaron una córeo de Nappytabs que sobre el papel parecía bastante peor que lo que fue en realidad. Es decir, no soy muy fan de las historias estas exageradas que tienen que meter en TODAS sus córeos, porque muchas veces se pasan de literales y, cuando ya la historia no funciona desde un principio, es como la receta perfecta para el desastre. En este caso, no fue un desastre absoluto, pero tampoco puedo decir que me entusiasmara especialmente. Eso sí, si hasta ahora he estado diciendo lo muchísimo que me gusta George, aquí por primera vez lo vi algo flojo (aunque sigue siendo de mis favoritos, conste). En cambio, Tiffany, que siempre me ha dado la sensación de que estaba a la sombra de George, se manejó bastante mejor.
A continuación fueron Amber y Brandon (que con las eliminaciones de la semana pasada hicieron que el programa incumpliera esa norma no escrita que tiene de que TODAS las parejas tienen que ser, o interraciales, o ambos blancos. Seriously, fijaos en todas las parejas que ha habido), con una córeo de jazz de Ray Leeper:


Y tengo que decir que entra fácilmente en el top 3 de la noche, in my opinion. Amber (y sus piernas) estupenda as always, y Brandon, aunque un poco reducido a la función de Ade (para los que no vieran la 5ª temporada, básicamente consiste en hacer de grúa), tampoco estuvo mal. A Ray Leeper me parece que lo hemos visto muy poquito por el programa, pero la verdad es que no me importaría verlo más, si sigue haciendo cosas como esta. 
Pero bueno, como no todo puede ser bonito y perfecto, a continuación vinieron Janelle y Dariean (que no digo que no sean bonitos, pero no se lucieron especialmente en lo que a bailar se refiere) con una córeo obra de mi lovely Pasha, al que adoro profundamente, pero que... NO. Simplemente NO. Es decir, córeo más bien flojita (come on, Pasha, que te hemos visto hacer cosas mejores), canción horrorosamente mal elegida y, para colmo, ellos más bien tirando a muy mal. Los dos. Desde lo incómodos que se les notaba al brazo muerto de Dareian (justo me fijé exageradamente en eso y a continuación Christina Applegate, que demostró que se merece estar en la lista de guest judges que molan, lo comentó), apenas había nada que funcionara. Bad, simplemente muy mal.
Menos mal que esta semana lo de los contrastes se llevó mucho, porque a continuación Lindsay y Cole tuvieron la que fue mi córeo favorita de todas. Y tiene muchísimo mérito, porque a pesar de que me caiga estupendamente bien, no soy la mayor fan de las córeos de Mandy (salvo quizá esta, que me gusta mucho):


No solo la córeo es preciosa, sino que los juegos de sombras que hacía (bien por los de iluminación, que por una vez no la liaron parda, que ya sabemos que eso les gusta mucho. Por mucho que los nominen en los Emmy) me parecieron una auténtica pasada. Cole muy bien y Lindsay pues también (aunque, quisquillosa que soy, me gustaría que acabara de apuntar los pies, que muchas veces no lo hace. Eso y las manos, que las deja rígidas y sin acabar los movimientos a veces también (y cuando los acaba, le falta algo de gracia). No le estoy pidiendo la perfección de las manos de Danny (ja! Tenía que nombrar a Danny, que ya dije que es obligatorio, pero en serio, muchas veces viendo sus córeos (y las he visto MUCHAS veces) me quedo atontada fijándome nada más que en sus manos y en cómo las mueve), solo que sea más consciente de ellas. Pero vamos, son detalles, en general bien). Buena remontada después del horror de la semana pasada.
Amelia y Will, por su parte, también tuvieron una córeo de Mandy que, por no andar acumulando señales del apocalipsis, fue bastante más típica en el sentido de que no acabó de decirme mucho. No me pareció mala malísima, ni nada de eso, simplemente meh. Muy Mandy. Poco más que comentar. Me perturba lo de acuerdo que estoy con Nigel últimamente.
Otros que tampoco tuvieron su mejor noche fueron Audrey y Matthew, que bailaron una córeo de salsa coreografiada por Liz Lira y que, si bien como coreografía no me pareció tan trainwreck como la otra de ballroom del programa (ay, qué pena me da, con lo que yo adoro a Pasha), tampoco me pareció estupenda precisamente, y me dio la sensación de que resultaba demasiado lenta y forzada, y sobre todo muy awkward. Aunque creo que especialmente porque ellos estuvieron bastante flojos. Ambos, pero especialmente él (en serio, cuanto más veo las dos córeos de ballroom de esta semana, más convencida estoy de lo estupendamente bien que lo hizo Chehon la primera semana, a pesar de los defectos). Oh, y tampoco creo que ayudara que el pobre Matthew tuviera que reutilizar el coso con el que vistieron a Daniel la primera semana, con unos pocos ajustes.
Y pasamos a otra de mis córeos favoritas de la semana, esta vez una de Stacey para Witney y Chehon:


Admito que me habría gustado más con otra canción, pero aun así me pareció muy buena. La catch-jump-thing que dice Mary (¿veis? ese es el tipo de términos que uso yo) es impresionante, y ellos dos yo creo que estuvieron muy bien. Por fin podemos ver a Chehon en algo más de su estilo (por su audición, y por su solo en Vegas, me da la sensación de que se mueve mejor en córeos lentas con algunos trucos que se apoyan en la fuerza, y esto va un poco más en ese estilo) y sus poses me parecen impresionantes. Eso sí, lo he notado alguna otra vez y lo he vuelto a notar aquí, y es que me da la sensación de que baila demasiado tenso y a veces le falla un poco el equilibrio por eso. But I love him y por lo demás me encanta (supongo que a estas alturas no es ningún secreto que es mi favorito. Además, lo de los cereales con zumo hace que lo adore aún más). En cuanto a Witney, simplemente estupenda, desde la fluidez que consigue en sus movimientos (no me lo esperaba) hasta la manera en que se metió en la córeo (¿recordáis que la semana pasada dije que no le hacía ni puñetero caso a Chehon? Pues aquí ya lo ha corregido y yo no podría estar más encantada).
Y acabamos con Eliana y Cyrus, que después de ese esperpento llamado jive de la semana pasada, tuvieron la suerte de tener una córeo de Nappytabs hecha a medida para ellos, y especialmente para él. Sobre el papel, la idea sonaba muy bien, y de hecho por parte de Eliana no tengo ninguna queja, ni tampoco tengo ninguna queja en las partes en las que a Cyrus le tocaba hacer lo que se le da bien. En cambio, cuando tenían que bailar los dos juntos, a él le volvía a pasar lo mismo de siempre, que le falta toda la fluidez del mundo (que lo entiendo, porque por su estilo es normal que le cueste, pero sigue siendo algo que está ahí) y no acababa de funcionar. Ella muy bien, eso sí.

Precisamente que ellos fueran los últimos me viene muy bien para pasar a la parte en la que protesto y me quejo de lo injusto que es todo, porque el b6 de esta semana lo formaron Lindsey, Amber, Eliana, Brandon, Dareian y George. Lo de Lindsay es fácilmente entendible después de la córeo de la semana pasada, y Dareian era simplemente cuestión de ir bajando en la lista (y la córeo de la semana pasada no ayudó). Con Brandon supongo que pasó algo parecido (y no ayuda que al igual que esta semana, la semana pasada tuviera un papel muy secundario en su córeo) y supongo que George pasa algo desapercibido, aunque me duele en el alma verlo en el b6, cuando me parece de lo mejor de la temporada. Con Amber seguimos con eso de que era de las siguientes en la lista en cuanto a popularidad (aunque técnicamente me parece de las mejores de la temporada, con diferencia, además). Y en cuanto a Eliana... no words. Me parece alucinante que fuera ella la que sufriera por tener que salvar de cualquier manera una córeo en la que el evidente eslabón débil era Cyrus. Y me parece aún más alucinante que Cyrus ni siquiera estuviera en el b6. Y vuelvo a esto en un segundo, cuando hable de las eliminaciones.
Pues bien, George y Lindsay no tuvieron que hacer solos (lo que es una pena, porque me habría encantado ver el solo de George. A Lindsay la dejo en paz porque los solos de ballroom son muy tristes, eso es así), pero los otros cuatro sí. El solo de Brandon, sin ser de mi estilo, me gustó mucho, y me da rabia pensar que en otras temporadas este chico habría tenido posibilidades de llegar prácticamente a la final, visto lo visto. Pero bueno, eso es algo que estoy pensando mucho esta temporada. El solo de Dareian me hizo darme cuenta de lo muchísimo que me recuerda a Kent (pero sin las caras de muñeco diabólico, y sin apuntar los pies del todo, que Kent had better feet, y eso), en eso de que sus solos son mucho truco y mucho agitarse y mover los brazos dramática y frenéticamente como si le estuviera dando un ataque. En cuanto a las chicas, me encantaron ambos solos, y no podría darme más rabia que los bailarines más técnicamente buenos estén cayendo como moscas antes que otros técnicamente peores. Season 3 all over again, baby.
Al final, los judges decidieron eliminar a Amber y a Brandon, lo que no fue exactamente una sorpresa, pero sí tremendamente injusto. Como ese b6, claro. Y además ambas eliminaciones están relacionadas con Cyrus. Porque objetivamente, y personalidad aparte, Cyrus no está ni de lejos a la misma altura que los demás. No en lo que a baile se refiere. Y ya sé que la personalidad es importante y que vende mucho (then again, lo que entienden por personalidad como algo positivo es algo que no comparto ni compartiré nunca), pero debería haber un límite. Que sí, que Cyrus tiene toda la pinta de ser un tío muy simpático, y esforzarse está claro que se esfuerza, pero no creo que sea justo que otros que se esfuerzan tanto o más que él partan en desventaja en este sentido por el hecho de no ser "untrained". Es que no le veo ningún sentido. Y me sienta fatal que haya arrastrado a Eliana al b6, y que, como consecuencia, haya  hecho que Amber se fuera a su casa (después de la córeo de esta semana, si en el b6 hubieran estado Tiffany, Janelle o incluso Audrey en vez de Eliana, el resultado habría sido distinto). Y, evidentemente, tampoco veo nada justo que Brandon se vaya antes que Cyrus, y me parece simplemente surrealista que George estuviera en el b6 y Cyrus no. Pero bueno, siempre pasa igual y siempre me enfado. 

Así que mejor pienso en otra cosa, en vez de lo injusto que me parece todo, y me dedico simplemente a clasificar las córeos de esta semana según lo que me han parecido:
Lindsay/Cole > Witney/Chehon > Amber/Brandon > Eliana/Cyrus > Amelia/Will > Tiffany/George > Audrey/Matthew > Janelle/Dareian

Y, antes de despedirme, adelanto un poco lo que nos espera después del parón (porque hay parón de dos semanas por lo de los JJOO esos) y que creo que no me convence demasiado tampoco. Y es que en esta entrevista, Nigel comentó que va a ser algo así como la Mia Week, en el sentido de que van a repetir algunas de las córeos que ha hecho a lo largo del programa. Por lo que dice, sabemos que tenemos Calling You (Travis/Heidi), Koop Island Blues (Evan/Randi), Time (Lacey/Neil), Dreaming with a Broken Heart (Twitch/Kherington) y Hometown Glory (Joshua/Katee). Y digo que es una mala idea no porque piense que son sagradas, porque no me importaría verlas con otros bailarines (aunque muchas me encanten tal como son), sino porque sé que no estoy precisamente entre la mayoría. A mucha gente le va a parecer un sacrilegio que no sea exactamente la versión que recuerdan, y eso me parece que va a afectar negativamente tanto a los bailarines como al propio programa (espero equivocarme, pero de momento no me convence la idea). En fin, de esas Koop Island Blues parece hecha a medida para Amelia y Will, y Dreaming with a Broken Heart les iría muy bien a Cyrus y Eliana porque él no tendría que bailar mucho (aunque exige mucho en cuanto a interpretación, que habría que ver si Cyrus sería capaz de llevarla), aunque sigo diciendo que esta otra (Shauna/Cedric)les iría aún más perfecta. Preferiría que evitaran Gravity (Kayla/Kupono), porque dentro de las intocables, es la más intocable de todas, y me gustaría que no repitieran Mercy (Katee/Twitch) porque me parece la córeo de Mia más incomprensiblemente sobrevalorada ever, y con verla una vez me vale. Aunque también sería perfecta para Cyrus. Tampoco me mata ver Dead Daddy Dance (a.k.a. Time), pero bueno. Y me encantaría que hicieran Ethna (con Ryan/Allison, y a la que le pasa justamente lo contrario que a Mercy, es de sus córeos más incomprensiblemente infravaloradas ever, in my opinion), aunque dudo muchísimo que lo hagan, por eso de que es de sus córeos más ignoradas, y tal, y ni siquiera les entusiasmó en su momento. En fin, a ver qué sale de ahí...

¡Saludos!

PD: Tengo que decir que cada día soy más fan de Louis en Suits, y su adoración por el ballet obviamente tiene mucho que ver. 
PD2: Me gusta cómo ha empezado la temporada de Project Runway, al menos en lo que a diseños se refiere. Lo de esos esfuerzos tan obvios y forzados por crear drama ya no lo tengo tan claro, aunque me hacen gracia. El drama, cuando no se fuerza, es awesome y bienvenido, así no tanto.

26 de jul. de 2012

Tortureability

Hace ya más de un año que salió el primer vídeo de The Glee Project, cuando nosotros éramos aún pobres inocentes que lo vimos y pensamos que nos encontrábamos ante una mamarrachada más. Entretenida e inofensiva (dentro de lo que cabe, claro), pero nada más. Algo con lo que reirnos, pero nada más. Oh, qué equivocados estábamos.  Porque The Glee Project no es solo ver a una panda de chavales que medio cantan y medio actúan (algunos ni eso), no. Es mucho más que eso, es un freak show de esos en los que a veces cuesta creerse lo que estás viendo. Son métodos de tortura televisados. Es, en definitiva, como estar viendo un accidente y saber que tienes que apartar la vista, que deberías hacerlo, pero simplemente no ser capaz. Está todo tan mal, es todo el programa en sí tan moralmente cuestionable y es Ryan Murphy tan despreciable (cada día tengo más claro que Ryan Murphy es el peor ser humano vivo. Scary) que sabes que el simple hecho de estar viéndolo está mal. Pero no puedes no mirar.

Evidentemente la idea esa de buscar a gente con talento quedó descartada prácticamente al principio de la primera temporada, cuando quedó muy claro que las intenciones del programa no eran esas ni mucho menos. Si es que alguna vez habían vendido esa idea (la del talento, digo), que no lo tengo tan claro. Ojo, no digo que estos chavales no sirvan para nada (sin ir más lejos, digo desde ya que necesito un disco de Nellie), porque hay de todo, pero simplemente no es esa la idea del programa. Pero si ya desde el principio estaba más o menos claro, a cada nuevo episodio lo van haciendo más evidente, hasta llegar a un punto en el que ya cuesta imaginarse qué clase de tortura se inventarán para hacer sufrir a los pobres concursantes (que no dejan de ser unos críos en su mayoría) la siguiente semana.

Para que os hagáis una idea los que aún sois personas decentes y por tanto no veis estas cosas tan cuestionables, hace unas semanas les hicieron grabar un vídeo cuyo "argumento" era que estaban en una piscina y de repente se empezaban a lanzar slushies (en lo marciano de los argumentos sin sentido de los vídeos ya ni entro, que este ni siquiera es el más absurdo de todos los que han hecho. Pero, again, lo importante en estos casos es hacer sufrir a los concursantes, no que el medio para hacerlo tenga el más mínimo sentido). ¿Que os parece que lanzarle hielo encima una y otra vez a seres humanos en bañador no es suficiente tortura? Don't worry, que ahora os explico lo del vídeo de esta última semana y veréis que no exagero cuando digo que estoy bastante segura de que este tipo de cosas casi que deberían rozar la ilegalidad. Pues bien, así porque sí, el argumento de este vídeo era algo así como que estaban en una clase de educación física, y cada uno de ellos tenía que hacer una serie de cosas (subir corriendo por las gradas, coger una pelota y saltar dentro de una rueda, ir dando saltitos por las ruedas esas que ponen en el suelo, saltar vallas, darle a una pelota con un bate, saltar a la cuerda, no sé qué cosas más porque a partir de ahí no me acuerdo y, al final, después de que el resto hiciera una pirámide for no reason whatsoever, una de las chicas tenía que encestar una canasta). Que visto así, pues sí, son muchas cosas que muchos no haríamos ni locos, pero vale, es aceptable. But there's a catch, y es que el vídeo tenía que ser grabado en una sola toma, con lo que cada vez que uno la liaba tenían que repetirlo todo desde el principio. Esto ya es mucho más sádico, ¿verdad? And there's still another catch... y es que alguna mente enferma decidió que quien tenía que encestar la pelota era la chiquilla en silla de ruedas (que no es que por estar en silla de ruedas sea incapaz de encestar una pelota, pero es más complicado encestar estando sentado que de pie, eso sin contar con que a esas alturas la muchacha tenía que estar agotada, y ya de entrada tampoco tenía pinta de tener la mejor puntería del mundo).

Por tanto, todos podemos estar de acuerdo en que la grabación de este vídeo era simplemente idea de un auténtico genio, muy sádico, pero un genio. Porque no se trata solo de tortura física, sino obviamente psicológica. Claro que para destrozar emocional y mentalmente a los pobres concursantes, nadie mejor que Ryan himself (y sus secuaces, que Nikki no se queda corta, y si no que se lo pregunten a Abraham). Cada semana los tres (o seis) concursantes que según sus secuaces no han estado a la altura de lo que se esperaba de ellos deben actuar delante de Ryan Murphy y enfrentarse a sus caras de asco, superioridad y desprecio, además de a todos sus comentarios, a cual más hiriente y peor orientado. No soy vidente ni nada de eso, pero no me cuesta nada ver años de terapia en el futuro de estos chicos para poder superar su paso por el programa. Que, ojo, es su culpa, no digo que no. Es decir, vale que los de la primera temporada iban a ciegas, pero los de esta segunda ya sabían a lo que se enfrentaban cuando se apuntaron. Lo que no quita para que Ryan sea un personaje verdaderamente perturbador, claro.

Después de todo lo que estoy contando sobre el programa, después de todas estas cosas tan denunciables que os estoy describiendo, os preguntaréis por qué leches sigo viéndolo. Y yo os diré que cómo leches iba a no verlo. Lo del accidente que no puedes dejar de mirar, y tal. Ya sé que sería mucho mejor persona si simplemente no lo viera. Ya sé que no le hago ningún favor al mundo colaborando en darle cancha al tarado de Ryan Murphy en su desarrollo de sus maléficos planes de dominación mundial. Pero es que simplemente no puedo dejar de verlo.

¡Saludos!

PD: Tengo tantísimo que decir sobre sytycd esta semana, y tantísimo que quejarme, que creo que voy a poder llenar varios libros con mi próxima entrada.

24 de jul. de 2012

El poder de las expectativas

El otro día, cuando salió el piloto de Political Animals leí unos cuantos comentarios negativos. Y cuando digo unos cuantos quiero decir bastantes, más que los positivos (que también leí alguno, conste). Y yo, que iba tan feliz sin esperar otra cosa que un culebrón familiar (a Berlanti es que lo tengo asociado en mi cabeza con los culebrones familiares, eso es así. Y con las cenas/comidas/meriendas/desayunos/reuniones familiares apoyadas en un montón de vino, claro), la verdad es que acabé bastante contenta con el pìloto. A ver, las cosas como son, tiene sus fallos, y unos cuantos elementos ante los que casi que nos merece más la pena mirar para otro lado, pero en general me gustó bastante. Y ni se me hizo largo ni nada, a pesar de que jamás entenderé la manía de hacer pilotos que duren tantísimo. Pero bueno, esa es otra historia. 

Ya sé que muchas veces en lo de las opiniones vivo en mi propio universo paralelo (soy feliz siendo la única persona del universo que defendía a Ellis en Smash, por ejemplo), pero aun así y después de leer algún que otro comentario positivo también, me dio por buscar de dónde podía venir tal diferencia de opiniones. Y, evidentemente, la respuesta estaba (igual no al 100%, pero sí en buena parte) en las expectativas. Porque lo que yo había empezado a ver como un culebrón familiar que tampoco iba a aspirar a mucho más (en el sentido de querer darnos una lección sobre la verdad del mundo, la realidad de la política y cómo deberíamos comportarnos todos para ser mejores personas. Vale, va, paro aquí, que me veo haciendo otra crítica de The Newsroom, y aún no sé cómo encajar aquí todo el concepto de gente que se pega golpes porque sí, y es un elemento fundamental que tendría que incluir) otros lo habían entendido como un drama político, o al menos como algo que intentaba serlo. Y no lo era, evidentemente. Que, por otro lado, no deja de ser lógica esa idea del drama político teniendo en cuenta cómo se vendió la serie, pero en el por qué tampoco voy a entrar. El caso, eso, que la mayoría de los que la empezaron a ver como el drama político que decía que era acabaron relativamente decepcionados, y viendo simplemente una serie mediocre. Y en cambio un gran número (que evidentemente no todos) de los que solo le pedíamos que fuera un culebrón familiar medio aceptable, acabamos contentos, al menos con lo visto hasta ahora. Que, ojo, quiero aclarar que en lo que a culebrones familiares se refiere, tampoco me parece lo mejor de lo mejor, pero de momento le doy el aprobado, y ahora mismo eso me vale.

Y, claro, visto lo visto, me acabé preguntando si a mí me habría pasado lo mismo, o a los otros lo que a mí. Es decir, que si a mí, que ya digo que me gusta, me hubiera dado por esperar otra cosa de la serie, habría acabado viéndola de un modo completamente distinto. Siendo el mismo episodio y yo la misma persona, claro, cambiando simplemente esas expectativas. Y lo cierto es que creo que sí, que probablemente no habría acabado contenta con ella y habría acabado pasando olímpicamente de seguir viendo más episodios.

Por eso mismo no acabo de entender cuando alguna vez me han comentado que, si una serie no me ha gustado en un primer intento, por qué en vez de pasar olímpicamente de ella forever and ever, muchas veces la guardo para verla más adelante. Y no lo entiendo porque en muchos de estos casos lo único que hace falta es un reajuste de expectativas y listos. Sin ir más lejos, ya comenté hace poquito que me había pasado justamente eso con Suits. No ya su segunda temporada, que #inmyopinion está bastante mejor y aspira a un poquito más que la primera, sino su temporada inicial. Es decir, la abandoné, me aburrió, esperé un año, reajusté mis expectativas sobre lo que quería ofrecerme la serie, la retomé y me acabó gustando mucho. E incluso con Terriers me pasó algo por el estilo (aunque Terriers es una serie que creció muchísimo al ir avanzando, creo yo, pero eso va aparte). La empecé, vi que estaba bien pero que tampoco me mataba, la dejé aparcada, reajusté un poco mis expectativas y al retomarla descubrí una de las series que más me han gustado en los últimos años.

De todos modos, y a pesar de que lo de redescubrir una serie de vez en cuando está muy bien, últimamente lo que intento es esperar poco o nada de casi todas las series que empiezo. Ni para bien ni para mal, ni en un sentido concreto ni en otro. Simplemente esperar que sea lo que ella quiera, de alguna manera. Que, obviamente, no siempre es fácil, porque al fin y al cabo todos partimos con expectativas de algún tipo (sin ir más lejos, yo esperaba que Political Animals fuera un culebrón familiar), pero no está mal que sean siempre con posibilidad de cambio, de adaptarse. Así es todo mucho más bonito. O no, claro, que de este modo lo de ser medianamente selectivo con las series con las que nos quedamos es mucho más complicado. Pero bueno, eso ya casi que lo dejo para otro día.

¡Saludos!

PD: Hablando de ser selectivos, el otro día decidí que paso olímpicamente de Dallas. Me gustaron los primeros episodios (evidentemente dentro de lo que está claro que ofrece la serie, que es exactamente lo que vende), pero conforme ha ido avanzando cada vez me aburría más. Y como lo de ver series para morir de aburrimiento me parece una soberana tontería, ahí que la dejo. Ya me contaréis cómo sigue y cómo de divertidos son los intentos de Jordana Brewster de hacer de actriz.
PD2: Sigo teniendo pendientísima una entrada sobre Breaking Pointe, que sigo teniendo toda la intención del mundo de escribir en algún momento de mi vida. Lo que no sé es cuándo, pero sigue estando en la lista de cosas por hacer que tengo en mi cabeza.
PD3: Por si a alguien le interesa que siga dando información sobre mis avances con Survivor, estoy a puntito de acabar China y tengo que decir que estoy amando esta edición. Pero muchísimo. Y que me encanta mucho muchísimo Todd.

21 de jul. de 2012

Stepping up

As always, después de la imagen hablo de todo lo que ha pasado en sytycd esta semana, spoilers incluidos (y esta semana precisamente no me gustaría habérmelo spoileado), aviso para que luego no me digan nada. En cuanto al título, dedicado a los momentos en los que no odio a Adam (porque I'm never gonna get over the Danny thing, and you all know it) y a su hacer promoción de Step Up a cada oportunidad que se le presentaba.
Empezamos, como siempre, con otra córeo grupal bastante más que decente, esta vez de la mano de Nappytabs. Lo que la verdad es que me sorprendió (no porque no sepan hacer córeos decentes, que saben hacerlas y lo han demostrado (aunque intercaladas con otras horrorosas, eso es así), sino porque si no me llegan a decir nada habría asumido que era de Sonya (e incluso tiene un par de movimientos muy Wade)), y tengo que decir que me gusta este estilo más jazz para ellos. Quizá me habría gustado que hubiera sido todo un poco menos Cyrus-céntrico, porque en vez de destacar lo que hace bien, lo que destacaban eran sus errores, pero bueno, en general muy bien. Si consiguen mantener el nivel en las grupales durante toda la temporada, encantada de la vida, oye.

A continuación, la primera pareja en el escenario fueron Lindsay y Cole, con una córeo de Chris Scott, que definitivamente debería dedicarse a las grupales y ya, porque fuera de ellas tiende a liarla bastante. Ya el concepto me daba miedo en el mini-vídeo de antes, pero es que el resultado creo que fue hasta peor de lo que esperaba. Y la cosa es que sé que ambos son buenos, pero soy totalmente incapaz de juzgarlos por esto. ¿La bailaron bien? Pues tampoco sé decir, porque no puede decirse que bailaran demasiado, aunque por lo que vi, un poco mejor él que ella. Lo importante era que cada uno se metiera en su personaje, y eso más o menos lo hicieron (Cole excesivamente, btw. Que siguiera metido en el personaje durante toda la crítica es memorable, eso sí, aunque no tengo muy claro si soy fan o me parece excesivamente creepy), pero con unos personajes tan malos y over the top... pues eso, que no sé si es demasiado positivo.
Para compensar, después vinieron Amelia y Will con una córeo de Sonya que pasa a estar desde ya entre mis favoritas ever del programa (aviso que tengo muchas de esas, eh, no sé si entraría o no en el top 10, pero al menos entra en la lista):



Y no me lo esperaba especialmente con la edición que le habían dado durante las audiciones y Vegas, pero me está encantando Amelia, cuando baila soy incapaz de apartar los ojos de ella (y no solo porque brille en la oscuridad, y tal). Lo que, por otro lado, significa que Will acaba desapareciendo un poco, y una vez más esta semana no le he prestado demasiada atención, aunque lo que he visto me ha gustado (y tiene mérito que sea como una torre y no se note cuando baila). Anyways, dos de dos con ellos, porque la semana pasada también me gustaron mucho (también han tenido suerte eligiendo coreografías).
Amber y Nick volvieron a hacer ballroom esta semana, esta vez un tango by Miriam Larici y Leonardo Barrionuevo (me encanta cuando pronuncian sus nombres completos en el programa, btw) y estuvieron ambos muy bien. Es decir, Amber es la que más se lució, evidentemente (esas piernas, madre mía...), pero no hay que quitarle méritos a Nick, que #inmyopinion, y sin ser Pasha (o Artem, o incluso Dmitry) hizo un trabajazo también, aunque esa chaqueta no le hiciera ningún favor al pobre. 
Pasamos a Audrey y Matthew, que bailaron una córeo de jazz made in Sonya y que me dejó un poco fría. Es decir, no estuvo mal, pero no es de las mejores que le he visto, y me dio la sensación de que ya la habíamos visto antes (me recordó mucho a esta córeo de Ade y Melissa). Eso sí, ellos la bailaron bien, supongo, pero no los voy a recordar especialmente por ello. Y como anotación totalmente irrelevante y sin relación con nada, ¿cómo es que hasta ahora no me había fijado en lo juntísimos que tiene los ojos Matthew?
Volvemos a los errores de Chris Scott, esta vez con Dareian y Janelle, que simplemente bailaron una córeo bastante irrelevante. Es decir, no llega a los niveles de horror de la de Lindsay y Cole, pero tampoco tiene nada especialmente destacable, sino que más bien me resultó bastante insulsa. Y tampoco ellos hicieron nada por conseguir elevarla un poco. Él me pareció que bailó algo mejor que ella (por cierto, me lo pareció la semana pasada y aquí otra vez, y no sé por qué, pero en ocasiones Janelle me recuerda al bebé de Ally McBeal), pero tampoco puedo decir mucho más. Pues eso, que no me parecieron ofensivos (ni ellos ni la córeo), pero tampoco dignos de recordar.
Por suerte, esta semana en Broadway nos libramos de Tyce, que fue sustituido por Sean Cheesman, con una córeo para Janaya y Brandon. Y tengo que decir, por un lado, que sin ser tampoco la releche, la córeo está bien, y sobre todo le da mil vueltas a cualquiera de las de Tyce (¿ves, programa? Ya tenéis al menos dos opciones para sustituir a Tyce, porque espero que Spencer Liff vuelva esta temporada también). Y, por otro, bien por Janaya. Me da la sensación de que la chica vio, como todos, que de esta semana no pasaba, y decidió irse por todo lo alto, porque si la córeo es normal (aunque no mala, ya digo), ella directamente está genial y creo que hace que sea memorable. En cuanto a Brandon... pues por lo visto también andaba por ahí, pero eso es todo lo que puedo decir. Las culpas a Janaya, que no me dejaba fijarme en nada más.
A continuación, Cyrus y Eliana se enfrentaron a un jive coreografiado por Tony y Melanie y... oh boy. A ver, sigo sin tener nada contra Cyrus, porque estoy segura de que es un encanto (de hecho, con lo que hemos visto de él me cae estupendamente), pero verlo bailar aquí es doloroso (y, de hecho, he visto a gente borracha bailar parecido a lo que hizo él aquí), y eso que me encanta el estilo (y la canción, ya que estamos). Eso sí, si queremos críticas de verdad, mejor que nos conformemos con la cara de Tony después de la actuación, que es como medio segundo impagable y que lo dice absolutamente todo, porque los judges literalmente recurrieron al "Eh, pero has conseguido acabar la córeo!" como algo positivo. Es decir, faltaría más. Es que me pareció hasta una falta de respeto hacia él y hacia el resto de bailarines (a los que les exigen más, sí o sí). En cuanto a Eliana, pues la pobre hizo lo que pudo. Bastante bien acabó, pero vamos, necesita un cambio de pareja como respirar. Porque si no, el siguiente paso va a ser que alguien les haga un Mia y decida dejar a Cyrus sentado un rato en el suelo mientras Eliana baila.
Y pasamos a Daniel y Alexa, esta vez en contemporáneo y con una córeo de Dee Caspary. Otra vez esta semana les tocó una córeo de las complicadas (porque lo era) y ellos la bailaron a la perfección. Pero tengo que darles la razón a los judges (y me duele, de verdad que me duele porque estos dos me encantan) y decir que en un primer visionado, aunque me pareció preciosa y muy bien bailada, me dejó algo fría. Luego al volverla a ver me pareció algo menos fría, y creo que entiendo dónde puede estar el problema. Más que "no conectar", me dio la sensación de que intentaban conectar mucho (primer problema) pero sin resultar demasiado explícitos (segundo problema). No sé si tiene sentido lo que intento decir, pero yo me entiendo.
A continuación, George y Tiffany tuvieron la habitualmente mala suerte de tener que elegir foxtrot y oye, el resultado fue muy bueno:



Si soy sincera, en un primer vistazo es de esas córeos que no dicen demasiado (then again, en ocho temporadas y pico que llevo vistas, el único foxtrot que soy capaz de recordar es este, los demás se me han olvidado todos. Y sí, ya sabéis que cualquier excusa me parece buena para poner vídeos de Danny. Y además también sale Anya, ergo perfección y tal). Sin embargo, en un segundo visionado me fui fijando en más cosas, y tengo que decir que me gusta mucho. Mantengo eso de que George me parece de lo mejor de la temporada, con diferencia. Y en cuanto a Tiffany, pues me llama menos la atención que él, pero hay que reconocerle que estaba totalmente metida en el baile. Eso sí, no tanto en este (aunque hay algún momentillo en que me lo pareció también), pero de todo lo que he visto de ella me da la sensación de que cada vez que hace algo necesita medio segundo para estabilizarse después (por ejemplo, en las piruetas de la semana pasada) y se nota bastante. 
Y, para terminar, pues tenemos a Witney y Chehon, que bailaron bollywood:



A estas alturas ya me he hecho a la idea de que bollywood en sytycd jamás va a volver a ser como el de Josh y Katee, y las córeos de Nakul tienden a ser todas bastante iguales, no nos engañemos, pero me pareció que Witney y Chehon la bailaron bastante bien ambos (sobre todo él, if you ask me, pero vamos, que ella también). Eso sí, adoro a estos dos y me encantan como pareja, pero creo que Witney debería tener cuidado y saber combinar el hacerle caso a la cámara y el hacerle caso a su compañero (es decir, muchacha, me tienes a Chehon ahí todo descamisado y eres incapaz de prestarle la más mínima atención, muy mal me parece y sobre todo, what the fuck is wrong with you, girl? (aunque lo noté más la semana pasada que esta. Claro que esta semana era menos fundamental que se prestaran atención el uno al otro)). Oh, y adoré muchísimo a Witney cuando le cortó a Nigel cuando él estaba deseando vendernos su historia de "Oh, y nunca jamás en tu vida has hecho nada que no sea ballroom!".

Pero bueno, todo eso era la parte divertida, porque después vino lo no tan divertido (aunque con invitados para promocionar Step Up, lo que está bien porque siempre hace ilusión ver a antiguos concursantes, y me gustan Twitch, Kayla y Kathryn, y aprendí a cogerle cariño a Phillip Chbeeb. Eso sí, muerta me quedé con que nombraran a Tony Bellissimo, que fue un "we barely knew ya" en toda regla). Y es que el b6 estuvo compuesto por Nick, Daniel, Chehon, Janaya, Alexa y Witney, y me pareció injustísimo (aunque no del todo inesperado. Eso sí, me sorprendió que estuviera Witney y que no estuvieran Brandon y Amber). Y los eliminados, después de que no les dejaran hacer solos (por falta de tiempo, supongo. But I want the solos back! Es decir, sin los solos no hay posibilidad de que alguno se marque un Shauna y obligue a los judges a salvarle. Que, ya que estamos, Shauna es OTRA de las razones por las que la 3ª temporada me pareció tan injusta. Aunque al mismo tiempo me gustara tanto. Also, me habría encantado ver el solo de Alexa. Y el de Chehon, ya que estamos. Y estaba intrigada por ver qué hacía Nick con esas pintas). Finalmente, los judges salvaron a Witney y Chehon, y dado que adoro a ambos (y especialmente a él), no podría estar más de acuerdo. Lo que no quita para que me dolieran muchísimo las eliminaciones. Porque sí, Janaya estaba fuera de todos modos, lo sabíamos nosotros y lo sabía ella, y con su actuación de esta semana al menos se va por todo lo alto. Pero al pobre Nick no se le acabó de reconocer lo que valía, y me da pena. Además, lo mucho que me recuerda a Benji hace que quisiera que le fuera bien ahora que me he reconciliado con Benji (btw, tanto nombrarlo, va su mejor momento en el programa, #inmyopinion. Y una de mis córeos de ballroom favoritas, ya que estamos), aunque no lo veía llegando al top 10, pero me hubiera gustado que aguantara algo más, porque lo merecía. Alexa lleva siendo de mis favoritas desde Vegas o así (y porque su audición la eclipsó Megan), así que lo mismo digo, heartbroken me deja. Y en cuanto a Daniel, pues más de lo mismo. Otro de mis favoritos, y además él sí que tenía potencial para llegar al top 10 (bueno, Alexa también. En realidad los condenaron a ambos al emparejarlos y con las dos córeos que tuvieron). Y, como no voy a poder ponerlo más adelante, me veo obligada a poner este vídeo de él haciendo el payaso con Alex, de cuando ambos estaban en el ballet de Miami. Gotta love them.

En cuanto a mi clasificación personal, creo que, por no enrollarme, voy simplemente a clasificar las córeos, porque ya me estoy mareando clasificando a los bailarines, que me gustan muchos y me cuesta la vida ordenarlos:
Amelia/Will > Witney/Chehon > Tiffany/George > Amber/Nick > Janaya/Brandon > Alexa/Daniel > Audrey/Matthew > Dareian/Janelle > Eliana/Cyrus > Cole/Lindsay
(Aclaro que Cyrus no es que me gustara más que Cole y Lindsay, sino que simplemente la córeo en sí me pareció algo mejor que la otra, a pesar de que Cyrus bailando me horrorizara).

En fin, que eso es todo por hoy. La semana que viene volvemos a las eliminaciones normales y corrientes (¿es mucho pedir que eliminen a Cyrus ya?), y creo que tenemos a Christina Applegate de guest judge (meh) y actuación de Alvin Ailey (yay!). Aunque espero que les dé tiempo a los solos esta vez.

¡Saludos!

PD: Ya que nombraba a Alex un poco más arriba, había dado por hecho que como estaba en Newsies no lo íbamos a tener como All Star, pero por lo visto acaba la semana que viene, así que, salvo que se nos vuelva a lesionar otra vez, casi que lo daría por seguro como All Star este año. 
PD2: Ayer me levanté y descubrí que había empezado la temporada de Project Runway, y yo sin enterarme. De momento no tiene mala pinta, aunque de verdad que sigo sin entender por qué se empeñan en hacer los episodios tan largos.

19 de jul. de 2012

Hablando de nominaciones


Hoy ha pasado una cosa extraña. Iba a ver las nominaciones de los Emmys... y otra vez se me han pasado. Sin querer, además, porque tenía toda la intención de verlas. Pero creo que por segundo año consecutivo se me ha pasado la hora miserablemente (en serio, creo que necesito que alguien me regale un reloj. Y me enseñe a utilizarlo correctamente. Los relojes y yo no nos llevamos bien), así que ya directamente he ido a buscar un resumen para expresar mis opiniones y odios varios, y alegrías y esas cosas. Y como si pongo la lista entera no acabo ni la semana que viene, me limito a decir que la tenéis aquí y voy directamente a mis opiniones. En forma de lista, por cierto, que a mí las listas me gustan mucho.

  1. En la categoría de comedia, me sobran muchísimo tanto TBBT como Modern Family (mira que no soy de querer que cancelen series, pero necesito que me cancelen Modern Family para que Jesse Tyler Ferguson salga en algo que me guste. Because I love him. Que para eso es TAN lo más cuando se pasa por sytycd como guest judge). No me importa ver ahí a Veep, pero necesito que ganen Girls o 30 Rock.
  2. En actriz principal de comedia voy con Amy Poehler por principios, pero Edie Falco, Lena Dunham, Tina Fey y Julia Louis-Dreyfus también me valen. En cuanto a actores principales, no me mata casi ninguno, así que me quedo con Alec Baldwin (again, no he visto Louie ni Curb your Enthusiasm).
  3. En cuanto a secundarias de comedia, por principios vuelvo a ignorar a las de Modern Family y me quedo con Merritt Wever (Nurse Jackie) o Kathryn Joosten (DH). De los secundarios, vuelvo a ignorar a Modern Family al completo, salvo a Jesse Tyler Ferguson, pero porque lo nominaría por sytycd, y, a falta de opciones, tendría que quedarme con Max Greenfield (New Girl).
  4. De invitados destaco a Bobby Cannavale, porque partía con todo el odio que le tenía en Will & Grace y en Nurse Jackie me ha gustado. Así de simple soy.
  5. ¡Han nominado Remedial Chaos Theory a guión! Hala, ya soy feliz. Así me compensan un poco por tanto Modern Family everywhere.
  6. Y pasamos al drama. Conforme con Mad Men, Boardwalk Empire, Homeland y Breaking Bad. Me faltan Boss, Southland (ya que todo el mundo la ignora, la reivindico yo) y The Good Wife, así que caiga ahora mismo. Y soy muy fan de GoT y me gusta mucho Downton Abbey, pero no me habría importado no verlas aquí.
  7. En las actrices principales voy con Julianna Margulies o con Claire Danes. Elisabeth Moss casi se me había olvidado que existía esta temporada en Mad Men. De ellos estoy prácticamente de acuerdo con todos, aunque estoy un poco over Dexter, y por tanto estoy un poco over Michael C. Hall ya en ese papel. Y me falta Kelsey Grammer.
  8. De actrices secundarias, de acuerdísimo con todas. Excepto con Joanne Froggatt, porque Anna es lo más cargante y ahostiable que ha dado Downton Abbey, y su interpretación de ella no ayuda. Hala, ya lo he dicho. En cuanto a ellos, parecido, solo que me sobra profundamente Brendan Coyle (¡muerte a Anna y Bates, por favor, y al exceso de azúcar y cansinismo en ambas interpretaciones!) y echo en falta representación para The Good Wife.
  9. ¿Alguien me puede explicar por qué Jason Ritter está nominado como invitado por Parenthood? Si es la sosería hecha actor...
  10. Paso volando por las miniseries y digo que Luther o Sherlock me valen. Me encanta AHS, pero no sé si como para nominarla. Y de actores voy con Idris Elba al fin del mundo y vuelta. Faltaría más.
  11. Y necesito pasarme por los realities porque... ¡¡Nominación para sytycd!! Este reality es mi niña bonita, así que me alegro, obviously. Igual que de la nominación para Cat Deeley. En cuanto a córeos nominadas, es un año raro, pero evidentemente dominado por cosas sytycd-related. Por el programa en sí están nominados Chris Scott (Misty Blue, Velocity) , Stacey Tookey (In this Shirt, Turning Tables, Heart Asks For Pleasure First) y Spencer Liff (Whatever Lola Wants, Please Mr. Jailer, Where do I begin). Que, por cierto, a ver si la nominación de Spencer Liff sirve para que le hagan más caso y le den la patada a Tyce para Broadway. No me hago ilusiones, de todos modos. Pero bueno, digo que todo es sytycd-related porque la córeo por la que está nominado DWTS está coreografiada por Teddy Forance y Travis Wall (y aparte salen Jaimie (que me ENCANTA), Nick, Melanie, Ryan, y alguno más). Y en las córeos de Smash, o en alguna al menos, salía Spencer Liff (y en National Pastime al menos creo que también salía Alex). Pues eso, que estoy muy feliz por sytycd.
¡Saludos!

PD: Hablando de sytycd, del de esta semana tengo que comentar muchas cosas. Pero muchas. Pero bueno, todo eso va para su entrada, que no quiero enrollarme aquí.

17 de jul. de 2012

Welcome to LA


Hoy me he despertado muy veraniega. Y cuando digo eso quiero decir que me siento con ganas de reivindicar series y realities mamarrachos de esos que veo yo y que no me canso de ver. Y que, ya que estamos, no me da ninguna vergüenza admitir que veo y que me lo paso pipa con ellos. No sé, echadle la culpa a Sorkin, o algo, que me ha inspirado a abrazar el lado mamarracho de la vida con el 4º episodio de The Newsroom. Que no creo que fuera esa su intención, pero bueno, no importa.

Y como de realities ya estuve hablando hace poquito, he pensado que me apetecía hablar de alguna serie. Y, claro, puestos a reivindicar, qué mejor que hablar de The LA Complex, que con eso de que la 1ª temporada la vimos unas diez personas más o menos (los familiares de los actores cuando se emitió en Canadá, un par de despistados cuando se emitió en USA y luego yo, que soy así de cool), pasó bastante más desapercibida de lo que se merece. 
Pero empecemos por el principio, es decir, por eso que se me da tan horrorosamente mal, y que es describir un poco la serie en sí. Pues bien, The LA Complex es una serie canadiense que, sin embargo, está ambientada en Los Angeles, ya que sigue las vidas de una serie de aspirantes a actores, cantantes, bailarines y guionistas (entre otros) que tratan desesperadamente de triunfar en Hollywood, aunque habitualmente con poca suerte. Y, cuando por fin alguno tiene suerte y consigue triunfar, que no se preocupe, que el drama va a venir por otra parte (y si no, que se lo pregunten a Connor y sus traumas infantiles, o a Tariq y su unhealthiest relationship ever (bueno, ever igual no, pero desde luego unhealthy es un rato)).

Esta visión de Hollywood tan poco brillante y tan poco bonita que nos muestra, aunque ya la hayamos visto en algún otro sitio, desde luego no es la más habitual, y ya solo por eso es un soplo de aire fresco. Algo que también es la forma en que está hecha la serie, las tramas y los propios personajes, ya que probablemente debido a que es made in Canada, se atreven a dar un pasito más allá que lo que veríamos si la serie fuera completamente made in USA (tampoco nada nivel british, no nos emocionemos).

A esta relativa novedad en el estilo y las tramas que nos ofrece hay que añadirle además que ya simplemente el argumento de entrada da pie a un gran número de tramas y situaciones bastante entretenidas, tanto por el lado cómico como por el más dramático. Y es que de The LA Complex se pueden decir muchas cosas. Se puede decir que es simplona, que es una serie muy mamarracha, que cae en algún que otro tópico (aunque, #inmyopinion, sabe darles bastante bien la vuelta), pero lo que no se puede decir es que no es entretenida. 
En los seis episodios emitidos no paran de ocurrirles cosas a nuestros protagonistas. De hecho, podemos decir sin ningún problema que en seis episodios pasan más cosas que en temporadas completas de veintitantos episodios. Que sí, que es cierto, que a veces puede ser un poco exagerada, y desde luego muy culebronesca, pero es que es exactamente eso lo que nos ofrece. No nos engaña y no nos aburre, no sé qué más le queremos pedir.

Por todo eso, y como ya comenté en el número de junio de Zapping (qué bien me sale eso de hacer publicidad discretamente, ¿verdad?), es una serie que viene muy bien para estos días de verano, incluso aunque os pase como a mí, que me encantaría encontrarme con el loco que dijo que el verano era época de parones y tiempo libre para maratonear todo lo que quisiéramos y preguntarle a ver en qué clase de realidad alternativa vive. No es una serie de la que haya que esperar maravillas. No va a ganar premios por sus espectaculares guiones, ni tiene las mejores interpretaciones jamás vistas en televisión. Pero es un culebrón teen tremendamente entretenido. Y que yo no me canso de reivindicar. Y que además esta semana empieza su 2ª temporada (o continuación de la 1ª, no lo tengo muy claro). Así que os animo a que le deis una oportunidad.

¡Saludos!

PD: Para que veáis lo bien que cumplo mis deberes (al menos en lo que a Survivor se refiere), ya acabé hace unos días Pearl Islands, y al final me ha acabado gustando mucho. He sabido olvidarme de playas y bichos y todo lo demás, y enganche es poco. Eso sí, creo que puedo afirmar que tengo alma de villana y siempre la tendré. 

14 de jul. de 2012

Cat and the Smitten Kittens

A partir de la imagen, spoilers sobre esta última semana de sytycd. Dado que esta semana no ha habido eliminaciones, eso de la palabra "spoilers" es un poco como exagerar demasiado, pero bueno, yo por si acaso aviso, por si alguien no lo ha visto, y quiere verlo, y no sabe cuáles son las parejas, ni qué estilos les han tocado de forma no aleatoria (al menos ya no intentan vendernos que es aleatorio, lo que ya es un avance). En cuanto al título, simplemente me hizo gracia, que es así como se refirió Nigel a Cat, Will y Amelia después de que estos hicieran la córeo de los gatos.
No sé exactamente cómo, pero la cosa es que después de que la presentación del top 20 no sirviera más que para ponerme los dientes largos (sabiendo que iba a tener que aguantar una semana de parón antes del siguiente), conseguí sobrevivir a la semana libre que les dieron por culpa del 4 de julio. Que hay que ver, ya podrían en USA trasladar sus días festivos a fechas más convenientes. Como navidades, o así, que ya total, un día más de parón por esas fechas tampoco se va a notar. Pero bueno, eso, que empiezo a irme por las ramas y no es plan, conseguí sobrevivir, y con las expectativas por las nubes, me puse a ver el episodio de esta semana. Y ya el comienzo tengo que decir que no decepcionó, porque abrieron con una córeo de Chris Scott un poco (o un mucho) a lo Mad Men que estuvo bastante inspirada. Lo que me lleva a decir que mantengo lo que llevo ya un tiempo pensando, que Chris Scott es prácticamente genial en las córeos grupales, aunque luego a veces la líe un poco cuando tiene que coreografiar para alguna pareja en el programa.

Y empezamos ya sí que sí con las parejas. Los primeros en bailar fueron Witney y Chehon (pareja con la que estoy muy conforme, btw), y al pobre Chehon decidieron empujarlo a la piscina por el lado que cubre antes de enseñarle a nadar. Más o menos. Porque bailaron una samba coreografiada por Louis van Amstel (que, por cierto, ganó en adorabilidad al ser el primer coreógrafo bocazas de la temporada hace unos días, diciendo qué coreografiaba y para quién cuando se suponía que todavía era secreto), pero lo cierto es que estuvo mejor de lo que esperaba. A ver, evidentemente, no son Dancey (vale, prometo no volver a nombrar a Danny en lo que queda de entrada. Bueno, no lo prometo, pero lo intentaré), pero el resultado fue relativamente aceptable aunque mejorable por parte de Chehon (necesita soltarse mucho más) y Witney estuvo estupendísima. Que, por cierto, Witney hace todo lo que en otros de ballroom me molesta habitualmente (buscar la cámara como si le fuera la vida en ello, poner caras e ir diciendo lo que dice la canción), pero de momento no me molesta. Curioso. 
A continuación vinieron Tiffany y George, con una córeo un poco atípica de Sonya que me gustó muchísimo:

Tengo que decir que prefiero el estilo habitual de Sonya, pero esta me pareció preciosa, y desde luego es de mis favoritas de esta semana. Y creo que no existen palabras en el mundo para expresar lo suficientemente bien lo buenísimo que me parece George. De hecho, me da un poco de lástima Tiffany, porque me costaba prestarle atención a ella, siempre se me iban los ojos a George.
La tercera córeo fue de Nappytabs, que son muy hit and miss, y por desgracia a Janaya y Brandon les tocó uno de esos "miss". Él estuvo mejor que ella, pero siendo su estilo (porque sí, es su estilo), tampoco me pareció nada del otro jueves. Claro que tampoco tenía mucho con lo que trabajar, porque de verdad que me pareció una córeo flojísima, demasiado centrada en un concepto que no acabó de funcionar (por IDF me he enterado de que esta córeo es una versión de otra que hicieron en Australia, que podéis ver aquí. #Inmyopinion, bastante mejor, aunque tampoco me mata). En cuanto a ella, pues demasiado blanda en los movimientos la vi. Y química entre ellos nula. Vamos, mal comienzo para la pareja.
Tampoco tuvieron mucha suerte Alexa y Daniel, que hicieron una córeo de jazz/pop/whatever de Sean Cheesman demasiado frenética y fría. Y me da pena, porque no es que la bailaran mal (salvo por el hecho de que tampoco vi demasiada química entre ellos, pero es que con esta córeo difícil era que la tuvieran, así que de momento ni siquiera por ello los puedo culpar), y de hecho difícil parecía un rato, pero es que no sé si era peor la córeo o los destrozos que les hicieron los de vestuario. Y la cosa es que por lo que he leído, Sean Cheesman ha hecho alguna cosa interesante en este estilo en Canadá, pero de lo que yo he visto aquí, prefiero que se quede con afro-jazz y que para este estilo vuelva Brian Friedman.
Pasamos a Amber y Nick, que bailaron un vals de Jason Gilkison (que me sigue pareciendo amor, y si se pone borde contigo, algo mal habrás hecho) que tuvo sus más y sus menos. No vi ningún fallo gordo por parte de Nick (que cada día me recuerda más a Benji, btw, no sé si estoy sola en eso), las líneas de Amber eran una ventaja que tenía ella ya de entrada, y además los lifts me parecen preciosos. Peeeero a ella la vi más bien torpona en cuanto a los pies, y de hecho hubo un momento en que me dio la sensación de que estuvo a punto de matarse. Pero bueno, en conjunto el resultado me pareció aceptable.
A Amelia y Will les tocó la segunda córeo de Nappytabs, pero ellos sí que tuvieron suerte, porque esta segunda vez estuvieron muchísimo más acertados que la primera. Creo que todos podemos estar de acuerdo en que esta córeo (que transformó a la pareja en gatos) tiene de hip-hop lo que Nigel de Hermanita de la Caridad, y que realmente es más bien jazz (ni fusión ni leches, directamente jazz sin más), pero sinceramente tampoco me importa. Buena córeo y muy bien bailada, sobre todo por parte de Amelia (de nuevo, con Will me pasó lo que me pasó con Tiffany antes, fui incapaz de prestarle demasiada atención). Eso sí, con esa elección de canción tan awesome no podía parar de pensar lo genial que sería que Wade hiciera una córeo con esa canción (btw, todos de acuerdo en que tenemos que secuestrar a Wade para que vuelva al programa, ¿no?).
También estuvo algo mejor en su segunda córeo Sean Cheesman, esta vez una de african jazz que bailaron Dareian y Janelle. Sigue sin parecerme de sus coreografías más inspiradas (por ejemplo, a ratos me dio la sensación de que no aprovechó a Janelle todo lo que podía, independientemente de que a la pobre la hiciera estirarse como un chicle), pero desde luego que es una mejora respecto a la anterior. Mi mayor problema, de todos modos, fueron los bailarines, porque me dio la sensación de que iban descoordinados la mitad del tiempo.
Y seguimos, esta vez con Eliana y Cyrus, que bailaron una córeo de Tyce que fue muy... córeo de Tyce (porque sí, irrelevante y perfectamente mediocre). Ella bailó muy bien para el desastre que le dieron, él hizo lo que pudo (demasiado estático, pero mucho. Claro que tampoco se le podía pedir más. Cedric/José all over again, I tell you. Y me da lástima, porque el muchacho me cae bien, pero su nivel es el que es). Y acabaría aquí, porque sinceramente hablar de Tyce o algo relacionado con él me apetece tanto como pegarme un tiro, pero no puedo no hacer mención a su numerito justo después de que acabaran, y que hizo que me pareciera aún más imbécil de lo que ya me parecía. Otra cosa no, pero mérito tiene, que superar lo insuperable no es fácil, a cada cual lo suyo.
Los penúltimos en bailar fueron Audrey y Matthew, con una córeo de Travis que me gustó muchísimo, aunque le pongo un pero importante. Y es que me sobraba completamente la historia, me resultaba muy forzada, más aún cuando la coreografía se podría haber sostenido perfectamente sin ella. Pues eso, hay veces que la historia le añade algo a la córeo, y otras veces no solo no aporta nada, sino que le hace perder un poco, y creo que en este caso pasó lo segundo. De todos modos, lo que digo, una córeo preciosa (la musicalidad de Travis me sigue pareciendo brutal), y ellos dos me sorprendieron para bien, sobre todo Audrey, de la que no esperaba absolutamente nada y me pareció muy buena aquí (me recordó un poco a cómo se dejaba llevar Ashley de la 7ª temporada (es que hay muchas Ashleys en este programa, hay que distinguirlas), a la que por cierto he aprendido a apreciar a largo plazo).
Y, para terminar, la que para mí fue la mejor córeo de todas, el pasodoble (or something) que bailaron Cole y Lindsay y que estaba coreografiado por Jason Gilkison (al que adoro profundamente, por si no lo había repetido lo suficiente. Adorable ballroom men with accents, I tell you. Lo que me recuerda, por cierto, que no estaría mal que trajeran de vuelta a Jean-Marc de vez en cuando, ¿no?). Bueno, pues eso, mi favorita de todas:

Cole estuvo impresionante (por cierto, y #funfact de los míos: Cole viene del mismo estudio que Mark y Kupono. Y sí, esto era una excusa como otra cualquiera para poner dos de mis córeos favoritas ever. Y también es el hermano de una de las chicas de Fanny Pak, para los que veáis ABDC), pero Lindsay tampoco se quedó corta. Que no esperaba menos de ninguno de los dos, ojo (ya dije que a Cole lo habían puesto ahí disimuladamente, pero tiene al menos cierta base en prácticamente todo, cosa que la mayoría no tienen), pero eso no quita para que estuvieran estupendos ambos.

Y con eso ya puedo pasar a mi clasificación de todos ellos (que es totalmente personal, aunque intento ser objetiva, teniendo en cuenta lo que llevaba visto de ellos hasta ahora más lo de esta semana):
Chicos: George > Cole > Matthew > Chehon > Daniel > Nick > Will > Dareian > Brandon > Cyrus
Chicas: Eliana > Lindsay > Audrey > Witney > Amelia > Alexa > Amber > Tiffany > Janelle > Janaya
Córeos: Lindsay/Cole > George/Tiffany > Amelia/Will > Matthew/Audrey > Amber/Nick > Chehon/Witney > Dareian/Janelle > Daniel/Alexa > Eliana/Cyrus > Janaya/Brandon

Esta clasificación, de todos modos, va a ir cambiando muchísimo (nada más hay que ver el salto que ha pegado Audrey de la vez pasada a esta), me parece a mí, porque sigo pensando que el nivel de esta temporada, en lo que a bailarines se refiere, está altísimo. Con lo que al final mucho depende más de los coreógrafos que de ellos.
Que, por cierto, hablando de coreógrafos, hay regresos que me encantaría ver (Wade principalmente, pero también Jean-Marc e incluso Brian Friedman) y me gustaría volver a ver a Spencer Liff (o a cualquiera que no sea Tyce para Broadway, la verdad). Pero, sobre todo, me encantaría que trajeran de vuelta a gente salida del programa, más que nunca en una edición en la que depende todo tantísimo de los coreógrafos. Porque Travis se ha convertido en su niño mimado (y yo que me alegro, porque me encanta, aunque me gustaría que lo usasen de forma limitada. No solo porque, aunque lo adore profundamente, este chico tiene una facilidad asombrosa para convencerse de que es Dios, sino también porque no hay nada peor que la sobreexplotación de coreógrafos en el programa, que acaba resultando en trabajos mediocres), pero hay muchos otros a los que me encantaría volver a ver. Por ejemplo, Dmitry ya ha coreografiado cosas decentes en el programa, igual que Anya y Pasha, y al menos una de las córeos de Benji me gustó. Pero estaría bien que trajeran de vuelta a Ellenore, Mark, Twitch o Comfort para coreografiar algo, porque por lo visto tienen cosas interesantes. Y Billy sé que también hace córeos que están muy bien, aunque en su caso veo más complicado que lo traigan, que hasta donde yo sé anda muy ocupado con el trabajo de sus sueños.

¡Saludos!

PD: Y no lo he dicho, pero la semana que viene hay doble eliminación. Cosa que no me gusta un pelo, porque el resultado nunca es bueno. En cuanto al B6, doy por hecho que Brandon/Janaya van a estar por ahí, pero el resto no lo tengo tan claro. No me sorprendería ver a Nick/Amber, Dareian/Janelle, Daniel/Alexa, Chehon, Tiffany o Will por ahí. Si el universo es justo, estaría también Cyrus, pero el universo no siempre es justo.
PD2: ¿Soy yo o han vuelto a hacer críticas que sirven de algo? Sin pasarnos, quiero decir, pero comparado con el no decir nada que tenían últimamente, es un avance enorme. Eso sí, a ver si la semana que viene, que tienen que acelerar si van a meter también las eliminaciones (aunque tengo miedo de que sacrifiquen los solos igualmente), reducen un poco el tiempo dedicado a los judges.

12 de jul. de 2012

Los gritos de Mac


Hace unas semanas, cuando salió el piloto de The Newsroom comenté solo un poquito por encima, nada más que en una PD, que me había gustado. No quise dedicarle una entrada entera aún porque de momento poco más podía decir, necesitaba ver más episodios. Ver cómo seguía, cómo iba evolucionando. Ahora, vistos ya los tres primeros, por fin tengo más o menos una opinión formada. Y puedo decir que la serie me gusta... excepto cuando no lo hace.

Empecemos por el principio, admitiendo lo que es obvio (o a mí me lo parece, al menos). La serie está bien hecha, objetivamente bien hecha, quiero decir. Detalles cuidados, diálogos bastante buenos, etc, etc, etc. Quizá no acabe de funcionar, o de fluir el episodio del todo, cuando el periodo de tiempo que transcurre entre el principio y el final del mismo es demasiado largo, como ocurre en el tercer episodio. Pero en conjunto puede decirse que está bien hecha. En cierto sentido, es una serie que se ve a la legua que aspira a ese tipo de perfección, y que además de aspirar a ello, sabe que lo consigue. Lo que, en principio, no tiene por qué ser ningún problema, y aquí no creo que sea la excepción. No vamos a ponerle pegas a algo bien hecho, digo yo. O al menos yo no se las voy a poner.
Que, ojo, una serie hecha así puede acabar resultando un poco fría, o al menos es la sensación que me da a mí a veces (no sé si en este caso en concreto (bueno, sí, un poco), pero en otros desde luego que sí), sobre todo cuando traslada esa perfección en las formas a sus propios personajes. Y creo que también podemos estar de acuerdo todos en que justamente esa es su intención.

Como digo, si por lo demás está bien hecha, estoy dispuesta a dejar pasar esa cierta frialdad, porque por sí misma tampoco es algo negativo, y al final todo acaba siendo cuestión de opiniones. Y, a pesar de que en otros aspectos, en otras series y en otras cosas por el estilo (o no), los aires de superioridad de autores, personajes y personas en general son una de esas cosas que me sacan tanto de quicio (no hay más que ver por qué odio prácticamente al 90% de los personajes de OUAT. Aparte de por su subnormalidad profunda, quiero decir), curiosamente aquí no me está molestando tanto. Entiendo las quejas, ojo. Entiendo que el que venga Sorkin dos años después a decir lo estúpido que es todo el mundo y cómo deberían hacerse las cosas a muchos les sentará como un tiro, y con razón. Pero, de momento al menos, en esto estoy también dispuesta a darle un pase, ya que los aspectos positivos que le veo a la serie superan todos los problemas que surgen de aquí. Repito, de nuevo, que todo esto es de momento. No sé cuánto aguantaré aceptando esa actitud. Puede que para la semana que viene ya me haya agotado, o puede que acabe la serie y a mí siga sin molestarme. Pero hasta ahora no me supone un problema.

Visto todo esto que estoy diciendo, está claro que hasta ahora mi balance de la serie debería ser muy positivo. Entonces, si acepto todo eso, ¿dónde está el problema? Pues el problema está en sus personajes. Más concretamente en sus personajes femeninos. Y concretando aún más, en el personaje de  Mackencie (a.k.a. Mac), que me parece un personaje tan torpemente construido, que cae en el peor estereotipo de una forma tan irritante, que desde mi punto de vista rebaja el nivel de toda la serie. En el momento en que nos presentan al personaje, nos dicen que Mac es supuestamente una gran profesional, siendo esta la palabra clave. Pero no tienen ningún problema en ponerla a comportarse como una histérica, como una cría de quince años celosa o como la tonta que a estas alturas de la película es incapaz de mandar un mail sin armar un lío (claro que todo el tema del mail es algo que casi prefiero borrar de mi memoria. No solo porque en pleno 2010 y con gente que teóricamente debería saber manejarse con ello a la perfección hay que tirar de suspensión de la incredulidad hasta niveles bastante exagerados para creernos que pudiera darse esa situación (que a una mala estaría dispuesta a hacerlo), sino porque me parece un truco absolutamente barato y completamente innecesario para hacer avanzar la trama de un modo concreto, y que podría haberse conseguido de otras maneras). Que entiendo el interés que pueda tener ese cierto histerismo en una serie, puedo entender que va con la intención de darle un toque entrañable al personaje (al fin y al cabo, el estereotipo de la mujer profesionalísima que es un desastre en su vida privada lo hemos visto hasta la saciedad por algo). Y de hecho podría aceptarlo perfectamente (aunque me seguiría resultando una salida un poco demasiado típica, pero vamos, que lo aceptaría) si esa histeria y esa niñatería suya se diera fuera del lugar de trabajo. Pero no es así, sino que se comporta como una cría delante de todos sus compañeros de trabajo. Lo cual ya de entrada hace bastante inverosímil esa idea de que es una profesional tan respetada. Pero incluso si pasamos esto por alto, tiene otro efecto que tampoco es nada positivo. Y es que si en un principio Mac debería ser el contrapunto de Will, si ambos personajes deberían estar más o menos equilibrados, el comportamiento de Mac hace que la balanza se desequilibre, y que de una situación en la que ambos actúan más o menos como iguales (de cara al espectador), pasamos a otra en la que Will, a pesar de todos sus problemas y defectos, representa una madurez y una estabilidad bastante mayor a la que representa Mac. Ya no son iguales, ya no pueden verse como iguales, sino que Will se convierte, de forma automática, en un ser superior a Mac, y estoy bastante convencida que de forma no intencionada.

Conste que, como dije, no he visto apenas nada más de Sorkin (justo ahora estoy empezando con The West Wing) y no sé si se trata de un problema habitual o si es solo cosa de esta serie. Pero lo cierto es que me ha dado la sensación de que hay mucha torpeza en el desarrollo de los personajes femeninos, al menos los que hemos visto. Porque algo parecido podemos ver también en Maggie, que la pobre tiene que recurrir también siempre a la ayuda de algún buen hombre que la salve en sus momentos de necesidad (principalmente Jim, aunque también hemos visto que de algún modo recurre a Don). Y estoy segura de que ese personaje está hecho así también con la intención de ser más entrañable que débil, pero de nuevo vuelve a fallarse. Que, ojo, en el caso de Maggie no es tan problemático, porque el que ella sea débil tiene sentido y es coherente con el personaje y su situación. Algo que, desde luego, no tiene ningún sentido en el caso de Mac. De nuevo, no puedo juzgar sin haber visto más, pero me inclino a pensar que se trata más de un caso de torpeza bienintencionada que otra cosa (vamos, que no estamos hablando de Ryan Murphy y su creencia de que las mujeres se limitan a estar locas, estar locas y estar locas. Y a comportarse de forma egoísta. Preferiblemente por su necesidad de tener bebés o de hacer girar su vida en torno al hombre de turno. Que, por supuesto, siempre tiene razón cuando su locura y egoísmo de mujeres histéricas no les deja ver el norte, y nada más hay que ver Glee o American Horror Story (y lo digo como alguien que se lo pasa (o se lo ha pasado) bien con ambas series). Pero bueno, Ryan Murphy es un caso aparte), lo que no quiere decir que no lo vea como un fallo.

En conclusión, y por ir poniendo fin a la entrada, puedo decir que The Newsroom es un conjunto de muchos aciertos (y muchos muy buenos), unos cuantos elementos que pueden molestar o no, dependiendo de cada cual, y este último fallo que comento, y que es lo que me lleva a mi opinión general sobre la serie en sí: The Newsroom me gusta mucho... excepto cuando no lo hace.

¡Saludos!

PD: A ver si un día de estos escribo sobre Bunheads, porque me está gustando mucho. Muy Gilmore Girls, pero es que incluso me atrevería a decir que me está gustando más que las Gilmore. Por un motivo absolutamente personal, conste, pero es que el porcentaje de habitantes del pueblo totalmente caricaturescos me parece algo menor (ahí igual influyen las cuatro chicas, sobre todo Sasha y Boo), y me cuesta menos pillarle el punto.

8 de jul. de 2012

And they came back


A veces ocurre que una serie nos deja una temporada flojilla y parece que a partir de ahí solo nos queda eso del cuesta abajo y sin frenos. Bueno, quien dice flojilla, dice desastrosamente mala. O casi. Que a mí eso de exagerar ya sabemos que no me gusta nada de nada. Por suerte, no siempre ocurre así, y es posible que después de una temporada floja o directamente mala malísima, vuelvan a centrarse y nos den temporadas estupendas. #Inmyopinion, eso es claramente lo que ha ocurrido con la cuarta temporada de Nurse Jackie, y algo parecido, aunque no igual, se puede decir de la segunda temporada de Episodes.

Por si alguno ha sido sensato y ha optado por borrar de su memoria la tercera temporada de Jackie, lo que ocurrió fue que durante esos episodios el personaje de Jackie simplemente desapareció. Estaba allí, claro, pero era un personaje que no producía el más mínimo interés, y que no servía para sostener el peso de la serie.
Sinceramente, y viendo cómo suelen ir estas cosas, no tenía demasiadas esperanzas puestas en la cuarta temporada, y precisamente por ello me llevé una sorpresa tremenda cuando el inicio de temporada me gustó. Y el segundo episodio. Y el tercero. Y así hasta llegar al final de temporada, porque después de una temporada muy floja, Nurse Jackie decidió sorprendernos a todos con otra estupenda y prácticamente redonda.
La Jackie que había sostenido la serie en las primeras temporadas había vuelto, y en mejor forma que nunca. Porque no era exactamente la misma Jackie, sino una que había evolucionado, había cambiado, había avanzado. Sus acciones por fin habían tenido consecuencias, y unas consecuencias relativamente lógicas, y por ello hemos podido verla adaptarse a ellas, sin perder su esencia en ningún momento.
Claro que no solo conseguimos recuperar a nuestra protagonista, sino que al mismo tiempo, consiguieron no perder ese punto fuerte de la serie que son los secundarios tan estupendos que tiene. De nuevo en esta temporada han estado grandiosos Akalitus, Coop y Zoey, pero además O'Hara ha conseguido recuperarse en cierto modo y salir del agujero al que la había arrastrado la desaparición (sin desaparecer) de Jackie durante la temporada pasada.
En conjunto, ya digo, una cuarta temporada que probablemente sea la mejor de la serie, y que por supuesto está a años luz de la tercera.


En cuanto a la segunda serie, es decir, Episodes, podemos decir que es un caso algo diferente, aunque como también se trata de una mejora, las meto en el mismo saco. Que para eso es mi blog y decido quién comparte entrada. Y esas cosas.
A diferencia de lo que ocurría en el caso de la anterior, Episodes no era una serie que estuviera perfectamente consolidada, que tuviera un lugar claro y un tono conseguido del todo. Tan solo había emitido una temporada de siete episodios, y en esos siete episodios aún no había sabido definir del todo qué es lo que quería ser, ni encontrar del todo su humor. Ojo, no estoy diciendo que la primera temporada de Episodes sea horrorosa, ni mucho menos. Simplemente me pareció normalita, ni ofensivamente mala ni espectacular, sino en un punto intermedio que podía dejar a muchos bastante indiferentes. Sin embargo, el hecho de que fueran tan pocos episodios (porque siete episodios siguen siendo muy pocos, especialmente para una comedia(-ish), género en el que muchas veces se necesita una docena de episodios para acabar de acertar) y que hacia el final pude ver una pequeña mejora, me hizo pensar que igual la segunda temporada podía estar bastante bien.
Y en este caso no me equivoqué, porque tengo que decir que la segunda temporada de Episodes, además de prácticamente redonda, ha sido tremendamente divertida. Parece ser que por fin consiguieron pillarles el punto a sus personajes, no solo a los principales, que también, sino también a sus secundarios y hasta a los que pasaban un momento por ahí.
Si una cosa me había ocurrido la temporada pasada es que me dio la sensación de que no habían sabido sacarle todo el provecho posible a la presencia de Matt LeBlanc, pero justamente esto también lo han solucionado, ya que las coñas relacionadas con Friends a lo largo de la temporada son divertidísimas.

En fin, que no siempre ocurre, y mucho menos si hablamos de las series de Showtime, pero los milagros existen y las remontadas inesperadas en las series también. Y tanto Nurse Jackie como Episodes son el ejemplo perfecto. Bueno, vale, la segunda ya habíamos quedado que no exactamente, but you know what I mean.

¡Saludos!

PD: Fijaos si ha mejorado Nurse Jackie que hasta han conseguido que el pelo le quede bien.
PD2: Creo que ahora mismo puedo decir todas las parejas de sytycd con un nivel de aceptación del 99%. Menos mal que estos chicos son bailarines y no espías, porque con esa habilidad para guardar secretos, en la segunda escena de la película ya se los habría cargado el malo. But I love them anyway. Bueno, mentira, por eso los adoro más, que para estas cosas estoy muy spoiler-whore últimamente, y agradezco enormemente su incapacidad para no soltar pistas obvias.

5 de jul. de 2012

Living in reality(land). Part 2.

El otro día estuve hablando de talent-shows varios, realities musicales y todos esos derivados. Bueno, en realidad pocos derivados, porque como siempre empiezo a hablar y no callo y al final hablo de tres cosas y media y tirando. Pero bueno, que la cosa es que se me quedaron unos cuantos en el tintero, así que hoy toca la continuación de esa mini-guía de realities que empecé (lo de llamarla mini-guía es un decir, que ya ni me fío de mí misma. Bueno, vale, antes tampoco, pero ahora lo admito y todo). 

Ya que el otro día estuve hablando de realities musicales, o de alguna manera cercanos a ese concepto, hoy voy a alejarme un poco, pero sin alejarme demasiado y empezar hablando de The Glee Project. Porque sí, oficialmente TGP es algo así como un reality en el que intentan buscar a la siguiente estrella de Glee, con sus canciones, y sus bailecitos y todo lo demás. Lo que ya de por sí es un concepto bastante WTF, pero es que además no tiene nada que ver con lo que lo convierte en un programa tan absolutamente fascinante. Porque todo el que haya visto más de un episodio de TGP sabe que en realidad de lo único que trata es de ver cómo el tarado de Ryan Murphy tortura psicológicamente a pobres críos indefensos (o algo), "analizando" sus traumas infantiles (o falta de ellos, que en este caso es aún un trauma mayor, porque qué clase de ser humano que se precie no viene de casa con veinte traumas infantiles) mientras les pone cara de aburrimiento/asco. Todo ello, por cierto, para adoptarlos tal cual como personajes de la serie, porque otra cosa no, pero Ryan Murphy además de estar como una regadera y ser un personaje fascinante y aterrador, es más vago que la chaqueta de un guardia, y eso de crear personajes, cuando te los pueden dar hechos, pues como que no se estila. En general, lo más adecuado para describir el freak-show que es TGP es decir que es como cuando te quedas mirando un accidente, que sabes que deberías apartar la vista, pero que simplemente no puedes dejar de mirar. Pues eso. Y puestos a hablar de realities trash, no puedo no hablar, al menos un poquito y por encima, de America's Next Top Model. Conste que no he visto más que algunas temporadas (es el típico reality que voy viendo de vez en cuando, cuando me apetece no quemar neuronas), pero lo que he visto me ha resultado, con sus más y sus menos, bastante entretenido. Es decir, es lo que es, Tyra hablando de Tyra y contando cosas sobre Tyra y sobre cómo Tyra es grande y maravillosa y estupenda porque para eso es Tyra. Y es un montón de tías encerradas en una casa y tirándose de los pelos. Y es drama y conversaciones estúpidas (pero mucho. En plan, la conversación de Nicole y Kyle en el ciclo 5 sobre los pájaros es totalmente impagable). Y es Tyra pronunciando la palabra "photo" (en serio, cada vez que lo dice me entra la risa). Oh, y tiene este momento (sí, la primera temporada es cutrérrima, que parecía que la habían grabado por ahí en el salón de su casa), que debería ser de obligado visionado por  lo épico que es. Claro que si hablamos de cosas tan trash como esta, hay que hacer mención también a uno con el que he empezado esta temporada, y con el que me lo estoy pasando pipa, y que es Hell's Kitchen. De nuevo hay gritos, peleas, muchísimos pitidos, gente taradísima y un montón de inutilidad junta. Todo eso situado en una cocina, con lo que añadimos el factor riesgo de tener a toda esta gente rodeada de objetos como cuchillos. Oh, y Gordon Ramsay pegando gritos a diestro y siniestro, lo que siempre es divertido. Lo que digo, un must.
Y ya que decía que este último tenía que ver con cocinas y demás, cambio un poco de tercio, me dejo de realities trash y paso precisamente a los realities de cocina. Precisamente a la vez que empecé con Hell's Kitchen, le di una oportunidad a Masterchef (USA), que la verdad es que hasta ahora no me había llamado especialmente. Para explicar un poco de qué va, varios concursantes tienen que ir cocinando platos en función de una serie de pruebas que les van poniendo, de manera que en cada episodio van eliminando a alguno, hasta que al final solo queda un ganador. ¿Habéis visto qué bien me explico? Pues bueno, la verdad es que al menos esta última temporada me está gustando bastante, y no descarto verme las anteriores cuando acabe con esta. Un formato bastante similar, solo que con concursantes que, al contrario que en Masterchef, sí que son profesionales, es obviamente Top Chef, que es probablemente de los más conocidos. Es un programa bastante entretenido, con platos curiosos y personalidades... digamos también que curiosas, aunque, claro, el nivel de entretenimiento depende mucho de cada temporada (por ejemplo, mis favoritas son la 2, la 3 y la 6). Otra variación de lo mismo, solo que centrado en postres y tartas y demás titadas es Top Chef: Just Desserts. Personalmente, me gusta menos que Top Chef, aunque el drama de la 1ª temporada hizo que fuera bastante divertida. La 2ª temporada, en cambio, me dejó bastante indiferente.
Claro que este mismo formato de realities de Bravo puede aplicarse a muchas otras cosas y no solo a algo relacionado con la cocina. De hecho, antes que Top Chef llegó Project Runway (que ahora está en Lifetime, pero que empezó en Bravo), esta vez con diseñadores como protagonistas. Y precisamente este fue de los primeros realities no-musicales que vi, y tuve una época en la que estuve bastante enganchada. De nuevo, tiene sus mejores y peores temporadas, pero algunas son imprescindibles (yo aún me lo paso pipa con algunos momentos de la 2ª, por ejemplo). Y así, podemos seguir adaptando el formato a otras cosas, y obtenemos, por ejemplo, Work of Art, esta vez con artistas de todo tipo, y bastante interesante y entretenido también (tanto la primera como la segunda temporada). O el fallido (aunque sus momentos entretenidos y personajes sí que tuviera) Platinum Hit, que juntaba a varios compositores y los ponía a componer canciones.

Después de haber hablado ya de todos estos, y teniendo en cuenta que hace no tanto tiempo yo apenas veía realities, cualquiera diría que ya he terminado, pero no. Aún me quedan algunos que no sabría ponerlos en ninguno de los grupos anteriores, y sobre los que voy a hablar muy brevemente (sí, en serio), lo que no quiere decir que no merezcan la pena. Por un lado, tengo que decir que el verano pasado, por eso del tiempo libre y que soy débil y voy a ver casi cualquier reality que me propongan, vi por primera vez Big Brother (edición USA), y me lo pasé estupendamente bien. A los que no hayan visto nunca el programa, les recomiendo que le echen un vistazo, y que no vayan con la idea del GH español, porque no se parecen excesivamente. Es decir, en el de USA el público no pinta nada en las decisiones sobre quién se queda y quién se larga de la casa, y eso hace que todo sea mucho más interesante. Evidentemente, hay cutre-pruebas, gente inútil y gente hablando a gritos, pero entretenido es un rato. Vamos, que lo empecé sin demasiadas expectativas, me acabó gustando mucho y este año estoy deseando que empiece. El verano pasado, por cierto, también le eché un vistazo a Love in the Wild, una especie de The Bachelor + The Bachelorette + una gymkana cualquiera. Y hombre, entretenido más o menos, y absurdo un rato, pero con una temporada voy sobrada, así que la segunda no la he empezado.
Siguiendo en este saco de realities que poco tienen que ver unos con otros, puedo seguir un poco presentando The Pitch, una propuesta muy interesante que emitió la AMC esta temporada en la que, en cada episodio, dos agencias de publicidad compiten por un determinado proyecto. En los cuarenta minutos que dura cada episodio (son ocho episodios, si no me equivoco), vamos viendo las distintas etapas del proceso creativo, y luego al final las presentaciones de ambas agencias. A cualquiera que le interese mínimamente el mundillo de la publicidad le podría merecer la pena echarle un vistazo, aunque sea por curiosidad. A mí me gustó bastante, y lo cierto es que ni me habría enterado de su existencia si no me hubieran avisado.
Para terminar, voy a hacer mención a dos realities de un formato algo distinto, es decir, no de competición, en el que lo cierto es que ando aún un poco perdida, porque no he visto demasiados. Por un lado, este año me lo pasé muy bien viendo Comic Book Men, el reality sobre Kevin Smith y sus amigos, ambientado en su tienda de cómics. Vaya por delante que no entiendo absolutamente nada sobre cómics, pero aun así no me aburrió en absoluto, sino más bien todo lo contrario, así que lo recomiendo hasta si sois totalmente ajenos al mundillo. Y el segundo reality que no es de competición y que justamente estoy viendo estas últimas semanas (entre otras cosas porque es cuando se ha estado emitiendo) es Breaking Pointe, ambientado en una compañía de ballet, y sobre el que ya comentaré algo más un día de estos, porque ahora que se va a acabar (al menos la temporada, aunque no sé yo si lo renovarán) me apetece bastante dedicarle una entrada.

Y creo que ya sí que sí, con esta entrada doy por terminada mi pequeña guía de realities. Aunque, aun con todos los que he nombrado, se me habrán quedado unos cuantos en el tintero. Y, por supuesto, aún hay muchos que no he visto, así que acepto recomendaciones.

¡Saludos!

PD: Estos días estoy volviendo a ver The IT Crowd, por eso de que les he convencido a mis hermanos de que le echen un vistazo. Y creo que me estoy riendo tanto o más que la primera vez que la vi. Qué momentos tan geniales tiene, por favor.