26 abr. 2010

Mi sí y no con Desperate Housewives

Vengo de ver el episodio de esta semana de Desperate Housewives (no, no es que me vaya la vida en ello, ni que me pase el día mordiéndome las uñas esperando sus capítulos. Es simple y llanamente que tengo demasiado cuento encima como para ponerme a estudiar y/o hacer algo de provecho por las tardes). Normalmente, si le dedico una entrada a un episodio concreto, es porque me ha parecido muy bueno por el motivo que sea. Bien, no es el caso. Simplemente me ha parecido tan sumamente aburrido y mal planteado (aunque toda la trama en la que se centra está mal planteada desde el principio de la temporada) que, mientras esperaba a que acabara, me he tirado todo el tiempo preguntándome qué es lo que tiene esta serie que hace que, pese a capítulos como este, no me plantee dejarla.

No es que sea una fanática de la serie. Ni siquiera está en mi top 10. Pero lo cierto es que me veo sus capítulos cada semana sin que nadie me ponga un cuchillo en el cuello. Y me resultan, generalmente, entretenidos. Y ahí está el motivo. Nada más.

Esta serie hace mucho que dejó de ser original. Cuando empezó tenía su punto, su "algo nuevo". Pero llevan seis años repitiendo el mismo esquema y así fue perdiendo su originalidad. Mismas idas y venidas de las cuatro fantásticas y compañía (aunque no sé si son mejores las de dentro o las de fuera de la pantalla), aderezadas con un misterio de fondo sin demasiadas complicaciones. Porque la cosa es esa, la mayor parte de los misterios son tramas sacadas tal cual de un manual, sin más complicaciones. Porque no hacen falta. Algunos funcionaron mejor. Otros funcionaron peor (el de la temporada pasada, por ejemplo, se me hizo casi tan cansino como el de los Applewhite), pero a su manera funcionan.

No sé cómo será para los demás, pero a mí esta es una serie que me entretiene y a la que no le pido más. Supongo que quizá porque, si se lo pidiera, hace mucho tiempo que la habría dejado aparcada.

Difícilmente habría llegado a esta sexta temporada, que no es otra cosa que más de lo mismo.

Si no me divirtiesen las salidas de Gaby (últimamente es a la única de las cuatro a la que no le tengo ningún tipo de manía. A Lynette le tengo manía intermitente. Bree últimamente me resulta un poco indiferente. Y Susan lleva seis temporadas recibiendo mi odio más incondicional) y los pequeños misterios de varios capítulos (como el tal Sam con Bree esta temporada), difícilmente seguiría viéndola.
Especialmente cuando esta temporada tiene partes tan flojas como la trama del tal Eddie, que se vio venir tan de lejos en el "previously on" del capítulo pasado y que, sobre todo, a mí al menos me importa un pimiento: me parece un poco (bastante) cogido todo con pinzas, no me interesa Eddie y, sobre todo, no me interesa un capítulo centrado en él. Además, este capítulo no ha sido como ese capítulo 100, que nos presentaba a un personaje nuevo, que giraba en torno a él... pero que servía para ver algo más de las protagonistas. En este caso no es así; simplemente congela las otras tramas y nos presenta a un personaje que ni nos interesa, ni debería hacerlo.

En cuanto al otro misterio... Dejando a un lado que de misterioso tiene más bien poco (a no ser que les dé por sorprendernos de verdad en la finale), a mí me está gustando. Pero no puedo ser objetiva. John Barrowman. Drea de Matteo. Pues eso.

¡Saludos!

PD: Hace varias semanas que no veo a Craig Ferguson. Youtube me va a paso de tortuga coja últimamente, así que me resulta casi imposible...

4 comentarios:

Montsinya dijo...

Uf! Yo esta es de las que abandoné hace tiempo, y a pesar de comentarios por ahí que dicen que remonta, etc... nop, no creo que me vuelva a reencontrar con las desesperadas..

Mina Harker dijo...

Si te sirve de algo, yo no creo que haya remontado. A mí me parece que llevan a vueltas con lo mismo desde que empezó, así que de poco te serviría retomarla.

Yo por eso, porque se me hace entretenida, pero tampoco es que la vea nada del otro mundo...

Antara dijo...

De acuerdo con todas tus palabras, excepto en el hecho de que Bree no me resulta indiferente porque cada día está más guapa. Cualquier día cambio a una Mary Alice por Lynette o Susan, como por ver algo distinto más que todo, en este episodio agradecí su presencia física.

Qué diferencia a cuando presentaron el personaje de Julie Benz con lo que pasa con este chico.

Yo la sigo viendo porque a veces me da grandes momentos, pero me han quitado muchas cosas que me gustaban (el romance Bree con Karl, de Katherine con Robin). menos mal que siempre tengo a Gaby para no aburrime. Veré hasta final de temporada y luego me plantearé si seguir con ella, porque hasta hace 4 semanas me gustaba mucho.

Mina Harker dijo...

A mí lo que han hecho con el personaje de Katherine a lo largo de esta temporada es de lo que más me ha gustado. Primero cuando le dio por volverse loca la diferenciaron un poco (hasta entonces había estado ahí, pero no se sabía exactamente para qué. Porque las demás tienen cada una una personalidad, pero ella era como una versión light de Bree), y después con su relación con Robin (por cierto, me encanta Julie Benz y me encanta el personaje).

A Karl no sabes tú cómo lo echo de menos. Bree lleva varias temporadas totalmente apagada y con Karl volvió a ser un poco Bree. Las ganas que tenía de que en vez de a Karl se hubieran quitado de en medio al cansino de Orson no las sabe nadie...