6 may. 2010

Bad Reputation

Desde que volvimos del parón, para mí Glee ha sido un poco una montaña rusa. Si bien es verdad que no he llegado a odiar ninguno de los cuatro capítulos, hay dos que no me dijeron mucho, mientras que otros dos me encantaron.

Y como vamos a semana de cada y el de la semana pasada, aunque ni de lejos me aburriera, no me dijo mucho (o a lo mejor soy yo y mi odio irracional hacia Beautiful. Y además toda la trama de Mercedes me pareció demasiado "mensaje para adolescentes metido con calzador, que es lo que toca"), el de esta semana se une a mi lista de favoritos.

Claro que no podía ser de otra manera, porque en él aparece un momentazo que parecía recién sacado de Popular, esa otra (gran, en mi opinión) serie de Ryan Murphy sin la que probablemente no existiría Glee.
(Nota mental: revisionar Popular YA. Esta serie, incomprendida por absolutamente todo el mundo a mi alrededor, aparte de ser probablemente la segunda serie que seguí de forma fiel y casi obsesiva, creo que es una de esas pequeñas joyas extrañas y surrealistas. Una de esas que amas u odias, pero que difícilmente deja indiferente. Y Mary Cherry es una grande entre las grandes. He dicho :P)
Como digo, yo soy de esas que se levantaba muchas mañanas de verano expresamente para ver Popular, que la echaban en la 2, así que el vídeo de Run Joey Run no pudo hacer otra cosa que ponerme la sonrisa en la boca y traerme un montón de recuerdos. Recuerda mucho a esos momentazos que se marcaban en Popular y que yo creo que eran lo mejor de la serie.
Oh, y por si no fuera suficiente con el vídeo en general, atentos a la cara de Rachel al final de la canción... ¿Es cosa mía o estoy viendo a Mary Cherry? :P

(En cuanto a la calidad del vídeo, mirrors y tal... es cosa de los señores de la Fox, que ya sabemos cómo son con eso de los derechos)

Pero aparte de ese momento, el capítulo tuvo más cosas. Una vez más, vuelve a quedar claro que intentan repartir el protagonismo entre todos ellos. Este capítulo puesto en la primera mitad de la temporada nos habría dado 40 minutos de Rachel y ninguno de los demás. Pero no es así, sino que vemos un poco a todos y a cada uno. A alguno más directamente, a alguno en grupo. Pero todos tienen su lugar. Y yo creo que lo están haciendo estupendamente, porque no da la sensación de que le quiten protagonismo a nadie, sino de que se lo dan a los demás.

Volvió a notarse de nuevo lo mucho que han tenido en cuenta todas las reacciones y opiniones del público después de la primera mitad de la temporada. Si no recuerdo mal, esta vez han sido cuatro las intervenciones cortas de Brittany, que a mí, lejos de cansarme, cada día me gusta más. Seguramente si se centraran en ella dejaría de tener gracia, pero ahora mismo, con esas frases tan surrealistas y fuera de contexto que suelta, es responsable de muchos de esos momentos en los que acabas casi llorando de risa.
Otra nota curiosa (y otra muestra más de esto que comentaba) es la referencia a la pareja Rachel/Puck como Puckelberry.

Pero volviendo al primer punto, a ese reparto del protagonismo: quizá es cosa mía, pero de esta forma los capítulos se me hacen más completos, mejor repartidos. Y por eso no puedo decir si el capítulo fue de Rachel, si perteneció por completo a ese momento Popular, si se lo podemos dejar a la pobre Quinn, si fue del resto de Glee Clubbers o se puede apropiar de él (un ratito) el vídeo de Sue y Olivia Newton-John. Otro vídeo que estuvo genial, por cierto (¿me dejarán hacerle una estatua a Jane Lynch en medio de la plaza de mi pueblo?), aunque para mí no fuera el vídeo del capítulo. No al lado del Run Joey Run, al menos.
Incluso tuvimos algo más de desarrollo del tema Emma/Schue, apañándolo para que, de nuevo, el propio Schue pudiera vivir en sus propias carnes el tema del capítulo. Lo digo desde aquí: Schue es lo que menos me gusta de la serie, pero como enlace entre unos y otros creo que funciona bastante bien.

En definitiva, un capítulo bastante intenso, porque cada vez se las apañan mejor intentando no dejar a nadie de lado. Y del que se pueden sacar muchos buenos momentos. Entre ellos, el final con Total Eclipse of the Heart, esa canción que amo y odio a partes iguales, pero que nadie puede evitar que cante a gritos en el coche cuando la ponen por la radio. Una vez más, me pongo a los pies de Lea Michele y esa voz tan estupenda que tiene.


Solo una cosilla más antes de acabar: adoro a Jesse. Más y más cada capítulo. Me encanta Jonathan Groff y casi me puse a dar saltos cuando anunciaron que iba a participar en la serie, pero es que el personaje no solo estuvo a la altura, sino que se ha convertido por méritos propios en uno de mis personajes favoritos. Solo espero que lo aprovechen todo lo que puedan y más. Que cante. Y que baile. Y que se le vea ese pelo tan bonito que tiene.

¡Saludos!

PD: Por cierto, Kurt dijo exactamente lo que yo estaba pensando cuando le comenta a Schue que ha estado viendo demasiadas reposiciones de Law & Order.



2 comentarios:

MacGuffin dijo...

Con el momento MC Hammer a mí casi me da algo. Grande, grande. Y ver de vuelta a Stephen Tobolowsky en Run Joey Run fue genial. Ah, el vídeo de Let's get physical es lo más gay que he visto en la ficción estadounidense esta temporada. Pero mucho, mucho :)

Mina Harker dijo...

Pues sí, si esta serie ya es probablemente lo más gay que hay esta temporada, el Let's get physical ha sido uno de los momentos más gays de la serie.

Se me olvidó mencionar a Stephen Tobolowsky, sí, pero la cosa es que creo que sus gestos al final del vídeo son de lo mejorcito xD.