22 mar. 2011

God only knows what I'd be without you

Esta está siendo una temporada difícil seriéfilamente hablando. Y es que sí, la temporada pasada se habló mucho (y se dio mucho el coñazo también) con la última temporada de Lost, pero a mí la verdad es que no me dolió ni una milésima parte de lo que me duele despedirme de algunas a las que nos toca decir adiós esta temporada. Hace unas semanas vimos el último capítulo de Friday Night Lights, que dejando a un lado su segunda temporada, ha sido una serie enorme y con unos personajes a los que ya echo de menos. Y esta semana le ha tocado el turno a Big Love.

La verdad es que yo empecé con Big Love un poco tarde, y la única temporada que he llevado al día ha sido precisamente esta última. Pero aunque empecé tarde con ella, enseguida le pillé el punto y disfruté como una enana con cada episodio y cada personaje. Aprendí a querer a los Henrickson como a mi propia familia. Y a querer matarlos un poco a (casi) todos de vez en cuando (como a mi propia familia, vamos :P).

A partir de aquí, spoilers sobre la última temporada de Big Love


Y la cosa es que, aunque la vi en modo maratón (o justamente por eso), cada temporada me parecía mejor que la anterior. Cada temporada hasta la cuarta, claro, que la cuarta no acabó de convencerme (me gustó mucho la parte de la temporada dedicada a Alby, que me parece un personaje fascinante, pero me sobró completamente toda la trama política, donde evidentemente intentaron abarcar demasiado). Aun así, no podían deshacer lo hecho, y durante la última temporada tenían necesariamente que continuar de alguna manera con la esta trama... y tengo que decir que estoy bastante contenta con el resultado.

Lo cierto es que con Bill metido en política y haciendo tanta campaña para legalizar la poligamia (y acabar con Juniper Creek y derivados) era cuestión de tiempo que alguien le pegara un tiro (llevo diciéndolo desde el principio de la temporada y no me he equivocado). No estaba claro quién, porque enemigos no le faltaban, pero no veía a Bill acabando la temporada vivo. El que finalmente fuera Carl tiene sentido (y no solo porque todo el mundo sabe que Carl es un demonio que esclaviza humanos en el subsuelo de Los Angeles. Toma referencia a Buffy :P). Quizá no habría sido mi primera opción, pero una vez me paro a pensarlo, razones tenía, muchas. Razones que, en el estilo de esta serie, han ido madurando a la sombra, insinuadas pero no vistas. Me creo que Carl decidiera matar a Bill (y precisamente tiene más sentido que otros, porque ya no era solo por temas ideológicos, sino que Bill, su familia y sus ideas habían afectado y mucho a su propia vida).

La muerte de Bill no era solo algo que se venía viendo venir desde hace tiempo, sino que además es posiblemente el mejor cierre que le podían haber dado a la serie, especialmente tal como lo han hecho. Por un lado, porque Bill suponía un freno para sus mujeres (algo que ha estado muy claro con Barb esta temporada, por ejemplo), pero también porque el ver cómo la familia seguía adelante (siendo una familia) sin él, era el mejor final que le podían dar a la serie. Y el mejor final que le podían haber dado al personaje. Puesto que odiable o no (que yo lo siento, pero Bill lo es y mucho), consiguió formar una familia, una familia que sigue estando ahí una vez él no está. Una familia a la que todos hemos aprendido a querer.

En fin, una última temporada que ha servido para dejarme con muy buen sabor de boca, y en la que he disfrutado con prácticamente todas las tramas. Desde las tramas de las tres mujeres (Barb luchando por sus ideales, Margie creciendo y dejando de ser una niña, y Nikki dándose cuenta de que su familia la quiere con todos esos defectos que tiene (y que la convierten en mi personaje favorito)) hasta todos los esfuerzos de Alby por acabar con Bill. Pasando por el lío de Cara Lyn con su profesor (más por lo que es para Cara Lyn y para Nikki que por la relación en sí) o la relación de Heather y Ben. Y, curiosamente, otra trama que me ha encantado ha sido la de Lois. Nunca he sido demasiado fan del personaje, pero tengo que reconocer que me ha dado mucha pena esta temporada (y que me he reconciliado un poco con el personaje de Frank).

Definitivamente, echaré de menos a los Henrickson.

¡Saludos!

PD: La escena de Barb, Margie y Nikki en el coche es desde ya una de mis favoritas de toda la serie.
PD2: Ver a Aaron Paul con ropa de su talla ahora mismo es una experiencia muy extraña para mí xD. Jesse es mucho Jesse.
PD3: Tara y Jackie vuelven ya mismo, ¿no? Ganazas de sus terceras temporadas.

2 comentarios:

WATANABE dijo...

No puedo leer la entrada entera porque todavía no he visto la última temporada. Lo único que quiero saber (sin Spoilers) es si ha estado a la altura de la gran serie que es (ha sido).

Un Saludo.

Mina Harker dijo...

Watanabe, a mí sí me ha parecido un buen cierre para la serie (y adoro Big Love). Que evidentemente es una opinión, e igual hay gente a la que no le convence, pero para mí sí que ha estado a la altura; me deja con muy buen sabor de boca.